/ jueves 25 de julio de 2019

Abasteció la Malinche con agua rodada a la ciudad de Huamantla

La compleja construcción abasteció, hasta mediados del siglo pasado, del vital líquido a la población

En la antigüedad, una de las características que debían cumplir las ciudades al ser construidas era estar cerca de algún cuerpo de agua, para que los habitantes pudieran abastecerse de ella en el futuro.

La ciudad de Huamantla, cuya fundación fue en el año 1534, por alguna razón no cumplía con ello. Ante esta situación, los franciscanos construyeron un sistema hidráulico que se abastecía con agua de los manantiales de la Malinche.

Actualmente existen vestigios de esta construcción que se encuentran en lo que hoy es el Parque Nacional Malinche, en algunos terrenos de labor y en diversos lugares de la ciudad de los muéganos.

Dentro del frondoso bosque de la Matlalcuéyetl, a unos cien metros de la pluma que señala la entrada al centro recreativo, del lado derecho puede observarse una arquería que formó parte del sistema de acueductos que abasteció a dicha ciudad desde el siglo XVI, y que fueron construidos a casi tres mil metros sobre el nivel del mar, lo que generaba que el agua bajara a una velocidad y fuerza considerable.

En algunos campos de cultivo puede mirarse la tubería de mampostería por la cual corría el fluido y que ahora, en su mayoría, se encuentran en desuso, invadidos por la flora del lugar. Ya en la ciudad, se ideó un sistema de distribución integrado por enormes fuentes, aljibes, pilancones y conchitas, estas últimas ubicadas en varias esquinas de la población y deben su nombre a que este venero tenía la forma del exoesqueleto de los moluscos.

En siglos pasados, algunas de las calles tenían el nombre de elementos que integraban el sistema de abastecimiento de agua. Es así como las avenidas tenían la nomenclatura de Calle de la Fuente Nueva, del Aljibe y de la Fuente de la Llorona, solo por mencionar algunos. Hasta principios del siglo XX era común que existieran los aguadores, personas que abastecían y distribuían de agua a las poblaciones cuando el suministro no estaba generalizado.

Ixtenco y Soltepec también se abastecían de este sistema hidráulico. En la comunidad de Los Pilares, todavía se encuentran vestigios de las canoas que distribuían agua hacia esos lugares. Los habitantes comentan que el fluido que emana de ese lado de la Matlalcuéyetl es muy diferente al que brota del lado de la población de Altamira.

La de este lado es más necha, tiene un ligero color amarillo y su sabor es azufrado. La leche que producen las vacas de esta zona es mucho mejor que la de otros lados por el agua que toma el ganado, expresaron.

En la barranca de San Lucas, ubicada en el sur de la cuidad, se encuentra el albarradón, que no es más que un dique que servía para evitar las inundaciones de la parte baja de Huamantla. Fue construido por don Simón de los Santos, quien fue alcalde de la ciudad en la segunda mitad del siglo XIX; para construirlo ocuparon parte de las instalaciones del agua rodada.

Actualmente la barranca se urbanizó y se construyeron diques contenedores para la bajada del agua de la Malinche en tiempo de lluvia, ahora se llama bulevar Cuamanco, palabra que se deriva de Cuamantla, que significa lugar donde se extiende el bosque.

En la calle Juárez Sur esquina con Cuamanco Poniente, se encuentra una enorme fuente la cual abastecía a la ciudad y también había un abrevadero para los animales.

La de este lado es más necha, tiene un ligero color amarillo y su sabor es azufrado. La leche que producen las vacas de esta zona es mucho mejor que la de otros lados por el agua que toma el ganado

Habitantes de Los Pilares

  • 23 Conchitas estaban ubicadas en Huamantla para abastecer a toda la población, la mayoría de ellas todavía existen. También había dos pilancones y tres aljibes, el del Dulce Nombre, Santa Anita y San Antonio

Hasta principios del siglo XX era común que existieran los aguadores, personas que abastecían y distribuían de agua a las poblaciones cuando el suministro no estaba generalizado

Habitantes de Huamantla

Dentro del frondoso bosque de la Matlalcuéyetl, a unos cien metros de la pluma que señala la entrada al centro recreativo, puede observarse una arquería que formó parte del sistema de acueductos que abasteció a dicha ciudad desde el siglo XVI

Te puede interesar:

En la antigüedad, una de las características que debían cumplir las ciudades al ser construidas era estar cerca de algún cuerpo de agua, para que los habitantes pudieran abastecerse de ella en el futuro.

La ciudad de Huamantla, cuya fundación fue en el año 1534, por alguna razón no cumplía con ello. Ante esta situación, los franciscanos construyeron un sistema hidráulico que se abastecía con agua de los manantiales de la Malinche.

Actualmente existen vestigios de esta construcción que se encuentran en lo que hoy es el Parque Nacional Malinche, en algunos terrenos de labor y en diversos lugares de la ciudad de los muéganos.

Dentro del frondoso bosque de la Matlalcuéyetl, a unos cien metros de la pluma que señala la entrada al centro recreativo, del lado derecho puede observarse una arquería que formó parte del sistema de acueductos que abasteció a dicha ciudad desde el siglo XVI, y que fueron construidos a casi tres mil metros sobre el nivel del mar, lo que generaba que el agua bajara a una velocidad y fuerza considerable.

En algunos campos de cultivo puede mirarse la tubería de mampostería por la cual corría el fluido y que ahora, en su mayoría, se encuentran en desuso, invadidos por la flora del lugar. Ya en la ciudad, se ideó un sistema de distribución integrado por enormes fuentes, aljibes, pilancones y conchitas, estas últimas ubicadas en varias esquinas de la población y deben su nombre a que este venero tenía la forma del exoesqueleto de los moluscos.

En siglos pasados, algunas de las calles tenían el nombre de elementos que integraban el sistema de abastecimiento de agua. Es así como las avenidas tenían la nomenclatura de Calle de la Fuente Nueva, del Aljibe y de la Fuente de la Llorona, solo por mencionar algunos. Hasta principios del siglo XX era común que existieran los aguadores, personas que abastecían y distribuían de agua a las poblaciones cuando el suministro no estaba generalizado.

Ixtenco y Soltepec también se abastecían de este sistema hidráulico. En la comunidad de Los Pilares, todavía se encuentran vestigios de las canoas que distribuían agua hacia esos lugares. Los habitantes comentan que el fluido que emana de ese lado de la Matlalcuéyetl es muy diferente al que brota del lado de la población de Altamira.

La de este lado es más necha, tiene un ligero color amarillo y su sabor es azufrado. La leche que producen las vacas de esta zona es mucho mejor que la de otros lados por el agua que toma el ganado, expresaron.

En la barranca de San Lucas, ubicada en el sur de la cuidad, se encuentra el albarradón, que no es más que un dique que servía para evitar las inundaciones de la parte baja de Huamantla. Fue construido por don Simón de los Santos, quien fue alcalde de la ciudad en la segunda mitad del siglo XIX; para construirlo ocuparon parte de las instalaciones del agua rodada.

Actualmente la barranca se urbanizó y se construyeron diques contenedores para la bajada del agua de la Malinche en tiempo de lluvia, ahora se llama bulevar Cuamanco, palabra que se deriva de Cuamantla, que significa lugar donde se extiende el bosque.

En la calle Juárez Sur esquina con Cuamanco Poniente, se encuentra una enorme fuente la cual abastecía a la ciudad y también había un abrevadero para los animales.

La de este lado es más necha, tiene un ligero color amarillo y su sabor es azufrado. La leche que producen las vacas de esta zona es mucho mejor que la de otros lados por el agua que toma el ganado

Habitantes de Los Pilares

  • 23 Conchitas estaban ubicadas en Huamantla para abastecer a toda la población, la mayoría de ellas todavía existen. También había dos pilancones y tres aljibes, el del Dulce Nombre, Santa Anita y San Antonio

Hasta principios del siglo XX era común que existieran los aguadores, personas que abastecían y distribuían de agua a las poblaciones cuando el suministro no estaba generalizado

Habitantes de Huamantla

Dentro del frondoso bosque de la Matlalcuéyetl, a unos cien metros de la pluma que señala la entrada al centro recreativo, puede observarse una arquería que formó parte del sistema de acueductos que abasteció a dicha ciudad desde el siglo XVI

Te puede interesar:

Local

Prohíbe Congreso de Tlaxcala el maltrato infantil y tratos humillantes como método de disciplina

El Legislativo aprobó la reforma a favor de las infancias tlaxcaltecas; incorporan concepto de crianza positiva

Local

Mejorará Poder Judicial la impartición de justicia con Plan Estratégico 2024-2026

A través de la creación de nuevos juzgados, separación de los existentes, mejora de infraestructura y abatir rezagos, anunció la presidenta

Elecciones 2024

El PT refrendará su compromiso con el pueblo, asegura candidata a diputada Irma Garay

Tenemos a los mejores hombres y mujeres como candidatos y ganaremos muchas posiciones en el Congreso local y presidencias municipales, afirma

Municipios

Con bloqueo carretero, colonos de Ixtacuixtla logran atención a sus demandas

Mantuvieron cerrada la pista federal Tlaxcala-Texmelucan por nueve horas y la autopista por hora y media

Elecciones 2024

[Video] Madaí Pérez asegura que será una aliada de los tlaxcaltecas en el Congreso local

En mis recorridos ciudadanos recibí el reconocimiento de la gente, que es el más importante, afirma

Círculos

Santa Lucía, reina de la charrería en Tlaxcala, busca involucrar a las nuevas generaciones en este deporte

Representa a la Unión de Asociaciones Charras de la entidad; conoce un poco de ella y su pasión por este bello deporte