/ domingo 16 de febrero de 2020

Para Miguel Ángel Morales es un triunfo personal trabajar en Canadá

Se inscribió al Programa de Trabajadores Agrícolas a Canadá que opera el Sepuede y el SNE y la vida le cambió

El crecimiento laboral y personal son un triunfo que conseguí con los 23 años que he viajado a Canadá como jornalero agrícola, afirmó Miguel Ángel Morales Elizondo, de 51 años de edad.

Originario de Tetla de la Solidaridad, compartió que tenía 26 años cuando viajó por primera vez a Canadá.

Hoy, está convencido de que la decisión de trabajar fuera del país le han permitido fortalecer su crecimiento laboral y contribuir a su bienestar.

Tras admitir que es complicado dejar a sus seres queridos por medio año, remarcó que el crecimiento laboral fuera del país es satisfactorio, pues se enfrenta a una cultura diferente, otro idioma y reglas que respetar.

En entrevista con El Sol de Tlaxcala Miguel expresó que al principio viajó por lapsos de cuatro meses, pero con el paso del tiempo fue medio año.

LOS INICIOS EN EL EXTRANJERO

A los 26 años viajó por primera vez Miguel Ángel a Canadá /CÉSAR RODRÍGUEZ

Al principio trabajó en los cultivos del tabaco, luego un año en los campos de verdura y desde hace 18 años opera en una fábrica empacadora de jitomate, ubicada en una provincia de Ontario, en Canadá.

La empresa en la que labora Miguel Ángel se encarga de enlatar jitomate, frijol y arvejón. Lo anterior, tras inscribirse en el Programa de Trabajadores Agrícolas a Canadá que opera el Sistema Estatal de Promoción del Empleo y Desarrollo Comunitario en conjunto con el Sistema Nacional del Empleo y cumplir cada año con los requisitos establecidos.

“Creo que el aporte laboral que me han dejado los viajes a Canadá es conocer máquinas enlatadoras, saber manejarlas, aprender actividades de mantenimiento industrial. Cuando me voy, me siento bien porque comenzaré a trabajar para ganar un dinero. De regreso siento temor por el vuelo, pienso que se va a caer el avión”.

Así, abundó que cada año llega en junio, justo cuando está la temporada de cosecha del jitomate.

Durante su estancia se encarga de parte del proceso de enlatado, colocando las tapas para las presentaciones de litro que comercializan. “Son muchos botes los que se tapan tan solo en un turno. Tengo que estar pendiente, con un parpadeo pueden amontonarse y provocar desorden”.

Apuntó que el resto de los meses sus actividades laborales consisten en el mantenimiento de la fábrica, como pintar, resanar paredes y lavar máquinas, de acuerdo con el rol que le corresponda.

“Son ocho horas de jornada y hasta 12, me acostumbro al rol porque estoy activo, contribuyo con mi trabajo que hago pensando en mi familia. Nunca he tenido problemas con el patrón, ni con mi jefe inmediato, quien se dirige a mi como Miguel Ángel”.

TRABAJA EN CANADÁ POR EL PATRIMONIO DE SU FAMILIA

Tras compartir que tiene tres hijos a los que dignamente ofrece educación y alimentación por el trabajo que realiza en Canadá, remarcó que hoy tiene un patrimonio que forjó con su esfuerzo y la comprensión de su esposa.

“Tengo mi casa, mis hijos están estudiando. Siento una gran satisfacción por mis hijos que están estudiando, ese será mi triunfo, ver que acaben su carrera profesional. Gracias a este programa de trabajadores migrantes tengo un empleo digno y el respaldo de mi familia, pues después de trabajar mucho tiempo y estar solo, da nostalgia”.

De manera amable, dijo que la tecnología le ha ayudado a extrañar menos a su familia, pues con los mensajes y videollamadas siente menos la distancia. “Cuando empecé a ir me comunicaba por cartas, enviaba una que tardaba ocho días en llegar a Tlaxcala y de México a Canadá eran 15 días para que recibiera la respuesta”.

En cuanto al idioma, inglés, que se habla en Ontario, refirió que logra entenderlo, pero le cuesta pronunciarlo, sin embargo no ha sido obstáculo en estos más de 20 años que lleva trabajando en Canadá.

En este sentido, remarcó que el medio año que pasa en su hogar lo disfruta con gusto y trata de convivir el mayor tiempo posible con su familia.

23 años tiene Miguel Ángel viajando como jornalero agrícola.

26 años tenía Miguel Ángel cuando viajó por primera vez a Canadá.


VIAJE

Morales Elizondo comentó que su salida a Canadá está programada para junio próximo y regresa a finales de diciembre.

NO DEJES DE LEER

El crecimiento laboral y personal son un triunfo que conseguí con los 23 años que he viajado a Canadá como jornalero agrícola, afirmó Miguel Ángel Morales Elizondo, de 51 años de edad.

Originario de Tetla de la Solidaridad, compartió que tenía 26 años cuando viajó por primera vez a Canadá.

Hoy, está convencido de que la decisión de trabajar fuera del país le han permitido fortalecer su crecimiento laboral y contribuir a su bienestar.

Tras admitir que es complicado dejar a sus seres queridos por medio año, remarcó que el crecimiento laboral fuera del país es satisfactorio, pues se enfrenta a una cultura diferente, otro idioma y reglas que respetar.

En entrevista con El Sol de Tlaxcala Miguel expresó que al principio viajó por lapsos de cuatro meses, pero con el paso del tiempo fue medio año.

LOS INICIOS EN EL EXTRANJERO

A los 26 años viajó por primera vez Miguel Ángel a Canadá /CÉSAR RODRÍGUEZ

Al principio trabajó en los cultivos del tabaco, luego un año en los campos de verdura y desde hace 18 años opera en una fábrica empacadora de jitomate, ubicada en una provincia de Ontario, en Canadá.

La empresa en la que labora Miguel Ángel se encarga de enlatar jitomate, frijol y arvejón. Lo anterior, tras inscribirse en el Programa de Trabajadores Agrícolas a Canadá que opera el Sistema Estatal de Promoción del Empleo y Desarrollo Comunitario en conjunto con el Sistema Nacional del Empleo y cumplir cada año con los requisitos establecidos.

“Creo que el aporte laboral que me han dejado los viajes a Canadá es conocer máquinas enlatadoras, saber manejarlas, aprender actividades de mantenimiento industrial. Cuando me voy, me siento bien porque comenzaré a trabajar para ganar un dinero. De regreso siento temor por el vuelo, pienso que se va a caer el avión”.

Así, abundó que cada año llega en junio, justo cuando está la temporada de cosecha del jitomate.

Durante su estancia se encarga de parte del proceso de enlatado, colocando las tapas para las presentaciones de litro que comercializan. “Son muchos botes los que se tapan tan solo en un turno. Tengo que estar pendiente, con un parpadeo pueden amontonarse y provocar desorden”.

Apuntó que el resto de los meses sus actividades laborales consisten en el mantenimiento de la fábrica, como pintar, resanar paredes y lavar máquinas, de acuerdo con el rol que le corresponda.

“Son ocho horas de jornada y hasta 12, me acostumbro al rol porque estoy activo, contribuyo con mi trabajo que hago pensando en mi familia. Nunca he tenido problemas con el patrón, ni con mi jefe inmediato, quien se dirige a mi como Miguel Ángel”.

TRABAJA EN CANADÁ POR EL PATRIMONIO DE SU FAMILIA

Tras compartir que tiene tres hijos a los que dignamente ofrece educación y alimentación por el trabajo que realiza en Canadá, remarcó que hoy tiene un patrimonio que forjó con su esfuerzo y la comprensión de su esposa.

“Tengo mi casa, mis hijos están estudiando. Siento una gran satisfacción por mis hijos que están estudiando, ese será mi triunfo, ver que acaben su carrera profesional. Gracias a este programa de trabajadores migrantes tengo un empleo digno y el respaldo de mi familia, pues después de trabajar mucho tiempo y estar solo, da nostalgia”.

De manera amable, dijo que la tecnología le ha ayudado a extrañar menos a su familia, pues con los mensajes y videollamadas siente menos la distancia. “Cuando empecé a ir me comunicaba por cartas, enviaba una que tardaba ocho días en llegar a Tlaxcala y de México a Canadá eran 15 días para que recibiera la respuesta”.

En cuanto al idioma, inglés, que se habla en Ontario, refirió que logra entenderlo, pero le cuesta pronunciarlo, sin embargo no ha sido obstáculo en estos más de 20 años que lleva trabajando en Canadá.

En este sentido, remarcó que el medio año que pasa en su hogar lo disfruta con gusto y trata de convivir el mayor tiempo posible con su familia.

23 años tiene Miguel Ángel viajando como jornalero agrícola.

26 años tenía Miguel Ángel cuando viajó por primera vez a Canadá.


VIAJE

Morales Elizondo comentó que su salida a Canadá está programada para junio próximo y regresa a finales de diciembre.

NO DEJES DE LEER

Local

Muere el Notario Público Leopoldo Zárate Aguilar

Lamenta exgobernador Héctor Israel Ortiz Ortiz su deceso y destaca su sencillez, solidaridad y buen juicio para aplicar la ley

Local

Descartan quiebra del sector hotelero; confían en cercana recuperación

A pesar del bajo nivel turístico, el gremio se mantiene en servicio, afirma la Asociación de Hoteles y Moteles

Municipios

Advierten sobre estafadores de Programas Sociales en la Capital

Informaron que no existe personal que promueva dichos programas a domicilio, ni se solicita dinero para acceder a los mismos

Local

Tratamiento aplicado en Tlaxcala, modelo comprobado y efectivo en recuperación de pacientes con Covid-19: Sesa

René Lima Morales informó que pacientes que toman TNR4 tienen un 80 por ciento de probabilidades de recuperación, aun cuando presenten comorbilidades asociadas

Policiaca

Hieren de bala a médico afuera de un consultorio, en la capital

Fue trasladado a un nosocomio cercano por sus propios medios

Finanzas

Sener instruye a Pemex y Talos unificar yacimiento compartido en Zama

Zama fue descubierto por un consorcio liderado por Talos en 2017 y es considerado el mayor hallazgo en décadas de una empresa privada en México

Política

Frases para la historia del encuentro de AMLO-Trump

Ambos mandatarios se reunieron en Washington en el marco de la puesta en marcha del T-MEC

Sociedad

¿Cómo acabó una estatua de Benito Juárez en la capital de EU?

En su visita a la capital estadounidense, AMLO depositó flores a los pies de la estatua de bronce de Benito Juárez

Celebridades

Salón de la Fama del Rock se queda sin gala por Covid-19; hará programa especial

El programa se emitirá por HBO el 7 de noviembre en sustitución de la ceremonia