/ viernes 12 de enero de 2024

La conmovedora historia de amistad entre una mujer y un toro en Atlangatepec

Sancho fue un toro de lidia huérfano adoptado por Josefina, la hija de un hacendado de Tlaxcala

El 15 de abril de 1950, los asistentes de la Plaza de Toros de Orizaba presenciaron uno de los actos más sorprendentes en la historia de la fiesta brava: la mano extendida de una mujer acariciando a Sancho, el toro que se encontraba a media lidia en el ruedo.

No dejes de leer: ➡️¿Sabías que el origen del mazapán no es mexicano? Conoce este y otros datos sobre el dulce favorito de todos

Justo antes de que el matador Arturo Álvarez “El Vizcaíno”, uno de los más admirados de la época, terminara su faena, este extraño y conmovedor acto logró el inusual indulto del animal.


➡️Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Para muchos fue la sorpresa, pero la conmoción fue mayor para quienes conocían el trasfondo de aquella escena.

La historia de la misteriosa mujer y su toro Sancho

Todo comenzó en 1890 en San José de Atlangatepec, Tlaxcala. El hacendado David Rodríguez, apodado El Cuistle, cruzó un semental español con un rebaño de vacas criollas de Atlamaxac. La estirpe creada a partir de entonces tuvo un gran éxito en el ámbito taurino convirtiendo a los Rodríguez en una familia de prestigiosos ganaderos tlaxcaltecas.

Más detalles:➡️¡Qué chido! Las papas Chidas ya están a la venta en Tlaxcala

A finales de la década de los 40, un becerro se encontraba bramando en el potrero de San José de Atlangatepec junto a su madre, la cual murió después de darlo a luz.

Ante la penosa escena, Josefina Rodríguez, una de las hijas mayores de El Cuistle, se apiadó del animal, lo llamó Sancho y lo adoptó como si de un cachorro se tratara. Sus visitas al potrero para alimentar al recién nacido pronto dejaron de ser suficientes, pues Sancho la seguía a todas partes. Pasó el tiempo y la amistad se volvió más fuerte, casi tanto como el cuerpo que esculpe un toro de lidia en sus primeros meses.

Siendo ya un ejemplar de tamaño considerable, Sancho subía las escaleras, entraba al comedor y jugaba con Josefina. Pero el destino de su especie no estaba dentro de la casa.

Lee más: ➡️Cuaresma 2024: estas son las fechas clave para la celebración católica

David Rodríguez otorgó al animal para una corrida en Veracruz. Junto a otros cinco ejemplares, Sancho dio batalla ante los capotazos de “El Vizcaíno” hasta escuchar la voz de Josefina llamándolo desde el burladero para despedirse.

De acuerdo con México Desconocido, esa tarde miles de voces se escucharon en las gradas. La gente en la plaza se informaba sobre la relación madre e hijo entre la chica y el animal. Ante la presión del público, los jueces le perdonaron la vida a Sancho y, seguramente como lo había previsto de algún modo Josefina, su Sancho volvió a casa con vida.

Fueron muchos los toros de lidia que la hacienda de Atlangatepec arrojó a los carteles nacionales, pero este se registró con especial detalle en la memoria taurina de Tlaxcala y en la conciencia animalista de México donde siempre quedará el consuelo de que la bravura del toro está fuera del campo.



El 15 de abril de 1950, los asistentes de la Plaza de Toros de Orizaba presenciaron uno de los actos más sorprendentes en la historia de la fiesta brava: la mano extendida de una mujer acariciando a Sancho, el toro que se encontraba a media lidia en el ruedo.

No dejes de leer: ➡️¿Sabías que el origen del mazapán no es mexicano? Conoce este y otros datos sobre el dulce favorito de todos

Justo antes de que el matador Arturo Álvarez “El Vizcaíno”, uno de los más admirados de la época, terminara su faena, este extraño y conmovedor acto logró el inusual indulto del animal.


➡️Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Para muchos fue la sorpresa, pero la conmoción fue mayor para quienes conocían el trasfondo de aquella escena.

La historia de la misteriosa mujer y su toro Sancho

Todo comenzó en 1890 en San José de Atlangatepec, Tlaxcala. El hacendado David Rodríguez, apodado El Cuistle, cruzó un semental español con un rebaño de vacas criollas de Atlamaxac. La estirpe creada a partir de entonces tuvo un gran éxito en el ámbito taurino convirtiendo a los Rodríguez en una familia de prestigiosos ganaderos tlaxcaltecas.

Más detalles:➡️¡Qué chido! Las papas Chidas ya están a la venta en Tlaxcala

A finales de la década de los 40, un becerro se encontraba bramando en el potrero de San José de Atlangatepec junto a su madre, la cual murió después de darlo a luz.

Ante la penosa escena, Josefina Rodríguez, una de las hijas mayores de El Cuistle, se apiadó del animal, lo llamó Sancho y lo adoptó como si de un cachorro se tratara. Sus visitas al potrero para alimentar al recién nacido pronto dejaron de ser suficientes, pues Sancho la seguía a todas partes. Pasó el tiempo y la amistad se volvió más fuerte, casi tanto como el cuerpo que esculpe un toro de lidia en sus primeros meses.

Siendo ya un ejemplar de tamaño considerable, Sancho subía las escaleras, entraba al comedor y jugaba con Josefina. Pero el destino de su especie no estaba dentro de la casa.

Lee más: ➡️Cuaresma 2024: estas son las fechas clave para la celebración católica

David Rodríguez otorgó al animal para una corrida en Veracruz. Junto a otros cinco ejemplares, Sancho dio batalla ante los capotazos de “El Vizcaíno” hasta escuchar la voz de Josefina llamándolo desde el burladero para despedirse.

De acuerdo con México Desconocido, esa tarde miles de voces se escucharon en las gradas. La gente en la plaza se informaba sobre la relación madre e hijo entre la chica y el animal. Ante la presión del público, los jueces le perdonaron la vida a Sancho y, seguramente como lo había previsto de algún modo Josefina, su Sancho volvió a casa con vida.

Fueron muchos los toros de lidia que la hacienda de Atlangatepec arrojó a los carteles nacionales, pero este se registró con especial detalle en la memoria taurina de Tlaxcala y en la conciencia animalista de México donde siempre quedará el consuelo de que la bravura del toro está fuera del campo.



Local

IPN tendrá su propio edificio en Tlaxcala: Cuéllar

La gobernadora encabezó la entrega de laptops a 300 estudiantes universitarios con promedios destacados

Elecciones 2024

Morena, PT, PVEM, RSP, Nueva Alianza y Fuerza por México van juntos en diputaciones locales

Los partidos políticos suscribieron un convenio de candidaturas común en 11 de los 15 distritos de Tlaxcala

Cultura

Reconocen la trayectoria de productores de pan de Huactzinco y Totolac

Casa de las Artesanías de Tlaxcala llevó a cabo la premiación del “Segundo Concurso Artesanal Pan de Fiesta 2024”

Local

Con la entrega de becas dan respaldo a las primeras infancias de Tlaxcala

Su paso por los CAI's y Conafe es crucial en la formación de actividades y valores fundamentales, coinciden autoridades

Municipios

Inaugura Lorena Cuéllar el C2 de Calpulalpan; cámaras ayudarán a combatir el “huachicol”, asegura

En 2022 Calpulalpan registró 167 robos de transporte sin violencia y otros 77 con violencia

Local

Por caída de ceniza volcánica, especialistas exhortan a cuidar vías respiratorias y ojos

Las partículas pueden ocasionar los síntomas de cosquilleo en los ojos llorosos, nariz reseca y tos seca