/ martes 10 de octubre de 2023

Memoria de papel | Eclipse total de Sol marcó la recta final del siglo XX

El 11 de julio de 1991 quedó escrito en la Memoria de Papel del Diario de los Tlaxcaltecas como el día en que se ocultó el Sol

La expectativa y el miedo fueron las sensaciones que causó el denominado “espectáculo del siglo XX”, con el eclipse total de Sol registrado el 11 de julio de 1991.

Meses antes, este fenómeno natural mantuvo el interés de la población, como sucede hoy en día, a propósito del eclipse anular de Sol que tendrá lugar el 14 de octubre de 2023 y cuyo momento cumbre será a las 11 horas con 11 minutos.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Después de 32 años se da otro eclipse de amplias dimensiones, que en la Península de Yucatán podrá ser apreciado en su esplendor, mientras que en el resto del país solo de manera parcial, a diferencia de hace 32 años que fue visto en 20 estados de la República.

La historia escrita en las páginas del Diario de los Tlaxcaltecas plasmó la expectativa que causó este fenómeno que fue apreciado desde cualquier punto de la entidad, aunque la zona arqueológica de Cacaxtla reunió a miles de personas, no solo del territorio estatal sino visitantes nacionales y extranjeros.

Las notas escritas hace más de tres décadas narraban que las personas mostraban miedo ante lo desconocido, también les ganó el asombro pues era un fenómeno que jamás habían visto en su vida y difícilmente volverían a ver.

No te pierdas: ➡️ [Video] Espectacular eclipse total | 11 de julio, el día que se ocultó el Sol

Durante una conferencia de prensa ofrecida, en ese tiempo, por integrantes de la Sociedad de Geografía, Historia, Estadística y Literatura, sostuvieron que al eclipse observado en 1991 le antecedieron uno sucedido el 19 de septiembre de 1923, y otro el 7 de marzo de 1970.

No obstante, la expectativa causada permitió que la seguridad fuera garantizada al transcurrir el fenómeno sin incidentes, pues en las diferentes vías de comunicación existió civilidad para apreciar el momento de oscurecimiento y muchas familias decidieron visualizarlo desde sus hogares.

EL GRAN DÍA

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

El 11 de julio de 1991 se escribía en la primera plana, “el gran día del eclipse total de Sol de fines del siglo XX”, un espectáculo natural que pudo ser observado en todo el territorio estatal.

Desde meses antes hubo un puntual seguimiento de cómo se desarrollaría el eclipse y explicaba a la población qué precauciones debería tomar para no sufrir daños oculares; así como los espacios idóneos para apreciarlo de manera adecuada.

Este fenómeno natural generó amplia expectativa, por lo que personas provenientes de los estados de Puebla, Morelos, el entonces Distrito Federal, Oaxaca, Jalisco y Veracruz se dieron cita en el complejo arqueológico Cacaxtla-Xochitécatl para apreciar el espectáculo.

Continúa leyendo: ➡️ ¿Quieres revivir el eclipse solar? Aquí te decimos dónde

ECLIPSE TODA UNA EXPERIENCIA

Tlaxcala se oscureció en pleno día por siete minutos dos segundos como ocurrió en otras 19 entidades federativas, no obstante, el espectáculo no terminó ahí se extendió por dos horas 43 minutos, tiempo en el que el Sol recorrió 10 mil kilómetros a lo largo del mundo.

El histórico eclipse solar, en su fase de totalidad, fue visto en 20 estados de México, al igual que los países de Colombia y Brasil, así como el estado de Hawái, sitios en los que también pudieron apreciarse a simple vista parcialmente los planetas Venus, Marte, Júpiter y Mercurio.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

A DON JOSÉ NO LE DIO MIEDO PERDER LA VISTA

Con 40 años como betunero en la capital tlaxcalteca, José Domínguez Reyes, desde semanas antes a través de la prensa escrita, la radio y televisión, recuerda que se enteró del eclipse, por eso el 11 de julio de 1991, dejó temprano su puesto de trabajo y se dirigió a su casa.

Desde su hogar tuvo la dicha de vivir la experiencia, que define como “única”, pues está seguro que en lo que le queda de vida no volverá a pasar.

Te recomendamos: ➡️ Docentes de Tlaxcala recomiendan proteger vista al observar los próximos eclipses solares

Pude ver las estrellas en pleno día cuando se tapó el Sol, mis hijos estaban pequeños y no los dejé que salieran a verlo, solo dejé que lo vieran por televisión previniendo que tuvieran una afectación, relata.

Para él todo fue misterioso, cuenta que los pollos corrían a sus nidos y los perros aullaban, al sorprenderse cuando se oscureció, reconoce que existió temor al ver las nubes de la Malinche diferentes.

Dice no arrepentirse de no dejar ver el eclipse a sus hijos, pues creía que tenían la vista “tierna” y podrían quedar ciegos, además escuchaba decir a sus vecinos y algunos clientes que el oscurecimiento en el día podría causar enfermedades, desgracias mundiales o que no volvería a verse la luz del sol nuevamente.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

A primera hora del 11 de julio de 1991, Adolfo Portilla, quien atiende una ferretería de nombre “El hojalaterito”, ubicada en el municipio capitalino, no se daba abasto con la venta de cristales oscuros que utilizan para los cascos de los soldadores, con los que la gente podía observar el eclipse.

Recuerda que creció la demanda considerablemente de este vidrio, por lo que trataron de mantener su precio normal (que en ese momento era de ocho pesos).

Con el objetivo de poder ser testigos de esta fecha, Adolfo acompañado de su amigo Pedro guardaron dos vidrios para también observar el eclipse y asegura que no hubo ningún daño a la retina o al globo ocular con este método.

Entérate: ➡️ Eclipse solar híbrido: qué es y cómo verlo el próximo jueves 20 de abril

Yolanda Molina, enfermera retirada, ese día admiró el eclipse desde su casa, emocionada platica a El Sol de Tlaxcala que al tener la información necesaria de las precauciones que tenían que tomar estaba consciente que no tendría ningún daño a su salud.

Aunque esto no fue causa para no admirarse de la naturaleza, comenta que los gallos y aves se ocultaban ante la obscuridad en el día, lo que en algunos casos generó miedo, aunque expresa que los mitos que rondan alrededor de los eclipses, como que niños y mujeres embarazadas tenían que protegerse fueron menos.

El historiador Armando Díaz de la Mora relata que, durante su colaboración en los medios de comunicación en este evento, tuvieron una transmisión a nivel estatal con enlaces principalmente con colaboradores en la zona arqueológica de Cacaxtla, por la trascendencia del número de visitantes recibidos.

El viernes 12 de julio de 1991 será recordado como el día en que Tlaxcala se oscureció en pleno día por siete minutos dos segundos. Foto: Archivo | El Sol de Tlaxcala

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Refiere que el oscurecimiento se dio en punto de las 13 horas con 23 minutos y terminó siete minutos después, lo que le mereció ser llamado el “eclipse del siglo”.

Las líneas telefónicas se vieron saturadas, ante la polémica causada, algunas personas ponían tijeras en las puertas de sus casas y otras se escondieron, aunque la mayoría disfrutó de su observación.

Díaz de la Mora expresa que la radio era el medio más inmediato de comunicarse con la gente, pues ante la precariedad del internet y el fallo en las líneas telefónicas, los tlaxcaltecas buscaban tener la información oportuna y certera.

Los detalles: ➡️ ¿Cuándo es el Eclipse de Luna más largo del siglo?

La iglesia también jugó un papel fundamental, explica el vocero de la Diócesis de Tlaxcala, Ranulfo Rojas Bretón, comenta que desde semanas antes del avistamiento, explicaron a la feligresía que este fenómeno no era motivo de asustarse.

Gratamente relató que pocas fueron las personas que se acercaron a él para manifestarle creencias de que un eclipse podría provocar daños, al contrario, se manifestó satisfecho al ver que la mayoría decidió desde sus casas disfrutar el espectáculo.

DIFUNDIERON CONSTANTES RECOMENDACIONES MÉDICAS

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

La coordinación interinstitucional fue primordial, días antes del eclipse de Sol el Gobierno del Estado integró un “Comité para la Observación del Eclipse”.

Reiteradamente llamaban a no ver el Sol directamente para evitar problemas oculares; las autoridades hacían énfasis en que, si las personas decidían bajo su responsabilidad admirar el Sol durante el eclipse, lo hicieran con los filtros autorizados por la Secretaría de Salud.

Los anteojos oscuros y polarizados no eran aprobados por las autoridades sanitarias para apreciar el fenómeno, además hacían un estricto llamado a no exceder los cinco minutos de observación.

Te puede interesar: ➡️ Dispersión de Rayleigh: el fenómeno detrás de la Luna de sangre que brilló en mayo

La sociedad astronómica advertía constantemente de las medidas que deben tomar en cuenta, con la intención de evitar una posible ceguera, eran enfáticos en no observar directamente al Astro Rey y la utilización de filtros para evitar afecciones de salud.

MOVILIZACIÓN CIENTÍFICA Y PROMOCIÓN CULTURAL

Tlaxcala, específicamente la zona de Cacaxtla, fue el escenario ideal para visualizar uno de los fenómenos más importantes del siglo, además concentró a astrónomos de diferentes nacionalidades, pues la observación contribuyó en su práctica profesional.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Para el avistamiento fueron contemplados diversos números artísticos y conferencias magistrales, los grupos de danza, así como de música prehispánica de la Universidad Autónoma de Tlaxcala amenizaron la concentración de cientos de personas en la zona arqueológica, ubicada en Nativitas.

A través de las danzas se hicieron representaciones sobre el fenómeno que se produce y da como resultado un eclipse total de Sol, la alineación de los tres astros, el Sol, la Luna y la Tierra, que provocan que en pleno día se oscurezca.

El Gobierno estatal estableció acciones coordinadas cien días antes de la visualización del eclipse total de Sol.

Te recomendamos: ➡️ ¿Dónde verás el eclipse? Tlaxcala cuenta con locaciones ideales para disfrutarlo

  • 4 puestos médicos fueron instalados durante el avistamiento del eclipse de Sol.
  • El eclipse anular de Sol tendrá lugar el 14 de octubre de 2023 y su momento cumbre será a las 11 horas con 11 minutos.



La expectativa y el miedo fueron las sensaciones que causó el denominado “espectáculo del siglo XX”, con el eclipse total de Sol registrado el 11 de julio de 1991.

Meses antes, este fenómeno natural mantuvo el interés de la población, como sucede hoy en día, a propósito del eclipse anular de Sol que tendrá lugar el 14 de octubre de 2023 y cuyo momento cumbre será a las 11 horas con 11 minutos.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Después de 32 años se da otro eclipse de amplias dimensiones, que en la Península de Yucatán podrá ser apreciado en su esplendor, mientras que en el resto del país solo de manera parcial, a diferencia de hace 32 años que fue visto en 20 estados de la República.

La historia escrita en las páginas del Diario de los Tlaxcaltecas plasmó la expectativa que causó este fenómeno que fue apreciado desde cualquier punto de la entidad, aunque la zona arqueológica de Cacaxtla reunió a miles de personas, no solo del territorio estatal sino visitantes nacionales y extranjeros.

Las notas escritas hace más de tres décadas narraban que las personas mostraban miedo ante lo desconocido, también les ganó el asombro pues era un fenómeno que jamás habían visto en su vida y difícilmente volverían a ver.

No te pierdas: ➡️ [Video] Espectacular eclipse total | 11 de julio, el día que se ocultó el Sol

Durante una conferencia de prensa ofrecida, en ese tiempo, por integrantes de la Sociedad de Geografía, Historia, Estadística y Literatura, sostuvieron que al eclipse observado en 1991 le antecedieron uno sucedido el 19 de septiembre de 1923, y otro el 7 de marzo de 1970.

No obstante, la expectativa causada permitió que la seguridad fuera garantizada al transcurrir el fenómeno sin incidentes, pues en las diferentes vías de comunicación existió civilidad para apreciar el momento de oscurecimiento y muchas familias decidieron visualizarlo desde sus hogares.

EL GRAN DÍA

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

El 11 de julio de 1991 se escribía en la primera plana, “el gran día del eclipse total de Sol de fines del siglo XX”, un espectáculo natural que pudo ser observado en todo el territorio estatal.

Desde meses antes hubo un puntual seguimiento de cómo se desarrollaría el eclipse y explicaba a la población qué precauciones debería tomar para no sufrir daños oculares; así como los espacios idóneos para apreciarlo de manera adecuada.

Este fenómeno natural generó amplia expectativa, por lo que personas provenientes de los estados de Puebla, Morelos, el entonces Distrito Federal, Oaxaca, Jalisco y Veracruz se dieron cita en el complejo arqueológico Cacaxtla-Xochitécatl para apreciar el espectáculo.

Continúa leyendo: ➡️ ¿Quieres revivir el eclipse solar? Aquí te decimos dónde

ECLIPSE TODA UNA EXPERIENCIA

Tlaxcala se oscureció en pleno día por siete minutos dos segundos como ocurrió en otras 19 entidades federativas, no obstante, el espectáculo no terminó ahí se extendió por dos horas 43 minutos, tiempo en el que el Sol recorrió 10 mil kilómetros a lo largo del mundo.

El histórico eclipse solar, en su fase de totalidad, fue visto en 20 estados de México, al igual que los países de Colombia y Brasil, así como el estado de Hawái, sitios en los que también pudieron apreciarse a simple vista parcialmente los planetas Venus, Marte, Júpiter y Mercurio.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

A DON JOSÉ NO LE DIO MIEDO PERDER LA VISTA

Con 40 años como betunero en la capital tlaxcalteca, José Domínguez Reyes, desde semanas antes a través de la prensa escrita, la radio y televisión, recuerda que se enteró del eclipse, por eso el 11 de julio de 1991, dejó temprano su puesto de trabajo y se dirigió a su casa.

Desde su hogar tuvo la dicha de vivir la experiencia, que define como “única”, pues está seguro que en lo que le queda de vida no volverá a pasar.

Te recomendamos: ➡️ Docentes de Tlaxcala recomiendan proteger vista al observar los próximos eclipses solares

Pude ver las estrellas en pleno día cuando se tapó el Sol, mis hijos estaban pequeños y no los dejé que salieran a verlo, solo dejé que lo vieran por televisión previniendo que tuvieran una afectación, relata.

Para él todo fue misterioso, cuenta que los pollos corrían a sus nidos y los perros aullaban, al sorprenderse cuando se oscureció, reconoce que existió temor al ver las nubes de la Malinche diferentes.

Dice no arrepentirse de no dejar ver el eclipse a sus hijos, pues creía que tenían la vista “tierna” y podrían quedar ciegos, además escuchaba decir a sus vecinos y algunos clientes que el oscurecimiento en el día podría causar enfermedades, desgracias mundiales o que no volvería a verse la luz del sol nuevamente.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

A primera hora del 11 de julio de 1991, Adolfo Portilla, quien atiende una ferretería de nombre “El hojalaterito”, ubicada en el municipio capitalino, no se daba abasto con la venta de cristales oscuros que utilizan para los cascos de los soldadores, con los que la gente podía observar el eclipse.

Recuerda que creció la demanda considerablemente de este vidrio, por lo que trataron de mantener su precio normal (que en ese momento era de ocho pesos).

Con el objetivo de poder ser testigos de esta fecha, Adolfo acompañado de su amigo Pedro guardaron dos vidrios para también observar el eclipse y asegura que no hubo ningún daño a la retina o al globo ocular con este método.

Entérate: ➡️ Eclipse solar híbrido: qué es y cómo verlo el próximo jueves 20 de abril

Yolanda Molina, enfermera retirada, ese día admiró el eclipse desde su casa, emocionada platica a El Sol de Tlaxcala que al tener la información necesaria de las precauciones que tenían que tomar estaba consciente que no tendría ningún daño a su salud.

Aunque esto no fue causa para no admirarse de la naturaleza, comenta que los gallos y aves se ocultaban ante la obscuridad en el día, lo que en algunos casos generó miedo, aunque expresa que los mitos que rondan alrededor de los eclipses, como que niños y mujeres embarazadas tenían que protegerse fueron menos.

El historiador Armando Díaz de la Mora relata que, durante su colaboración en los medios de comunicación en este evento, tuvieron una transmisión a nivel estatal con enlaces principalmente con colaboradores en la zona arqueológica de Cacaxtla, por la trascendencia del número de visitantes recibidos.

El viernes 12 de julio de 1991 será recordado como el día en que Tlaxcala se oscureció en pleno día por siete minutos dos segundos. Foto: Archivo | El Sol de Tlaxcala

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Refiere que el oscurecimiento se dio en punto de las 13 horas con 23 minutos y terminó siete minutos después, lo que le mereció ser llamado el “eclipse del siglo”.

Las líneas telefónicas se vieron saturadas, ante la polémica causada, algunas personas ponían tijeras en las puertas de sus casas y otras se escondieron, aunque la mayoría disfrutó de su observación.

Díaz de la Mora expresa que la radio era el medio más inmediato de comunicarse con la gente, pues ante la precariedad del internet y el fallo en las líneas telefónicas, los tlaxcaltecas buscaban tener la información oportuna y certera.

Los detalles: ➡️ ¿Cuándo es el Eclipse de Luna más largo del siglo?

La iglesia también jugó un papel fundamental, explica el vocero de la Diócesis de Tlaxcala, Ranulfo Rojas Bretón, comenta que desde semanas antes del avistamiento, explicaron a la feligresía que este fenómeno no era motivo de asustarse.

Gratamente relató que pocas fueron las personas que se acercaron a él para manifestarle creencias de que un eclipse podría provocar daños, al contrario, se manifestó satisfecho al ver que la mayoría decidió desde sus casas disfrutar el espectáculo.

DIFUNDIERON CONSTANTES RECOMENDACIONES MÉDICAS

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

La coordinación interinstitucional fue primordial, días antes del eclipse de Sol el Gobierno del Estado integró un “Comité para la Observación del Eclipse”.

Reiteradamente llamaban a no ver el Sol directamente para evitar problemas oculares; las autoridades hacían énfasis en que, si las personas decidían bajo su responsabilidad admirar el Sol durante el eclipse, lo hicieran con los filtros autorizados por la Secretaría de Salud.

Los anteojos oscuros y polarizados no eran aprobados por las autoridades sanitarias para apreciar el fenómeno, además hacían un estricto llamado a no exceder los cinco minutos de observación.

Te puede interesar: ➡️ Dispersión de Rayleigh: el fenómeno detrás de la Luna de sangre que brilló en mayo

La sociedad astronómica advertía constantemente de las medidas que deben tomar en cuenta, con la intención de evitar una posible ceguera, eran enfáticos en no observar directamente al Astro Rey y la utilización de filtros para evitar afecciones de salud.

MOVILIZACIÓN CIENTÍFICA Y PROMOCIÓN CULTURAL

Tlaxcala, específicamente la zona de Cacaxtla, fue el escenario ideal para visualizar uno de los fenómenos más importantes del siglo, además concentró a astrónomos de diferentes nacionalidades, pues la observación contribuyó en su práctica profesional.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Para el avistamiento fueron contemplados diversos números artísticos y conferencias magistrales, los grupos de danza, así como de música prehispánica de la Universidad Autónoma de Tlaxcala amenizaron la concentración de cientos de personas en la zona arqueológica, ubicada en Nativitas.

A través de las danzas se hicieron representaciones sobre el fenómeno que se produce y da como resultado un eclipse total de Sol, la alineación de los tres astros, el Sol, la Luna y la Tierra, que provocan que en pleno día se oscurezca.

El Gobierno estatal estableció acciones coordinadas cien días antes de la visualización del eclipse total de Sol.

Te recomendamos: ➡️ ¿Dónde verás el eclipse? Tlaxcala cuenta con locaciones ideales para disfrutarlo

  • 4 puestos médicos fueron instalados durante el avistamiento del eclipse de Sol.
  • El eclipse anular de Sol tendrá lugar el 14 de octubre de 2023 y su momento cumbre será a las 11 horas con 11 minutos.



Municipios

Con levantamiento de inventario, dictaminará ayuntamiento capitalino el estado de las jacarandas

Plaga de paxtle ha invadido a estos árboles en los últimos años y su retiro es complicado, asegura coordinador de Ecología del ayuntamiento

Municipios

Entrega Lorena Cuéllar apoyos del programa “Bienestar para las Personas Indígenas 2024” en Contla

Entrega Gobernadora la primera dispersión de apoyos para fomentar la actividad agrícola, pecuaria, agroindustrial, turística y artesanal

Local

Sustancia BTEX provocó intoxicación en alumnos de la Técnica 9 de Tzompantepec, revela secretario de Salud

El secretario de Salud en la entidad reveló que el causante del malestar de 62 menores fue un producto derivado del petróleo

Local

[Actualización] Llaman a tlaxcaltecas a “ser héroes” en colecta anual de la Cruz Roja Mexicana

La gobernadora Lorena Cuéllar encabezó el inicio de la recaudación de fondos que realiza la institución e invitó a todos a sumarse a la causa

Deportes

Hoy dormirá en casa: Alberto Ortega recibe alta hospitalaria

El diestro tlaxcalteca continuará su recuperación en casa