imagotipo

Trump insistió con el muro en la reunión del Grupo de los Veinte

“Yo aseguro (dijo ayer con voz firme y tono severo a decenas de reporteros del mundo el canciller mexicano Luis Videgaray) que el ‘muro’ no fue tema de la conversación -seria, respetuosa- que sostuvieron aquí, ayer los Presidentes de México y Estados Unidos”. Los temas…

“Pero corre la versión -atajó uno de los muchos que cercaban al secretario de Relaciones Exteriores Luis Videgaray- de que una corresponsal lo planteó al presidente Trump. ¿Qué dice usted?

“Que quizá pudo ocurrir. Yo no lo escuché. No puedo referirme a lo que no me consta” -argumentó el formal diplomático-.

El Muro. El Muro. El Muro. Apartado de la vida mexicana. Que interesa a los informadores de todo el orbe. Exigen a Luis Videgaray. Demandan posición ante lo que ocurre en Venezuela.

“¿Apoyará México la posición de Argentina?” -dispara un reportero cuya habla delata a las claras su origen. Paisano del Che Guevara-.

“Desde luego. México -enumera con toda formalidad Luis Videgaray- condenó la noche del miércoles en París la agresión a la Asamblea Legislativa de Venezuela. Y que legisladores de ese país resultaran lesionados. Condena que formalizaron los presidentes Emmanuel Macron y Enrique Peña Nieto en su entrevista en el Palacio del Eliseo.

“México -enhebró Luis Videgaray- actúa en concordancia con la posición de Brasil, Francia,
Argentina.

“Por cierto -hiló el canciller Videgaray- es oportuno decir que lo que ocurre en Venezuela ocupó la atención de los presidentes de México y Estados Unidos. Los señores Peña Nieto y Trump coincidieron en sus apreciaciones -e intenciones- hacia ese país”.

Cosa de verse. La aparición en uno de los pasillos del gigantesco -y ordenadísimo- Centro Internacional de Prensa de Hamburgo del canciller de México Luis Videgaray atrajo la atención -el interés- de decenas de informadores. Fernando Aguirre, Marco Garza y Paris Quijano, se devanaban la sesera en busca del mejor sitio para que el funcionario comunicara a los reporteros pormenores del esperado encuentro entre los Presidentes de México y Estados y Unidos.

El Muro… El Muro… El Muro… Hierven las calles de esta espléndida ciudad. Hamburgo. La Cumbre del G-20 divide. Junta de poderosos que provoca -une- irritación. La ciudad se encierra en sí misma. Su magnífico jardín botánico -ubicado en la St. Petersburger Stra Be esquina con Bei den Kirchhofen- exhibe magníficas hortensias y sedantes caídas de agua junto a soberbios puentes -lujo de la ingeniería-, admirables sauces llorones y solitarias aves en medio de excitante verdor. Árboles, arbustos, césped. Todo tan cuidado. Hijo del orden. Del trabajo. De la cultura. La educación.

“Cerrado por la Cumbre del G-20 hasta el 9 de julio” -reza la hoja de papel tamaño carta-. La cerca de metal guía, conduce pasos de jubilados. Ruta de ciclistas de toda edad. Matronas entradas en carnes. Estudiantes que beben Coca-Cola. Empleados en hora del “lunch”. Almuerzo.

POLIZEI… POLIZEI… POLIZEI… HELICÓPTEROS… CIENTOS Y MÁS CIENTOS DE AUTOPATRULLAS Y FORNIDOS BIEN EQUIPADOS… POLIZEI… POLIZEI… POLIZEI

Todo entre aullidos de veloces sirenas. Van “como alma que lleva el Diablo”. Son cientos. Cientos de transportes que exhiben en portezuelas “¡Polizei… Polizei… Polizei…! Casi frente al Centro de Convenciones un monstruoso transporte mantiene encendidos sus motores. No tiene forma definida. Mas estremece. Resulta imponente. BW1. Letras blancas en fondo azul obscuro. BW1. El gigante sobre ruedas no tiene la trompa de los tráileres. De los materialistas. No. Pero es mucho más pesado. Tomaríasele por una oruga ciega; gigantesca. O por un cíclope amedrentador.

“Un camión que lanza poderosos chorros de agua. Uno basta para lanzar a un hombre a varios metros. Por allá va a dar el prójimo que se atreva a entrar en su radio. ¡Aguas!” -advierte el precavido opinador Rafael Cardona-.

Patrullas en camionetas. O furgonetas. En automóviles tipo sedán. En transportes de pasajeros. En autos compactos. En diversos colores. Ya verdes. Ya azules. Ora rojos. Todos Mercedes Benz.

“Es que aquí los hacen” -remata Cardona-.

Mercedes Benz. Cientos de ellos. Y más de un centenar colocados para proteger a los personajes del G-20. Alemania muestra su fuerza. Su capacidad de defensa. Sus recursos para despachar cualquier amenaza. Vibra el aire del mediodía en Hamburgo. Los miembros de la “Polizei” están en tensión.

Personas preparadas para eliminar. De buen o mal grado. Una mirada disuade. Exhiben fuerza, vigor, destreza. ¡Y equipos! Ropa ad-hoc. Atuendo negro. Polizei. Chalecos. Protectores de piernas. Se atan en tobillos y rodillas. Polizei. Pistolón sobre el cuadril derecho. Polizei. Corazas científicamente diseñadas. Chalecos flexibles. Tela y plástico. Coderas. Polizei. Zapatos: Polizei. En tono negro. Polizei. Mujeres que hacen chongo su cabello rubio antes de protegerlo con el casco Polizei. Nada de individuos obesos, gotosos o cardiópatas como los policías de la Ciudad de México.
Atléticos, educados, impenetrables. Máquinas de poder. Máquinas para obligar a obedecer.
Polizei.

“En las inmediaciones del hotel que ocupan los reporteros mexicanos se reunieron desaforados opositores a la celebración de la Cumbre del G-20. Su cólera los llevó a amenazar a técnicos y editores, camarógrafos y escenógrafos de Cepropie. Sus jefes consiguieron poner a personas y equipos lejos del rencor de los llamados
“globalifóbicos”.

Helicópteros rasgan el espacio de Hamburgo. Vuelan tan alto que uno teme sus aspas. “Que no rasguen las nubes”. Helicópteros cuyos pilotos los mantienen sobre un punto. Como adormilados. Como una perinola. Como el girar de un trompo. Así.
MÉXICO Y ESTADOS UNIDOS CONTRA EL NARCOTRÁFICO Y LA VIOLENCIA. “ALLÁ INICIARÁN CAMPAÑAS PARA DISMINUIR EL CONSUMO DE DROGAS: VIDEGARAY

“La reunión entre el presidente Enrique Peña Nieto y el señor Donald Trump, presidente de Estados Unidos -declaró el canciller Luis Videgaray -testigo del encuentro- ocurrió en una
atmósfera de respeto. Transcurrió como se esperaba. Y como era previsible no derivó en acuerdo ni compromiso. Una reunión. Un encuentro. Una ocasión de
trabajo.

“Así quedó firme que las reuniones de renegociación -revisión- del Tratado de Libre Comercio -NAFTA o Teelecé-  comenzarán el 16 de agosto. Se aspira a que concluyan a fines del presente año…

“Los presidentes Peña Nieto y Trump coincidieron en la necesidad de estimular el desarrollo económico de Guatemala, Honduras y El Salvador. Triángulo del norte de Centroamérica donde urge el empleo, la inversión, la salud… Carencias de esos ciudadanos los obligan a buscar mejor suerte en Estados Unidos. Esa nación debe proporcionar estímulos económicos a la región.

“Trump y Peña Nieto comparten preocupación por la inseguridad e inquietud que provoca el crimen organizado. Los Presidentes encararon el tema. Estados Unidos llevará a cabo campañas que conduzcan a la reducción del consumo de drogas.

“México y Estados Unidos mantendrán su combate contra la violencia”.

Ayer aquí la señora Angela Merkel inauguró la Cumbre de Países del G-20.

En Hamburgo. Cerca de la estación de trenes, frente a un hermoso parque se hallan vestigios de muros erigidos en memoria de caídos en diversas guerras. Para no olvidar a los muertos. A los sacrificados. Restos de muros.
Vestigios…

Y en el seno del G-20 -en las preocupaciones de esta hora- priva una inquietud: “El Muro… El Muro… El Muro”.