/ lunes 2 de octubre de 2023

Con fríos y sin agua habitan en comunidad de La Garita, Atltzayanca

Viven 600 personas a tres mil 173 metros de altitud; La sequía acumulada afecta la producción de grano

La Garita es una comunidad del municipio de Atltzayanca, que está situada a tres mil 173 metros de altitud, viven 600 habitantes entre el frío y escasez de agua.

La población más vulnerable (niños y ancianos) ya resiente el impacto de las heladas; al mediodía la mayoría de la gente se abriga.

➡️Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Necesitamos agua, semilla de calidad para sembrar y apoyo de los programas sociales”, afirmó Arcadio Fernández, vecino de la Garita.

El hombre de unos 60 años, dijo que padecen desabasto de agua desde hace 10 años.

La Garita es la comunidad más alejada de la capital tlaxcalteca y linda con Cuatexmolac, Cristalaco, Rancho Viejo y La Caldera, comunidades de Ixtacamaxtitlán, Puebla.

Más detalles:➡️ En 10 años Tlaxcala podría vivir una escasez de agua: Lorena Cuéllar

Antes de que concluya la cuarta semana del mes, los hombres del campo se adelantaron al mal tiempo para mogotar el clazol de haba en las parcelas.

Aquí, donde oyameles y ocotes blancos reinan en las alturas, solo es posible sembrar papa, haba y algunos forrajes para el ganado, aunque el maíz sigue siendo lo tradicional, apenas obtienen 400 kilogramos por hectárea.

Además, el siete de marzo se registró un incendio forestal entre comunidades de Puebla y Tlaxcala y no llueve.

➡️Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Desde el ascenso se observa la tierra árida, palma de sotol, biznagas y algunos nopales silvestres sobreviven a la ausencia de lluvias.

La sequía acumulada de 10 años afecta la producción de granos, hay baja la disponibilidad de agua del manantial que utilizan para consumo.

Este lugar, recientemente fue visitado por la gobernadora de Tlaxcala, Lorena Cuéllar Cisneros, quien entregó equipos potabilizadores de agua pluvial.

Continúa leyendo:➡️ ONU alerta sobre "riesgo inminente" de crisis mundial por escasez de agua

Solo que en este año, no ha llovido, mientras que el alcalde de Atltzayanca, Gustavo Parada Matamoros, ofreció despensas a fin de paliar el hambre de la población.

En la Garita la población requiere de un proyecto de redes de distribución -medio millón de pesos- para conducir el agua bombeada hasta los hogares de la población.

Además, de empleo temporal porque la papa no tiene precio ya que no alcanzó tamaño.

➡️Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

10 años de sequía ha padecido la zona, lo que afecta la producción de granos.




La Garita es una comunidad del municipio de Atltzayanca, que está situada a tres mil 173 metros de altitud, viven 600 habitantes entre el frío y escasez de agua.

La población más vulnerable (niños y ancianos) ya resiente el impacto de las heladas; al mediodía la mayoría de la gente se abriga.

➡️Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Necesitamos agua, semilla de calidad para sembrar y apoyo de los programas sociales”, afirmó Arcadio Fernández, vecino de la Garita.

El hombre de unos 60 años, dijo que padecen desabasto de agua desde hace 10 años.

La Garita es la comunidad más alejada de la capital tlaxcalteca y linda con Cuatexmolac, Cristalaco, Rancho Viejo y La Caldera, comunidades de Ixtacamaxtitlán, Puebla.

Más detalles:➡️ En 10 años Tlaxcala podría vivir una escasez de agua: Lorena Cuéllar

Antes de que concluya la cuarta semana del mes, los hombres del campo se adelantaron al mal tiempo para mogotar el clazol de haba en las parcelas.

Aquí, donde oyameles y ocotes blancos reinan en las alturas, solo es posible sembrar papa, haba y algunos forrajes para el ganado, aunque el maíz sigue siendo lo tradicional, apenas obtienen 400 kilogramos por hectárea.

Además, el siete de marzo se registró un incendio forestal entre comunidades de Puebla y Tlaxcala y no llueve.

➡️Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Desde el ascenso se observa la tierra árida, palma de sotol, biznagas y algunos nopales silvestres sobreviven a la ausencia de lluvias.

La sequía acumulada de 10 años afecta la producción de granos, hay baja la disponibilidad de agua del manantial que utilizan para consumo.

Este lugar, recientemente fue visitado por la gobernadora de Tlaxcala, Lorena Cuéllar Cisneros, quien entregó equipos potabilizadores de agua pluvial.

Continúa leyendo:➡️ ONU alerta sobre "riesgo inminente" de crisis mundial por escasez de agua

Solo que en este año, no ha llovido, mientras que el alcalde de Atltzayanca, Gustavo Parada Matamoros, ofreció despensas a fin de paliar el hambre de la población.

En la Garita la población requiere de un proyecto de redes de distribución -medio millón de pesos- para conducir el agua bombeada hasta los hogares de la población.

Además, de empleo temporal porque la papa no tiene precio ya que no alcanzó tamaño.

➡️Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

10 años de sequía ha padecido la zona, lo que afecta la producción de granos.




Deportes

¡Talento deportivo! Debuta tlaxcalteca Alonso Ramírez en primera división de la MLS

El jugador integra las filas del equipo Austin FC, el pasado sábado entró de cambio y tuvo cuatro minutos de juego ante el Colorado Rapids

Local

Contratarán a 150 tlaxcaltecas para el Servicio de Protección Federal

El reclutamiento será hoy lunes 17 y mañana martes 18 de junio en las instalaciones de la Delegación de la Secretaría de Bienestar, en la Capital

Municipios

Vinculan a proceso a tres sujetos por la muerte de policías linchados en Zacatelco

La PGJE presentó elementos probatorios suficientes en contra de los indiciados para acreditar su presunta responsabilidad en los homicidios

Local

Disfrutan en familia la celebración del Día del Padre

Algunas familias decidieron salir a pasear, otras efectuaron convivencias en sus hogares

Local

Crisanto Cuéllar usó la poesía como resistencia

Sus poemas de protesta se inscriben en el fulgor de la posrevolución