/ lunes 6 de abril de 2020

Pandemia es una prueba difícil a nuestra fe: Obispo

El jerarca católico expresó que la solidaridad, caridad y unión familiar son valores que se deben fomentar durante la contingencia sanitaria por el Covid-19

Durante la celebración del Domingo de Ramos que se realizó de manera digital, el obispo de Tlaxcala, Julio César Salcedo Aquino, aseveró que la pandemia del Coronavirus (Covid-19) que enfrenta el mundo, es una prueba dura a la fe de los católicos.

En la misa que celebró a puerta cerrada en la catedral de Nuestra Señora de la Asunción, de la capital tlaxcalteca, Salcedo Aquino, enfatizó que “estaa pandemia no nos puede hacer sentir que Dios está lejos de nosotros, al contrario, es una prueba difícil para saber de qué estamos hechos, de que está hecha nuestra fe, nuestra esperanza y nuestra caridad”.

Reconoció que permanecer en aislamiento no es fácil, pero planteó que es momento de fortalecer la figura familiar superando dificultades y diferencias, así como de tener la capacidad de hacer fáciles las cosas difíciles.

Este domingo se llevó a cabo por primera vez, la celebración del Domingo de Ramos, de manera digital; el obispo de Tlaxcala, Julio César Salcedo Aquino, dijo que la pandemia del Coronavirus es una prueba dura a la fe de los católicos./César Rodríguez

Durante la homilía en la que lo acompañaron algunos párrocos, hizo una remembranza de los pasajes bíblicos que recuerdan la vida, pasión y muerte de Jesucristo, que dijo son muestra de cómo actuar en los momentos de adversidad, pues resaltó que “con Jesús está la vida, con Jesús no está la muerte”.

Expresó que “la muerte de Jesús nos está impulsando a interpretar los acontecimientos, nos pide en estos momentos duros y adversos de la pandemia no quedarnos paralizados, sino desde la fe, esperanza y caridad hacerle frente”.

INVITA A LOS FIELES A TOMAR MEDIDAS DE PREVENCIÓN

El máximo jerarca católico, dijo que el contexto actual que se está viviendo en el país y el mundo es un llamado al cambio, a hacer una interpretación del paso de Dios en la vida, pues refirió que se vive una situación difícil en el mundo con un virus que lo pone de cabeza “nos sentimos frágiles, temeroso y por eso debemos poner las medidas de prevención necesarias”.

Hizo hincapié en que la esperanza cristiana debe convertirse en la respuesta para asumir los hechos que se están viviendo, por lo que convocó a la feligresía a convertirse en un rostro de misericordia para quienes lo necesitan.

Señaló que es tiempo de tener como respuesta universal la oración, la ternura, la cercanía y la misericordia con el prójimo, como lo ha divulgado el Papa Francisco, para responder con gestos de cercanía a quienes se encuentran en vulnerabilidad.

Además, el religioso convocó a practicar la solidaridad cristiana “estamos llamados a ser solidarios con todos aquellos que pasan por momentos difíciles y que van a resentir en el aspecto económico”.

PEGA AL COMERCIO LA SEMANA SANTA DIGITAL

La convocatoria a vivir una Semana Santa digital, impactó considerablemente al sector comercial, este año no llegaron a las plazas y mercados los vendedores de palmas (como sucedió en años anteriores).

Algunas personas acudieron a los templos para bendecir la palma adquirida en años anteriores, y colocarla al exterior de su hogar adornada con un listón o moño blanco, muestra de la celebración del Triduo Pascual.

En el mercado Emilio Sánchez Piedras las florerías en su mayoría decidieron no comercializar estos artículos, pues este año no fueron solicitados, sin embargo, vendieron follaje por docena a las personas para que pudieran adornar sus viviendas.

Los comercios que apostaron para vender palmas las comercializaron desde los 10 hasta los 50 pesos, pero las ventas fueron mínimas, pues en su mayoría acataron las recomendaciones de vivir la Semana Mayor desde sus hogares, destinado un espacio que les sirva como templo.

Nos sentimos frágiles, temeroso y por eso debemos poner las medidas de prevención necesarias

Julio César Salcedo Aquino / Obispo de Tlaxcala

  • La pandemia es una prueba difícil para saber de qué estamos hechos, de qué está hecha nuestra fe, nuestra esperanza y nuestra caridad”
  • Este año no llegaron a las plazas y mercados los vendedores de palmas (como sucede en años anteriores en esta fecha).
  • Jesús nos pide interpretar los acontecimientos en estos momentos duros y adversos de la pandemia, no quedarnos paralizados, sino desde la fe, esperanza y caridad hacerle frente”

No dejes de leer:

Durante la celebración del Domingo de Ramos que se realizó de manera digital, el obispo de Tlaxcala, Julio César Salcedo Aquino, aseveró que la pandemia del Coronavirus (Covid-19) que enfrenta el mundo, es una prueba dura a la fe de los católicos.

En la misa que celebró a puerta cerrada en la catedral de Nuestra Señora de la Asunción, de la capital tlaxcalteca, Salcedo Aquino, enfatizó que “estaa pandemia no nos puede hacer sentir que Dios está lejos de nosotros, al contrario, es una prueba difícil para saber de qué estamos hechos, de que está hecha nuestra fe, nuestra esperanza y nuestra caridad”.

Reconoció que permanecer en aislamiento no es fácil, pero planteó que es momento de fortalecer la figura familiar superando dificultades y diferencias, así como de tener la capacidad de hacer fáciles las cosas difíciles.

Este domingo se llevó a cabo por primera vez, la celebración del Domingo de Ramos, de manera digital; el obispo de Tlaxcala, Julio César Salcedo Aquino, dijo que la pandemia del Coronavirus es una prueba dura a la fe de los católicos./César Rodríguez

Durante la homilía en la que lo acompañaron algunos párrocos, hizo una remembranza de los pasajes bíblicos que recuerdan la vida, pasión y muerte de Jesucristo, que dijo son muestra de cómo actuar en los momentos de adversidad, pues resaltó que “con Jesús está la vida, con Jesús no está la muerte”.

Expresó que “la muerte de Jesús nos está impulsando a interpretar los acontecimientos, nos pide en estos momentos duros y adversos de la pandemia no quedarnos paralizados, sino desde la fe, esperanza y caridad hacerle frente”.

INVITA A LOS FIELES A TOMAR MEDIDAS DE PREVENCIÓN

El máximo jerarca católico, dijo que el contexto actual que se está viviendo en el país y el mundo es un llamado al cambio, a hacer una interpretación del paso de Dios en la vida, pues refirió que se vive una situación difícil en el mundo con un virus que lo pone de cabeza “nos sentimos frágiles, temeroso y por eso debemos poner las medidas de prevención necesarias”.

Hizo hincapié en que la esperanza cristiana debe convertirse en la respuesta para asumir los hechos que se están viviendo, por lo que convocó a la feligresía a convertirse en un rostro de misericordia para quienes lo necesitan.

Señaló que es tiempo de tener como respuesta universal la oración, la ternura, la cercanía y la misericordia con el prójimo, como lo ha divulgado el Papa Francisco, para responder con gestos de cercanía a quienes se encuentran en vulnerabilidad.

Además, el religioso convocó a practicar la solidaridad cristiana “estamos llamados a ser solidarios con todos aquellos que pasan por momentos difíciles y que van a resentir en el aspecto económico”.

PEGA AL COMERCIO LA SEMANA SANTA DIGITAL

La convocatoria a vivir una Semana Santa digital, impactó considerablemente al sector comercial, este año no llegaron a las plazas y mercados los vendedores de palmas (como sucedió en años anteriores).

Algunas personas acudieron a los templos para bendecir la palma adquirida en años anteriores, y colocarla al exterior de su hogar adornada con un listón o moño blanco, muestra de la celebración del Triduo Pascual.

En el mercado Emilio Sánchez Piedras las florerías en su mayoría decidieron no comercializar estos artículos, pues este año no fueron solicitados, sin embargo, vendieron follaje por docena a las personas para que pudieran adornar sus viviendas.

Los comercios que apostaron para vender palmas las comercializaron desde los 10 hasta los 50 pesos, pero las ventas fueron mínimas, pues en su mayoría acataron las recomendaciones de vivir la Semana Mayor desde sus hogares, destinado un espacio que les sirva como templo.

Nos sentimos frágiles, temeroso y por eso debemos poner las medidas de prevención necesarias

Julio César Salcedo Aquino / Obispo de Tlaxcala

  • La pandemia es una prueba difícil para saber de qué estamos hechos, de qué está hecha nuestra fe, nuestra esperanza y nuestra caridad”
  • Este año no llegaron a las plazas y mercados los vendedores de palmas (como sucede en años anteriores en esta fecha).
  • Jesús nos pide interpretar los acontecimientos en estos momentos duros y adversos de la pandemia, no quedarnos paralizados, sino desde la fe, esperanza y caridad hacerle frente”

No dejes de leer:

Local

Convoca Ejército a enaltecer la Bandera

Los símbolos patrios deben tratarse con amor y respeto, dice capitán de la 23 Zona Militar

Local

Propone Paredes un programa de becas

Beneficiaría a destacados estudiantes tlaxcaltecas

Local

Marco Mena anuncia apoyos por 3 mdp al sector turístico

Un total de 300 guías turísticos y trabajadores de hoteles del estado recibirán 3 mil 500 pesos durante tres meses

Local

Rechazan paterfamilias clases presenciales

Tras vivir estos meses de pandemia y sus efectos

Local

Coparmex, lamenta aprobación de la reforma eléctrica

Afirma que se trata de una reforma que no privilegia a las familias ni a los usuarios

Local

Propone Beatriz Paredes un programa de becas

Beneficiaría a destacados estudiantes tlaxcaltecas

Local

Convoca Ejército a enaltecer la Bandera

Los símbolos patrios deben tratarse con amor y respeto, dice capitán de la 23 Zona Militar

Local

Covid, primera causa de muerte en Tlaxcala

Por debajo están también las enfermedades infecciosas y las isquémicas del corazón

Deportes

Marcan protocolo para nadadores, de la Armada de México

Ante la proximidad de regresar a la actividad acuática en Apizaco