imagotipo

En el abandono, uso del telar de cintura

  • Fabiola VÁZQUEZ
  • en Municipios

* Solo un 5 % de artesanos textiles lo utiliza

* La elaboración de un rebozo de 2.4 metros de largo tarda hasta 15 días con esta herramienta

La elaboración de textiles es una actividad característica del municipio de Contla de Juan Cuamatzi; sin embargo, con el paso del tiempo, el uso de telares de cintura ha disminuido hasta en un 95 %, por lo que resulta alarmante para la tradición textil de la localidad.

Una de las piezas que más atesora es un rebozo tejido con hilos de oro y la técnica del jaspe. / Fabiola VÁZQUEZ

Una de las piezas que más atesora es un rebozo tejido con hilos de oro y la técnica del jaspe. / Fabiola VÁZQUEZ

Crescencio Tlilayatzi Xochitemol, quien desde los seis años elabora textiles con esta herramienta, compartió que este oficio ha sido heredado por varias generaciones en su familia para crear de manera artesanal piezas únicas, las cuales requieren un tiempo específico de elaboración, que es hasta cuatro veces mayor que en un telar de pedales, técnica que también domina.

El artesano estimó que solo el cinco por ciento de la población de Contla conserva esta herramienta, que consta de cuatro palos de madera unidos a un ceñidor que rodea el cuerpo para fijarlo, el otro extremo va atado a un tronco, pared o superficie firme y solo con las manos comienzan a tejer.

El hogar del artesano cuenta con alrededor de 30 reconocimientos. / Fabiola VÁZQUEZ

El hogar del artesano cuenta con alrededor de 30 reconocimientos. / Fabiola VÁZQUEZ

A diferencia de un telar de pedales -que combina los pies y manos-, con el que una pieza puede elaborarse en solo dos días, en el telar de cintura tarda hasta ocho días en culminarse.

Asimismo, agregó que los trabajos textiles van de los dos mil a los tres mil hilos, pero ha elaborado trabajos de hasta de ocho mil hilos; su técnica es el jaspe, lo que le da un realce único a cada una de las piezas, que en su mayoría son rebozos, pero también ha elaborado faldas, ceñidores, centros de mesa, vestidos completos, entre otros.

 Telar de cintura, instrumento que está en riesgo de desaparecer. / Fabiola VÁZQUEZ


Telar de cintura, instrumento que está en riesgo de desaparecer. / Fabiola VÁZQUEZ

El material base es hilo de algodón, el cual debe ser teñido, lo que requiere un estimado de cuatro horas; sin embargo, el proceso previo a esto, que consta en distribuir los hilos para teñir y jaspear, necesita de hasta 10 horas; la pintura que emplea es anilina.

En promedio, Tlilayatzi Xochitemol podría elaborar entre 10 y 15 rebozos por semana; sin embargo, menciona que más que por comercio su trabajo es artesanal.

En la elaboración de un rebozo de 2.4 metros de largo tarda hasta 15 días, cada pieza alcanza un valor de dos mil a tres mil pesos; sin embargo, el artesano refirió que ha vendido vestidos de hasta 30 mil pesos.

Sin ser diseñador, Crescencio llegó a presentar sus piezas en pasarelas, expuso en el Museo Franz Mayer, en la Ciudad de México, elaboró piezas para Eugenia León, y mujeres italianas han portado sus creaciones.

Un telar de cintura…

Consta de cuatro palos de madera unidos a un ceñidor que rodea el cuerpo para fijarlo, el otro extremo va atado a un tronco, pared o superficie firme y solo con las manos comienzan a tejer

La técnica

Los trabajos textiles que elabora Crescencio Tlilayatzi van de los dos mil a los tres mil hilos, pero ha elaborado piezas de hasta de ocho mil hilos; su técnica es el jaspe, lo que le da un realce único a cada una de las piezas, que en su mayoría son rebozos, pero también ha elaborado faldas, ceñidores, centros de mesa, vestidos completos, entre otros