imagotipo

Rusia intervino en elecciones de EU en 2016: James Comey

(Con información de EFE, Notimex y AFP)

Washington, Estados Unidos.- Con una atención pública y mediática inédita, inició la audiencia del exdirector de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), James Comey, ante el Comité de Inteligencia del Senado sobre su interacción con el presidente estadunidense Donald Trump en torno a la investigación sobre Rusia.

Acusa a Trump de mentir sobre él y sobre el FBI

El exdirector de la Oficina Federal de Investigaciones acusó al presidente Donald Trump de mentirle al público sobre su persona y sobre el personal de la agencia.

Trump y colaboradores de la Casa Blanca señalaron en varias ocasiones que el personal del FBI había perdido la confianza de Comey y que había un desorden al interior de la oficina.

“Esas fueron mentiras simple y llanamente”, dijo ante los miembros del Comité de Inteligencia del Senado.

De hecho, Comey reveló que tomó notas de sus interacciones con el presidente por temor a que Trump mintiera sobre el contenido de sus conversaciones.

Así fue la comparecencia

 

Reconoce que filtró su versión de conversaciones a la prensa

Comey afirmó hoy que filtró a través de un amigo el contenido de sus anotaciones sobre las conversaciones que mantuvo con el presidente estadounidense, Donald Trump, después de que este lo amenazara en Twitter con la publicación de “cintas”.

 

En la esperada comparecencia en el Comité de Inteligencia del Senado para examinar los acontecimientos que llevaron a su despido, Comey aseguró que filtró las conversaciones a un amigo, profesor de Derecho de la Universidad de Columbia, al ver el tuit de Trump.

 

Confesó haber filtrado esas notas para “impulsar el nombramiento de un fiscal especial” que indagara la posible confabulación entre la campaña de Trump y el Gobierno ruso para interferir en las elecciones presidenciales del pasado año.

“Estaba honestamente preocupado por el hecho de que el pudiera mentir sobre la naturaleza de nuestro encuentro”, dijo el exdirector del Buró Federal de Investigaciones (FBI). “Sabía que podría llegar un día en que pudiera necesitar un registro de lo que pasó no sólo para defenderme, sino para defender al FBI”.

 

“No creo que me corresponda a mí considerar si la conversación que tuve con el presidente fue un esfuerzo de obstrucción. Lo tomé como algo muy preocupante, muy preocupante, pero esa es una conclusión sobre la que estoy seguro que el fiscal especial trabajará”, apuntó.

 

 

Foto: AFP

Foto: AFP

Aseguró no tener dudas de que Rusia intervino en las elecciones de 2016 en Estados Unidos.

“No hay duda de que Rusia intervino en las elecciones de EU”, apuntó

“No creo que Putin sea Republicano o Demócrata, es un oportunista“, respondió minutos más tarde.

Sobre su relación con el presidente Trump, Comey expresó:

“Con Obama y Bush, nunca documenté mis reuniones, pero con Trump, era necesario para protegerme”.

El exdirector del FBI argumenta que documentó sus conversaciones con Trump por si mentía, y esperaba también que sus diálogos con el mandatario hayan sido grabados.

Foto: Reuters

Foto: Reuters

 

“Trump me despidió por tema de Rusia”

Entre los documentos que mantiene sobre sus diálogos con el presidente figuran una serie de memorandos que Comey compartió en su momento con sus colaboradores.

Comey expresó en ese sentido su convencimiento de que fue despedido por el presidente debido a la investigación del FBI sobre la colusión de miembros de su equipo con Rusia para interferir en las elecciones.

Trump despidió de manera inesperada al alto funcionario el pasado 9 de mayo, lo que despertó una fuerte polémica, ya que muchos lo interpretaron como un intento de frenar las pesquisas de Comey sobre los supuestos vínculos entre la campaña del magnate y el Gobierno ruso para perjudicar a su rival demócrata, Hillary Clinton.
Comey coincidió hoy con esa interpretación.

“No sé por qué fui despedido. Tomo al presidente su palabra de que fui despedido por la forma en la que dirigía la investigación rusa y la presión que esto ejercía sobre él”, dijo hoy el veterano funcionario.

 

Comey opinó hoy que posiblemente Trump “estaba frustrado porque la investigación de Rusia estaba tomando demasiado tiempo y energía en la esfera pública”.

 

No obstante apuntó que nunca le pidió el presidente terminar la pesquisa.

 

“Palabras de Trump sobre Flynn eran perturbadoras”

Por otra parte refirió que las palabras de Trump sobre Michael Flynn eran muy perturbadoras”.

El asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump,  Michael Flynn, renunció en febrero pasado después de la polémica surgida alrededor de las conversaciones que sostuvo en diciembre con el embajador ruso en Washington, semanas antes de la investidura del nuevo presidente.

El general Flynn no ha dejado de contradecirse a la hora de explicar el contenido de sus charlas con el diplomático Sergei Kislyak, llegando incluso a perjudicar al vicepresidente Mike Pence.

También puedes leer: Renuncia Michael Flynn asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump

Foto: AFP

Foto: AFP

Deja en manos de fiscal especial resolver si Trump obstruyó la Justicia

El exdirector del FBI James Comey acusó hoy al presidente de EE.UU., Donald Trump, de “mentir, simple y llanamente” y, tras relatar ante el Senado las “preocupantes” situaciones que vivió con el mandatario, confió en que el fiscal especial para la investigación sobre Rusia, Robert Mueller, determine si incurrió en “obstrucción a la Justicia”.
Durante su esperada audiencia ante el Comité de Inteligencia del Senado, Comey describió sus encuentros con el magnate y deseó que hubiera grabaciones de los mismos, cuya existencia llegó a insinuar Trump hace unas semanas.

 

 

“He visto esos tuits. Dios mío, espero que haya cintas”, exclamó Comey al ser preguntado al respecto, minutos antes de confirmar que él mismo permitió la filtración de las anotaciones que había tomado de sus conversaciones con el mandatario a través de un amigo.

 

Tensa expectativa

Decenas de reporteros, fotógrafos, camarógrafos y público en general abarrotaron horas antes el salón 216 del edificio senatorial Hart, a pesar de que el testimonio de Comey fue divulgado desde el miércoles por el panel que investiga la posible injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales de Estados Unidos de noviembre de 2016.

El contenido de la declaración de Comey circuló parcialmente. Su declaración preliminar fue publicada el miércoles bajo la forma de un minucioso relato de sus conversaciones con el presidente desde enero, y tuvo el efecto de una bomba política.

Comey confirma en ese texto lo que ya había filtrado la prensa: que Donald Trump le pidió que abandonara toda investigación sobre Michael Flynn, su asesor en seguridad nacional desplazado en febrero por no haber revelado el tenor de sus conversaciones con el embajador ruso en Estados Unidos.

“Él me dijo: ‘Espero que usted pueda ver un camino para dejar esto, dejar tranquilo a Flynn. Es un buen tipo. Tengo la esperanza que pueda olvidarse de esto’”, habría dicho el presidente a Comey en un encuentro que mantuvieron el 14 de febrero en el Salón Oval.

Trump negó haber formulado esa demanda.

El exjefe del FBI relata también en detalle una cena en la Casa Blanca, el 27 de enero, durante la cual el presidente le habría dicho: “Necesito lealtad, espero lealtad”.

También puedes leer: 

James Comey se despide de sus compañeros del FBI con certera carta

Trump: Hasta demócratas querían salida de James Comey del FBI

 

 

The line outside the Comey hearing… the first person in line tells me she got here at 4:15am pic.twitter.com/ZpPrDgJmFD

– “Nada ilegal”-

En tres oportunidades, entre enero y marzo, Comey confirmó efectivamente a Trump que no estaba siendo investigado.

Pero rechazó las repetidas demandas del presidente de que lo exonerara públicamente con el fin de disipar “la nube” que este caso representaba y que le impedía ver claramente las prioridades del país.

La audiencia de Comey es determinante para saber si estas presiones constituyen o no un intento de obstaculizar la justicia, un debate jurídico con vastas consecuencias políticas.

La mayoría de los demócratas no se atreven a ingresar en el terreno de una eventual destitución del presidente, y prefieren ir acumulando hechos. Pero la idea ya no es tabú, y dos legisladores opositores, Al Green y Brad Sherman, lanzaron un llamado a abrir un procedimiento de ese tipo.

 

Infografía: Agencia EFE

Infografía: Agencia EFE

 

 

¿Juicio político o impeachment?

De corroborarse hoy la versión de Comey, Trump podría ser acusado de intento de obstrucción a la justicia, violando la separación de poderes que ampara la Constitución estadounidense. Sin embargo, no será fácil probar que el presidente cometió un delito.

Matar a un testigo o destruir pruebas es una de las formas ilegales de obstruir la justicia, aunque, según el New York Times, la ley incluye casos a interpretación que consideran un crimen si alguien “obstruye, influye o impide cualquier procedimiento oficial”. En este segundo grupo entraría el posible delito de Trump.

De acuerdo con el portal de internet Politico, pese a que el mandatario hubiera cometido un acto ilegal, un presidente no puede ser acusado penalmente mientras esté en el cargo. Por lo tanto, de ser ciertas las revelaciones de Comey, Trump no sería acusado por supuesta obstrucción de la justicia.

Si este es el caso, el Congreso podría usar la figura del impeachment. Richard Nixon y Bill Clinton son los únicos presidentes que han sido impugnados en la historia moderna de Estados Unidos, acusados de obstrucción a la justicia. Clinton se salvó mientras Nixon dimitió antes de sufrir la humillación de ser despedido.