imagotipo

Muere policía por balazo en la cabeza

  • Tomás BAÑOS
  • en Policía

La PGJE descartó que se trate de un homicidio doloso

De un balazo en la cabeza perdió la vida un elemento policiaco adscrito a la Dirección de Seguridad Pública y Vialidad de Apizaco identificado como Lázaro “N”, al encontrarse de servicio la mañana de ayer en el Centro de Desarrollo Deportivo Multidisciplinario Santa Rosa.

De acuerdo con las primeras investigaciones, el oficial fue encontrado por sus compañeros en su lugar de trabajo, alrededor de las 09:00 horas, con una herida de arma de fuego con orificio de entrada en la sien y de salida en la parte alta del cráneo.

Además, empuñaba su arma de cargo tipo .9 mm., por lo que de inmediato dieron aviso a paramédicos de la Cruz Roja, quienes al arribar al lugar lo encontraron aún con vida, por lo que lo trasladaron al Hospital Regional de la Secretaría de Salud, ubicado en Tzompantepec, donde al poco tiempo murió.

Continúa leyendo: Indaga PGJE homicidio de un cobrador de “Los Colombianos”

El hecho conmocionó a los elementos de la corporación y al alcalde de Apizaco, Julio César Hernández Mejía, quien lamentó la muerte del efectivo y se solidarizó con la familia, además ofreció su total apoyo para los gastos funerarios.

“Sabemos que eso no es suficiente ante la pérdida de una persona, pero es nuestra manera de agradecer el compromiso que tenía Lázaro en la corporación y hacia la ciudadanía”, afirmó.

Aunque en principio se habló de un accidente al momento en que el efectivo limpiaba su arma, no se descartó que el propio elemento haya atentado en contra de su propia vida.

Te puede interesar: Fallece arrollado por vehículo desconocido en la federal Tlaxcala-San Martín

Por lo anterior, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) inició la Carpeta de Investigación correspondiente, a fin de establecer diferentes líneas de investigación que esclarezcan las causas del fallecimiento del uniformado.

Por su parte, el agente del Ministerio Público, así como oficiales de la Policía de Investigación y peritos se constituyeron tanto en el Centro de Desarrollo Deportivo de Santa Rosa como en el nosocomio de Tzompantepec, para realizar las indagatorias.

Posteriormente, efectuaron las diligencias pertinentes del levantamiento del cuerpo y lo trasladaron al Servicio Médico Forense, a fin de practicarle la necropsia de ley.

De esta manera, constataron que el cadáver no contaba con indicios de forcejeo o heridas producidas por terceras personas, ya que únicamente se localizó un disparo de arma de fuego a la altura de la cabeza.

Lázaro “N” contaba al morir con 52 años de edad y se desempeñaba como policía municipal de Apizaco, corporación al mando del comisario Carlos Cárdenas, quien evitó adelantar versiones y recomendó esperar los resultados del peritaje para conocer las causas reales del efectivo.