imagotipo

¡Atención! Vaticano pide calidad en pan y vino utilizados en las misas

Ciudad del Vaticano.- Atención al pan y al vino que se utilizan en la misa, ya que no siempre respetan la calidad y las nomas establecidas para su elaboración. Ante este creciente problema, el Vaticano ha decidido intervenir para poner fin a los abusos en la fabricación de estos productos, y exhorta a sacerdotes y obispos a vigilar sobre la calidad y el respeto de las normas existentes para las hostias y el vino destinados a la eucaristía.

Por orden del Papa Francisco, el cardenal Robert Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, escribió a todos los obispos pidiéndoles una mayor atención acerca del respeto de las normas e inclusive establecer una especie de certificación “de origen controlada” (“doc”) para dichos productos.

Es necesario por lo tanto controlar debidamente la procedencia y la calidad del pan y del vino utilizados durante la misa, así como la honestidad de quien los produce y su tratamiento en los lugares donde son puestos a la venta. Y evitar que terminen en los supermercados como cualquier otra mercancía e inclusive con ofertas especiales.

El problema nace del hecho de que hasta ahora eran las comunidades religiosas las encargadas de confeccionar las hostias y el vino, sobre todo las monjas de clausura, pero debido a la falta de vocaciones son otros quienes llevan a cabo esta actividad. De esta manera, “hoy también se venden en supermercados, otros negocios y a través de internet. De tal manera el cardenal invita a los prelados a tomar medidas e impedir estos abusos.

El cardenal Sarah recuerda en su carta las disposiciones establecidas para la confección de las hostias: debe ser pan ácimo, “exclusivamente de trigo y preparado recientemente. No se debe agregar azúcar, fruta o miel, así como tampoco son aceptadas las hostias “completamente” libres de gluten. “Sí” en cambio a la “materia eucarística confeccionada con organismos modificados genéticamente (omg)”. Para el vino se recomienda que “esté conservado perfectamente para evitar que se convierta en vinagre”.