/ lunes 30 de septiembre de 2019

Mitigan pobreza los bancos de alimentos

En lugar de donar la comida que no venden, la mayoría de centros comerciales y mercados la desechan

Mientras que en Tlaxcala hay miles de personas que padecen hambre, diariamente son desperdiciados varios kilogramos de alimentos, principalmente porque mercados y centros comerciales deciden tirarlos a la basura cuando no pudieron comercializarlos.

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), una persona se encuentra en situación de pobreza cuando su ingreso es insuficiente para adquirir los bienes y servicios necesarios y básicos para satisfacer sus necesidades.

Además, señala que en 2018 en Tlaxcala habían 645 mil 761 personas en situación de pobreza, 604 mil en pobreza moderada y 41 mil 747 en pobreza extrema.

Eso significa que en ese momento más del 96 % de la población tenía por lo menos una de las siguientes carencias sociales: rezago educativo, no tiene acceso a los servicios de salud, a la seguridad social, a la calidad y espacios de la vivienda, a los servicios básicos en la vivienda y a la alimentación.

Una de las propuestas implementadas por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura para conseguir “un mundo libre de hambre” es evitar el desperdicio y pérdida de la comida, y los bancos de alimentos son una opción para ello.

El Fideicomiso de Riesgo Compartido del Gobierno federal califica a los bancos de alimentos como entidades -sin ánimo de lucro- que reciben y recogen alimentos excedentes de comercios, empresas o personas, para repartirlos con quienes los necesitan.

El Sol de Tlaxcala detectó que en la entidad operan por lo menos dos bancos de alimentos que ofrecen a personas que viven en una situación de vulnerabilidad, productos alimenticios a bajo costo.

Uno de ellos está ubicado en Chiautempan y además de otorgar las despensas y algunas frutas y verduras en sus instalaciones, el personal también lleva los productos a zonas marginadas.

“Apoyándonos para el Bienestar Común A.C.” es un banco de alimentos ubicado en la colonia El Alto, municipio de Chiautempan, desde 2016 /CÉSAR RODRÍGUEZ

El otro banco de alimentos se ubica a unas calles del centro del municipio de Xaloztoc y ahí las personas eligen por cuenta propia legumbres, jabones, pan y hasta verduras, que cada semana son llevadas a la pequeña bodega.

Bancos de alimentos

¿Los centros comerciales y mercados deben donar la comida que no venden a bancos de alimentos?

Ver resultados

LOS BANCOS EN TLAXCALA

El banco de alimentos más antiguo es el llamado “Apoyándonos para el Bienestar Común A.C.” ubicado en la colonia El Alto, municipio de Chiautempan, desde 2016, aunque nació en 2008 con la intención de rescatar aquellos alimentos y productos que no fueron comercializados y están en buenas condiciones para consumo humano.

María de la Luz Valencia Rioja, coordinadora del banco de alimentos, detalló que la ayuda es en favor de más de seis mil 500 familias de Panotla, Muñoz de Domingo Arenas, Chiautempan, Apizaco, Tlaxcala, Xaloztoc, Huamantla, Terrenate, Altzayanca, Contla, Nativitas, Zitlaltepec, Tepeyanco y Xicohtzinco.

Indicó que además de la entrega de despensas en los hogares, cada 15 días implementan un programa que se llama “Vamos al grano”, por medio del cual ayudan a 40 familias con un paquete de alimentos que incluye un kilo de arroz, otro de frijol, un litro de aceite y se agregan lácteos y embutidos con un costo de 85 pesos.

Dijo que su donador más grande es Lala, cuya sede es Irapuato, Guanajuato, y que de empresas instaladas en el estado reciben apoyo de La Morena (enlatados), Empacadora Silva (Arroz), panaderías Jugarsu y Su Pan (Huamantla), así como dulcerías de ese mismo municipio.

Agregó que tres veces por semana acuden a la Central de Abasto, en Puebla, por producto perecedero que les donan, y que al tratarse en su mayoría de frutas y verduras, lo ofertan en la bodega de Chiautempan a precios muy accesibles.

Además, expuso que algunas cosas las compran con dinero de las cuotas de recuperación que cobran y otras con recurso que proviene de donaciones que les hacen empresas, como el redondeo de una cadena de tiendas de conveniencia que el año pasado les otorgó 20 mil pesos.

  • El producto que reciben tiene un lapso de hasta dos semanas antes de caducar o de su fecha de consumo preferente. La cuota de recuperación (de 50 a 120 pesos) que es para solventar el pago de los servicios como gasolina.

En esos lugares las personas consiguen productos alimenticios a bajo costo /CÉSAR RODRÍGUEZ

CLASIFICACIÓN DE LA POBREZA SEGÚN CONEVAL

  1. POBREZA. Cuando la persona tiene un ingreso económico es insuficiente para satisfacer sus necesidades alimentarias y no alimentarias.
  2. POBREZA MODERADA. Esta incidencia se obtiene al calcular la diferencia entre quienes viven en pobreza y pobreza extrema.
  3. POBREZA EXTREMA. Cuando la persona dispone de un ingreso tan bajo que, aun si lo dedicase por completo a la adquisición de alimentos, no podría adquirir los nutrientes necesarios para tener una vida sana.

La comida que tiran los centros comerciales

En la mayoría de los hogares de México una de las reglas fundamentales es que “la comida no se desperdicia y tampoco se tira”.

Sin embargo, para las grandes cadenas de restaurantes y centros comerciales la comida que ya no pudieron comercializar es basura y, por lo tanto, la desechan.

Centros comerciales tiran la comida que ya no pudieron comercializar /KARLA MUÑETÓN

Ese es el destino de los productos cuando a pesar de pasar por un proceso de recuperación ya no son considerados para consumo humano. En el caso de las frutas y verduras son seleccionadas, vendidas en trozos y en cocteles, y algo similar sucede con el pan y pasteles que son vendidos a granel.

En el contenedor de un centro comercial fueron depositados queso, pan, cárnicos, leche y yogur caducados /KARLA MUÑETÓN

En la entidad, casi todos los centros comerciales optan por regalar el pan, embutidos, enlatados, carnes, frutas y verduras, entre otros, a personas que los usan como alimento para animales de granja. En otros, casos la mayoría la comida ya caducada es destruida y llevada a tiraderos.

Empero, aunque algunas cadenas señalaron que se aseguran de destruir esos alimentos ya caducados o a punto de perecer para evitar que puedan ser usados para el consumo humano, lo cierto es que son desechados en sus contenderos de basura que después es tirada en los camiones recolectores.

En congeladora la Ley para regularlo

En noviembre de 2017 la exdiputada local del Partido Revolucionario Institucional, Eréndira Cova Brindis, propuso expedir la Ley para el Aprovechamiento Integral de Alimentos y su Donación Altruista del Estado de Tlaxcala, pero desde entonces quedó en la congeladora.

Centros comerciales tiran la comida que ya no pudieron comercializar /KARLA MUÑETÓN

Además, en octubre de 2018 la entonces diputada federal y actual titular de la Comisión Nacional del Deporte, Ana Gabriela Guevara, presentó una propuesta de ley para evitar el desperdicio alimentario a nivel federal.

  • 7.4 millones de mexicanos podrían ser alimentados con la comida que se desperdicia anualmente.
  • 21 estados de la República no tienen leyes para inhibir el desperdicio de alimentos, Tlaxcala entre ellos.

Continúa leyendo:

Mientras que en Tlaxcala hay miles de personas que padecen hambre, diariamente son desperdiciados varios kilogramos de alimentos, principalmente porque mercados y centros comerciales deciden tirarlos a la basura cuando no pudieron comercializarlos.

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), una persona se encuentra en situación de pobreza cuando su ingreso es insuficiente para adquirir los bienes y servicios necesarios y básicos para satisfacer sus necesidades.

Además, señala que en 2018 en Tlaxcala habían 645 mil 761 personas en situación de pobreza, 604 mil en pobreza moderada y 41 mil 747 en pobreza extrema.

Eso significa que en ese momento más del 96 % de la población tenía por lo menos una de las siguientes carencias sociales: rezago educativo, no tiene acceso a los servicios de salud, a la seguridad social, a la calidad y espacios de la vivienda, a los servicios básicos en la vivienda y a la alimentación.

Una de las propuestas implementadas por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura para conseguir “un mundo libre de hambre” es evitar el desperdicio y pérdida de la comida, y los bancos de alimentos son una opción para ello.

El Fideicomiso de Riesgo Compartido del Gobierno federal califica a los bancos de alimentos como entidades -sin ánimo de lucro- que reciben y recogen alimentos excedentes de comercios, empresas o personas, para repartirlos con quienes los necesitan.

El Sol de Tlaxcala detectó que en la entidad operan por lo menos dos bancos de alimentos que ofrecen a personas que viven en una situación de vulnerabilidad, productos alimenticios a bajo costo.

Uno de ellos está ubicado en Chiautempan y además de otorgar las despensas y algunas frutas y verduras en sus instalaciones, el personal también lleva los productos a zonas marginadas.

“Apoyándonos para el Bienestar Común A.C.” es un banco de alimentos ubicado en la colonia El Alto, municipio de Chiautempan, desde 2016 /CÉSAR RODRÍGUEZ

El otro banco de alimentos se ubica a unas calles del centro del municipio de Xaloztoc y ahí las personas eligen por cuenta propia legumbres, jabones, pan y hasta verduras, que cada semana son llevadas a la pequeña bodega.

Bancos de alimentos

¿Los centros comerciales y mercados deben donar la comida que no venden a bancos de alimentos?

Ver resultados

LOS BANCOS EN TLAXCALA

El banco de alimentos más antiguo es el llamado “Apoyándonos para el Bienestar Común A.C.” ubicado en la colonia El Alto, municipio de Chiautempan, desde 2016, aunque nació en 2008 con la intención de rescatar aquellos alimentos y productos que no fueron comercializados y están en buenas condiciones para consumo humano.

María de la Luz Valencia Rioja, coordinadora del banco de alimentos, detalló que la ayuda es en favor de más de seis mil 500 familias de Panotla, Muñoz de Domingo Arenas, Chiautempan, Apizaco, Tlaxcala, Xaloztoc, Huamantla, Terrenate, Altzayanca, Contla, Nativitas, Zitlaltepec, Tepeyanco y Xicohtzinco.

Indicó que además de la entrega de despensas en los hogares, cada 15 días implementan un programa que se llama “Vamos al grano”, por medio del cual ayudan a 40 familias con un paquete de alimentos que incluye un kilo de arroz, otro de frijol, un litro de aceite y se agregan lácteos y embutidos con un costo de 85 pesos.

Dijo que su donador más grande es Lala, cuya sede es Irapuato, Guanajuato, y que de empresas instaladas en el estado reciben apoyo de La Morena (enlatados), Empacadora Silva (Arroz), panaderías Jugarsu y Su Pan (Huamantla), así como dulcerías de ese mismo municipio.

Agregó que tres veces por semana acuden a la Central de Abasto, en Puebla, por producto perecedero que les donan, y que al tratarse en su mayoría de frutas y verduras, lo ofertan en la bodega de Chiautempan a precios muy accesibles.

Además, expuso que algunas cosas las compran con dinero de las cuotas de recuperación que cobran y otras con recurso que proviene de donaciones que les hacen empresas, como el redondeo de una cadena de tiendas de conveniencia que el año pasado les otorgó 20 mil pesos.

  • El producto que reciben tiene un lapso de hasta dos semanas antes de caducar o de su fecha de consumo preferente. La cuota de recuperación (de 50 a 120 pesos) que es para solventar el pago de los servicios como gasolina.

En esos lugares las personas consiguen productos alimenticios a bajo costo /CÉSAR RODRÍGUEZ

CLASIFICACIÓN DE LA POBREZA SEGÚN CONEVAL

  1. POBREZA. Cuando la persona tiene un ingreso económico es insuficiente para satisfacer sus necesidades alimentarias y no alimentarias.
  2. POBREZA MODERADA. Esta incidencia se obtiene al calcular la diferencia entre quienes viven en pobreza y pobreza extrema.
  3. POBREZA EXTREMA. Cuando la persona dispone de un ingreso tan bajo que, aun si lo dedicase por completo a la adquisición de alimentos, no podría adquirir los nutrientes necesarios para tener una vida sana.

La comida que tiran los centros comerciales

En la mayoría de los hogares de México una de las reglas fundamentales es que “la comida no se desperdicia y tampoco se tira”.

Sin embargo, para las grandes cadenas de restaurantes y centros comerciales la comida que ya no pudieron comercializar es basura y, por lo tanto, la desechan.

Centros comerciales tiran la comida que ya no pudieron comercializar /KARLA MUÑETÓN

Ese es el destino de los productos cuando a pesar de pasar por un proceso de recuperación ya no son considerados para consumo humano. En el caso de las frutas y verduras son seleccionadas, vendidas en trozos y en cocteles, y algo similar sucede con el pan y pasteles que son vendidos a granel.

En el contenedor de un centro comercial fueron depositados queso, pan, cárnicos, leche y yogur caducados /KARLA MUÑETÓN

En la entidad, casi todos los centros comerciales optan por regalar el pan, embutidos, enlatados, carnes, frutas y verduras, entre otros, a personas que los usan como alimento para animales de granja. En otros, casos la mayoría la comida ya caducada es destruida y llevada a tiraderos.

Empero, aunque algunas cadenas señalaron que se aseguran de destruir esos alimentos ya caducados o a punto de perecer para evitar que puedan ser usados para el consumo humano, lo cierto es que son desechados en sus contenderos de basura que después es tirada en los camiones recolectores.

En congeladora la Ley para regularlo

En noviembre de 2017 la exdiputada local del Partido Revolucionario Institucional, Eréndira Cova Brindis, propuso expedir la Ley para el Aprovechamiento Integral de Alimentos y su Donación Altruista del Estado de Tlaxcala, pero desde entonces quedó en la congeladora.

Centros comerciales tiran la comida que ya no pudieron comercializar /KARLA MUÑETÓN

Además, en octubre de 2018 la entonces diputada federal y actual titular de la Comisión Nacional del Deporte, Ana Gabriela Guevara, presentó una propuesta de ley para evitar el desperdicio alimentario a nivel federal.

  • 7.4 millones de mexicanos podrían ser alimentados con la comida que se desperdicia anualmente.
  • 21 estados de la República no tienen leyes para inhibir el desperdicio de alimentos, Tlaxcala entre ellos.

Continúa leyendo:

Local

Tlaxcala registró 350 casos positivos de Covid-19

Se exhorta a la población a continuar con las medidas sanitarias

Local

Tlaxcala, el segundo en producción de amaranto

Al cosechar mil 600 toneladas del ciclo primavera-verano 2021

Local

La comparecencia de Sergio González es pospuesta

La audiencia programada para hoy con el titular de Segob será reagendada para la siguiente semana, acordaron diputados

Local

El Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas difunde lecturas nahuas y otomíes

En la página de internet del INPI está disponible la edición electrónica del libro de forma gratuita.

Local

A revisión, transporte magisterial: Jorge Caballero

Buscan determinar si existió un posible acto de corrupción o bien un evidente conflicto de interés

Local

Negativo, el cuarto ajuste ajuste trimestral 2021

A los municipios les será aplicada una retención por más de 31 millones de pesos

Local

Sin solicitudes para crear nuevos partidos

Las organizaciones políticas no han presentado sus manifestaciones de intención al órgano electoral

Local

Amplían la vigencia de credenciales para votar

Podrán ser utilizadas en la consulta para la Revocación de Mandato

Local

Creció la población con empleo en Tlaxcala

Favoreciendo a la economía familiar en este contexto de la pandemia