/ jueves 26 de agosto de 2021

Vampiro Canadiense llega al cine, cuenta su historia en “Nail in the coffin”

El luchador cuenta su historia en el documental Nail in the coffin¸ que se presentará el sábado en el Festival Macabro y donde muestra su dualidad como persona

Dicen que los vampiros no proyectan su imagen en los espejos, pero el cine ha logrado reflejarlos en sus diversas facetas, desde su condición más humana hasta la más extraordinaria.

Esa dualidad coincide con el perfil de Ian Hodgkinson, un músico que emigró de Canadá a México cuando tenía 19 años y que por cuestiones del destino se convirtió en Vampiro Canadiense, uno de los personajes clave de la lucha libre mexicana desde los años ochenta.

El documental Nail in the coffin: the fall and rise of Vampiro, que este sábado será proyectado en la Cineteca Nacional como parte de la vigésima edición del Festival Macabro, muestra las vidas paralelas de Ian Hodgkinson y Vampiro Canadiense, un personaje que nació de la nada y cambió el rumbo de vida de su protagonista.

“Vampiro fue hecho por México, por sus calles y por la energía de la gente. Yo era músico, DJ, pero Vampiro me quitó de ese camino. Nunca fue planeado, fue un accidente, uno que ahora me permite ayudar a otras personas”.

Ian Hodgkinson llegó a la Ciudad de México a finales de los años ochenta. Luego de trabajar como guardaespaldas en algunos antros de Los Ángeles. Ya que no tenía recursos para sobrevivir aquí, aprendió el arte de la lucha libre y logró presentarse en la Arena México.

Casi de inmediato se volvió una celebridad. El nombre de Vampiro Canadiense comenzó a encabezar los carteles de las arenas. Con el éxito llegaron los seguidores y la fama. Pronto la prensa lo convirtió en Vampiro Casanova, sobrenombre acuñado por los romances que le relacionaban con sus seguidoras.

“Jamás en la vida quise ser Vampiro Casanova. Yo soy un punketo, un músico de la calle y no sé por qué Vampiro creció así. Yo estaba en contra de la prensa que creó esta imagen. Recuerdo leer entrevistas mías cuando ni siquiera hablaba español. Estaba muy agüitado por eso”, afirma.

A través del documental, Ian Hodgkinson pudo confrontar de nuevo los logros y excesos que tuvo en su vida a partir de Vampiro Canadiense. “Cada vez que lo veo tengo una reacción diferente: a veces me enojo, me agüito y otras veces lo disfruto mucho”.

Pero sobre todo, pudo compartir con su hija un pedazo de su historia que ella no conocía. “El documental habla sobre mi pasado. Y ella no sabía lo que yo tuve que hacer para llevar comida a casa. Yo estaba preocupado por ver su reacción, pues además nunca me vio pelear ni sabía nada sobre Vampiro, era la primera vez que me veía pelear”.

Nail in the coffin profundiza en la parte más íntima de Hodgkinson. En particular de cómo su rumbo de vida cambió con el nacimiento de su hija Dasha, el impacto que tuvo la separación con su pareja y sobre cómo desde joven se convirtió en padre soltero.

“Yo me divorcié cuando ella tenía un año. Y en un momento de la película se muestra la boda con su mamá. Mi hija no conocía eso, porque nunca nos vio juntos. Yo estaba nervioso por su reacción pero al final ella moría de risa y yo pensaba ‘pinche cabrona’ porque se estaba burlando de mí porque yo no era guapo ni nada. Al final fue muy divertido porque me vio de una manera que yo no”.

El documental le permitió a Ian Hodgkinson ver otra cara de sí. Y sobre todo hacer las paces con su alterego, con quien comenzó a limar asperezas cuando fue diagnosticado con diabetes y Alzheimer, producto de las 24 contusiones y un tumor cerebral que le originó su actividad.

El documental le permitió a Ian Hodgkinson ver otra cara de sí / Cortesía | Vampiro TV

“Fue hasta hace seis años cuando tenía que tomar una decisión fuerte de mejorarme o morir que comencé a agradecer a la lucha, a la afición. Porque a pesar de la imagen que se hizo de mí, la gente me quiere, me cree y me apoya. Así que quité mi ego y ahora veo a Vampiro como un regalo de Dios para llegar a mucha gente y hacer muchas cosas positivas”.

“Cuando me dijeron que tenía Alzheimer y que iba a morir antes de tiempo, tomé esto como un reto. No voy a dejar que esta pinche enfermedad me gane. Así que encontré alternativas y ahora tengo otro estilo de vida”.

Después de ganar 29 cinturones como campeón de lucha libre, Ian Hodgkinson se convirtió en chef vegano. Ahora promueve su trabajo como DJ. Pero sobre todo es un activista a través de la ONG, Guardian Angels (Ángeles Guardianes) con la que busca ayudar a jóvenes con problemas de adicciones para encontrar otro rumbo.

“La gente que tiene diabetes, obesidad o sufre adicciones de drogas o alcohol tiene los mismos síntomas: depresión, estrés, ataques de pánico. Y yo los tenía cuando sufrí esos problemas. Así que con mi energía quiero ayudar. Y si un día un joven entiende su papel en este mundo a través de mi idea de no rendirse nunca, estaré satisfecho”, dice.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

A través del Facebook de Vampiro Canadiense, el luchador ofrece contenido mexicano sobre bienestar físico y salud “para manejar temas como diabetes o la depresión. Esto es en vivo en mi página tres veces a la semana”.

Pronto continuará su carrera como creador de contenido con un programa sobre leyendas urbanas paranormales que realizará como conductor y que producirá en México.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Puedes escucharlo en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Dicen que los vampiros no proyectan su imagen en los espejos, pero el cine ha logrado reflejarlos en sus diversas facetas, desde su condición más humana hasta la más extraordinaria.

Esa dualidad coincide con el perfil de Ian Hodgkinson, un músico que emigró de Canadá a México cuando tenía 19 años y que por cuestiones del destino se convirtió en Vampiro Canadiense, uno de los personajes clave de la lucha libre mexicana desde los años ochenta.

El documental Nail in the coffin: the fall and rise of Vampiro, que este sábado será proyectado en la Cineteca Nacional como parte de la vigésima edición del Festival Macabro, muestra las vidas paralelas de Ian Hodgkinson y Vampiro Canadiense, un personaje que nació de la nada y cambió el rumbo de vida de su protagonista.

“Vampiro fue hecho por México, por sus calles y por la energía de la gente. Yo era músico, DJ, pero Vampiro me quitó de ese camino. Nunca fue planeado, fue un accidente, uno que ahora me permite ayudar a otras personas”.

Ian Hodgkinson llegó a la Ciudad de México a finales de los años ochenta. Luego de trabajar como guardaespaldas en algunos antros de Los Ángeles. Ya que no tenía recursos para sobrevivir aquí, aprendió el arte de la lucha libre y logró presentarse en la Arena México.

Casi de inmediato se volvió una celebridad. El nombre de Vampiro Canadiense comenzó a encabezar los carteles de las arenas. Con el éxito llegaron los seguidores y la fama. Pronto la prensa lo convirtió en Vampiro Casanova, sobrenombre acuñado por los romances que le relacionaban con sus seguidoras.

“Jamás en la vida quise ser Vampiro Casanova. Yo soy un punketo, un músico de la calle y no sé por qué Vampiro creció así. Yo estaba en contra de la prensa que creó esta imagen. Recuerdo leer entrevistas mías cuando ni siquiera hablaba español. Estaba muy agüitado por eso”, afirma.

A través del documental, Ian Hodgkinson pudo confrontar de nuevo los logros y excesos que tuvo en su vida a partir de Vampiro Canadiense. “Cada vez que lo veo tengo una reacción diferente: a veces me enojo, me agüito y otras veces lo disfruto mucho”.

Pero sobre todo, pudo compartir con su hija un pedazo de su historia que ella no conocía. “El documental habla sobre mi pasado. Y ella no sabía lo que yo tuve que hacer para llevar comida a casa. Yo estaba preocupado por ver su reacción, pues además nunca me vio pelear ni sabía nada sobre Vampiro, era la primera vez que me veía pelear”.

Nail in the coffin profundiza en la parte más íntima de Hodgkinson. En particular de cómo su rumbo de vida cambió con el nacimiento de su hija Dasha, el impacto que tuvo la separación con su pareja y sobre cómo desde joven se convirtió en padre soltero.

“Yo me divorcié cuando ella tenía un año. Y en un momento de la película se muestra la boda con su mamá. Mi hija no conocía eso, porque nunca nos vio juntos. Yo estaba nervioso por su reacción pero al final ella moría de risa y yo pensaba ‘pinche cabrona’ porque se estaba burlando de mí porque yo no era guapo ni nada. Al final fue muy divertido porque me vio de una manera que yo no”.

El documental le permitió a Ian Hodgkinson ver otra cara de sí. Y sobre todo hacer las paces con su alterego, con quien comenzó a limar asperezas cuando fue diagnosticado con diabetes y Alzheimer, producto de las 24 contusiones y un tumor cerebral que le originó su actividad.

El documental le permitió a Ian Hodgkinson ver otra cara de sí / Cortesía | Vampiro TV

“Fue hasta hace seis años cuando tenía que tomar una decisión fuerte de mejorarme o morir que comencé a agradecer a la lucha, a la afición. Porque a pesar de la imagen que se hizo de mí, la gente me quiere, me cree y me apoya. Así que quité mi ego y ahora veo a Vampiro como un regalo de Dios para llegar a mucha gente y hacer muchas cosas positivas”.

“Cuando me dijeron que tenía Alzheimer y que iba a morir antes de tiempo, tomé esto como un reto. No voy a dejar que esta pinche enfermedad me gane. Así que encontré alternativas y ahora tengo otro estilo de vida”.

Después de ganar 29 cinturones como campeón de lucha libre, Ian Hodgkinson se convirtió en chef vegano. Ahora promueve su trabajo como DJ. Pero sobre todo es un activista a través de la ONG, Guardian Angels (Ángeles Guardianes) con la que busca ayudar a jóvenes con problemas de adicciones para encontrar otro rumbo.

“La gente que tiene diabetes, obesidad o sufre adicciones de drogas o alcohol tiene los mismos síntomas: depresión, estrés, ataques de pánico. Y yo los tenía cuando sufrí esos problemas. Así que con mi energía quiero ayudar. Y si un día un joven entiende su papel en este mundo a través de mi idea de no rendirse nunca, estaré satisfecho”, dice.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

A través del Facebook de Vampiro Canadiense, el luchador ofrece contenido mexicano sobre bienestar físico y salud “para manejar temas como diabetes o la depresión. Esto es en vivo en mi página tres veces a la semana”.

Pronto continuará su carrera como creador de contenido con un programa sobre leyendas urbanas paranormales que realizará como conductor y que producirá en México.


Te recomendamos el podcast ⬇️

Puedes escucharlo en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Local

Reabren el hotel San Francisco; empleó a 306 personas

El Corporativo Hotelero e Inmobiliario El Fuerte coordina la inversión

Local

Propone INE 3 consejerías del ITE

Deberán asumir funciones al día siguiente de que el Consejo General avale el Acuerdo

Local

No habrá parálisis en el gobierno: Lorena Cuéllar

No serán detenidos los programas y está garantizado el pago de prestaciones, dice la gobernadora

Local

En calma, votación de Sección 31 del SNTE

El domingo 24 de octubre declararán si es válida o no la elección

Local

No habrá parálisis en el gobierno: Lorena Cuéllar

No serán detenidos los programas y está garantizado el pago de prestaciones, dice la gobernadora

Municipios

Vuelve normalidad al Centro Histórico de Tlaxcala

Artesanos no volverán a la Plaza Xicohténcatl, aclara el alcalde Jorge Corichi

Local

Propone INE 3 consejerías del ITE

Deberán asumir funciones al día siguiente de que el Consejo General avale el Acuerdo

Local

Reabren el hotel San Francisco; empleó a 306 personas

El Corporativo Hotelero e Inmobiliario El Fuerte coordina la inversión

Cultura

En Tlaxcala rememoran los 100 años de la radio

Tlaxcala es sede de esta muestra de fotografías que rememoran los orígenes de este medio de comunicación