imagotipo

Vestido y manto para Virgen de la Caridad, obras de arte sagrado en Huamantla, Tlaxcala

  • Isabel AQUINO
  • en Municipios

Manos milagrosas de las bordadoras que elevan sus plegarias mientras enhebran el canutillo de oro en las ornamentaciones que bordan sobre finas telas en las vestiduras sagradas para la Virgen de la Caridad

Durante 140 años, cuatro generaciones de bordadoras se han encargado de inmortalizar las técnicas y simbolismos de nuestros antepasados en las vestiduras sagradas para la Virgen de la Caridad, que se venera hace más de tres siglos en Huamantla, Tlaxcala.

Con el paso del tiempo, estas ofrendas de devoción se han convertido en piezas de arte popular que forman parte esencial de la festividad católica de los huamantlecos y forma parte del patrimonio cultural y artístico de la entidad.

Entérate: Fomenta ayuntamiento de Huamantla la elaboración de minitapetes y minialfombras en niños

Esta tradición fue iniciada y permanece viva en la familia Farfán y Hernández. Según datos históricos, la primera en confeccionar el vestido a la Virgen fue la señora María de Jesús Farfán (+) en 1878, el mismo que portaba unas magnolias o flor de yoloxóchitl, que los otomíes ofrendaban a la diosa Xochiquetzalli y formaba parte de la flora local.

Posada sobre una piana con forma de nube, la imagen irradia compasión desde su  trono celestial que tiene una altura de 80 centímetros desde lo alto de la corona hasta el plano donde asienta los pies

Posada sobre una piana con forma de nube, la imagen irradia compasión desde su  trono celestial que tiene una altura de 80 centímetros desde lo alto de la corona hasta el plano donde asienta los pies. / Isabel AQUINO

Posteriormente sus hijas Carmen y María de la Luz Hernández Farfán continuaron con el legado hasta el año 1895.

En los años subsecuentes no se confeccionaron prendas debido a que fue derribado el antiguo santuario para construir la moderna basílica, tiempo en el que se extraviaron vestiduras, joyas y exvotos pertenecientes a la sagrada imagen, que fueron vendidos para reunir fondos para la construcción del templo.

Es hasta 1963 que Carolina Hernández Castillo (+), “Carito”, retoma esta tradición familiar que mantuvo vigente durante 52 años ininterrumpidos, hasta su muerte en 2015, con la colaboración de un grupo de alrededor de 50 bordadoras que ella misma formó para hacer estos delicados y finos bordados, además de la colaboración de sus hermanos José y Alfonso Hernández Castillo, que contribuyeron en distintas labores como la construcción de los bastidores de madera y herramientas útiles para la fijación de las telas sobre las cuales se hace el bordado.

No te pierdas: Juan Calzónzin, El Lechuzo y Arsenio… todo San Garabato Cuc está de luto

Como ella misma expresó en vida, su dedicación en el bordado del vestido fue una muestra de gratitud por un milagro que ella experimentó al encomendar su salud a la Virgen de la Caridad después de que los médicos le aseguraban que no volvería a caminar, luego de sufrir una fractura de columna siendo muy joven. El prodigio de volver a caminar fue lo que hizo que Carito prometiera a la Virgen bordar sus vestidos y lo cumplió hasta su muerte a los 92 años.

Bordados con oro

Los bordados actuales del vestido y manto para la Virgen de la Caridad se distinguen por la técnica del bordado sevillano de España, mundialmente admirado por seguir en sus figuras el estilo del Renacimiento a semejanza de las artes suntuarias con profusión en el uso del hilo de oro o canutillo, que sirven para elaborar los relieves del diseño.

Carito fue también quien introdujo la técnica del bordado con oro estilo sevillano a las vestiduras de la Virgen de la Caridad, con hilos, canutillo de oro y plata, perlas y piedras preciosas que fueron incorporando según el diseño y tema que se bordó en cada pieza.

Hasta hace seis décadas, la Virgen tenía un vestido de gala y el de diario, entonces invitó a algunas compañeras del jardín de niños donde trabajaba para que le ayudaran a hacer un nuevo vestido en seda blanca y así transcurrió más de medio siglo, por lo que desde entonces triunfó la costumbre de vestir a la santa patrona con finos ropajes bordados con canutillo de oro, perlas y piedras preciosas, sobre fina seda, que confecciona un grupo de mujeres que año con año se han sumado a la delicada labor, que culmina con el cambio de atuendo en la víspera de la celebración de la Asunción del María.

No dejes de leer: Anuncia alcalde rescate de la pequeña industria rural

Esta muestra de devoción hizo que distintas familias empezaran a regalar a la Virgen vestidos, mantos, mantillas, joyas, adornos, perfumes y hasta cabelleras, a modo de exvotos.

Cada vestido tiene un diseño diferente a elección de la familia o persona que lo dona, de ahí que son piezas únicas.

Más allá de ser un arte sacro, el bordado del vestido y manto para la Virgen de la Caridad que se venera en Huamantla, es una manera de agradecer la intercesión celestial en la vida de cada persona. / Isabel AQUINO

Más allá de ser un arte sacro, el bordado del vestido y manto para la Virgen de la Caridad que se venera en Huamantla, es una manera de agradecer la intercesión celestial en la vida de cada persona. / Isabel AQUINO

 

De acuerdo a la circunstancias es como también han elegido el tema para plasmarlo con el bordado hecho a mano, como el vestido del año 2000, basado en el jubileo y en el lienzo que Carlos V entregó en 1528 a los huamantlecos para trazar y fundar la ciudad; además se ha pintado y bordado al Papa Juan Pablo II,  el templo de la Caridad con sus alfombras, así como diversos simbolismos que hacen que el trabajo sea original y con un mensaje alusivo al año en que lo porta, como en 2017 que el vestido tendrá la imagen de los tres niños mártires de Tlaxcala, Cristóbal, Antonio y Juan, con motivo de su canonización, mientras que el manto contiene diversas iconografías prehispánicas tlaxcaltecas.

Más información: Presenta capital convocatoria al premio municipal de la juventud

Herederas de la tradición

Entre bastidores, hilos, canutillo de oro, agujas y dedal, Elvira “Vivi” Hernández Torres y Laura Hernández Torres, cuarta generación de bordadoras, herederas de la tradición familiar tras el fallecimiento de Carolina Hernández, comentaron que a pesar de haber participado desde su infancia en estas labores, es a partir del año 2016 que llevan a cuestas este legado con el apoyo de unas 70 mujeres que colaboran motivadas por los milagros o en acción de gracias por los beneficios obtenidos por su mediación.

Para cumplir a tiempo con esta ofrenda que hacen a la Virgen, el grupo se dividió el trabajo en tres turnos para coser día y noche las prendas, que deberán estar terminadas en la víspera de la festividad para recorrerá la procesión en “La Noche que Nadie Duerme”.

Hasta sus 92 años, Carolina Hernández Castillo (+) cumplió su promesa de bordar el vestido y manto a la Virgen de la Caridad. / Isabel AQUINO

Hasta sus 92 años, Carolina Hernández Castillo (+) cumplió su promesa de bordar el vestido y manto a la Virgen de la Caridad. / Isabel AQUINO

La participación de las mujeres en esta encomienda demanda mucho tiempo, esfuerzo, dedicación y hasta dolor físico que experimentan durante las largas jornadas que permanecen sentadas, agachadas y forzando la vista para detallar los diminutos detalles en las costuras, pero ese pesar lo ofrecen con alegría por su devoción.

Los ropajes de la Virgen de la Caridad, como su fiesta en conjunto, han dado a Huamantla un reconocimiento internacional, dado que la confección de las prendas son obras de arte que pronto esperan exhibir en el Museo de la Fe, en construcción dentro de la Basílica de la Virgen de la Caridad.

Te puede interesar: Compiten unos 150 pilotos en la “Carrera de Carcachas” en Huamantla

La fiesta religiosa en honor a la Virgen de la Caridad en Huamantla tiene componentes que la hacen única y especial, con la participación y colaboración de miles de personas que colaboran en distintas comisiones que hacen de la celebración un acontecimiento digno de admirar.

El equipo de bordadoras del vestido y manto de la Virgen de la Caridad. / Isabel AQUINO

El equipo de bordadoras del vestido y manto de la Virgen de la Caridad. / Isabel AQUINO

CONTEXTO

El tiempo de confección del vestido y manto de la Virgen de la Caridad, desde su diseño hasta concluir su confección es de aproximadamente cinco meses, trabajando entre 10 y 18 horas diarias. En este proceso intervienen diseñadores, artistas plásticos, pintores y las bordadoras con cientos de miles de puntadas para unir milimétricos fragmentos de canutillo de oro que dan forma a los relieves.

El vestido para la Virgen se borda sobre finas telas importadas con canutillo de oro en diferentes presentaciones como opaco, liso, brillante, brocado y blanco de entre 14 y 18 kilates de pureza del metal.

El costo del kilogramo de canutillo de oro para el bordado de las vestiduras sacras es de más de 45 mil pesos. Entre el vestido y el manto se ocupan 2.5 kilogramos de oro, dos metros de fina seda o raso para el vestido y 14 metros de tela para el manto, cientos de agujas de metal, kilómetros de hilo de distintos calibres, además de lino y algodón para la confección de la ropa interior de la imagen.

Continúa leyendo: La vida en la Tierra se convierte en arte

La casa que habitó Carolina Hernández Castillo, quien durante 52 años bordó el vestido de la Virgen de la Caridad, fue convertido en el “Museo Casa Carito”, abierto al público de mayo a agosto mientras se confeccionan en ese sitio las prendas de la Virgen. Los visitantes podrán admirar distintos vestidos y mantos que ha portado la sagrada imagen en distintos años.

El acceso a Museo Casa Carito es gratuito y los horarios son de 11:00 a 20:00 horas, ubicado en la calle Allende Norte número 217, colonia centro, Huamantla, Tlaxcala.

 

Gobierno comprometido con salud de tlaxcaltecas: Marco Mena

Gobierno comprometido con salud de tlaxcaltecas: Marco Mena

Somos un estado que trabaja con un gobierno sin deuda

Redacción El Sol de Tlaxcala

local

Concluye asignación de plazas docentes por concurso de oposición

Concluye asignación de plazas docentes por concurso de oposición

En total fueron 99 plazas las entregadas

Asesora Instituto Estatal de la Mujer a más de cuatro mil mujeres

Asesora Instituto Estatal de la Mujer a más de cuatro mil mujeres

ha atendido a más de cuatro mil 600 mujeres

Inicia la Feria del Queso,  la Madera y el Pulque en Tlaxco

Inicia la Feria del Queso, la Madera y el Pulque en Tlaxco

Mañana 19 de agosto en Tlaxco

Será Tlaxco un referente en el turismo nacional e internacional

Será Tlaxco un referente en el turismo nacional e internacional

Un reto, gobernar la segunda comuna más grande de la entidad

En Tlaxcala hay unos mil 350 médicos veterinarios, pero solo ejerce un 35 %

En Tlaxcala hay unos mil 350 médicos veterinarios, pero solo ejerce un 35 %

Ayer fue día del médico veterinario zootecnista

destacados

Van procuradores contra la corrupción

Van procuradores contra la corrupción

Esto en el contexto del caso Odebrecht que ha tocado a varios países

Apoya defensa a Javier Duarte en huelga de hambre

Apoya defensa a Javier Duarte en huelga de hambre

El Sistema Penitenciario de la CDMX informó que se encuentra estable

América del Norte debe abrirse al mundo

América del Norte debe abrirse al mundo

Uruchurutu asegura que falta desmantelar barreras fitosanitarias

Agosto, el mes con más tráfico

Agosto, el mes con más tráfico

Waze estima que se han suscitado aproximadamente 60 mil accidentes

La presidencia de Donald Trump está “acabada”: Steve Bannon

La presidencia de Donald Trump está “acabada”: Steve Bannon

Regresó la dirección de la publicación derechista Breitbart News