/ miércoles 15 de abril de 2020

Por Coronavirus, nada es igual en el "miércoles de cecina”

Luce desangelado el tianguis de los miércoles, en la Loma Xicohténcatl

Es miércoles y como cada semana hay tianguis en la colonia Loma Xicohténcatl, de la capital tlaxcalteca.

Pero ya son varias semanas que no son igual a las del resto del año. Las mesas instaladas en la esquina de las calles 6 y 13 lucen semivacías.

Desde las 8 de la mañana y hasta las 6 de la tarde la familia Ruiz Benítez vende cecina en los mercados de La Loma y sabatino de Tlaxcala capital/Moisés MORALES

Al famoso “miércoles de cecina” no han asistido los clientes que tradicionalmente acuden a comer tacos de carne asada, acompañada de nopales, cebolla, rajas de chile jalapeño, aguacate y queso.

La contingencia sanitaria por el Coronavirus (Covid-19) mantiene aislados a los oficinistas del Gobierno Estatal, del Congreso del Estado, del Poder Judicial y del municipio capitalino, potenciales clientes del negocio de comida “La Herencia” que, puntuales y con el tiempo medido para volver a su trabajo, cada semana asistían sin falta.

No solo ellos son asiduos consumidores de platillos de cecina preparada todos los miércoles, también empresarios, presidentes municipales, diputados, maestros, comerciantes, turistas, periodistas y todo aquel que guste de un buen taco.

Aquí viene todo mundo, políticos, empresarios, profesionistas, personas sin ningún cargo público y a todos los tratamos igual, como lo merecen… hoy nos pegó la contingencia y no hay otra alternativa que aguantar, expresa Gabriela Ruiz.

Los intensos rayos del sol y la parrilla que arde con carbón de encino hacen que la temperatura aumente al estar aquí, pero a los pocos clientes que acudieron eso no importa, vale la pena “humearse” solo por saborear la jugosa y salada cecina.

BAJAN VENTAS AL 50 %

A partir de la contingencia decretada en Tlaxcala por la presencia del Coronavirus, sus ventas bajaron al 50 por ciento de un solo golpe, al igual que en el tianguis sabatino de la capital, al que también asisten a laborar.

¿Que si el Covid-19 preocupa a los comerciantes? Sí y demasiado. Pero si en este instante de algo está segura Gabriela es que, pese a ello, los 20 empleos que genera el negocio de sus padres, Guadalupe Benítez y Oscar Ruiz, junto con su hermano Oscar, no serán suspendidos ni mucho menos habrá despidos.

En un abrir y cerrar de ojos cambió todo, todavía hace dos semanas tuvimos clientela y logramos sostener los gastos de mercancía y trabajadores, pero no sabemos lo que suceda después… no habrá despidos porque somos una gran familia y saldremos bien de esto.

Para abonar a las recomendaciones del sector salud, el negocio de comida de más de 40 años de antigüedad y 20 en el tianguis de “La Loma”, colocó un lavamanos portátil, gel antibacterial y todo el personal usa cubrebocas.

A pregunta expresa sobre si dejarán de laborar en las próximas semanas, Gabriela responde que solo si las autoridades federales y estatales lo determinan al decretar la Fase 3.

No tenemos las mismas ganancias que antes y por eso debemos acudir a trabajar, no podemos dejar de hacerlo, salvo que nos veamos obligados.

El panorama que hoy padece “La Herencia” es similar al del resto de comerciantes de venta de comida rápida y fondas establecidas en Tlaxcala, temor que es compartido con los dueños de lujosos restaurantes al vivir en la incertidumbre por no tener certeza sobre cuánto durará la contingencia sanitaria y, sobre todo, si sus ahorros serán suficientes para soportar la cuarentena.

IMPLEMENTAN SERVICIO A DOMICILIO

Pero la contingencia no desanima a la familia Ruiz Benítez y como alternativa implementaron, desde mediados del mes de marzo, el servicio a domicilio.

Oscar Ruiz, el menor de la familia, es el responsable de recibir los pedidos vía WhatsApp al número 2221911645 y mediante ubicación satelital acude a entregar los alimentos.

Su hermana Gabriela ocupa el cargo de cajera, mientras que sus padres, Guadalupe y Oscar, tienen como principal encomienda surtir la carne a la parrilla y estar al tanto de que todos los clientes reciban pronta atención por parte de los meseros.

  • Hace 40 años inició el negocio de venta de cecina “La Herencia” en el tianguis Ignacio Bonilla, hoy mercado sabatino Emilio Sánchez Piedras, por los señores Daniel Benítez e Irene Paisano.

Continúa leyendo:

Es miércoles y como cada semana hay tianguis en la colonia Loma Xicohténcatl, de la capital tlaxcalteca.

Pero ya son varias semanas que no son igual a las del resto del año. Las mesas instaladas en la esquina de las calles 6 y 13 lucen semivacías.

Desde las 8 de la mañana y hasta las 6 de la tarde la familia Ruiz Benítez vende cecina en los mercados de La Loma y sabatino de Tlaxcala capital/Moisés MORALES

Al famoso “miércoles de cecina” no han asistido los clientes que tradicionalmente acuden a comer tacos de carne asada, acompañada de nopales, cebolla, rajas de chile jalapeño, aguacate y queso.

La contingencia sanitaria por el Coronavirus (Covid-19) mantiene aislados a los oficinistas del Gobierno Estatal, del Congreso del Estado, del Poder Judicial y del municipio capitalino, potenciales clientes del negocio de comida “La Herencia” que, puntuales y con el tiempo medido para volver a su trabajo, cada semana asistían sin falta.

No solo ellos son asiduos consumidores de platillos de cecina preparada todos los miércoles, también empresarios, presidentes municipales, diputados, maestros, comerciantes, turistas, periodistas y todo aquel que guste de un buen taco.

Aquí viene todo mundo, políticos, empresarios, profesionistas, personas sin ningún cargo público y a todos los tratamos igual, como lo merecen… hoy nos pegó la contingencia y no hay otra alternativa que aguantar, expresa Gabriela Ruiz.

Los intensos rayos del sol y la parrilla que arde con carbón de encino hacen que la temperatura aumente al estar aquí, pero a los pocos clientes que acudieron eso no importa, vale la pena “humearse” solo por saborear la jugosa y salada cecina.

BAJAN VENTAS AL 50 %

A partir de la contingencia decretada en Tlaxcala por la presencia del Coronavirus, sus ventas bajaron al 50 por ciento de un solo golpe, al igual que en el tianguis sabatino de la capital, al que también asisten a laborar.

¿Que si el Covid-19 preocupa a los comerciantes? Sí y demasiado. Pero si en este instante de algo está segura Gabriela es que, pese a ello, los 20 empleos que genera el negocio de sus padres, Guadalupe Benítez y Oscar Ruiz, junto con su hermano Oscar, no serán suspendidos ni mucho menos habrá despidos.

En un abrir y cerrar de ojos cambió todo, todavía hace dos semanas tuvimos clientela y logramos sostener los gastos de mercancía y trabajadores, pero no sabemos lo que suceda después… no habrá despidos porque somos una gran familia y saldremos bien de esto.

Para abonar a las recomendaciones del sector salud, el negocio de comida de más de 40 años de antigüedad y 20 en el tianguis de “La Loma”, colocó un lavamanos portátil, gel antibacterial y todo el personal usa cubrebocas.

A pregunta expresa sobre si dejarán de laborar en las próximas semanas, Gabriela responde que solo si las autoridades federales y estatales lo determinan al decretar la Fase 3.

No tenemos las mismas ganancias que antes y por eso debemos acudir a trabajar, no podemos dejar de hacerlo, salvo que nos veamos obligados.

El panorama que hoy padece “La Herencia” es similar al del resto de comerciantes de venta de comida rápida y fondas establecidas en Tlaxcala, temor que es compartido con los dueños de lujosos restaurantes al vivir en la incertidumbre por no tener certeza sobre cuánto durará la contingencia sanitaria y, sobre todo, si sus ahorros serán suficientes para soportar la cuarentena.

IMPLEMENTAN SERVICIO A DOMICILIO

Pero la contingencia no desanima a la familia Ruiz Benítez y como alternativa implementaron, desde mediados del mes de marzo, el servicio a domicilio.

Oscar Ruiz, el menor de la familia, es el responsable de recibir los pedidos vía WhatsApp al número 2221911645 y mediante ubicación satelital acude a entregar los alimentos.

Su hermana Gabriela ocupa el cargo de cajera, mientras que sus padres, Guadalupe y Oscar, tienen como principal encomienda surtir la carne a la parrilla y estar al tanto de que todos los clientes reciban pronta atención por parte de los meseros.

  • Hace 40 años inició el negocio de venta de cecina “La Herencia” en el tianguis Ignacio Bonilla, hoy mercado sabatino Emilio Sánchez Piedras, por los señores Daniel Benítez e Irene Paisano.

Continúa leyendo:

Policiaca

Capturan a elemento de la Policía Estatal por robo y secuestro exprés

A bordo de una patrulla se apoderó de un tráiler con mercancía; fue enviado a un penal federal ubicado en Veracruz

Local

Vigila CEPC presas del estado; descarta riesgos a la población

La dependencia trabaja de manera coordinada con la Conagua y los municipios para monitorear los cuerpos de agua

Local

Da Lorena Cuéllar banderazo de salida a Unidades de Pruebas Covid-19 gratis

Serán 10 módulos fijos y unidades móviles que realizarán pruebas PCR e hisopado

Sociales

Nespresso rinde homenaje al campo y a los productores de café

Con la campaña Ama México rinden homenaje al campo y a los caficultores que preservan la tradición cafetalera 

Gossip

Ringo Starr presenta su segundo EP del año, con el que invita a la humanidad a ser amable

Ringo Starr muy sonriente ante la presencia de más de cien medios en la conferencia virtual para presentar su nuevo EP, Change the world

Gossip

Johnny Depp recibe Premio Donostia en medio de polémica

El actor agradeció su apoyo al Festival de San Sebastián y ofreció una disculpa por los problemas que pudo haber causado

Gossip

Mentiras esta de vuelta en sus tres versiones: musical, concierto y teatro

 El escritor José Manuel López Velarde, y los productores Alejandro Gou y Oscar Carnicero fundan Mentiras Group 

Cultura

Subastarán autorretrato de Frida Kahlo

Autorretrato se venderá en un estimado de más de 30 millones de dólares en una subasta en Nueva York, dijo Sotheby's

Literatura

A Fuego Lento, la nueva novela de Paula Hawkins, autora de La Chica del Tren

A la gente le gustan las vidas comunes con giros oscuros, dice en la presentación de su nuevo libro, A fuego lento