/ viernes 9 de julio de 2021

Muere el actor Alfonso Zayas, un gran icono del cine de ficheras

El actor Alfonso Zayas, cuyo papel sobresalía por ser un hombre poco atractivo, pero con la gran habilidad de conquistar a las mujeres, falleció a los 80 años

Las risas en el mundo del espectáculo se apagaron cuando se dio a conocer, la noche del jueves, el fallecimiento del actor y comediante, Alfonso Zayas, icono del cine mexicano de ficheras.

La familia del actor, de 80 años de edad, informó la lamentable noticia a través de un comunicado en redes sociales.

Sin especificar la causa de su muerte, se indicó que la ceremonia de velación será de manera privada, sólo con personas muy cercanas al actor y agradecieron todas las muestras de cariño que han tenido tras anunciar el deceso.

"Por medio del presente y llenos de porfundo dolor, comunicamos y confirmamos la dolorosa partida de nuestro querido Alfonso Zayas Inclán (...) Agradecemos de antemano todas las muestras de cariño y solidaridad que han tenido con la familia y con Alfonso..."

La Asociación Nacional de Actores (ANDA) lamentó el fallecimiento del comediante y destacó su trayectoria “en el cine de picardía mexicana”.

Juan Alfonso Zayas Inclán, su verdadero nombre, fue el galán pícaro de numerosas cintas de ficheras de los años 70 y 80, entre ellas Noches de Cabaret, Dimas de León, Las Cariñosas, La Pulquería, Tres Mexicanos Ardientes, El Rey de las Ficheras.

El cómico, con más de 50 años de trayectoria, compartió pantalla con Luis de Alba, Rafael Inclán, Carmen Salinas, Pedro Weber “Chatanuga” y bellezas de esa época como Sasha Montenegro, Angélica Chain, Lyn Mai y Maribel Guardia.

A Alfonso Zayas se le conoce por su pícaro humor, pero en sus más de 60 años de carrera, conquistó primero al público por sus personajes en series de televisión como La Criada Bien Criada (1969) y Mis Huéspedes (1980), ambas con María Victoria, producidas por Televisa.

También participó en algunas películas con María Elena Velasco “La India María”, tales como La Presidenta Municipal y El Miedo no Anda en Burro.

Fue el género de la sexi-comedia el que le dio mayor fama. En la década de los 80 se convirtió sin proponérsele en uno de los actores más taquilleros con estas comedias eróticas en las que compartió créditos con las modelos y vedettes más famosas de la época.

Noches de Cabaret, El Sexo me da Risa, El día de los Albañiles, Los Verduleros y Sexo, Sudor y Lágrimas son algunas de las cintas en las que hacía un personaje recurrente: un hombre que sin ser guapo tenía la habilidad de conquistar a las mujeres.

La última película en la que participó fue El Vecindario 3 en 2016, pero su gran carisma lo llevó a seguir siendo invitado en programas como XH Derbez, Vecinos y Adictos.

Enamorado de la vida como lo reflejaba en sus películas, se casó en ocho ocasiones y tuvo nueve hijos; el mayor de ellos falleció en un accidente de helicóptero.

Nació y creció entre carpas

"Yo no quería ser actor, yo veía que toda mi familia se moría de hambre, era difícil vivir de la carpa", confesó en entrevista a Gustavo Adolfo Infante.

Zayas, nacido en Tulancingo, Hidalgo el 30 de junio de 1941, es hijo de Alfonso Zayas Zetina y Dolores Inclán. "Mi papá fue una persona muy educada hasta que conoció a mi mamá", dijo sobre sus padres, pues Dolores se dedicaba al medio artístico en las carpas y su padre dejó de estudiar para seguirla.

➡️ Alfonso Zayas nació y creció entre carpas

Pertenece a la dinastía de los Inclán, donde su abuelo Miguel Inclán participó en muchas películas como villano en la época de oro del cine mexicano, mientras es primo de Rafael Inclán y Raúl Padilla Jr. "Choforo".

Creció hasta los cinco años en una carpa, fue así como junto con sus dos hermanos vivió sus primeros años de vida en este tipo de teatro ambulante y muy popular en México a inicios del siglo XX.

Cursó la primaria en la Ciudad de México, donde residía en la colonia Portales al cuidado de su abuela, pero al entrar a la adolescencia, a los 16 años, por cuestiones del destino fue conocido en la colonia como “pandillero”, lo cual negó rotundamente, aunque aseguró que sí era vago, grosero, abusivo, encajoso y bailador.

Sus “pininos” en el mundo del espectáculo fueron como técnico en Televicentro. Al desear su papá que mejorara su camino, quien laboraba en la Asociación Nacional de Actores (ANDA) como el primer delegado de Televicentro versión 60, Zayas decidió no ser un peso para su padre, por lo que comenzó a trabajar muy arduamente como jefe de piso o floor manager, incluso llegó a ser productor de la estación por las relaciones que tuvo con artistas muy reconocidos como Chabelo y Manuel El Loco Valdés, pero su insistencia en no querer ser actor seguía presente.

Al paso de los años y de crecer en los estudios de televisión, el productor mexicano y en ese momento mánager de Televicentro, Luis de Llano Palmer, puso sus ojos en Alfonso Zayas por su ardua labor y entrega, así como Roberto Gómez Bolaños Chespirito, quien le dio su primer gran oportunidad en el programa Cómicos y Canciones, el cual escribía Chespirito junto con Viruta y Capulina.

En 1961, por recomendación del actor Mauricio Garcés, buscó una gran oportunidad junto con Alejandro Suárez en la obra Irma La Dulce, protagonizada por dos grandes actores mexicanos, Silvia Pinal y Julio Alemán, en el Teatro Insurgentes

Tras esta excelente oportunidad, su carrera en la actuación despegó a pesar de estar muchos años renuente a tenerla, incursionó en el cine en 1971 con los videohomes y en televisión con la serie La Criada Bien Criada con María Victoria, la cual duró 15 años al aire, donde hizo el papel de Tacho, el muchacho vivaracho hasta que llegó Chespirito con su rumbla de actores.

En una entrevista con El Sol de Cuernavaca, dijo no recordar con exactitud cuántas películas había hecho: “Nadie se acuerda que yo soy actor de teatro, esa es la bronca. Todo el mundo cree que ando encuerado con las viejas, pero no es así; bueno, sí un poquito, pero no era mi intención y gracias a los productores y a que le empecé a gustar a la gente, me fue muy bien en el cine. Esto porque pienso el mexicano es como fui yo de joven, que sin tener dinero, ser guapo ni fuerte te podías ligar a una chava”.

Desde hace 35 años, Alfonso Zayas radicaba en la Ciudad de la Eterna Primavera. “Vivo de mi profesión, vivo con ella y vivo para ella. Voy a seguir lo poco de vida que me quede. Todos los actores dicen vamos a morir en un foro, sí es muy difícil tener otra profesión cuando ya la tienes arraiga completamente”, confesó.

|| Con información de El Sol de Cuernavaca ||

Las risas en el mundo del espectáculo se apagaron cuando se dio a conocer, la noche del jueves, el fallecimiento del actor y comediante, Alfonso Zayas, icono del cine mexicano de ficheras.

La familia del actor, de 80 años de edad, informó la lamentable noticia a través de un comunicado en redes sociales.

Sin especificar la causa de su muerte, se indicó que la ceremonia de velación será de manera privada, sólo con personas muy cercanas al actor y agradecieron todas las muestras de cariño que han tenido tras anunciar el deceso.

"Por medio del presente y llenos de porfundo dolor, comunicamos y confirmamos la dolorosa partida de nuestro querido Alfonso Zayas Inclán (...) Agradecemos de antemano todas las muestras de cariño y solidaridad que han tenido con la familia y con Alfonso..."

La Asociación Nacional de Actores (ANDA) lamentó el fallecimiento del comediante y destacó su trayectoria “en el cine de picardía mexicana”.

Juan Alfonso Zayas Inclán, su verdadero nombre, fue el galán pícaro de numerosas cintas de ficheras de los años 70 y 80, entre ellas Noches de Cabaret, Dimas de León, Las Cariñosas, La Pulquería, Tres Mexicanos Ardientes, El Rey de las Ficheras.

El cómico, con más de 50 años de trayectoria, compartió pantalla con Luis de Alba, Rafael Inclán, Carmen Salinas, Pedro Weber “Chatanuga” y bellezas de esa época como Sasha Montenegro, Angélica Chain, Lyn Mai y Maribel Guardia.

A Alfonso Zayas se le conoce por su pícaro humor, pero en sus más de 60 años de carrera, conquistó primero al público por sus personajes en series de televisión como La Criada Bien Criada (1969) y Mis Huéspedes (1980), ambas con María Victoria, producidas por Televisa.

También participó en algunas películas con María Elena Velasco “La India María”, tales como La Presidenta Municipal y El Miedo no Anda en Burro.

Fue el género de la sexi-comedia el que le dio mayor fama. En la década de los 80 se convirtió sin proponérsele en uno de los actores más taquilleros con estas comedias eróticas en las que compartió créditos con las modelos y vedettes más famosas de la época.

Noches de Cabaret, El Sexo me da Risa, El día de los Albañiles, Los Verduleros y Sexo, Sudor y Lágrimas son algunas de las cintas en las que hacía un personaje recurrente: un hombre que sin ser guapo tenía la habilidad de conquistar a las mujeres.

La última película en la que participó fue El Vecindario 3 en 2016, pero su gran carisma lo llevó a seguir siendo invitado en programas como XH Derbez, Vecinos y Adictos.

Enamorado de la vida como lo reflejaba en sus películas, se casó en ocho ocasiones y tuvo nueve hijos; el mayor de ellos falleció en un accidente de helicóptero.

Nació y creció entre carpas

"Yo no quería ser actor, yo veía que toda mi familia se moría de hambre, era difícil vivir de la carpa", confesó en entrevista a Gustavo Adolfo Infante.

Zayas, nacido en Tulancingo, Hidalgo el 30 de junio de 1941, es hijo de Alfonso Zayas Zetina y Dolores Inclán. "Mi papá fue una persona muy educada hasta que conoció a mi mamá", dijo sobre sus padres, pues Dolores se dedicaba al medio artístico en las carpas y su padre dejó de estudiar para seguirla.

➡️ Alfonso Zayas nació y creció entre carpas

Pertenece a la dinastía de los Inclán, donde su abuelo Miguel Inclán participó en muchas películas como villano en la época de oro del cine mexicano, mientras es primo de Rafael Inclán y Raúl Padilla Jr. "Choforo".

Creció hasta los cinco años en una carpa, fue así como junto con sus dos hermanos vivió sus primeros años de vida en este tipo de teatro ambulante y muy popular en México a inicios del siglo XX.

Cursó la primaria en la Ciudad de México, donde residía en la colonia Portales al cuidado de su abuela, pero al entrar a la adolescencia, a los 16 años, por cuestiones del destino fue conocido en la colonia como “pandillero”, lo cual negó rotundamente, aunque aseguró que sí era vago, grosero, abusivo, encajoso y bailador.

Sus “pininos” en el mundo del espectáculo fueron como técnico en Televicentro. Al desear su papá que mejorara su camino, quien laboraba en la Asociación Nacional de Actores (ANDA) como el primer delegado de Televicentro versión 60, Zayas decidió no ser un peso para su padre, por lo que comenzó a trabajar muy arduamente como jefe de piso o floor manager, incluso llegó a ser productor de la estación por las relaciones que tuvo con artistas muy reconocidos como Chabelo y Manuel El Loco Valdés, pero su insistencia en no querer ser actor seguía presente.

Al paso de los años y de crecer en los estudios de televisión, el productor mexicano y en ese momento mánager de Televicentro, Luis de Llano Palmer, puso sus ojos en Alfonso Zayas por su ardua labor y entrega, así como Roberto Gómez Bolaños Chespirito, quien le dio su primer gran oportunidad en el programa Cómicos y Canciones, el cual escribía Chespirito junto con Viruta y Capulina.

En 1961, por recomendación del actor Mauricio Garcés, buscó una gran oportunidad junto con Alejandro Suárez en la obra Irma La Dulce, protagonizada por dos grandes actores mexicanos, Silvia Pinal y Julio Alemán, en el Teatro Insurgentes

Tras esta excelente oportunidad, su carrera en la actuación despegó a pesar de estar muchos años renuente a tenerla, incursionó en el cine en 1971 con los videohomes y en televisión con la serie La Criada Bien Criada con María Victoria, la cual duró 15 años al aire, donde hizo el papel de Tacho, el muchacho vivaracho hasta que llegó Chespirito con su rumbla de actores.

En una entrevista con El Sol de Cuernavaca, dijo no recordar con exactitud cuántas películas había hecho: “Nadie se acuerda que yo soy actor de teatro, esa es la bronca. Todo el mundo cree que ando encuerado con las viejas, pero no es así; bueno, sí un poquito, pero no era mi intención y gracias a los productores y a que le empecé a gustar a la gente, me fue muy bien en el cine. Esto porque pienso el mexicano es como fui yo de joven, que sin tener dinero, ser guapo ni fuerte te podías ligar a una chava”.

Desde hace 35 años, Alfonso Zayas radicaba en la Ciudad de la Eterna Primavera. “Vivo de mi profesión, vivo con ella y vivo para ella. Voy a seguir lo poco de vida que me quede. Todos los actores dicen vamos a morir en un foro, sí es muy difícil tener otra profesión cuando ya la tienes arraiga completamente”, confesó.

|| Con información de El Sol de Cuernavaca ||

Local

Reabren el hotel San Francisco; empleó a 306 personas

El Corporativo Hotelero e Inmobiliario El Fuerte coordina la inversión

Local

Propone INE 3 consejerías del ITE

Deberán asumir funciones al día siguiente de que el Consejo General avale el Acuerdo

Municipios

Vuelve normalidad al Centro Histórico de Tlaxcala

Artesanos no volverán a la Plaza Xicohténcatl, aclara el alcalde Jorge Corichi

Municipios

Vuelve normalidad al Centro Histórico de Tlaxcala

Artesanos no volverán a la Plaza Xicohténcatl, aclara el alcalde Jorge Corichi

Local

Propone INE 3 consejerías del ITE

Deberán asumir funciones al día siguiente de que el Consejo General avale el Acuerdo

Local

Reabren el hotel San Francisco; empleó a 306 personas

El Corporativo Hotelero e Inmobiliario El Fuerte coordina la inversión

Cultura

En Tlaxcala rememoran los 100 años de la radio

Tlaxcala es sede de esta muestra de fotografías que rememoran los orígenes de este medio de comunicación

Cultura

 Hiper-Presente(s) aborda lo cotidiano

La muestra colectiva reúne piezas de diversas disciplinas que hablan sobre los fragmentos del día a día que construyen la realidad colectiva

Deportes

Ganan cuatro el Premio Estatal del Deporte

Leonardo de Jesús Pérez fue uno de los galardonados