/ domingo 15 de noviembre de 2020

Resienten centros de avistamiento de luciérnagas, la falta de turistas

El dinero que se generaba por esas actividades era superior a los 48 millones de pesos, de acuerdo con el gobierno estatal

Ejidatarios y prestadores de servicio de los municipios de Nanacamilpa y Calpulalpan sufrieron los estragos que está generando la pandemia de la Covid-19, esto tras cancelar la presencia de turistas a los avistamientos de luciérnagas en este 2020.

Este atractivo es el más esperados del año para los habitantes de ambas comunas ubicadas al poniente de Tlaxcala, ya que reactiva la economía al recibir en los meses de junio, julio y principios de agosto, poco más de 127 mil visitantes locales, de otros estados y de diferentes países.

La derrama económica que se generaba anualmente por estas actividades era superior a los 48 millones de pesos, según datos del gobierno estatal.

Sin embargo, en esta ocasión perdieron el mismo ingreso al mantenerse cerrado el ingreso de turisstas a los avistamientos para evitar aglomeraciones y posibles contagios por el nuevo coronavirus.

Quirino Claudio Hernández Castillo, presidente del Comisariado del ejido San José de Nanacamilpa, en el cual se concentra el mayor número de avistamientos de este insecto, expuso con sentimiento que cerca de 710 ejidatarios y otros que son prestadores de servicio, este 2020 dejaron de percibir un ingreso económico.

Avistamientos de las luciérnagas demanda mantenimiento para tener en óptimas condiciones los centros turísticos | Eduardo Tlachi

Eso sí, consideró que mantener cerrados estos centros turísticos fue buena decisión por parte del gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez, pero a casi tres meses de concluir la temporada de apareamiento de la luciérnaga, no han recibido apoyo de la Secretaría de Turismo (Sectur) que encabeza Anabel Alvarado Varela.

Recordó que hace un año recibieron más de 10 mil visitantes lo que generó una derrama económica superior a los tres millones de pesos.

Sin embargo, por recomendaciones de la misma Sectur tuvieron que mejorar los centros de avistamiento, tal es el caso del lugar denominado “El encanto de las luciérnagas” al construir cabañas, sanitarios y un restaurante, además de generar espacios de descanso para los visitantes y sitios de venta para los comerciantes.

Hernández Castillo comentó que para concretar esos trabajos de mejoramiento invirtieron cerca de dos millones de pesos, monto que se planeaba recuperar en este año durante la misma temporada, pero no fue posible al tener un ingreso de cero pesos por mantenerse cerrados los avistamientos.

LOS AVISTAMIENTOS REQUIEREN DE INVERSIÓN

Pagos de servicio de agua y luz, al personal de vigilancia y mantener en óptimas condiciones la infraestructura y hectáreas de ejidos, son cosas que demanda cada lugar avistamiento que opere o no.

En ese sentido, Hernández Castillo aseveró que la pandemia ha generado un duro golpe para los ejidatarios hasta estas fechas, al tratar de mantener sus avistamientos en excelentes condiciones.

En Nanacamilpa hay ejidatarios que se apoyan a través del aprovechamiento forestal que deja la venta de madera en rollo, ya que es una actividad autorizada para generar recursos.

En contra parte, en el mismo municipio hay personas que no cuentan con este beneficio; por ello, para subsistir y llevar el sustento diario a sus hogares, deben realizar otros trabajos relacionados con el campo, lo que igual requiere de una inversión económica.

SUSPENSIÓN TAMBIÉN AFECTÓ A LA POBLACIÓN

En los meses de junio, julio y principios de agosto era comúnmente ver a habitantes instalar un puesto comercial para generar una ayuda económica extra, ya sea vendiendo comida, souvenirs u otros artículos de temporada.

La misma pandemia también generó un daño a la economía de estas familias, ya que derivado de la suspensión no hubo venta de estos negocios, principalmente en Francisco I. Madero, San Felipe Hidalgo y cabecera municipal.

10 mil visitantes recibieron el año pasado, lo que generó una derrama económica superior a los tres millones de pesos.

PÉRDIDAS

Al concluir los tiempos de avistamiento, ejidatarios ganaban entre dos mil y dos mil 500 pesos, lo que este 2020 no fue posible obtener.


127 mil visitantes locales, de otros estados y de diferentes países llegaban a ver el espectáculo natural.


10 mil visitantes recibieron el año pasado, lo que generó una derrama económica superior a los tres millones de pesos.



NO DEJES DE LEER


Ejidatarios y prestadores de servicio de los municipios de Nanacamilpa y Calpulalpan sufrieron los estragos que está generando la pandemia de la Covid-19, esto tras cancelar la presencia de turistas a los avistamientos de luciérnagas en este 2020.

Este atractivo es el más esperados del año para los habitantes de ambas comunas ubicadas al poniente de Tlaxcala, ya que reactiva la economía al recibir en los meses de junio, julio y principios de agosto, poco más de 127 mil visitantes locales, de otros estados y de diferentes países.

La derrama económica que se generaba anualmente por estas actividades era superior a los 48 millones de pesos, según datos del gobierno estatal.

Sin embargo, en esta ocasión perdieron el mismo ingreso al mantenerse cerrado el ingreso de turisstas a los avistamientos para evitar aglomeraciones y posibles contagios por el nuevo coronavirus.

Quirino Claudio Hernández Castillo, presidente del Comisariado del ejido San José de Nanacamilpa, en el cual se concentra el mayor número de avistamientos de este insecto, expuso con sentimiento que cerca de 710 ejidatarios y otros que son prestadores de servicio, este 2020 dejaron de percibir un ingreso económico.

Avistamientos de las luciérnagas demanda mantenimiento para tener en óptimas condiciones los centros turísticos | Eduardo Tlachi

Eso sí, consideró que mantener cerrados estos centros turísticos fue buena decisión por parte del gobierno de Marco Antonio Mena Rodríguez, pero a casi tres meses de concluir la temporada de apareamiento de la luciérnaga, no han recibido apoyo de la Secretaría de Turismo (Sectur) que encabeza Anabel Alvarado Varela.

Recordó que hace un año recibieron más de 10 mil visitantes lo que generó una derrama económica superior a los tres millones de pesos.

Sin embargo, por recomendaciones de la misma Sectur tuvieron que mejorar los centros de avistamiento, tal es el caso del lugar denominado “El encanto de las luciérnagas” al construir cabañas, sanitarios y un restaurante, además de generar espacios de descanso para los visitantes y sitios de venta para los comerciantes.

Hernández Castillo comentó que para concretar esos trabajos de mejoramiento invirtieron cerca de dos millones de pesos, monto que se planeaba recuperar en este año durante la misma temporada, pero no fue posible al tener un ingreso de cero pesos por mantenerse cerrados los avistamientos.

LOS AVISTAMIENTOS REQUIEREN DE INVERSIÓN

Pagos de servicio de agua y luz, al personal de vigilancia y mantener en óptimas condiciones la infraestructura y hectáreas de ejidos, son cosas que demanda cada lugar avistamiento que opere o no.

En ese sentido, Hernández Castillo aseveró que la pandemia ha generado un duro golpe para los ejidatarios hasta estas fechas, al tratar de mantener sus avistamientos en excelentes condiciones.

En Nanacamilpa hay ejidatarios que se apoyan a través del aprovechamiento forestal que deja la venta de madera en rollo, ya que es una actividad autorizada para generar recursos.

En contra parte, en el mismo municipio hay personas que no cuentan con este beneficio; por ello, para subsistir y llevar el sustento diario a sus hogares, deben realizar otros trabajos relacionados con el campo, lo que igual requiere de una inversión económica.

SUSPENSIÓN TAMBIÉN AFECTÓ A LA POBLACIÓN

En los meses de junio, julio y principios de agosto era comúnmente ver a habitantes instalar un puesto comercial para generar una ayuda económica extra, ya sea vendiendo comida, souvenirs u otros artículos de temporada.

La misma pandemia también generó un daño a la economía de estas familias, ya que derivado de la suspensión no hubo venta de estos negocios, principalmente en Francisco I. Madero, San Felipe Hidalgo y cabecera municipal.

10 mil visitantes recibieron el año pasado, lo que generó una derrama económica superior a los tres millones de pesos.

PÉRDIDAS

Al concluir los tiempos de avistamiento, ejidatarios ganaban entre dos mil y dos mil 500 pesos, lo que este 2020 no fue posible obtener.


127 mil visitantes locales, de otros estados y de diferentes países llegaban a ver el espectáculo natural.


10 mil visitantes recibieron el año pasado, lo que generó una derrama económica superior a los tres millones de pesos.



NO DEJES DE LEER


Local

Entrega Sepe kits Covid-19 a escuelas de educación básica

En beneficio de 239 mil 389 estudiantes y 19 mil docentes

Policiaca

Muere mujer de la tercera edad en accidente vial sobre la carretera Apizaco-Tlaxco

Una presunta falla mecánica ocasionó que una camioneta se impactara de frente contra un “vocho”

Local

Registran represas un lleno histórico

Ocho de las 17 están al 100 por ciento de su nivel; “El Muerto” recupera su capacidad en 100 hectáreas de extensión

Local

Tlaxcala, refugio para las familias desde 1985

La gente encontró en la tranquilidad de la entidad un espacio para vivir

Local

Difundirá Diana Torrejón el Protocolo Alba

Para que primeros respondientes sepan cómo actuar en un caso de desaparición de mujeres y niñas

Local

Buscan revertir la asignación de plazas

Busca revertir la asignación de 34 espacios laborales

Local

Buscará Miguel Ángel Caballero reforma municipal

A fin de que sean redefinidas las funciones de quienes asuman la sindicatura de un ayuntamiento

Local

Reportan campesinos daños a las cosechas

Más de 50 mil hectáreas están en riesgo de perderse

Local

Entrega Sepe kits Covid-19 a escuelas de educación básica

En beneficio de 239 mil 389 estudiantes y 19 mil docentes