/ viernes 5 de marzo de 2021

Tania contrae Covid-19 por segunda ocasión en menos de un año

Tania Castillo, una de las primeras mexicanas en contagiarse en marzo del año pasado, nuevamente presentó los síntomas de la enfermedad al ayudar a su vecino de 75 años que requirió hospitalización

“No me importa haberme contagiado de nuevo si Juan Carlos sobrevivió”, dice Tania Castillo, quien se volvió a contagiar del virus que provoca Covid-19.

Una noche de enero de este año, su vecino con el que poco convive se fue agravando. Llevaba cuatro días con síntomas. Sus 75 años, y las enfermedades de su edad, jugaban en su contra. Tenía 87 de oxigenación y Tania decidió ayudarlo.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Subieron a su auto y recorrieron el sur de la ciudad, hospital por hospital, en busca de un lugar para que lo atendieran. En ningún lugar lo recibieron y lo regresaron a su casa.

La experiencia de haber sido de las primeras contagiadas con Covid-19 en marzo del año pasado, hizo a Tania a actuar con conocimiento. Le aplicó oxígeno y esperaron a que fuera de madrugada para volver a salir a buscar un lugar en dónde internarlo.

A las cinco de la mañana otro vecino y ella acudieron a ver a Juan Carlos. Estaba en su cama, tembloroso y con una oxigenación de 53. Ya no podían esperar y volvieron a salir a la calle con él. Se dirigieron a la clínica 32 del IMSS y ahí lo recibieron con 70 de oxigenación gracias al tanque que le brindaba ayuda.

“Que no se me vaya a morir. No podía pensar nada más. Su vida estaba al filo de la navaja, él estaba muy mal”. La situación de Juan Carlos hacían recordar a Tania las horas en las que Martha, su mamá, enfermó de gravedad en marzo del año pasado. Al ser de las primeras pacientes en México, lo médicos no supieron cómo atenderla y como consecuencia se convirtió en la primera mexicana en perder la vida por Covid.

Martha, su esposo, su hijo y su nuera habían viajado a Europa a inicios de febrero de 2020 y en medio del confinamiento en Italia ellos quedaron atrapados en un hotel. Luego salieron rumbo a España y de esa forma pudieron regresar a México. Los cuatro presentaron síntomas de Covid, pero Martha fue la única que perdió la vida.

En aquellos días, once integrantes de la familia se contagiaron y fueron hospitalizados, Tania fue una de ellas.

Tras el golpe familiar, Tania se unió a un grupo de apoyo conformado por médicos, trabajadoras sociales y amigos que tienen como misión ayudar a otras familias que se contagian, y con ayuda de celulares brindar orientación para seguir un tratamiento de atención temprana.

Una semana después de que Tania ayudó a Juan Carlos, ella se preparó para iniciar su sesión de canto, la terapia que le recomendaron para recuperar sus cuerdas vocales lastimadas por Covid.

Notó que se encontraba afónica. De inmediato fue al baño y observó que también tenía los ojos rojos. “Tengo Covid, fue lo primer que prensé. No me espanté, pero no podía creerlo. Dije: No puede ser, no puede ser posible. Respiré y dije: pues va de nuevo y que sea sin miedo”.

Con los síntomas del virus de nuevo en su cuerpo, pero de forma leve, trató de animarse. “Lo que me pregunte fue: y eso de la inmunidad, acaso no la adquirí”.

Después de vivir con Covid en dos ocasiones, Tania cree que tiene una condición que la hace susceptible al virus. “Tengo mucho miedo a recontagiarme. Creo que yo tengo mucha facilidad de adquirir el virus, que mi cuerpo se contagia fácilmente. Pero ya aprendí a que no me puedo sentir triste, ni sentir miedo, además de ser más disciplinada con la alimentación, más nutritiva y hacer ejercicio”.

El recuerdo de su mamá fallecida hace casi un año es lo que la mueve a tratar de ayudar a otras personas. “Eso me hace sentir reconfortada, no estar triste ni seguir pensando en esa situación dolorosa. Me da fortaleza el ayudar a otros”.

Perdió la cuenta de cuántas personas ayudaron en su grupo de apoyo entre el mes de noviembre y hasta el cierre de enero.

“Lo más difícil fue conseguir oxígeno, la dificultad de encontrar un lugar en los hospitales y lo de los traslados interminables. Por fortuna ninguno de ellos falleció, los acompañamos para orientarlos a que lleven una alimentación rica en nutrientes, tres veces al día, con la ingesta adicional de vitaminas y con la posibilidad de decirles cuándo es momento de aplicar oxígeno o de asistir al hospital”.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music

“No me importa haberme contagiado de nuevo si Juan Carlos sobrevivió”, dice Tania Castillo, quien se volvió a contagiar del virus que provoca Covid-19.

Una noche de enero de este año, su vecino con el que poco convive se fue agravando. Llevaba cuatro días con síntomas. Sus 75 años, y las enfermedades de su edad, jugaban en su contra. Tenía 87 de oxigenación y Tania decidió ayudarlo.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Subieron a su auto y recorrieron el sur de la ciudad, hospital por hospital, en busca de un lugar para que lo atendieran. En ningún lugar lo recibieron y lo regresaron a su casa.

La experiencia de haber sido de las primeras contagiadas con Covid-19 en marzo del año pasado, hizo a Tania a actuar con conocimiento. Le aplicó oxígeno y esperaron a que fuera de madrugada para volver a salir a buscar un lugar en dónde internarlo.

A las cinco de la mañana otro vecino y ella acudieron a ver a Juan Carlos. Estaba en su cama, tembloroso y con una oxigenación de 53. Ya no podían esperar y volvieron a salir a la calle con él. Se dirigieron a la clínica 32 del IMSS y ahí lo recibieron con 70 de oxigenación gracias al tanque que le brindaba ayuda.

“Que no se me vaya a morir. No podía pensar nada más. Su vida estaba al filo de la navaja, él estaba muy mal”. La situación de Juan Carlos hacían recordar a Tania las horas en las que Martha, su mamá, enfermó de gravedad en marzo del año pasado. Al ser de las primeras pacientes en México, lo médicos no supieron cómo atenderla y como consecuencia se convirtió en la primera mexicana en perder la vida por Covid.

Martha, su esposo, su hijo y su nuera habían viajado a Europa a inicios de febrero de 2020 y en medio del confinamiento en Italia ellos quedaron atrapados en un hotel. Luego salieron rumbo a España y de esa forma pudieron regresar a México. Los cuatro presentaron síntomas de Covid, pero Martha fue la única que perdió la vida.

En aquellos días, once integrantes de la familia se contagiaron y fueron hospitalizados, Tania fue una de ellas.

Tras el golpe familiar, Tania se unió a un grupo de apoyo conformado por médicos, trabajadoras sociales y amigos que tienen como misión ayudar a otras familias que se contagian, y con ayuda de celulares brindar orientación para seguir un tratamiento de atención temprana.

Una semana después de que Tania ayudó a Juan Carlos, ella se preparó para iniciar su sesión de canto, la terapia que le recomendaron para recuperar sus cuerdas vocales lastimadas por Covid.

Notó que se encontraba afónica. De inmediato fue al baño y observó que también tenía los ojos rojos. “Tengo Covid, fue lo primer que prensé. No me espanté, pero no podía creerlo. Dije: No puede ser, no puede ser posible. Respiré y dije: pues va de nuevo y que sea sin miedo”.

Con los síntomas del virus de nuevo en su cuerpo, pero de forma leve, trató de animarse. “Lo que me pregunte fue: y eso de la inmunidad, acaso no la adquirí”.

Después de vivir con Covid en dos ocasiones, Tania cree que tiene una condición que la hace susceptible al virus. “Tengo mucho miedo a recontagiarme. Creo que yo tengo mucha facilidad de adquirir el virus, que mi cuerpo se contagia fácilmente. Pero ya aprendí a que no me puedo sentir triste, ni sentir miedo, además de ser más disciplinada con la alimentación, más nutritiva y hacer ejercicio”.

El recuerdo de su mamá fallecida hace casi un año es lo que la mueve a tratar de ayudar a otras personas. “Eso me hace sentir reconfortada, no estar triste ni seguir pensando en esa situación dolorosa. Me da fortaleza el ayudar a otros”.

Perdió la cuenta de cuántas personas ayudaron en su grupo de apoyo entre el mes de noviembre y hasta el cierre de enero.

“Lo más difícil fue conseguir oxígeno, la dificultad de encontrar un lugar en los hospitales y lo de los traslados interminables. Por fortuna ninguno de ellos falleció, los acompañamos para orientarlos a que lleven una alimentación rica en nutrientes, tres veces al día, con la ingesta adicional de vitaminas y con la posibilidad de decirles cuándo es momento de aplicar oxígeno o de asistir al hospital”.




Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Deezer

Amazon Music

Local

Tlaxcala cuenta con “hospital de plantas”

También contraen enfermedades, señala Janeth Huerta Luna, especialista en la materia

Municipios

Existen en Atltzayanca cuevas con petroglifos

Se ubican en el paraje conocido como Las Calaveras, en Santa María de las Cuevas

Policiaca

Accidentado y trágico sábado en carreteras de Tlaxcala; 8 muertos en tan solo tres horas

Los hechos ocurrieron en las zonas del norte, oriente, poniente y centro de la entidad

Policiaca

Al menos cinco lesionados deja volcadura de unidad de transporte público, en Ixtulco

Paramédicos de diferentes corporaciones atendieron a las personas heridas

Local

Registró Tlaxcala este 10 de abril 30 casos positivos de Covid-19

En otras entidades se confirmaron cuatro tlaxcaltecas más que resultaron positivos al virus

Municipios

Amenaza el “picudo” al maguey de Atltzayanca

El insecto de color negro se introduce en la piña del agave hasta pudrirlo

Municipios

Existen en Atltzayanca cuevas con petroglifos

Se ubican en el paraje conocido como Las Calaveras, en Santa María de las Cuevas

Municipios

Pulque, en riesgo de desaparecer

Las diversas afectaciones que ha enfrentado el maguey ponen en riesgo la producción

Municipios

Decidirán padres regreso a clases presenciales

El regreso implica satisfacer las medidas sanitarias básicas como el acceso a agua y jabón