imagotipo

Los mejores papeles son para hombres, acusa Naomi Watts

Los personajes “complicados” y “contradictorios” han estado reservados para los hombres, según declaró Naomi Watts en Londres, donde habló de Gypsy, el nuevo drama de Netflix del que es protagonista y productora ejecutiva.

La estrella, dos veces nominada al Óscar, encarna a un personaje “humanizado”, que “hace cosas buenas y malas, y es un gran papel para interpretar” porque, en su opinión, las personalidades complejas en la ficción suelen recaer en los varones.

“Las mujeres representamos el 50% de la población, y somos tan interesantes como los hombres”, aseguró la actriz, para quien “también hay mujeres complicadas, con defectos y virtudes”, ya que “todos vivimos con fantasías, deseos y pensamientos oscuros”.

En Gypsy, Naomi Watts da vida a Jean Holloway, una sicoterapeuta neoyorquina que parece llevar una vida perfecta, con una carrera exitosa, una casa espaciosa en una zona residencial, un atractivo abogado por marido (Billy Crudup) y una hija a la que adora.

Sin embargo, Jean se crea una identidad falsa fuera de las consultas, Diane, con la que decide involucrarse en la vida de sus pacientes, saltándose los códigos éticos y de buena praxis de su profesión, al entablar relaciones prohibidas con los familiares, amigos y exparejas de sus clientes.

Así llega a conocer a Sidney (Sophie Cookson), una chica más joven, que trabaja en una cafetería, canta en un grupo y es la obsesión de su exnovio, uno de los pacientes de Jean, comenzando entre ellas una complicada relación llena de tensión sexual y juego.

La serie plantea una exploración del deseo sexual femenino y la necesidad de huir de la rutina de la vida profesional y familiar, las crisis de identidad y el impulso de destruir su estabilidad personal.

“Parece que lo tiene todo pero no es suficiente; la mayoría de la gente sueña con esa clase de vida que tiene Jean, pero ella siente que se ahoga, y se vuelve autodestructiva, necesita autodestruirse”, hasta el punto de poner, añadió, “su respetable existencia en peligro”.

“Es una historia que sirve de advertencia. Puedes verla, disfrutarla y no meterte en problemas; ella se está sacrificando por nosotros, podemos mirar desde la seguridad de nuestros hogares”, comentó, en alusión a que los espectadores no sufrirán las consecuencias de sus actos.