imagotipo

Cardenal mexicano, Carlos Aguiar Retes, asumirá guía de parroquia en Roma

Ciudad del Vaticano.- El cardenal mexicano Carlos Aguiar Retes, arzobispo de Tlalnepantla, asumirá este domingo la guía de la parroquia en la diócesis de Roma que le asignó el Papa Francisco cuando le entregó el capelo colorado.

 

Se trata del templo de los Santos Fabiano y Venanzio en Villa Fiorelli ubicada al sur de la capital italiana. La toma de posesión del “título cardenalicio” tendrá lugar durante una misa, prevista para las 18:00 hora local (16:00 GMT).

 

Aguiar Retes ya se encuentra en el Vaticano y este jueves por la mañana fue recibido en audiencia privada por el pontífice, en el Palacio Apostólico.

 

Te puede interesar: El cardenal Norberto Rivera renunciará a la Arquidiócesis el 6 de junio

 

Por una antigua tradición, todos los cardenales del mundo forman parte del clero romano y por ello, cuando son elevados a esa dignidad, el pontífice le asigna a cada uno la custodia de una parroquia en la “ciudad eterna”.

 

Esto porque la figura de cardenal surge de las originales 25 iglesias “casi parroquiales” de Roma, de los siete diáconos regionales, seis diáconos palatinos y siete obispos suburbicarios, todos ellos fueron consejeros y cooperadores del Papa.

 

En el año 1150 se formó el Colegio Cardenalicio con un decano y un camarlengo, que es el administrador de los bienes. Pero incluso desde antes, desde el 1059, ellos son los electores exclusivos del Papa.

 

Más tarde, en el siglo XII, comenzaron a ser nombrados cardenales prelados residentes fuera de Roma, pero su vínculo con la ciudad se mantuvo gracias a los títulos cardenalicios.

 

La iglesia de los Santos Fabiano y Venanzio se localiza en la Piazza di Villa Fiorelli, ubicada en el barrio Tuscolano. Fue construida en 1936 por el arquitecto Clemente Busiri Vici y erigida como parroquia el 10 de agosto de 1933 por el Papa Pío XI.

 

Más información: Designan a Carlos Aguiar Retes sexto cardenal mexicano

 

El arzobispo mexicano recibió el cardenalato de manos del Papa Francisco en el Consistorio público del 19 de noviembre de 2016.