/ viernes 3 de julio de 2020

Anexos de Guanajuato cierran por temor a atentados

Ya hay acuerdos entre autoridades para reforzar la seguridad en centros de rehabilitación de Irapuato

IRAPUATO. Dos centros de rehabilitación han decidido darse de baja por el miedo de ser víctimas de ataques armados, lo que provocará que alrededor de 120 adictos queden en las calles; sin embargo, a pesar del temor, el resto de los centros siguen con la ayuda a las personas con problemas de adicción, informó Nicolás Pérez Ponce, presidente estatal de los Centros de Rehabilitación Unidos Bajío (CRUB).

Aseguró que luego del ataque armado al anexo de Arandas, en Irapuato, y que dejó como resultado a 26 personas muertas y siete heridas, el temor y el pánico predomina en esos centros.

Le arrebataron la oportunidad de vivir: Madre de joven asesinado en masacre de Irapuato

Nicolás Pérez reiteró que urge que los centros de rehabilitación se registren, ya que tan sólo en Irapuato son 265 y en León 250 los que no están regularizados y, por lo tanto, no cuenta con la vigilancia de las autoridades, problemática que existe en todo el estado.

Ayer, en reunión de seguridad, los gobiernos federal y estatal acordaron reforzar las acciones entre las corporaciones de seguridad de los tres niveles de gobierno para inhibir a la delincuencia además de garantizar la paz y armonía social de los guanajuatenses.

El presidente Andrés Manuel López Obrador manifestó que este hecho de violencia en Irapuato “fue muy fuerte”, por lo que dejó claro que “no se va abandonar al pueblo de Guanajuato”, y recordó que no tiene que ver con cuestiones partidistas, por lo que pidió al gobierno de Diego Sinhue que exista coordinación.

YO AHÍ ME REHABILITÉ: JUAN

En el lugar del ataque sólo quedaron Boris y Milo, dos perritos que descansan en el amplio patio de la casa que funciona como anexo y que, durante la noche anterior, se llenó de peritos, policías y militares que levantaron toda evidencia que les permitiera obtener indicios para esclarecer el multihomicidio.

Martín Martínez | El Sol de Irapuato

De las 13 casas que hay en las calles Lerdo y Guanajuato, de la comunidad de Arandas, nadie sale. Dice doña Marcela Juárez que les asusta a sus vecinos ver tanto a hombre con armas; se refiere a los policías ministeriales que resguardan la casa; ella, cuenta, salió a llevarles de comer a Boris y a Milo, pues supo que las diligencias en el lugar durarán varios días y nadie ajeno al caso podrá entrar a la zona del crimen.

El terreno de la casa de dos pisos que funcionaba como anexo mide poco más de 200 metros cuadrados, pero de construcción no sobrepasaba los 100 metros cuadrados. Juan Navarro estuvo anexado cuatro meses en ese lugar. Dice que está limpio y de seguido iba a visitarlos, para seguir escuchando a los “padrinos terapear”, y cuenta cómo era vivir en esa casa.

“En la parte de abajo lo usábamos para comer y era donde terapeaban los padrinos; arriba era donde dormíamos. Nos dividíamos entre hombres y mujeres y yo siempre vi respeto, la carrilla común que luego alguien no aguanta, pero no pasaba de ahí, de unos empujoncillos.

Juan nunca vio nada raro. Incluso, quería volverse “padrino”, que es como se le conoce a las personas que comparten su testimonio de vida, para decir que si ellos superaron las adicciones.

Martha Patricia vive a dos casas del anexo. Ella vio a cuatro hombres que colocaron una escalera, se brincaron al anexo y abrieron la puerta. Luego vio a cuatro mujeres salir del anexo y después escuchó más de 60 disparos.

En el segundo piso fue la masacre. A todos les ordenaron que se pusieran boca abajo y en fila india, uno a uno fue acribillado, según los informes oficiales. Con información de Oscar Reyes | El Sol de Irapuato



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

IRAPUATO. Dos centros de rehabilitación han decidido darse de baja por el miedo de ser víctimas de ataques armados, lo que provocará que alrededor de 120 adictos queden en las calles; sin embargo, a pesar del temor, el resto de los centros siguen con la ayuda a las personas con problemas de adicción, informó Nicolás Pérez Ponce, presidente estatal de los Centros de Rehabilitación Unidos Bajío (CRUB).

Aseguró que luego del ataque armado al anexo de Arandas, en Irapuato, y que dejó como resultado a 26 personas muertas y siete heridas, el temor y el pánico predomina en esos centros.

Le arrebataron la oportunidad de vivir: Madre de joven asesinado en masacre de Irapuato

Nicolás Pérez reiteró que urge que los centros de rehabilitación se registren, ya que tan sólo en Irapuato son 265 y en León 250 los que no están regularizados y, por lo tanto, no cuenta con la vigilancia de las autoridades, problemática que existe en todo el estado.

Ayer, en reunión de seguridad, los gobiernos federal y estatal acordaron reforzar las acciones entre las corporaciones de seguridad de los tres niveles de gobierno para inhibir a la delincuencia además de garantizar la paz y armonía social de los guanajuatenses.

El presidente Andrés Manuel López Obrador manifestó que este hecho de violencia en Irapuato “fue muy fuerte”, por lo que dejó claro que “no se va abandonar al pueblo de Guanajuato”, y recordó que no tiene que ver con cuestiones partidistas, por lo que pidió al gobierno de Diego Sinhue que exista coordinación.

YO AHÍ ME REHABILITÉ: JUAN

En el lugar del ataque sólo quedaron Boris y Milo, dos perritos que descansan en el amplio patio de la casa que funciona como anexo y que, durante la noche anterior, se llenó de peritos, policías y militares que levantaron toda evidencia que les permitiera obtener indicios para esclarecer el multihomicidio.

Martín Martínez | El Sol de Irapuato

De las 13 casas que hay en las calles Lerdo y Guanajuato, de la comunidad de Arandas, nadie sale. Dice doña Marcela Juárez que les asusta a sus vecinos ver tanto a hombre con armas; se refiere a los policías ministeriales que resguardan la casa; ella, cuenta, salió a llevarles de comer a Boris y a Milo, pues supo que las diligencias en el lugar durarán varios días y nadie ajeno al caso podrá entrar a la zona del crimen.

El terreno de la casa de dos pisos que funcionaba como anexo mide poco más de 200 metros cuadrados, pero de construcción no sobrepasaba los 100 metros cuadrados. Juan Navarro estuvo anexado cuatro meses en ese lugar. Dice que está limpio y de seguido iba a visitarlos, para seguir escuchando a los “padrinos terapear”, y cuenta cómo era vivir en esa casa.

“En la parte de abajo lo usábamos para comer y era donde terapeaban los padrinos; arriba era donde dormíamos. Nos dividíamos entre hombres y mujeres y yo siempre vi respeto, la carrilla común que luego alguien no aguanta, pero no pasaba de ahí, de unos empujoncillos.

Juan nunca vio nada raro. Incluso, quería volverse “padrino”, que es como se le conoce a las personas que comparten su testimonio de vida, para decir que si ellos superaron las adicciones.

Martha Patricia vive a dos casas del anexo. Ella vio a cuatro hombres que colocaron una escalera, se brincaron al anexo y abrieron la puerta. Luego vio a cuatro mujeres salir del anexo y después escuchó más de 60 disparos.

En el segundo piso fue la masacre. A todos les ordenaron que se pusieran boca abajo y en fila india, uno a uno fue acribillado, según los informes oficiales. Con información de Oscar Reyes | El Sol de Irapuato



Te recomendamos el podcast ⬇️

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Acast

Local

A la baja venta de vestidos de 15 años, por la Covid-19

Se aplaza la ilusión de las quinceañeras hasta diciembre si es que, para entonces, existe la posibilidad de reanudar las fiestas

Local

Burlan a las autoridades de Totolac y organizan baile sonidero

Un aproximado de 130 personas asistió al evento para bailar por más de una hora y media

Deportes

Fallas técnicas empañan concurso de ganaderías

Evento campero fue celebrado en la ganadería De Haro

Local

Pandemia disparó los delitos cibernéticos en la entidad

Los más comunes son robos de datos personales, trámites de documentos oficiales, venta de autos y llamadas de supuestos bancos, entre otros

Local

Mantienen actividad en invernadero de la Sepe

Debido a la contingencia sanitaria por la Covid-19, el personal hace guardias para vigilar el crecimiento de frutas y verduras

Municipios

Analizan reapertura de la unidad deportiva Blas Charro Carvajal, en la capital

Este espacio fue cerrado desde hace más de tres meses por la pandemia por Covid-19

Municipios

Refuerzan seguridad pública en Apetatitlán

Mediante operativos para la prevención del delito

Municipios

Retirarán licencia a negocios incumplidos de la capital

Endurecen acciones contra establecimientos que pongan en riesgo a los consumidores

Municipios

Inicia Tlaxco trabajos de obra pública 

La alcaldesa Gardenia Hernández Rodríguez dio el banderazo de inicio de ejecución de obra pública