imagotipo

Recomendación de la CNDH a Secretaría de la Marina por acto de tortura

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación a la Secretaría de la Marina (Semar) por la detención arbitraria y tortura de dos personas en mayo de 2013 en el estado de San Luis Potosí donde también sufrieron de ataques sexuales.

En la recomendación, dirigida al titular de la Semar, Vidal Francisco Soberón Sanz, la CNDH recordó que miembros de la Marina detuvieron de manera arbitraria a los agraviados, un hombre y una mujer, y los retuvieron ilegalmente durante más de 11 horas.

“En lugar de ponerlos a disposición de la autoridad ministerial en forma inmediata, los torturaron e hicieron víctimas de violencia sexual”, denunció la institución.

De acuerdo con uno de los agraviados, elementos de la Marina lo llevaron a instalaciones navales, donde lo desnudaron le dieron descargas eléctricas en las costillas y testículos y le pisaron la cabeza.

Mientras que la otra afectada refirió que los marinos le dieron descargas eléctricas en los genitales, el ombligo y la entrepierna.

La CNDH solicitó a la Semar la reparación del daño a los agraviados y su colaboración en la presentación y seguimiento de la denuncia ante la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía) para que determine responsabilidades de los involucrados en estos hechos.

El hombre declaró a la Comisión que fue detenido el 9 de mayo de 2013 y llevado a instalaciones navales, donde lo desnudaron e interrogaron con descargas eléctricas en las costillas y testículos y con pisotones en la cabeza.

La mujer refirió que su captura fue en su casa al día siguiente por miembros de la Marina que la trasladaron a instalaciones militares. Allí le bajaron los pantalones y le dieron descargas eléctricas en los genitales, el ombligo y la entrepierna.

Ambos detenidos fueron llevados a la PGR en la Ciudad de México y presentados ante el Ministerio Público el 10 de mayo de 2013, agregó la CNDH.

La Comisión recomendó a la Marina impartir a sus servidores cursos de derechos humanos y actualizar el protocolo para que en sus operativos los marinos empleen cámaras de foto y video, así como grabadoras de audio, e incluyan a los agraviados en el Registro Nacional de Víctimas.