imagotipo

No cederemos hasta que aumenten la matrícula, advierten normalistas

  • Leonel TLALMIS
  • en Local

PROVOCARON CAOS VIAL

Debido a que no hubo fecha para reanudar el diálogo con el gobierno estatal, retomaron las movilizaciones en la ciudad capital

Las alumnas de la Normal Rural “Benito Juárez” de Panotla, organizaron una marcha de protesta desde la institución hasta el zócalo capitalino, en donde frente a Palacio de Gobierno, pidieron al titular del Ejecutivo, Marco Antonio Mena Rodríguez, dar muestra de que su prioridad es la educación, pues ellas están dispuestas a “llegar hasta las últimas consecuencias hasta que aumenten la matrícula”.

Por la falta de acuerdos, medidas de intimidación y que no quedó agendada una fecha concreta para continuar la negociación para que sea respetada su matrícula, ayer retomaron las movilizaciones para exigir que se dé apertura al ingreso de más alumnas a la Normal Rural, en beneficio de tlaxcaltecas y estudiantes foráneas.

En rueda de presa, representantes del comité estudiantil, informaron que aunque han mantenido sus protestas de forma pacífica, están dispuestas a llegar hasta las últimas consecuencias, con tal de que no disminuya su matrícula, “pues al haber menos alumnas, nos pueden cerrar la escuela”.

Con sus tradicionales consignas, el contingente de casi 100 normalistas, recorrió a pie los municipios de Panotla y San Juan Totolac, para ingresar a la capital del estado, lo que generó nuevamente caos vial e inconformidades ciudadanas.

Las alumnas pidieron a la sociedad sumarse a su demanda y apoyarlas con víveres y medicamentos, pues sus raciones de alimentos han comenzado a agorase y prevén que el gobierno deje de abastecerles comida.

Entérate: Dialogan normalistas y USET; no hay acuerdos

“Tememos que nos maten, pero es peor que nos destruyan”, plasmaron en un volante que fue distribuido entre la población, en el que cuestionaron el discurso que maneja la administración estatal, que ha mencionado entre su triángulo de prioridades a la educación y pese a ello, “se tuvo una represión” en contra de las alumnas que mantenían cerradas las instalaciones de la Unidad de Servicios Educativos de Tlaxcala (USET).

Señalaron al titular del sector educativo, Manuel Camacho Higareda de mantener una actitud de cerrazón, ante la demanda de mantener una matrícula de 342 alumnas, con lo que “ha violentado los artículos, tercero, sexto y noveno de la Constitución”.

Por lo anterior, responsabilizaron de cualquier agresión de la que pudieran ser víctimas, al gobierno del estado, por las acciones de intimidación que han ejercido en contra de las estudiantes de la Normal Rural, al informar de la presencia constante de militares y elementos de la policía estatal, que las persiguen y vigilan en los alrededores de la institución y cuando salen de la misma.

“Esto nos mantiene en alerta, porque en cualquier momento pudieran atacarnos como sucedió en la USET, pero la base está consiente que nos vamos a arriesgar y a dar el todo por el todo”, sentenciaron.

 

Sí hay recurso y espacio para admitir a más estudiantes

Ante la postura emitida por el secretario de Educación Pública local de que no hay recursos para atender a más estudiantes y que una mayor matrícula podría afectar la calidad educativa, las normalistas comentaron que los recursos pueden incrementarse a través de distintas partidas y programas federales, además de que han dado muestra de su capacidad académica, mediante los resultados alcanzados en la evaluación docente.

Agregaron que “independientemente de nuestros paros, la mayoría de las egresadas ha obtenido buenos resultados en el examen de oposición para obtener una plaza, nosotras tenemos un buen desempeño académico y apoyamos también actividades que contribuyen a la calidad educativa que nada tiene que ver con la cantidad de alumnas”.

Debido a que los grupos están integrados por 20 o 30 alumnas, aseguraron que hay dormitorios y espacios escolares suficientes para que haya más estudiantes en la Normal Rural y que el gobierno cumpla con los acuerdos institucionales que pactaron con la anterior administración

Continúa leyendo: Estancadas pláticas entre normalistas y Sepe-Uset; suspenden labores

Ya no hay denuncia penal, aseguran

Luego de confirmar que mantienen el paro académico, aseguraron que la denuncia por el presunto secuestro de autobuses y choferes de la empresa de Autotransportes Tlaxcala Apizaco Huamantla (ATAH), quedó resuelta con la liberación de autobuses e incluso el compromiso de la administración local de asumir los costos de reparación de una de las unidades que fue dañada en el traslado al corralón.

Negaron temer ser detenidas por el supuesto secuestro de unidades, al asegurar que no existió tal, porque dos unidades fueron proporcionadas por normalistas de Guerrero y las otras dos, llegaron a la USET porque “fue un trato de nosotras con los choferes”.

Aseveraron que representantes de la base estudiantil, acudieron a la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), en donde acordaron la liberación de las unidades.

En la institución, también fue colocada una lona que señala que personal docente, administrativo, de apoyo a la educación, maestros jubilados y ex alumnas apoyan que su mantenga una matrícula de 342 estudiantes “y repudiamos las agresiones”.