/ martes 18 de abril de 2023

Memoria de papel | Niña se perdió en la Malinche y sobrevivió para contarlo

Guadalupe Hernández relata en tres actos la historia de cómo permaneció 25 horas en medio del bosque, así como el “milagro” de su rescate

Como si se tratara de una película de suspenso, Lupita Hernández protagonizó un sonado acontecimiento durante los años setenta en Tlaxcala: un angustiante extravío en lo alto del volcán Malinche durante más de un día entero.

“Los milagros existen y yo soy la prueba de ello”, dice Guadalupe Hernández Cabrera antes de contar los tres actos en los que se divide la experiencia más sombría de su vida.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Primer acto, el infortunio

El Sol de Tlaxcala anunció que finalmente “Localizaron a la pequeña que se había extraviado en la Malintzi” el lunes 14 de marzo de 1977. César Rodríguez | El Sol de Tlaxcala

El sábado 12 de marzo de 1977, una familia originaria de Apizaco fue de excursión a la Malinche. Salieron desde muy temprano para emprender la escalada a la cima y contemplar los primeros rayos del sol por la mañana.

Lupita, la menor de la familia, no terminó el trayecto. La niña de 6 años de edad se quedó recostada bajo un árbol a la altura del arenal, pues comenzó a presentar síntomas de mal de montaña. “Me quedé dormida y cuando desperté vi que no había nadie. Sí me asusté”, contó la protagonista del hecho a este Diario.

No dejes de leer: ➡️ Extracción de musgo reduce captación de agua en la Malinche: Experto

Al sentir la soledad del espacio, la menor tomó camino con la intención de alcanzar a sus familiares. Según su testimonio, su papá la vigilaba con binoculares desde la cima e intentó detenerla cuando vio los primeros pasos que dio en dirección equivocada.

Se bajó mi papá como pudo hasta el arenal y empezó a buscarme. Yo lo escuchaba, pero era imposible verlo. Me perdí como a las tres de la tarde, recordó.

De la experiencia que vivió la “Niña de la Malinche” se publicó una crónica en el libro Testimonios de la vida en Tlaxcala. César Rodríguez | El Sol de Tlaxcala

Fueron horas las que la familia Hernández Cabrera invirtió en la búsqueda. No tuvo éxito. Cuando el sol comenzó a ocultarse, la mejor opción se convirtió en buscar ayuda externa.

Te recomendamos: ➡️ Rescatan sanos a 9 extraviados en la Malinche

Mientras tanto, Lupita cuenta que deambuló entre la espesura del bosque, llorando y rezando padrenuestros: Me cobijé debajo de un arbolito y me encomendé mucho a Dios y a la Virgen. La presencia divina y la fe nunca se fueron

La situación movilizó a la ciudad de Apizaco y sus alrededores. La Malinche fue “peinada” por al menos 300 personas entre familiares, vecinos, elementos del Ejército, Cruz Roja, de Rescate y Primeros Auxilios, así como de Socorro Alpino de Tlaxcala y de Seguridad Pública; como apoyo para la localización, el Gobierno del Estado también proporcionó un helicóptero de búsqueda, hecho que permanece registrado en las páginas de El Sol de Tlaxcala.

La familia Hernández Cabrera agradeció el apoyo de quienes participaron en la búsqueda y rescate de Guadalupe. César Rodríguez | El Sol de Tlaxcala

El miedo se comenzó a apoderar de la pequeña cuando escuchó coyotes y empezaron a verse luces en el cielo. “Ya después me enteré que eran las bengalas del rescate. Pero yo nada más me preguntaba 'qué pasa, qué es eso'”, narró.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Segundo acto, el hallazgo

Llegó el domingo. El cielo estaba despejado y la silueta del helicóptero de rescate apareció en el paisaje de Lupita. “El instinto de supervivencia me hizo subirme a una lomita, quitarme mi suéter y hacer señas con él. El helicóptero daba vueltas. Nunca me vio”, lamentó.

Después de haber pasado 25 horas en medio del bosque sin alimentos ni agua, escuchando únicamente el sonido del viento y las aves, Lupita finalmente llegó a Altamira Guadalupe, una comunidad al suroeste de Huamantla.

Hace 46 años Guadalupe regresó a casa. César Rodríguez | El Sol de Tlaxcala

Más información: ➡️ En 84 años, perdió la Malinche la mitad de bosque

Me encontré a dos personas, dos leñadores. Me llevaron a su casa, me dieron de comer y uno de ellos lloró. Me llevaron a la presidencia municipal de Huamantla y de ahí a Apizaco, evocó la apizaquense, quien asegura que estar viva es un milagro. Por mi edad, por los barrancos de la montaña y por los coyotes no era muy probable que sobreviviera. Además, llegamos a la conclusión de que no me encontraron porque buscaron del lado que subimos, por Teacalco, pero yo aparecí del otro lado”

En su edición del lunes 14 de marzo de 1977, El Sol de Tlaxcala dio a conocer la localización de Lupita. Foto: Archivo | El Sol de Tlaxcala

Tíos, primos y hermanos se encontraban reunidos para recibir a Lupita. Cuando sus papás arribaron terminó de construirse la conmovedora postal. “Me abrazaron y me enseñaron la foto del helicóptero y exclamé '¡El tonto ni me vio!'”, cuenta con gracia.

Tercer acto, el final feliz

Te puede interesar: ➡️ Se extravían seis hombres y tres mujeres en La Malinche; subieron desde ayer

El lunes 14 de marzo, la foto de Lupita Hernández se imprimió en la rotativa del Diario de los Tlaxcaltecas para anunciar que finalmente “Localizaron a la pequeña que se había extraviado en la Malintzi” con una breve crónica de lo ocurrido, haciendo énfasis en la solidaridad de las personas que colaboraron en la búsqueda y rescate.

“Tlaxcala es un estado que une a la gente, que se apoya. Siempre tendré agradecimiento”, dijo Lupita sobre el suceso que marcó no solo su vida, sino la de tantas personas que monitorearon la noticia.

A partir de entonces, el tema de conversación sobre el cuidado infantil se intensificó y los protocolos de seguridad se rigidizaron para los visitantes al imponente volcán.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Para no olvidarlo, la ahora madre de familia acostumbra visitar la montaña en cada aniversario de su extravío junto a sus allegados, además de considerar su experiencia como una oportunidad de colaborar con su comunidad. Recientemente, cuenta que tuvo la oportunidad de llevar un caso de rescate, en materia legal, de un niño en Estados Unidos: “Como persona adulta y profesional, he tenido la oportunidad de llevar el caso donde me di cuenta de la desesperación de una madre cuando pierde a su hijo. Valoro muchas cosas ahora”.

De la experiencia que vivió la “Niña de la Malinche” se han recuperado pasajes para inmortalizar en diversas disciplinas.

En 2020, el artista Pedro Tenorio pintó un óleo que muestra su interpretación de una tenebrosa noche en medio del bosque y bajo el cielo estrellado. Posteriormente, la memoria escrita por la protagonista se publicó en el libro Testimonios de la vida en Tlaxcala.

Entérate: ➡️ Rescatan a turistas en la Malinche

46 años después, la anécdota dejó de ser familiar y quedó estampada en el eco del quinto volcán más alto de México para después emigrar a un espacio perpetuo: la memoria de papel.

  • 25 horas estuvo perdida Lupita Hernández en medio del bosque de la Malinche, sin alimentos ni agua.

Se bajó mi papá como pudo hasta el arenal y empezó a buscarme. Yo lo escuchaba, pero era imposible verlo

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

De la experiencia que vivió la “Niña de la Malinche” se han recuperado pasajes para inmortalizar en diversas disciplinas.


Como si se tratara de una película de suspenso, Lupita Hernández protagonizó un sonado acontecimiento durante los años setenta en Tlaxcala: un angustiante extravío en lo alto del volcán Malinche durante más de un día entero.

“Los milagros existen y yo soy la prueba de ello”, dice Guadalupe Hernández Cabrera antes de contar los tres actos en los que se divide la experiencia más sombría de su vida.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Primer acto, el infortunio

El Sol de Tlaxcala anunció que finalmente “Localizaron a la pequeña que se había extraviado en la Malintzi” el lunes 14 de marzo de 1977. César Rodríguez | El Sol de Tlaxcala

El sábado 12 de marzo de 1977, una familia originaria de Apizaco fue de excursión a la Malinche. Salieron desde muy temprano para emprender la escalada a la cima y contemplar los primeros rayos del sol por la mañana.

Lupita, la menor de la familia, no terminó el trayecto. La niña de 6 años de edad se quedó recostada bajo un árbol a la altura del arenal, pues comenzó a presentar síntomas de mal de montaña. “Me quedé dormida y cuando desperté vi que no había nadie. Sí me asusté”, contó la protagonista del hecho a este Diario.

No dejes de leer: ➡️ Extracción de musgo reduce captación de agua en la Malinche: Experto

Al sentir la soledad del espacio, la menor tomó camino con la intención de alcanzar a sus familiares. Según su testimonio, su papá la vigilaba con binoculares desde la cima e intentó detenerla cuando vio los primeros pasos que dio en dirección equivocada.

Se bajó mi papá como pudo hasta el arenal y empezó a buscarme. Yo lo escuchaba, pero era imposible verlo. Me perdí como a las tres de la tarde, recordó.

De la experiencia que vivió la “Niña de la Malinche” se publicó una crónica en el libro Testimonios de la vida en Tlaxcala. César Rodríguez | El Sol de Tlaxcala

Fueron horas las que la familia Hernández Cabrera invirtió en la búsqueda. No tuvo éxito. Cuando el sol comenzó a ocultarse, la mejor opción se convirtió en buscar ayuda externa.

Te recomendamos: ➡️ Rescatan sanos a 9 extraviados en la Malinche

Mientras tanto, Lupita cuenta que deambuló entre la espesura del bosque, llorando y rezando padrenuestros: Me cobijé debajo de un arbolito y me encomendé mucho a Dios y a la Virgen. La presencia divina y la fe nunca se fueron

La situación movilizó a la ciudad de Apizaco y sus alrededores. La Malinche fue “peinada” por al menos 300 personas entre familiares, vecinos, elementos del Ejército, Cruz Roja, de Rescate y Primeros Auxilios, así como de Socorro Alpino de Tlaxcala y de Seguridad Pública; como apoyo para la localización, el Gobierno del Estado también proporcionó un helicóptero de búsqueda, hecho que permanece registrado en las páginas de El Sol de Tlaxcala.

La familia Hernández Cabrera agradeció el apoyo de quienes participaron en la búsqueda y rescate de Guadalupe. César Rodríguez | El Sol de Tlaxcala

El miedo se comenzó a apoderar de la pequeña cuando escuchó coyotes y empezaron a verse luces en el cielo. “Ya después me enteré que eran las bengalas del rescate. Pero yo nada más me preguntaba 'qué pasa, qué es eso'”, narró.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Segundo acto, el hallazgo

Llegó el domingo. El cielo estaba despejado y la silueta del helicóptero de rescate apareció en el paisaje de Lupita. “El instinto de supervivencia me hizo subirme a una lomita, quitarme mi suéter y hacer señas con él. El helicóptero daba vueltas. Nunca me vio”, lamentó.

Después de haber pasado 25 horas en medio del bosque sin alimentos ni agua, escuchando únicamente el sonido del viento y las aves, Lupita finalmente llegó a Altamira Guadalupe, una comunidad al suroeste de Huamantla.

Hace 46 años Guadalupe regresó a casa. César Rodríguez | El Sol de Tlaxcala

Más información: ➡️ En 84 años, perdió la Malinche la mitad de bosque

Me encontré a dos personas, dos leñadores. Me llevaron a su casa, me dieron de comer y uno de ellos lloró. Me llevaron a la presidencia municipal de Huamantla y de ahí a Apizaco, evocó la apizaquense, quien asegura que estar viva es un milagro. Por mi edad, por los barrancos de la montaña y por los coyotes no era muy probable que sobreviviera. Además, llegamos a la conclusión de que no me encontraron porque buscaron del lado que subimos, por Teacalco, pero yo aparecí del otro lado”

En su edición del lunes 14 de marzo de 1977, El Sol de Tlaxcala dio a conocer la localización de Lupita. Foto: Archivo | El Sol de Tlaxcala

Tíos, primos y hermanos se encontraban reunidos para recibir a Lupita. Cuando sus papás arribaron terminó de construirse la conmovedora postal. “Me abrazaron y me enseñaron la foto del helicóptero y exclamé '¡El tonto ni me vio!'”, cuenta con gracia.

Tercer acto, el final feliz

Te puede interesar: ➡️ Se extravían seis hombres y tres mujeres en La Malinche; subieron desde ayer

El lunes 14 de marzo, la foto de Lupita Hernández se imprimió en la rotativa del Diario de los Tlaxcaltecas para anunciar que finalmente “Localizaron a la pequeña que se había extraviado en la Malintzi” con una breve crónica de lo ocurrido, haciendo énfasis en la solidaridad de las personas que colaboraron en la búsqueda y rescate.

“Tlaxcala es un estado que une a la gente, que se apoya. Siempre tendré agradecimiento”, dijo Lupita sobre el suceso que marcó no solo su vida, sino la de tantas personas que monitorearon la noticia.

A partir de entonces, el tema de conversación sobre el cuidado infantil se intensificó y los protocolos de seguridad se rigidizaron para los visitantes al imponente volcán.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Para no olvidarlo, la ahora madre de familia acostumbra visitar la montaña en cada aniversario de su extravío junto a sus allegados, además de considerar su experiencia como una oportunidad de colaborar con su comunidad. Recientemente, cuenta que tuvo la oportunidad de llevar un caso de rescate, en materia legal, de un niño en Estados Unidos: “Como persona adulta y profesional, he tenido la oportunidad de llevar el caso donde me di cuenta de la desesperación de una madre cuando pierde a su hijo. Valoro muchas cosas ahora”.

De la experiencia que vivió la “Niña de la Malinche” se han recuperado pasajes para inmortalizar en diversas disciplinas.

En 2020, el artista Pedro Tenorio pintó un óleo que muestra su interpretación de una tenebrosa noche en medio del bosque y bajo el cielo estrellado. Posteriormente, la memoria escrita por la protagonista se publicó en el libro Testimonios de la vida en Tlaxcala.

Entérate: ➡️ Rescatan a turistas en la Malinche

46 años después, la anécdota dejó de ser familiar y quedó estampada en el eco del quinto volcán más alto de México para después emigrar a un espacio perpetuo: la memoria de papel.

  • 25 horas estuvo perdida Lupita Hernández en medio del bosque de la Malinche, sin alimentos ni agua.

Se bajó mi papá como pudo hasta el arenal y empezó a buscarme. Yo lo escuchaba, pero era imposible verlo

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

De la experiencia que vivió la “Niña de la Malinche” se han recuperado pasajes para inmortalizar en diversas disciplinas.


Deportes

¡Vamos México! Virgen y Galindo son finalistas, en el preolímpico de voleibol de playa Tlaxcala 2024

Vencieron en semifinales en dos sets a la dupla salvadoreña de los hermanos Guardado

Local

Refrenda Ray Vázquez Conchas que será un legislador responsable; agradece con un desayuno a las personas del Distrito 2

En la Cámara de Diputados dará resultados concretos, compromete Vázquez Conchas al agradecer el respaldo de la gente

Local

Por destacar en ciencia y tecnología, reconoce Olimpiada Latinoamericana a 8 escuelas y a 12 profesores

Kevin Xelhuantzi expuso que en la Olimpiada Latinoamericana de Ciencia y Tecnología trabajan en todos los niveles educativos, desde primaria hasta nivel superior

Local

Está pendiente la terna para elegir a titular de la FGJE, revela secretario de Gobierno; entraría en funciones el primero de agosto

El Poder Ejecutivo estatal ya trabaja en el proceso de transición para que la institución inicie operaciones a partir del primero de agosto

Deportes

México es semifinalista del preolímpico de voleibol de playa

La dupla Atenas Gutiérrez y Susana Torres venció a las “ticas” Kianny Quesada y Ximena Núñez, en dos sets