/ domingo 11 de abril de 2021

Amenaza el “picudo” al maguey de Atltzayanca

El insecto de color negro se introduce en la piña del agave hasta pudrirlo

Desde hace muchos años, productores de pulque en Atltzayanca han sido afectados por el “picudo”, un insecto negro que causa daños a las pencas, ataca la piña y el cogollo del maguey hasta matar a la planta.

No se trata de algo nuevo, pues desde hace varias décadas el “picudo” es considerado en México como la plaga más importante del agave pulquero, mezcalero, tequilero y henequén, pues genera cuantiosas pérdidas económicas.

Sin embargo, conforme pasa el tiempo hay menos productores de pulque en Atltzayanca, y por lo tanto hay menos magueyes, la plaga de ese insecto se carga a las pocas plantas que tienen los magueyeros que en la región todavía se dedican a la extracción del aguamiel.

Así lo explicó José Juan Aragón Guerrero, productor de pulque en Atltzayanca, quien además mencionó que se trata de una plaga que se reproduce muy rápido y que es resistente a fumigantes muy fuertes, sobre todo porque se esconden en la base de las hojas, la raíz principal de las plantas, así como en las piñas del maguey, lo que dificulta su combate.

En entrevista, contó que la Secretaría de Fomento Agropecuario les ha dado cursos y asesoramientos sobre la colocación de trampas (consistentes en piña con agua miel y pedazos de penca para que el animal caiga ahí) para combatir la plaga, pero que se tratan de estrategias poco efectivas, que matan mínimas cantidades del picudo.

Foto: César Rodríguez

Y aunque hacen de todo para evitar la propagación del picudo, en la mayoría de las ocasiones se percatan de la presencia de ese animal cuando la planta ha sido invadida o cuando ha migrado a otras.

EL COMPORTAMIENTO DEL “PICUDO”

De acuerdo con información oficial, de la extinta Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo, Rural, Pesca y Alimentación, los daños directos en los agaves son ocasionados por las larvas del picudo, las cuales atacan la piña y el cogollo de la planta, y también provocan afectaciones a las pencas, aunque son menores.

El adulto oviposita en la parte cercana al ápice del cogollo y al emerger las larvas que barrenan hacia el interior de la piña de agave principalmente maduro en donde al alimentarse la pudren hasta causar la muerte de plantas de menos de un año.

Foto: César Rodríguez

OTRAS PLAGAS

Pero el insecto denominado “picudo” no es la única plaga que don José Juan ha tenido que sortear en los últimos años, pues la falta de lluvia también daña al maguey que, poco a poco, se va secando por la falta de humedad.

A esa sumó a los mixioteros, personas que aprovechan la oscuridad de la noche para sacarle al maguey el mixiote, una membrana que recubre la penca del agave y que se usa principalmente para envolver la barbacoa.

A decir del productor, 10 personas son suficientes para acabar hasta con 800 magueyes en una sola noche, pues explicó que una vez que el mixiote es extraído y no llueve durante unos 15 días la planta se achicharra, se vuelve mezontete y vuelve a nacer, pero que si cae una llovizna, aunque sea leve, el maguey se pudre y se muere.

Foto: César Rodríguez


15 años tarda en crecer una semilla de maguey.

5 meses o más es la vida útil de un maguey explotado por un buen tlachiquero.


TE RECOMENDAMOS

Desde hace muchos años, productores de pulque en Atltzayanca han sido afectados por el “picudo”, un insecto negro que causa daños a las pencas, ataca la piña y el cogollo del maguey hasta matar a la planta.

No se trata de algo nuevo, pues desde hace varias décadas el “picudo” es considerado en México como la plaga más importante del agave pulquero, mezcalero, tequilero y henequén, pues genera cuantiosas pérdidas económicas.

Sin embargo, conforme pasa el tiempo hay menos productores de pulque en Atltzayanca, y por lo tanto hay menos magueyes, la plaga de ese insecto se carga a las pocas plantas que tienen los magueyeros que en la región todavía se dedican a la extracción del aguamiel.

Así lo explicó José Juan Aragón Guerrero, productor de pulque en Atltzayanca, quien además mencionó que se trata de una plaga que se reproduce muy rápido y que es resistente a fumigantes muy fuertes, sobre todo porque se esconden en la base de las hojas, la raíz principal de las plantas, así como en las piñas del maguey, lo que dificulta su combate.

En entrevista, contó que la Secretaría de Fomento Agropecuario les ha dado cursos y asesoramientos sobre la colocación de trampas (consistentes en piña con agua miel y pedazos de penca para que el animal caiga ahí) para combatir la plaga, pero que se tratan de estrategias poco efectivas, que matan mínimas cantidades del picudo.

Foto: César Rodríguez

Y aunque hacen de todo para evitar la propagación del picudo, en la mayoría de las ocasiones se percatan de la presencia de ese animal cuando la planta ha sido invadida o cuando ha migrado a otras.

EL COMPORTAMIENTO DEL “PICUDO”

De acuerdo con información oficial, de la extinta Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo, Rural, Pesca y Alimentación, los daños directos en los agaves son ocasionados por las larvas del picudo, las cuales atacan la piña y el cogollo de la planta, y también provocan afectaciones a las pencas, aunque son menores.

El adulto oviposita en la parte cercana al ápice del cogollo y al emerger las larvas que barrenan hacia el interior de la piña de agave principalmente maduro en donde al alimentarse la pudren hasta causar la muerte de plantas de menos de un año.

Foto: César Rodríguez

OTRAS PLAGAS

Pero el insecto denominado “picudo” no es la única plaga que don José Juan ha tenido que sortear en los últimos años, pues la falta de lluvia también daña al maguey que, poco a poco, se va secando por la falta de humedad.

A esa sumó a los mixioteros, personas que aprovechan la oscuridad de la noche para sacarle al maguey el mixiote, una membrana que recubre la penca del agave y que se usa principalmente para envolver la barbacoa.

A decir del productor, 10 personas son suficientes para acabar hasta con 800 magueyes en una sola noche, pues explicó que una vez que el mixiote es extraído y no llueve durante unos 15 días la planta se achicharra, se vuelve mezontete y vuelve a nacer, pero que si cae una llovizna, aunque sea leve, el maguey se pudre y se muere.

Foto: César Rodríguez


15 años tarda en crecer una semilla de maguey.

5 meses o más es la vida útil de un maguey explotado por un buen tlachiquero.


TE RECOMENDAMOS

Policiaca

Mujer desaparecida es hallada sin vida en panteón de Tecomalucan, Tlaxco

Reportes revelan que se trata de una joven de 31 años de edad, vista por última vez en Lázaro Cárdenas

Local

Marchan trabajadores de la Sesa para pedir justicia laboral en la entrega de plazas

Además de pedir que la gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros investigue posibles asignaciones directas de bases, también demandan homologación de salarios 

Local

Emprende el Itea jornada de aplicación de exámenes

Será en las plazas comunitarias y coordinaciones del Instituto

Turismo

Machupicchu, el primer destino carbono neutral

Es considerado una de las maravillas del mundo y ahora promotor del turismo verde

Policiaca

Mujer desaparecida es hallada sin vida en panteón de Tecomalucan, Tlaxco

Reportes revelan que se trata de una joven de 31 años de edad, vista por última vez en Lázaro Cárdenas

Mundo

Cancelan vuelos en España por erupción del volcán de La Palma

Hasta el momento, en la isla de La Palma hay más de 6 mil evacuados por una erupción que podría durar semanas

Sociedad

No queremos que México sea campamento de migrantes: AMLO

El presidente insistió en que la mejor manera para atender el fenómeno migratorio es resolver la necesidad de la gente para que salga de sus lugares de origen

Doble Vía

Casos de Alzheimer en México podrían duplicarse en los próximos años

De acuerdo con expertos de la UNAM, el número de enfermos podría ser mayor en el futuro cercano debido a la pandemia de la Covid-19

Doble Vía

Pretenden resucitar al mamut lanudo para frenar el cambio climático

De lograrse tal hazaña, la empresa Colossal intentará introducir miles de estas bestias extintas en la tundra de Siberia