/ jueves 21 de junio de 2018

[Video] Linchan a ladrón en San Pablo del Monte

Antes de morir a golpes confesó que acudió al barrio de San Nicolás a hurtar, junto con tres personas más, una camioneta

Participar en el robo de una camioneta costó la vida a Irving.

En su huida fue capturado por habitantes del barrio de San Nicolás, en San Pablo del Monte, retenido por más de tres horas y lacerado brutalmente hasta provocarle la muerte.

Antes de perecer y para intentar salvar su vida, Irving reveló la identidad de sus cómplices y se comunicó con ellos vía celular para pedirles abandonaran la unidad.

Y aunque la camioneta fue recuperada instantes después en el vecino estado de Puebla, eso no evitó que la turba enardecida hiciera justicia por propia mano.

Elementos de la policía municipal y de la Comisión Estatal de Seguridad (CES) arribaron para entablar un diálogo con los inconformes, pero en todo momento se vieron rebasados tanto en número como en su capacidad de negociación.

A Irving, de 24 años de edad y originario de Amalucan, Puebla, lo golpearon por igual hombres y mujeres a patadas, con palos y le dejaron caer piedras en su cabeza, lo que a la postre le causó la muerte.

Ante lo sucedido, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) inició una investigación que permita fincar o deslindar responsabilidades

  • EL ROBO

De acuerdo con las versiones de pobladores de San Nicolás y de familiares de los agraviados, el asalto a mano armada se registró alrededor de las 10:30 horas en la calle Allende, cuando uno de los ladrones ingresó a un establecimiento de venta de productos naturistas y orgánicos Herbalife fingiendo ser un cliente.

De pronto arribaron sus cómplices y amagaron a quienes se encontraban en el interior, despojándolos de sus teléfonos celulares, carteras y, en ese instante, exigieron al dueño de la vivienda las llaves de la unidad tipo Ranger, color blanco, modelo 2016, para luego emprender la huida.

Vecinos que se percataron de lo ocurrido de inmediato pidieron auxilio y lograron asegurar a Irving al momento en que intentaba abordar el vehículo en el que viajaba, tipo Jetta, color azul, de modelo reciente.

Al instante fue severamente golpeado y su vehículo destruido, para luego prenderle fuego en la calle Indeco, a media cuadra del sitio en el que se registró el hurto.

  • LA NEGOCIACIÓN

Elementos de seguridad municipal arribaron al lugar e intentaron entablar un diálogo con los molestos habitantes, pero también fueron agredidos y replegados, además de que una patrulla registró golpes.

Más tarde acudieron elementos del equipo antimotines de la CES para conciliar con los vecinos y convencerlos de liberar al sujeto retenido, pues de seguir siendo golpeado sería absuelto de cualquier delito, pues así lo marca el Nuevo Sistema de Justicia Penal.

A cambio de entregarlo, los habitantes pusieron como condición que las autoridades estatales regresaran a su propietario la camioneta Ranger hasta el domicilio en el que fue despojada.

Fue así que una patrulla de la CES y una grúa acudieron a la autopista Amozoc-Perote, a la altura de la caseta de cobro, sitio en el que los cómplices de Irving indicaron que habían dejado la unidad abandonada y la llevaron de vuelta a San Pablo del Monte.

  • EL LINCHAMIENTO

Sin embargo, justo cuando los policías intentaron hacer el intercambio y sacar al ladrón confeso de la zanja en la que permaneció golpeado, esposado y custodiado, la turba se resistió y eso provocó un enfrentamiento entre pobladores y policías.

En tanto, otro grupo de habitantes arrastró a Irving N. para propinarle una nueva golpiza y le dejaron caer una roca en su cabeza, lo que provocó convulsiones e instantes después la muerte.

“Eso querías holgazán hijo de tu…, esto es para que aprendas que nadie puede meterse en San Pablo del Monte porque los linchamos... uno trabajando a sol y sombra para que otros vengan y se lleven lo que tanto esfuerzo nos cuesta, ahorita sí nos dicen que pensemos en tu familia, pero cuando tú cometes tus pendejadas no piensas en las nuestras”, espetaron los inconformes al sujeto que se dolía de los golpes.

Al detonar al aire sus armas y lanzar gas lacrimógeno por toda la zona, efectivos policiacos dispersaron por instantes a los más de 200 pobladores enardecidos.

Ese momento fue aprovechado por los antimotines para subir el cuerpo a la batea de una patrulla y salir abruptamente del poblado para ponerse a salvo.

El convoy se detuvo en el entronque de la carretera Vía Corta Chiautempan-Puebla, a la altura de Tenancingo, lugar al que arribó una ambulancia para que paramédicos verificaran los signos vitales de Irving y ahí decretaron que había muerto.

El cadáver fue trasladado al anfiteatro del Hospital General de la Secretaría de Salud, en la ciudad capital, sitio al que acudieron oficiales de la Policía de Investigación y peritos para ejecutar las diligencias de levantamiento del cadáver y trasladarlo al Servicio Médico Forense para practicarle la necropsia de ley.

  • LA INVESTIGACIÓN

La PGJE ya inició los actos de investigación necesarios que permitan fincar o deslindar responsabilidades.

La dependencia encargada de procurar justicia informó que utiliza los instrumentos legales de su competencia para establecer líneas de investigación sustentadas en pruebas científicas y labores de inteligencia.

De ahí que el Agente del Ministerio Público de San Pablo del Monte inició la Carpeta de Investigación correspondiente por el delito de robo, con la finalidad de esclarecer los hechos.





Participar en el robo de una camioneta costó la vida a Irving.

En su huida fue capturado por habitantes del barrio de San Nicolás, en San Pablo del Monte, retenido por más de tres horas y lacerado brutalmente hasta provocarle la muerte.

Antes de perecer y para intentar salvar su vida, Irving reveló la identidad de sus cómplices y se comunicó con ellos vía celular para pedirles abandonaran la unidad.

Y aunque la camioneta fue recuperada instantes después en el vecino estado de Puebla, eso no evitó que la turba enardecida hiciera justicia por propia mano.

Elementos de la policía municipal y de la Comisión Estatal de Seguridad (CES) arribaron para entablar un diálogo con los inconformes, pero en todo momento se vieron rebasados tanto en número como en su capacidad de negociación.

A Irving, de 24 años de edad y originario de Amalucan, Puebla, lo golpearon por igual hombres y mujeres a patadas, con palos y le dejaron caer piedras en su cabeza, lo que a la postre le causó la muerte.

Ante lo sucedido, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) inició una investigación que permita fincar o deslindar responsabilidades

  • EL ROBO

De acuerdo con las versiones de pobladores de San Nicolás y de familiares de los agraviados, el asalto a mano armada se registró alrededor de las 10:30 horas en la calle Allende, cuando uno de los ladrones ingresó a un establecimiento de venta de productos naturistas y orgánicos Herbalife fingiendo ser un cliente.

De pronto arribaron sus cómplices y amagaron a quienes se encontraban en el interior, despojándolos de sus teléfonos celulares, carteras y, en ese instante, exigieron al dueño de la vivienda las llaves de la unidad tipo Ranger, color blanco, modelo 2016, para luego emprender la huida.

Vecinos que se percataron de lo ocurrido de inmediato pidieron auxilio y lograron asegurar a Irving al momento en que intentaba abordar el vehículo en el que viajaba, tipo Jetta, color azul, de modelo reciente.

Al instante fue severamente golpeado y su vehículo destruido, para luego prenderle fuego en la calle Indeco, a media cuadra del sitio en el que se registró el hurto.

  • LA NEGOCIACIÓN

Elementos de seguridad municipal arribaron al lugar e intentaron entablar un diálogo con los molestos habitantes, pero también fueron agredidos y replegados, además de que una patrulla registró golpes.

Más tarde acudieron elementos del equipo antimotines de la CES para conciliar con los vecinos y convencerlos de liberar al sujeto retenido, pues de seguir siendo golpeado sería absuelto de cualquier delito, pues así lo marca el Nuevo Sistema de Justicia Penal.

A cambio de entregarlo, los habitantes pusieron como condición que las autoridades estatales regresaran a su propietario la camioneta Ranger hasta el domicilio en el que fue despojada.

Fue así que una patrulla de la CES y una grúa acudieron a la autopista Amozoc-Perote, a la altura de la caseta de cobro, sitio en el que los cómplices de Irving indicaron que habían dejado la unidad abandonada y la llevaron de vuelta a San Pablo del Monte.

  • EL LINCHAMIENTO

Sin embargo, justo cuando los policías intentaron hacer el intercambio y sacar al ladrón confeso de la zanja en la que permaneció golpeado, esposado y custodiado, la turba se resistió y eso provocó un enfrentamiento entre pobladores y policías.

En tanto, otro grupo de habitantes arrastró a Irving N. para propinarle una nueva golpiza y le dejaron caer una roca en su cabeza, lo que provocó convulsiones e instantes después la muerte.

“Eso querías holgazán hijo de tu…, esto es para que aprendas que nadie puede meterse en San Pablo del Monte porque los linchamos... uno trabajando a sol y sombra para que otros vengan y se lleven lo que tanto esfuerzo nos cuesta, ahorita sí nos dicen que pensemos en tu familia, pero cuando tú cometes tus pendejadas no piensas en las nuestras”, espetaron los inconformes al sujeto que se dolía de los golpes.

Al detonar al aire sus armas y lanzar gas lacrimógeno por toda la zona, efectivos policiacos dispersaron por instantes a los más de 200 pobladores enardecidos.

Ese momento fue aprovechado por los antimotines para subir el cuerpo a la batea de una patrulla y salir abruptamente del poblado para ponerse a salvo.

El convoy se detuvo en el entronque de la carretera Vía Corta Chiautempan-Puebla, a la altura de Tenancingo, lugar al que arribó una ambulancia para que paramédicos verificaran los signos vitales de Irving y ahí decretaron que había muerto.

El cadáver fue trasladado al anfiteatro del Hospital General de la Secretaría de Salud, en la ciudad capital, sitio al que acudieron oficiales de la Policía de Investigación y peritos para ejecutar las diligencias de levantamiento del cadáver y trasladarlo al Servicio Médico Forense para practicarle la necropsia de ley.

  • LA INVESTIGACIÓN

La PGJE ya inició los actos de investigación necesarios que permitan fincar o deslindar responsabilidades.

La dependencia encargada de procurar justicia informó que utiliza los instrumentos legales de su competencia para establecer líneas de investigación sustentadas en pruebas científicas y labores de inteligencia.

De ahí que el Agente del Ministerio Público de San Pablo del Monte inició la Carpeta de Investigación correspondiente por el delito de robo, con la finalidad de esclarecer los hechos.





Local

Se desmarca PRI del fondo para comunas

Consideración de recursos en el presupuesto 2022 desata conflicto entre integrantes de la bancada

Local

Registró Tlaxcala 3 casos positivos y cero defunciones de Covid-19

Se exhorta a la población a continuar con las medidas sanitarias

Local

Piden partidos seguridad por elección extraordinaria

Representantes de partidos políticos solicitaron reforzar las medidas de seguridad

Municipios

Enardece a sanpablenses desalojo de una familia

Elementos de la SSC apoyaron la diligencia ordenada en Puebla, lo que derivó en momentos de violencia

Municipios

Inoperante planta de tratamiento en Nativitas

Debe estar en uso para no contaminar, considera alcalde

Municipios

Colocan reductores de velocidad en Vía Corta

Son de concreto y tienen el propósito de evitar tragedias viales y dar una seguridad al peatón

Municipios

Solicitan sanear el rastro de Calpulalpan

Pobladores lo catalogan como un lugar insalubre desde hace varios años

Municipios

Pelícanos regresan a su "segunda casa", en la laguna Acuitlapilco

En las frías aguas del otoño aumenta la diversidad de aves y patos

Local

Trasladaron a Tlaxco los restos de Victoria Dorantes la "Patria"

Serán depositados en un mausoleo en la plaza principal