/ miércoles 13 de noviembre de 2019

El futuro del campo está en la tecnología, arranca Expo Agroalimentaria en Irapuato

Urge adaptar las producciones a la nueva era, no sólo en México sino en todo el mundo, señala investigador

IRAPUATO. Los efectos del cambio climático como largos periodos de sequía o lluvias en abundancia, aunado a los altos costos de insumos agrícolas hacen que producir sea cada vez más complicado no sólo en México, sino en el mundo.

Sin embargo, desde hace 10 años, la agricultura ha encontrado en la tecnología uno de sus aliados más importantes para que la producción agrícola no sólo pueda lograrse, sino que ésta sea rentable en zonas donde incluso las lluvias son escasas.

Delincuencia impide entrega de abono en Guerrero: Sader

Kai Sonder, investigador del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (Cimmyt) y quien participó en la jornada inaugural de conferencias de la Expo Agroalimentaria con el tema Agricultura climáticamente inteligente, explicó que la Agricultura 4.0 no sólo debe convertirse en una opción para hacer más productivos los cultivos, sino que tiene que convertirse en una política pública la implementación de tecnologías que permitan usar menos recursos en la producción de alimentos, pero también que cada vez sean usados menos químicos en fumigación.

José María García, experto en el uso de la tecnología para los campos en España, ofreció la conferencia ¿Qué es la agrointeligencia y que puede hacer en mi negocio agrícola?, mencionó que actualmente la tecnología y el uso de software son las mejores herramientas para la producción agrícola

Ejemplificó el uso de drones en los campos, que aunque sean costosos, han sido una de las herramientas más eficaces para regar fertilizantes, insecticidas y monitorear los cultivos.

Aseguró que el agricultor del futuro tiene que ser un agricultor de datos, es decir, conocer y saber trabajar con datos que proviene del uso de drones, sensores y la inteligencia artificial, los cuales permiten generar mejor información de mayor calidad, y ayudarán al campesino a tomar mejores decisiones para gestar su negocios agrícola, y es que sólo así tendrá la respuesta exacta de su producción si es que decide exportar sus alimentos.

“Es una tendencia a la alza, el agricultor mexicano es cada vez más consciente de la tecnología, pues con el uso de sensores, cámaras de videos, monitoreos y algoritmos, el productor es capaz de saber cuántos kilos va a producir dentro de una semana, cómo estará el clima, el suelo y si su cultivo tendrá rentabilidad”.

Por su parte, Emilio Cobos, uno de los conferencistas sobre Optimización energética e hidráulica, mencionó que la solución para evitar terminar con los recursos que necesita la producción de alimentos, es la integración de muchas tecnologías, y una de ellas es el riego tecnificado.

Aseguró que el estado de Guanajuato y Murcia son similares en su producción de alimentos, al producir más de 30 por ciento de lo que consume su país, pero lo que los diferencia es que desde hace años la ciudad española decidió tecnificar sus campos, mientras que en el estado guanajuatense y el resto de México aún no se ha concretado algún proyecto para atender a 100 por ciento de los productores.

“El agua es el recurso más importante al momento de producir los alimentos y los campos deben optimizar su uso a través del riego tecnificado para abatir la escasez y el estrés hidráulico en México... por ello, tenemos que garantizar la disponibilidad de agua para los productores e implementar las energías", aclaró.

IRAPUATO. Los efectos del cambio climático como largos periodos de sequía o lluvias en abundancia, aunado a los altos costos de insumos agrícolas hacen que producir sea cada vez más complicado no sólo en México, sino en el mundo.

Sin embargo, desde hace 10 años, la agricultura ha encontrado en la tecnología uno de sus aliados más importantes para que la producción agrícola no sólo pueda lograrse, sino que ésta sea rentable en zonas donde incluso las lluvias son escasas.

Delincuencia impide entrega de abono en Guerrero: Sader

Kai Sonder, investigador del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (Cimmyt) y quien participó en la jornada inaugural de conferencias de la Expo Agroalimentaria con el tema Agricultura climáticamente inteligente, explicó que la Agricultura 4.0 no sólo debe convertirse en una opción para hacer más productivos los cultivos, sino que tiene que convertirse en una política pública la implementación de tecnologías que permitan usar menos recursos en la producción de alimentos, pero también que cada vez sean usados menos químicos en fumigación.

José María García, experto en el uso de la tecnología para los campos en España, ofreció la conferencia ¿Qué es la agrointeligencia y que puede hacer en mi negocio agrícola?, mencionó que actualmente la tecnología y el uso de software son las mejores herramientas para la producción agrícola

Ejemplificó el uso de drones en los campos, que aunque sean costosos, han sido una de las herramientas más eficaces para regar fertilizantes, insecticidas y monitorear los cultivos.

Aseguró que el agricultor del futuro tiene que ser un agricultor de datos, es decir, conocer y saber trabajar con datos que proviene del uso de drones, sensores y la inteligencia artificial, los cuales permiten generar mejor información de mayor calidad, y ayudarán al campesino a tomar mejores decisiones para gestar su negocios agrícola, y es que sólo así tendrá la respuesta exacta de su producción si es que decide exportar sus alimentos.

“Es una tendencia a la alza, el agricultor mexicano es cada vez más consciente de la tecnología, pues con el uso de sensores, cámaras de videos, monitoreos y algoritmos, el productor es capaz de saber cuántos kilos va a producir dentro de una semana, cómo estará el clima, el suelo y si su cultivo tendrá rentabilidad”.

Por su parte, Emilio Cobos, uno de los conferencistas sobre Optimización energética e hidráulica, mencionó que la solución para evitar terminar con los recursos que necesita la producción de alimentos, es la integración de muchas tecnologías, y una de ellas es el riego tecnificado.

Aseguró que el estado de Guanajuato y Murcia son similares en su producción de alimentos, al producir más de 30 por ciento de lo que consume su país, pero lo que los diferencia es que desde hace años la ciudad española decidió tecnificar sus campos, mientras que en el estado guanajuatense y el resto de México aún no se ha concretado algún proyecto para atender a 100 por ciento de los productores.

“El agua es el recurso más importante al momento de producir los alimentos y los campos deben optimizar su uso a través del riego tecnificado para abatir la escasez y el estrés hidráulico en México... por ello, tenemos que garantizar la disponibilidad de agua para los productores e implementar las energías", aclaró.

Local

Combatiente forestal, ocio poco valorado; Hoy, celebran su Día

A pesar de las carencias, no se debilita su compromiso por cuidar los bosques

Municipios

Cerrarán comercios que no sean seguros

Verificarán que la reapertura de negocios no esenciales sea con las medidas preventivas

Local

Refuerzan distanciamiento social en el estado

Ante el crecimiento de casos positivos de Covid-19

Círculos

Alan Corona Castañón, estrella del toreo

El joven torero, originario de San Pablo Apetatitlán, se perfila como un ícono de la fiesta brava

Deportes

Riesgoso, reiniciar en julio; sostienen entrenadores

Sugieren a deportistas esperar hasta que las autoridades de salud lo indiquen

Deportes

Guerreras ve difícil revalidar su título

Es un año perdido en avances y continuidad a su proyecto

Local

Inicia UATx proyecto de formación integral

La actividad es parte de la preparación para el sano regreso e ingreso a la fase de nueva normalidad

Local

Sin obligatoriedad uso de cubrebocas: Zonia Montiel

El Congreso local no contempla alguna propuesta para declarar la obligatoriedad

Policiaca

Reporte vial: muere motociclista sobre autopista Tlaxcala-San Martín, a la altura de Panotla

Al parecer fue sacado de la carretera por un vehículo; otra versión refiere que derrapó