/ jueves 16 de abril de 2020

Persiste interés por los hueseros en Ixtulco, Tlaxcala

En la familia de Leonardo Tlapapatl, ese don de acomodar los huesos con las manos ha prevalecido cinco generaciones

Acudir con un quiropráctico para curarse, sobarse o acomodarse un hueso sigue tan vigente como hace cien años.

Para Leonardo Tlapapatl Flores, sobador de Ixtulco, la quiropráctica es un conjunto de métodos que pueden aprenderse, pero desarrollarla de manera correcta para no lastimar a las personas depende de un don que –sin duda- es heredado.

Ese es su caso, pues forma parte de la cuarta generación de sobadores de Santa María Ixtulco, Tlaxcala, y sus conocimientos los trasmite ya a sus dos hijos, quienes serán la quinta generación.

En entrevista con El Sol de Tlaxcala contó que en su familia son hueseros desde hace 108 años. Empezó su bisabuelo, don Librado Jiménez; después su abuela, su papá (Eliseo Tlapapatl) y actualmente son él y su hermano quienes siguen con la tradición familiar.

Su familia es muy buscada no solo por personas de Tlaxcala, sino también de otras entidades.

Cura desde bebés (el más pequeño que atendió tenía ocho meses de edad) hasta personas mayores, con diabetes o problemas de osteoporosis a quienes, por obvias razones, las soba con un cuidado mayor.

Sus conocimientos son empíricos, aprendió mientras observaba a su papá, después tuvo la oportunidad de palpar y practicar, pero antes conoció la anatomía del cuerpo humano al leer algunos libros al respecto.

“Creemos que tenemos un don, pero no puedo jactarme de decir que es algo mágico, solo hacemos algo lógico”, expresó.

Acudir con un huesero sigue tan vigente como hace cien años /KARLA MUÑETÓN

CURAN EL SISTEMA MÚSCULO ESQUELÉTICO

Su bisabuelo –don Librado- fue quien enseñó a las generaciones posteriores las técnicas de terapia, movimiento y acomodamiento de las lesiones.

Con el paso de los años ha sido la experiencia un factor clave para curar de forma acertada luxaciones, fracturas simples, desgarres, lumbalgias, torticolis, dolores de cabeza, zafaduras de huesos, es decir, todo lo relacionado con el sistema músculo esquelético.

Si bien son sus manos la herramienta principal, él se ayuda del hidromasaje, de la luz infrarroja y de algunas terapias con electroestimulación.

Eso sí, antes de sobar o curar a alguna persona obtiene un diagnóstico, pues en caso de que no pueda curar la paciente no lo toca y lo deja a los profesionales, porque en la mayoría de esos casos la persona necesita cirugía.

VENTOSAS Y TABLILLAS

Don Leonardo Tlapapatl Flores compartió que la ventosa es la técnica más usada para curar las lesiones del sistema músculo esquelético.

Junto con las tablillas, son atendidos fracturas de falange, de dedos, de brazos, de piernas y hasta de cadera, para lo cual –primero- inmoviliza el cuerpo, aunque en ocasiones usan férulas de yeso.

En el caso de las ventosas, una técnica de succión con calor que estimulan y relajan el cuerpo, se usa para quitar las contracturas musculares y acomodar las vértebras.

El público interesado lo puede contactar al télefono 246 48 09620 en calle Ferrocarril Mexicano, número 4, Santa María Ixtulco, Tlaxcala. Avenida 5 de Mayo 81-79, Santa María Ixtulco, Tlaxcala.

  • 29 Años como huesero tiene Leonardo Tlapapatl
  • 108 años en el negocio tiene la familia de Leonardo Tlapapatl.

Una ventosa

  • Se hace con muchos artículos como pocillos de peltre, vasos de vidrio, una campanita de cristal y hasta con el cuero de toro

Continúa leyendo:

Acudir con un quiropráctico para curarse, sobarse o acomodarse un hueso sigue tan vigente como hace cien años.

Para Leonardo Tlapapatl Flores, sobador de Ixtulco, la quiropráctica es un conjunto de métodos que pueden aprenderse, pero desarrollarla de manera correcta para no lastimar a las personas depende de un don que –sin duda- es heredado.

Ese es su caso, pues forma parte de la cuarta generación de sobadores de Santa María Ixtulco, Tlaxcala, y sus conocimientos los trasmite ya a sus dos hijos, quienes serán la quinta generación.

En entrevista con El Sol de Tlaxcala contó que en su familia son hueseros desde hace 108 años. Empezó su bisabuelo, don Librado Jiménez; después su abuela, su papá (Eliseo Tlapapatl) y actualmente son él y su hermano quienes siguen con la tradición familiar.

Su familia es muy buscada no solo por personas de Tlaxcala, sino también de otras entidades.

Cura desde bebés (el más pequeño que atendió tenía ocho meses de edad) hasta personas mayores, con diabetes o problemas de osteoporosis a quienes, por obvias razones, las soba con un cuidado mayor.

Sus conocimientos son empíricos, aprendió mientras observaba a su papá, después tuvo la oportunidad de palpar y practicar, pero antes conoció la anatomía del cuerpo humano al leer algunos libros al respecto.

“Creemos que tenemos un don, pero no puedo jactarme de decir que es algo mágico, solo hacemos algo lógico”, expresó.

Acudir con un huesero sigue tan vigente como hace cien años /KARLA MUÑETÓN

CURAN EL SISTEMA MÚSCULO ESQUELÉTICO

Su bisabuelo –don Librado- fue quien enseñó a las generaciones posteriores las técnicas de terapia, movimiento y acomodamiento de las lesiones.

Con el paso de los años ha sido la experiencia un factor clave para curar de forma acertada luxaciones, fracturas simples, desgarres, lumbalgias, torticolis, dolores de cabeza, zafaduras de huesos, es decir, todo lo relacionado con el sistema músculo esquelético.

Si bien son sus manos la herramienta principal, él se ayuda del hidromasaje, de la luz infrarroja y de algunas terapias con electroestimulación.

Eso sí, antes de sobar o curar a alguna persona obtiene un diagnóstico, pues en caso de que no pueda curar la paciente no lo toca y lo deja a los profesionales, porque en la mayoría de esos casos la persona necesita cirugía.

VENTOSAS Y TABLILLAS

Don Leonardo Tlapapatl Flores compartió que la ventosa es la técnica más usada para curar las lesiones del sistema músculo esquelético.

Junto con las tablillas, son atendidos fracturas de falange, de dedos, de brazos, de piernas y hasta de cadera, para lo cual –primero- inmoviliza el cuerpo, aunque en ocasiones usan férulas de yeso.

En el caso de las ventosas, una técnica de succión con calor que estimulan y relajan el cuerpo, se usa para quitar las contracturas musculares y acomodar las vértebras.

El público interesado lo puede contactar al télefono 246 48 09620 en calle Ferrocarril Mexicano, número 4, Santa María Ixtulco, Tlaxcala. Avenida 5 de Mayo 81-79, Santa María Ixtulco, Tlaxcala.

  • 29 Años como huesero tiene Leonardo Tlapapatl
  • 108 años en el negocio tiene la familia de Leonardo Tlapapatl.

Una ventosa

  • Se hace con muchos artículos como pocillos de peltre, vasos de vidrio, una campanita de cristal y hasta con el cuero de toro

Continúa leyendo:

Local

Blanca Águila no puede ser líder sindical, afirma jurista

Al solicitar licencia a su puesto dejó de ser trabajadora y por lo tanto está impedida para pertenecer a un sindicato, explica Estrada Aguilar

Local

Cuestan basificados $500 mil pesos por quincena a Congreso

Trabajan diputados locales en una ruta jurídica sobre el destino de los 34 espacios laborales

Municipios

El domingo inicia el tianguis textil de Ixcotla, Chiautempan

La nueva comisión de la Unión de Artesanos y Textileros afina los detalles

Local

Incrementan unidades para las pruebas Covid

Operan en Tlaxcala, Apizaco, Zacatelco, Chiautempan y Huamantla y hoy serán inauguradas por la gobernadora Lorena Cuéllar

Local

Aplicaron militares 170 mil vacunas contra la Covid-19

También han asistido a Veracruz para aplicar las vacunas antiCovid

Local

Concluye ciclo de conferencias "Mujeres que estudian mujeres"

Organizado por la Secretaría de Investigación Científica y Posgrado

Local

En dos años creció el rezago educativo en Tlaxcala

Deacuerdo con la medición nacional de la pobreza 2020 del Coneval

Local

Promueven los huertos escolares

Como una manera de permitir la inclusión escolar de la educación especial

Local

Irregular entrega de plazas en Sesa; investigan asignación a familiares

Son 300 plazas activadas de un momento a otro y 400 con incremento de nivel, dice la gobernadora Lorena Cuéllar