/ domingo 21 de febrero de 2021

 “Mi único vicio, bailar en carnaval”: Miguel Ángel Lima

Pero por la pandemia, el chiautempense no lo podrá hacer este año

La pandemia por Covid-19 le quitó a Miguel Ángel Lima Barragán, conocido en Chiautempan como “Tribi”, el único gran vicio que tiene: bailar carnaval.

El integrante de la monumental “Camada Lucero”, de 66 años de edad, no ingiere vino menos fuma, pero si algo ama y espera con ansias, desde hace 34 años, es recorrer las principales calles de la ciudad sarapera para danzar como vestido de huehue.

Al igual que cientos de tlaxcaltecas, “Tribi” espera las fiestas carnestolendas para portar su tradicional traje, careta y sombrero con plumas para bailar las típicas cuadrillas de su municipio.

Sin embargo, el nuevo coronavirus no solo le quitó su único vicio de vida, sino igual el sueño de cumplir 35 años de bailar, como todo un “carnavalero”, de forma ininterrumpida.

En entrevista, asegura sentir nostalgia al estar acostumbrado a vivir de una manera distinta las arraigadas fiestas de carnaval, aunque considera que en estos tiempos es mejor cuidar su salud y la de su familia.

Apenas termina carnaval y ya lo espero otra vez con ansias, yo no tomo y tampoco fumo porque mi único vicio es bailar carnaval… lo gozo, bailo, disfruto y siento, pero este año no fue lo mismo, menciona.

PIDE A DIOS QUE LE CONCEDA SEGUIR BAILANDO

Por su edad, Miguel Ángel Lima Barragán integra el sector vulnerable a contraer el virus SARS-CoV-2. Ante ello, respeta las medidas sanitarias al igual que su familia para prevenir contagios.

No obstante, “Tribi” no pierde la esperanza y le pide una sola cosa a Dios: tener salud para seguir bailando carnaval unos años más o “los que el cuerpo aguante”.

Por su misma situación de vulnerabilidad, Lima Barragán es consciente que debe prepararse físicamente unos meses antes y para ello camina distintas calles y avenidas para “agarrar condición”, cosa que este año tampoco ocurrió.

Con este Diario, “Tribi” platica que desde pequeño tenía el gusto por ver el carnaval, pero a sus 32 años inició a bailarlo por la invitación de René Lima, fundador –junto con otros- de la “Camada Lucero”, originaria del “barrio del sobaco”, en Ximentla.

Sin duda me gustó mi primer año y aunque al principio fue difícil adaptarme al baile, traje y careta ¿sabes qué dije?... esto es lo mío. Es bonita esta tradición y tengo mucho orgullo de pertenecer a este estado fanático al carnaval, señala el danzante.

Al siguiente año de su fundación, “Tribi” fue nombrado capitán de su camada y también todo fue diferente, pues sabía que ahora le tocaba impulsar a su cuadrilla.

Más notas

La pandemia por Covid-19 le quitó a Miguel Ángel Lima Barragán, conocido en Chiautempan como “Tribi”, el único gran vicio que tiene: bailar carnaval.

El integrante de la monumental “Camada Lucero”, de 66 años de edad, no ingiere vino menos fuma, pero si algo ama y espera con ansias, desde hace 34 años, es recorrer las principales calles de la ciudad sarapera para danzar como vestido de huehue.

Al igual que cientos de tlaxcaltecas, “Tribi” espera las fiestas carnestolendas para portar su tradicional traje, careta y sombrero con plumas para bailar las típicas cuadrillas de su municipio.

Sin embargo, el nuevo coronavirus no solo le quitó su único vicio de vida, sino igual el sueño de cumplir 35 años de bailar, como todo un “carnavalero”, de forma ininterrumpida.

En entrevista, asegura sentir nostalgia al estar acostumbrado a vivir de una manera distinta las arraigadas fiestas de carnaval, aunque considera que en estos tiempos es mejor cuidar su salud y la de su familia.

Apenas termina carnaval y ya lo espero otra vez con ansias, yo no tomo y tampoco fumo porque mi único vicio es bailar carnaval… lo gozo, bailo, disfruto y siento, pero este año no fue lo mismo, menciona.

PIDE A DIOS QUE LE CONCEDA SEGUIR BAILANDO

Por su edad, Miguel Ángel Lima Barragán integra el sector vulnerable a contraer el virus SARS-CoV-2. Ante ello, respeta las medidas sanitarias al igual que su familia para prevenir contagios.

No obstante, “Tribi” no pierde la esperanza y le pide una sola cosa a Dios: tener salud para seguir bailando carnaval unos años más o “los que el cuerpo aguante”.

Por su misma situación de vulnerabilidad, Lima Barragán es consciente que debe prepararse físicamente unos meses antes y para ello camina distintas calles y avenidas para “agarrar condición”, cosa que este año tampoco ocurrió.

Con este Diario, “Tribi” platica que desde pequeño tenía el gusto por ver el carnaval, pero a sus 32 años inició a bailarlo por la invitación de René Lima, fundador –junto con otros- de la “Camada Lucero”, originaria del “barrio del sobaco”, en Ximentla.

Sin duda me gustó mi primer año y aunque al principio fue difícil adaptarme al baile, traje y careta ¿sabes qué dije?... esto es lo mío. Es bonita esta tradición y tengo mucho orgullo de pertenecer a este estado fanático al carnaval, señala el danzante.

Al siguiente año de su fundación, “Tribi” fue nombrado capitán de su camada y también todo fue diferente, pues sabía que ahora le tocaba impulsar a su cuadrilla.

Más notas

Local

Logran tlaxcaltecas medalla de oro en Olimpiada de Matemáticas en Singapur

En la competencia internacional sólo Tlaxcala y Jalisco lograron metal dorado; la entidad acudió con una delegación de seis alumnos

Local

Acumula Tlaxcala más casos por Parálisis Flácida Aguda; se mantiene la entidad en cinco defunciones

El sector salud reporta 110 casos de Parálisis Flácida Aguda y los fallecimientos están asociados al síndrome de Guillain-Barré

Municipios

Entregó alcalde de Apetatitlán rehabilitación del Templo de Padre de Jesús, joya arquitectónica del estado de Tlaxcala

La restauración fue en apego a las disposiciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia

Local

[Actualización] Martín Jaramillo es el nuevo mando de la 23 Zona Militar

En la ceremonia de toma de protesta estuvieron los representantes de los tres Poderes de Tlaxcala

Local

Inaugura Fernanda Espinoza de los Monteros Cuéllar parque inclusivo en Calpulalpan

Ofrecerá a personas con discapacidad de esta región un espacio accesible y seguro adaptado a sus necesidades