imagotipo

Joven quería matar a Macron al estilo del filme “El día del chacal”

París, Francia. (OEM-Informex).– Como en el film El día del chacal, las autoridades francesas detuvieron a un joven que planeaba asesinar al presidente Emmanuel Macron el 14 de julio durante la fiesta nacional.

Desde una tribuna ubicada en la Plaza de la Concordia, en uno de los extremos de los Campos Elíseos, Macron presidirá en París el tradicional desfile militar del 14 de julio junto al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que será el invitado de honor de la ceremonia.

El sospechoso, un joven nacionalista de 23 años, fue acusado de terrorismo por la justicia, declaró la portavoz de la Fiscalía de París, Agnès Thibault-Lecuivre.

El hombre fue detenido el jueves pasado en Argenteuil, un suburbio de París. Durante el operativo intentó agredir a las fuerzas antiterroristas con un cuchillo. Las fuerzas del orden hallaron otras tres armas blancas en su automóvil. Al ser detenido admitió que planeaba atacar al Presidente el 14 de julio.

Aunque aún no está suficiente claro, las características del complot hicieron recordar el libro de Frederick Forsyth publicado en 1971, que luego se convirtió en un gran éxito de Hollywood interpretado por Edward Fox. La trama relata el plan de un asesino a sueldo conocido como El Chacal, que intenta asesinar al presidente francés Charles de Gaulle por encargo de la organización clandestina de extrema derecha OAS (Organisation de l’Armée Secrète). En 1997 hubo un remake titulado El chacal con un reparto extraordinario en el que participaron Bruce Willis, Richard Gere y Sidney Poitier, aunque el film fue de dudosa calidad.

 

Entérate: Discurso de Macron causa controversia en clase política de Francia

El sospechoso fue arrestado cuando trataba de procurarse un fusil de asalto Kalachnikov por internet. Al parecer fue localizado gracias a un internauta que señaló un extraño episodio a un sitio dedicado a recibir las denuncias sobre terrorismo. Se trataba del extraño comportamiento de una persona en una plataforma de juegos video que buscaba comprar un fusil “para cometer un atentado”.

La explotación de su computadora reveló que había efectuado algunas búsquedas por internet relacionadas con potenciales objetivos.

En los primeros interrogatorios declaró que también pensaba atacar a los “negros, los árabes, los judíos y los homosexuales”, según fuentes judiciales. “Su proyecto es impreciso, pero al parecer buscaba atacar a las minorías. Su acción se inscribe en un registro antisistema y antiinmigración, similar a la ideología que proclama la extrema derecha”, agregaron. Sus declaraciones indican que se inspira en las matanzas históricas, como la de Columbine en Estados Unidos.

Fuentes judiciales reconocieron que el hombre presentaba “perturbaciones psicológicas, pero parecía determinado” a llevar adelante su proyecto.

Su perfil se parece a las características de Maxime Bruneris, que logró realizar dos disparos –sin dar en el blanco– contra el presidente Jacques Chirac al comenzar el desfile militar del 14 de julio de 2002.

Bruneris, de confesión neonazi, fue condenado a 10 años de prisión, y liberado por buen comportamiento en 2009.

Desde que accedió al poder, el 14 de mayo pasado, Macron recibió “numerosas amenazas de muerte” a través de cartas y mails, según sus servicios de custodia.

Busca reformar el Parlamento, la ley electoral y el derecho de asilo

El presidente francés Emmanuel Macron propuso ayer una reforma institucional que prevé reducir un tercio de diputados (577 en la actualidad) y de senadores (348).

En un ambicioso programa destinado a modernizar las instituciones de la Quinta República, propuso terminar las reformas en un plazo “de un año” con la aprobación del Parlamento. Pero, si los legisladores tratan de boicotear el proyecto, amenazó con recurrir a la organización de un referéndum.

También propuso cambiar el Sistema Electoral, introduciendo cierta dosis de representación proporcional, para favorecer a las minorías. El modelo actual aventaja a los ganadores. Una reforma de esa índole podría afectar en forma significativa los tradicionales equilibrios políticos de Francia. Uno de los principales beneficiados podría ser el Frente Nacional (FN) de extrema derecha.

También anunció la supresión del Tribunal de Justicia de la República, una jurisdicción excepcional concebida para procesar a los ministros en ejercicio. Igualmente reformará el Derecho de asilo para adaptarlo a las “nuevas realidades”.

Las prioridades de su política fueron enunciadas durante una sesión solemne que reunió a los legisladores de la Asamblea y el Senado en el Palacio de Versalles, antigua residencia oficial de los reyes de Francia.

Uno de los objetivos fundamentales será “desintoxicar al país del intervencionismo público”, lo que implicará reducir las subvenciones y mejorar el sistema de ayuda social para que los franceses “no sean asistidos permanentes del Estado”.

Durante los 90 minutos de su mensaje, Macron utilizó una retórica lírica  —casi mística—, propia de la revolución que desea encarnar. Su discurso incluyó numerosas citas de San Francisco de Asís,  Charles Peguy, para culminar evocando la obra de la filósofa Simone Weil, pasando por el filósofo Paul Ricoeur, los pensadores del humanismo cristiano, Saint-Simon y los patriarcas del pensamiento liberal reformista de estilo francés (diferente del anglosajón).

Por último prometió acudir cada año ante las dos Cámaras reunidas en Congreso para rendir cuentas del avance de las reformas prometidas.

Su primer ministro Edouard Philippe enunciará hoy ante la Asamblea Nacionales los detalles del programa de gobierno de Macron.