imagotipo

Alertan especialistas de una nueva crisis mundial

AIX EN PROVENZA, Francia.– Una explosión de la deuda, tasas de  interés en niveles muy bajos y activos dudosos, son algunos de los elementos que varios expertos reunidos en un foro en Aix en Provenza, en Francia, señalaron como riesgos potenciales, diez años después de la crisis económica que sacudió el planeta.

“Va a haber una nueva crisis, yo no sé cuando, pero estoy seguro que podría ser algo dramático para nuestro estilo de vida, para la democracia y los valores liberales”, advirtió Paul Tucker, antiguo vicegobernador del Banco de Inglaterra (BoE).

La cuestión de si una nueva crisis se cierne sobre los mercados, vuelve periódicamente a la palestra, aunque la recuperación de la economía esté en una buena senda.

El pasado miércoles, el Fondo Monetario Internacional (FMI) alertó sobre “los riesgos negativos” que pueden representar para la economía global “la incertidumbre sobre las políticas de las economías avanzadas” pero también “la vulnerabilidad del sector financiero y un endurecimiento repentino de las condiciones financieras”.

Limitar los excesos

A mediados de 2007, el colapso del sector inmobiliario en Estados Unidos, específicamente de los préstamos inmobiliarios de alto riesgo, conocidos como los “subprime”, gestó una de las crisis económicas más graves del siglo.

Pero diez años después, “a parte del hecho que hay más regulación actualmente, la situación es peor desde el punto de vista macroeconómico”, afirmó Alfonso Prat-Gay, exministro de Finanzas de Argentina.

“Los precios inmobiliarios en Estados Unidos volvieron a niveles máximos”, agregó, citando que “los niveles de endeudamiento tanto del sector público como del privado” también tocan las cotas más altas.

Entre las otras nubes en el panorama los expertos citaron que la última década “con tasas de interés casi en nulas ha llevado a tomas de riesgos excesivas por parte de algunos actores, con una sobrevalorización de algunos mercados bursátiles”, comentó por su parte Catherine Lubochinsky, perteneciente a la asociación académica Círculo de los Economistas (Cercle des économistes), grupo de reflexión que organizó el evento.

“Pero paradógicamente, también podemos inquietarnos de la subida de las tasas de interés y de su impacto” sobre la estabilidad económica y la política de algunos países.

En este panorama, los intentos por limitar los excesos del sector y armarse frente a crisis futuras han permitido avances, recordó Bruno Angles, presidente de Crédit Suisse para la zona de Francia y Bélgica.

“Las exigencias de fondos propios para los bancos fueron reforzadas considerablemente a instancias de los reguladores” y “los mecanismos de resolución europeos, por ejemplo el Fondo Único europeo de Resolución, permiten aportar elementos de respuesta a la problemática de establecimientos ‘too big too fail’ (Demasiado grandes para entrar en bancarrota), cuya caída podría desestabilizar a todo el sistema financiero.

Crecimiento e inflación

En este contexto de incertidumbres, solo el crecimiento y una dosis de inflación son capaces de prevenir en el largo plazo futuras crisis, señaló Yves Perrier, jefe de entidad de gestión de activos Amundi. “No se reabsorbe el exceso de deuda tan grande que tenemos hoy en día sólo con políticas de austeridad”, advirtió.

Si para algunos los prolegómenos de una nueva crisis ya aparecen en el horizonte, otros expertos, como Jean-Michel Charpin, también perteneciente al Círculo de los Economistas, están centrados en otras fuentes de inestabilidad.

En caso que haya una crisis, “va a venir de afuera”, aseguró el economista francés.