/ lunes 6 de agosto de 2018

Trabaja Snics para proteger maíces nativos

Durante reunión del comité consultivo estatal de semillas

El director general del Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (Snics), Leobigildo Córdova Téllez, aseguró que el maíz nativo del estado no está en riesgo de desaparecer, pues esta institución posee un programa con tres áreas fundamentales para la conservación y aprovechamiento de la diversidad y, dentro de este programa, uno de los cultivos más importantes es el maíz.

Informó que trabajan en la colecta, evaluación y caracterización de los materiales, pues no solo es conservarlos, sino aprovecharlos de tal manera que el campesino los siga produciendo en regiones identificadas donde estos materiales deben mantenerse con los agricultores para que continúen su evolución y se adapten a los cambios climáticos.

Dentro de la conservación y aprovechamiento de maíces nativos, dijo que existen lugares donde se ha identificado gran diversidad, donde no sería recomendable la entrada de maíces mejorados genéticamente por empresas o por el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap), pero en este caso sí pueden involucrarlos en el programa de aprovechamiento de mejoras de su propio material.

Además, aseveró que existe el ramo de mejoramiento participativo, donde el productor selecciona el material bajo el esquema avalado por el proceso de mejoramiento genético, pues generalmente escoge la mazorca y la troje desde las plantas de la parcela que estén en competencia completa con el esquema de muestreo para saber de dónde la obtiene.

Explicó: “Existe ese programa que trabaja en el sentido de conocer las características del agricultor aplicado en estas regiones donde hay una gran diversidad de maíces que son patrimonio del país”.

Detalló que actualmente en el estado son 15 los productores integrados en estos programas que, en caso de desaparecer, no les afectarían pues podrían continuar con su producción de las variedades que han mantenido por generaciones, por lo que ese material es representativo de las especies que se tiene en el país.

Asimismo, Córdova Téllez indicó que el apoyo que le otorgan es a través de insumos o, en su defecto, un recurso económico de entre cinco y siete mil pesos, dependiendo del cultivo para que mantenga el material, pero aprovechando para mejorarlo y que tenga un mejor rendimiento, sin perder las características genéticas.

Profundizó: “Podríamos introducir el mejorado en algunas áreas con buen temporal o riego, pues es donde tiene mayor probabilidad, pues existe solo alrededor del 10 % de semilla certificada”.

Por otro lado, resaltó la importancia de realizar este tipo de reuniones, en las que participan empresas productoras de semilla y productores de la región para obtener semillas certificadas que garanticen que el productor tendrá rendimientos acordes a las condiciones agronómicas de cada región y cultivo.

Mencionó que como institución federal están facultados para dar seguimiento al proceso de multiplicación de semillas y emitir una certificación para que el material que llegue al productor cuente con localidad genética, buena germinación y el vigor necesario para responder en campo y logar el rendimiento que el vendedor estipula.

Finalmente, aseguró que después de varios años han obtenido resultados fabulosos, pues han sido identificadas problemáticas del campo y, por ende, sabrán cómo actuar para resolverlas.

EL DATO

En el país actualmente se tiene el registro de 60 razas y más de 15 se cultivan en Tlaxcala.

El director general del Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (Snics), Leobigildo Córdova Téllez, aseguró que el maíz nativo del estado no está en riesgo de desaparecer, pues esta institución posee un programa con tres áreas fundamentales para la conservación y aprovechamiento de la diversidad y, dentro de este programa, uno de los cultivos más importantes es el maíz.

Informó que trabajan en la colecta, evaluación y caracterización de los materiales, pues no solo es conservarlos, sino aprovecharlos de tal manera que el campesino los siga produciendo en regiones identificadas donde estos materiales deben mantenerse con los agricultores para que continúen su evolución y se adapten a los cambios climáticos.

Dentro de la conservación y aprovechamiento de maíces nativos, dijo que existen lugares donde se ha identificado gran diversidad, donde no sería recomendable la entrada de maíces mejorados genéticamente por empresas o por el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap), pero en este caso sí pueden involucrarlos en el programa de aprovechamiento de mejoras de su propio material.

Además, aseveró que existe el ramo de mejoramiento participativo, donde el productor selecciona el material bajo el esquema avalado por el proceso de mejoramiento genético, pues generalmente escoge la mazorca y la troje desde las plantas de la parcela que estén en competencia completa con el esquema de muestreo para saber de dónde la obtiene.

Explicó: “Existe ese programa que trabaja en el sentido de conocer las características del agricultor aplicado en estas regiones donde hay una gran diversidad de maíces que son patrimonio del país”.

Detalló que actualmente en el estado son 15 los productores integrados en estos programas que, en caso de desaparecer, no les afectarían pues podrían continuar con su producción de las variedades que han mantenido por generaciones, por lo que ese material es representativo de las especies que se tiene en el país.

Asimismo, Córdova Téllez indicó que el apoyo que le otorgan es a través de insumos o, en su defecto, un recurso económico de entre cinco y siete mil pesos, dependiendo del cultivo para que mantenga el material, pero aprovechando para mejorarlo y que tenga un mejor rendimiento, sin perder las características genéticas.

Profundizó: “Podríamos introducir el mejorado en algunas áreas con buen temporal o riego, pues es donde tiene mayor probabilidad, pues existe solo alrededor del 10 % de semilla certificada”.

Por otro lado, resaltó la importancia de realizar este tipo de reuniones, en las que participan empresas productoras de semilla y productores de la región para obtener semillas certificadas que garanticen que el productor tendrá rendimientos acordes a las condiciones agronómicas de cada región y cultivo.

Mencionó que como institución federal están facultados para dar seguimiento al proceso de multiplicación de semillas y emitir una certificación para que el material que llegue al productor cuente con localidad genética, buena germinación y el vigor necesario para responder en campo y logar el rendimiento que el vendedor estipula.

Finalmente, aseguró que después de varios años han obtenido resultados fabulosos, pues han sido identificadas problemáticas del campo y, por ende, sabrán cómo actuar para resolverlas.

EL DATO

En el país actualmente se tiene el registro de 60 razas y más de 15 se cultivan en Tlaxcala.

Local

Registra Sesa 7 casos positivos y una defunción de Covid-19 en Tlaxcala 

Se exhorta a la población a continuar con las medidas sanitarias

Local

Plantea Diana Torrejón reforma para prevenir el cáncer

Poderes públicos, municipios, organismos autónomos y descentralizados deberán contribuir

Local

Registra Sesa 7 casos positivos y una defunción de Covid-19 en Tlaxcala 

Se exhorta a la población a continuar con las medidas sanitarias

Policiaca

Esclarecen muerte de hombre en Huamantla

El autor material disparó en al menos cinco ocasiones en contra de la víctima

Policiaca

En Apetatitlán, sobrevive familia a choque aparatoso

La camioneta que tripulaban fue impactada por un vehículo particular y por un tráiler

Policiaca

Un lesionado y daños dejó un choque

Choque por alcance entre una camioneta y un automóvil particular

Policiaca

En Ixtacuixtla, detienen a 2 hombres por robo en área deportiva

Los hombres quedaron a disposición de la autoridad competente

Arte

Exploran la feminidad con la fotografía

Ixchel Valdez invita a la reflexión sobre uno de los temas que siguen siendo tabú en la sociedad