/ domingo 22 de noviembre de 2020

Don Goyo es un ejemplo de trabajo; tiene 95 años de edad

“Sembrando maíz nací y sembrándolo moriré”, afirma el vecino de Ixtenco

A sus 95 años, don Goyo es un hombre de origen otomí que escucha poco, ha perdido parte de la vista y no tiene dientes, pero sigue trabajando la tierra que sus ancestros le heredaron.

Huérfano de madre desde niño, cada ciclo de temporal levanta la producción de maíz nativo en una hectárea que posee en Ixtenco. “Lo vendí en 3.75 pesos el kilo, no pagan más y con las heladas hubo poca cosecha”, explica a este Diario.

Él es Gregorio Ascención, nacido en 1925 en la falda oriente de la Malinche. “Me han curado de la vista, no oigo bien y las gotas no me ayudan, pero me impaciento de no hacer nada, será porque ya estoy viejo”, reflexiona.

Y agrega que su esposa (Carmen) “hace la comida y yo trabajo, le digo que ahorre pues los hijos ya se fueron y no sabemos quién pagará mi caja cuando me muera”, expresa.

Cuenta que en su longeva vida tuvo 14 hijos, de los cuales dos son hombres, pero emigraron al Estado de México y “ya me visitan muy poco, ellos también tienen su familia”.

Don Goyo Escalante Yonca, ejemplo de vida en el campo. | Tomás Baños

Don Goyo y su esposa subsisten de la pensión que reciben del gobierno de la República desde hace 20 años. “Vicente Fox comenzó con esta ayuda y tengo Procampo (Apoyo para la Producción del Bienestar), doy el clasol (forraje de maíz) a cambio de maquinaria para preparar la tierra”, explica.

Dice que todavía tiene cosecha del año pasado, “pues nosotros compramos tortillas para ir comiendo y lo vendemos”.

Al terminar la primavera, este hombre siembra sus granos, usa un azadón para proveer tierra fértil a las plantas en el verano, levanta la cosecha en el otoño y desgrana las mazorcas al iniciar el invierno.

Foto: Tomás Baños

“Los hijos ya no ayudan, tengo muchos yernos pero no trabajan el campo y el maíz ya no se vende como antes, todo está muy caro”, enfatiza.

Para este senecto, la siembra de maíz es parte de su vida y como dice: “sembrando maíz nací y sembrándolo moriré”.


Al terminar la primavera, este hombre siembra sus granos, levanta la cosecha en el otoño y desgrana las mazorcas al iniciar el invierno.




TE PUEDE INTERESAR

A sus 95 años, don Goyo es un hombre de origen otomí que escucha poco, ha perdido parte de la vista y no tiene dientes, pero sigue trabajando la tierra que sus ancestros le heredaron.

Huérfano de madre desde niño, cada ciclo de temporal levanta la producción de maíz nativo en una hectárea que posee en Ixtenco. “Lo vendí en 3.75 pesos el kilo, no pagan más y con las heladas hubo poca cosecha”, explica a este Diario.

Él es Gregorio Ascención, nacido en 1925 en la falda oriente de la Malinche. “Me han curado de la vista, no oigo bien y las gotas no me ayudan, pero me impaciento de no hacer nada, será porque ya estoy viejo”, reflexiona.

Y agrega que su esposa (Carmen) “hace la comida y yo trabajo, le digo que ahorre pues los hijos ya se fueron y no sabemos quién pagará mi caja cuando me muera”, expresa.

Cuenta que en su longeva vida tuvo 14 hijos, de los cuales dos son hombres, pero emigraron al Estado de México y “ya me visitan muy poco, ellos también tienen su familia”.

Don Goyo Escalante Yonca, ejemplo de vida en el campo. | Tomás Baños

Don Goyo y su esposa subsisten de la pensión que reciben del gobierno de la República desde hace 20 años. “Vicente Fox comenzó con esta ayuda y tengo Procampo (Apoyo para la Producción del Bienestar), doy el clasol (forraje de maíz) a cambio de maquinaria para preparar la tierra”, explica.

Dice que todavía tiene cosecha del año pasado, “pues nosotros compramos tortillas para ir comiendo y lo vendemos”.

Al terminar la primavera, este hombre siembra sus granos, usa un azadón para proveer tierra fértil a las plantas en el verano, levanta la cosecha en el otoño y desgrana las mazorcas al iniciar el invierno.

Foto: Tomás Baños

“Los hijos ya no ayudan, tengo muchos yernos pero no trabajan el campo y el maíz ya no se vende como antes, todo está muy caro”, enfatiza.

Para este senecto, la siembra de maíz es parte de su vida y como dice: “sembrando maíz nací y sembrándolo moriré”.


Al terminar la primavera, este hombre siembra sus granos, levanta la cosecha en el otoño y desgrana las mazorcas al iniciar el invierno.




TE PUEDE INTERESAR

Policiaca

Patrulla de la Policía Municipal de Chiautempan provoca choque al 'volarse' el alto

Le cortó la circulación a un vehículo con tres personas a bordo; argumentan que iba sin sirena

Local

Subsana alcalde de Apizaco más de 18 millones de pesos de su cuenta pública 2019

La tarde de este jueves, Julio César Hernández Mejía compareció ante el Congreso local

Local

Entregan resultados médicos en la capital

Pero la falta de comunicación hace que la población no acuda por sus exámenes

Literatura

Martín Caparrós aborda el temor a la muerte en su novela Sinfín

Hoy Caparrós publica un libro que invita a la reflexión sobre la muerte: palabra que los reportes de archivero han convertido en palabreja

Moda

Sonia Falcone lleva su arte a las pasarelas 

La artista plástica y presidenta de la Fundación AMA Saving The Oceans, llevó a cabo una gala especial donde dio a conocer su nueva propuesta de diseño de moda 

Finanzas

Mexicanos cancelan 1.6 millones de tarjetas de crédito en 2020

Los bancos no han podido otorgar la cantidad de tarjetas de un año normal, reconoció Héctor Grisi, presidente de Santander México

Teatro

DramaFest lleva al público tras bambalinas

Inicia la edición 2020 de DramaFest, mostrando a los espectadores el lado desconocido de la magia del teatro

Gossip

Majo Cornejo levanta el vuelo en la música

Lanza nuevo tema con el que intenta levantar el ánimo en medio de la crisis 

Política

Avalan crear Cédula de Identidad Digital

El documento contendrá las huellas dactilares, voz, iris, nombre completo y domicilio de ciudadanos