imagotipo

Moneras entre ejidos no cambiará la delimitación territorial: Sedatu

  • Jesús ZEMPOALTECA
  • en Municipios

CASO IXTENCO-HUAMANTLA

Las tierras de la Malinche son una zona de reserva natural, no de terrenos de cultivo, aclara Sergio Pintor Castillo, delegado de la institución

 El delegado de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Sergio Pintor Castillo, adelantó que la colocación de moneras entre los núcleos de Huamantla e Ixtenco representa una delimitación agraria pero no territorial, además de que los beneficios serán de usufructo por tratarse de un parque Nacional.

En entrevista, dijo que están programando la construcción de las moneras para colocarlas en lo que serán los nuevos límites entre ambos ejidos.

No te pierdas: Instalan módulo de seguridad en corredor de venta de pirotecnia

Aunque ya les fueron restituidas a los campesinos las mil 464 hectáreas a Ixtenco, dijo que éstos gozarán solo del usufructo de las tierras de la Malinche, pues es una zona de reserva natural, no de terrenos de cultivo, por ello deben respetar los lineamientos de los programas federalizados.

Además, explicó que la división de tierras dentro del núcleo agrario será de manera interna entre las personas que poseen las propiedades de Ixtenco, pero será un proceso que deberán solventar más adelante.

“Ya estamos coordinándonos con el Registro Agrario Nacional (RAN) para que se haga la construcción de las moneras y ya no haya duda respecto a los límites y con ello cumpliremos toda la parte jurídica y física”, destacó.

No dejes de leer: Emprende Comuna acciones para erradicar contaminación de pozos

Precisó que para la colocación de las moneras deberán estar presentes los representantes de ambos núcleos ejidales, y las comisiones, quienes son las encargadas de vigilar, revisar, proponer y acordar los temas a procesar.

Por último, el funcionario celebró la conclusión del conflicto, ya que data desde hace más de 90 años, cuando en 1922 el gobierno federal entregó esa superficie a Ixtenco y en el año de 1928 volvió a repartir las mismas tierras, pero en esa ocasión a Huamantla.