/ jueves 9 de mayo de 2019

Apuesta Cruz Roja a la capacitación de cuadros

La formación consiste en siete módulos y un propedéutico con un enfoque humanitario de manera voluntaria

Ante la necesidad de mejorar la atención prehospitalaria con un enfoque humanitario y de manera voluntaria, desde hace cinco años surgió la Escuela de Técnicos en Urgencias Médicas (TUM) en la delegación local de Tlaxcala de la Cruz Roja Mexicana, lo que es considerada su mayor apuesta.

Anteriormente, los paramédicos no contaban con la formación y capacitación para salvaguardar la salud de quienes sufrieron algún accidente, toda vez que con solo aprobar el curso de primeros auxilios podían abordar la ambulancia.

Explicó que a petición de los jóvenes voluntarios quienes reconocieron que su intervención en las emergencias era improvisada, crearon esta área de formación.

“Soy parte de la primera generación y al darnos cuenta que la delegación expandía sus servicios y con las modificaciones en los reglamentos nacionales, decidimos capacitarnos”, refirió.

Mauricio Elimelech Águila y Pérez, coordinador de capacitación de la delegación local, explicó que la creación de la Escuela marcó la diferencia en la atención al cursar estudios curriculares diseñados por Cruz Roja nacional.

“Sí ha cambiado mucho la atención, tan solo en las formas de cómo les hablan, cómo los atienden porque ya tienen una formación y han estudiado como mínimo una preparatoria, ya saben cómo estar ante la situación a pesar de estar bajo mucho estrés”, señaló.

INTERÉS POR SER PARAMÉDICO

La incorporación de las personas, principalmente jóvenes, es alta, aseveró el coordinador de capacitación, pero una vez insertados en los módulos de formación, cambian de decisión.

En julio, aproximadamente, es cuando abren el periodo de inscripciones y cada año alrededor de 120 personas se postulan, si bien cumplen con todos los trámites, entre ellos, pagar el examen para iniciar clases en septiembre, solo de 10 a 15 egresan como TUM.

Especificó que esto es porque a los postulantes “no les gusta estudiar, piensan que solo es subirse a la ambulancia, agarrar al paciente y vámonos, pero no, para hacerlo deben prepararse, como dice el eslogan, para salvar vidas también se estudia”.

FORMACIÓN A PARTIR DE UN TEMARIO NACIONAL Y LOCAL

La escuela ofrece preparación de nivel básico que consiste en siete módulos y el propedéutico, equivalen entre 12 a 14 meses, a aprobar con una calificación mínima de ocho.

El objetivo es que sean capaces de identificar, evaluar e intervenir en situaciones de urgencia médica basándose en el conocimiento, habilidades, destrezas y aptitudes adquiridas durante su formación.

El primer paso para ingresar es cursar el propedéutico durante cuatro semanas, posteriormente inician el módulo en urgencias médicas prehospitalarias y anatomía donde conocen cómo funciona el cuerpo.

Después abordan el manejo de la vía aérea y soporte de vida básica todo avalado por la Asociación Americana del Corazón, posteriormente la evaluación del paciente y radiocomunicación.

En seguida tiene que ver lo referente a emergencias traumatológicas en donde aprenden a diagnosticar a pediátricos, personas adultas mayores o con discapacidad.

El coordinador en capacitación detalló que, como parte del adiestramiento, el cuerpo de médicos enseña operaciones de emergencia mediante especialidades en triage, combate contra incendios, primer respondiente en manejo de materiales peligrosos, rescate vertical y extracción vehicular.

Y el último módulo es sobre protocolos locales donde les dan asistencia en intubación y descompresión y trauma taurino.

CERTIFICACIÓN

Una vez que los voluntarios concluyeron los módulos tienen que aprobar dos exámenes, uno teórico que contempla de 100 a 120 reactivos y el práctico ya sea un caso clínico, de trauma, pediátrico o atención de un parto.

Sostuvo que la Cruz Roja Mexicana con sede nacional y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social son los entes responsables de avalar el plan de estudios y aprobar los conocimientos de los futuros técnicos en urgencias médicas.

Es así que la constancia tiene vigencia por dos años y, si existe el interés de seguir como paramédico, tendrá que continuar preparandose para obtener la recertificación.

“El examen teórico es desde el inicio, aquí se evalúa si el postulante es apto o no. De no aprobar pues ya perdieron todo lo que invirtieron y se esperarán otro año para aplicar el examen”, enfatizó.

VOLUNTARIOS

Al concluir la capacitación, explicó que cubren guardias para cumplir 200 horas efectivas de servicio y 20 servicios efectivos. “Después de eso deciden si se quedan o se van con un perfil de solidarios, disciplinados y vocación de servicio a la comunidad”.

De interesarse por ser parte de la Benemérita Institución, ingresan como voluntarios sin percibir salario alguno.

“Entran a la institución como voluntarios, pero antes deberán cumplir 40 horas al mes como voluntario y ahí te especifica que no recibes ninguna paga y estás aquí por convicción”, aclaró.

Eso sí, los técnicos tienen otras opciones en el campo laboral para desempeñarse en empresas, en instituciones del sector público y privado, en áreas de seguridad industrial o en centros de recreativos.

RECURSOS

La edad para ingresar a la escuela en TUM es entre los 18 a 45 años, sin ningún impedimento físico y enfermedad que afecta el desarrollo de su estadía en el plantel.

La escuela en TUM surgió en 2013

Actualmente 28 alumnos se forman como técnicos en la sexta generación

También puedes leer:

Ante la necesidad de mejorar la atención prehospitalaria con un enfoque humanitario y de manera voluntaria, desde hace cinco años surgió la Escuela de Técnicos en Urgencias Médicas (TUM) en la delegación local de Tlaxcala de la Cruz Roja Mexicana, lo que es considerada su mayor apuesta.

Anteriormente, los paramédicos no contaban con la formación y capacitación para salvaguardar la salud de quienes sufrieron algún accidente, toda vez que con solo aprobar el curso de primeros auxilios podían abordar la ambulancia.

Explicó que a petición de los jóvenes voluntarios quienes reconocieron que su intervención en las emergencias era improvisada, crearon esta área de formación.

“Soy parte de la primera generación y al darnos cuenta que la delegación expandía sus servicios y con las modificaciones en los reglamentos nacionales, decidimos capacitarnos”, refirió.

Mauricio Elimelech Águila y Pérez, coordinador de capacitación de la delegación local, explicó que la creación de la Escuela marcó la diferencia en la atención al cursar estudios curriculares diseñados por Cruz Roja nacional.

“Sí ha cambiado mucho la atención, tan solo en las formas de cómo les hablan, cómo los atienden porque ya tienen una formación y han estudiado como mínimo una preparatoria, ya saben cómo estar ante la situación a pesar de estar bajo mucho estrés”, señaló.

INTERÉS POR SER PARAMÉDICO

La incorporación de las personas, principalmente jóvenes, es alta, aseveró el coordinador de capacitación, pero una vez insertados en los módulos de formación, cambian de decisión.

En julio, aproximadamente, es cuando abren el periodo de inscripciones y cada año alrededor de 120 personas se postulan, si bien cumplen con todos los trámites, entre ellos, pagar el examen para iniciar clases en septiembre, solo de 10 a 15 egresan como TUM.

Especificó que esto es porque a los postulantes “no les gusta estudiar, piensan que solo es subirse a la ambulancia, agarrar al paciente y vámonos, pero no, para hacerlo deben prepararse, como dice el eslogan, para salvar vidas también se estudia”.

FORMACIÓN A PARTIR DE UN TEMARIO NACIONAL Y LOCAL

La escuela ofrece preparación de nivel básico que consiste en siete módulos y el propedéutico, equivalen entre 12 a 14 meses, a aprobar con una calificación mínima de ocho.

El objetivo es que sean capaces de identificar, evaluar e intervenir en situaciones de urgencia médica basándose en el conocimiento, habilidades, destrezas y aptitudes adquiridas durante su formación.

El primer paso para ingresar es cursar el propedéutico durante cuatro semanas, posteriormente inician el módulo en urgencias médicas prehospitalarias y anatomía donde conocen cómo funciona el cuerpo.

Después abordan el manejo de la vía aérea y soporte de vida básica todo avalado por la Asociación Americana del Corazón, posteriormente la evaluación del paciente y radiocomunicación.

En seguida tiene que ver lo referente a emergencias traumatológicas en donde aprenden a diagnosticar a pediátricos, personas adultas mayores o con discapacidad.

El coordinador en capacitación detalló que, como parte del adiestramiento, el cuerpo de médicos enseña operaciones de emergencia mediante especialidades en triage, combate contra incendios, primer respondiente en manejo de materiales peligrosos, rescate vertical y extracción vehicular.

Y el último módulo es sobre protocolos locales donde les dan asistencia en intubación y descompresión y trauma taurino.

CERTIFICACIÓN

Una vez que los voluntarios concluyeron los módulos tienen que aprobar dos exámenes, uno teórico que contempla de 100 a 120 reactivos y el práctico ya sea un caso clínico, de trauma, pediátrico o atención de un parto.

Sostuvo que la Cruz Roja Mexicana con sede nacional y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social son los entes responsables de avalar el plan de estudios y aprobar los conocimientos de los futuros técnicos en urgencias médicas.

Es así que la constancia tiene vigencia por dos años y, si existe el interés de seguir como paramédico, tendrá que continuar preparandose para obtener la recertificación.

“El examen teórico es desde el inicio, aquí se evalúa si el postulante es apto o no. De no aprobar pues ya perdieron todo lo que invirtieron y se esperarán otro año para aplicar el examen”, enfatizó.

VOLUNTARIOS

Al concluir la capacitación, explicó que cubren guardias para cumplir 200 horas efectivas de servicio y 20 servicios efectivos. “Después de eso deciden si se quedan o se van con un perfil de solidarios, disciplinados y vocación de servicio a la comunidad”.

De interesarse por ser parte de la Benemérita Institución, ingresan como voluntarios sin percibir salario alguno.

“Entran a la institución como voluntarios, pero antes deberán cumplir 40 horas al mes como voluntario y ahí te especifica que no recibes ninguna paga y estás aquí por convicción”, aclaró.

Eso sí, los técnicos tienen otras opciones en el campo laboral para desempeñarse en empresas, en instituciones del sector público y privado, en áreas de seguridad industrial o en centros de recreativos.

RECURSOS

La edad para ingresar a la escuela en TUM es entre los 18 a 45 años, sin ningún impedimento físico y enfermedad que afecta el desarrollo de su estadía en el plantel.

La escuela en TUM surgió en 2013

Actualmente 28 alumnos se forman como técnicos en la sexta generación

También puedes leer:

Local

Garantizados beneficios en tarjeta de vales para trabajadores de Sesa

Descarta cualquier tipo de afectación como lo han denunciado erróneamente trabajadores

Local

Se adaptó Tribunal Electoral a condiciones de Covid-19, sobre todo en elecciones: Lumbreras García

Al rendir el Informe Anual de Actividades 2021, sostuvo que el trabajo a distancia fue tan eficiente como el presencial

Deportes

Tetla será casa de Soccer Academy

Arrancará actividades en el primer mes de 2022

Cultura

México y EU trabajan para frenar delincuencia y tráfico de migrantes: Ken Salazar

El embajador de EU en México aseguró que la delincuencia y la migración son temas de sumo interés en la relación bilateral

Literatura

Reviven a Juan José Arreola a través de recuerdo en la FIL Guadalajara 2021

Es necesario leerlo hoy en día para poder apreciar parte de su poética, coincidieron familiares y lectores del escritor jalisciense

Literatura

"Vietnam", un libro sobre descubrirse a través del punk, la música y el amor

A 16 años de haber publicado la primera edición de su libro, Mariño González aseguró estar conforme con su creación

Cultura

El "Colisionador de ideas" une la ciencia con el arte en la FIL Guadalajara 2021

El proyecto audiovisual está pensado para permitir que museos de ciencias ofrezcan experiencias inmersivas

Literatura

"La rebelión de los autómatas" vuelve a la fascinación por los robots inteligentes

El texto habla de un futuro cercano en el cual humanos comparten espacio con los robots independientes