/ miércoles 23 de agosto de 2023

Pepitas de calabaza: la botana más antigua, económica y saludable del mercado

Estas son las razones por las que debes consumir más pepitas de calabaza en tu día a día

De una calabaza criolla nada se desperdicia. Sus sabrosas flores se degustan en quesadillas, la generosa pulpa se prepara en dulce y las semillas que resguarda en su interior son la botana mexicana por tradición.

No dejes de leer:➡️¿Qué es y cuándo se observará la luna azul este 2023? Te contamos los detalles

Las populares ‘pepitas’ se tuestan con agua salada para luego devorarse a puños en teatros, bares, reuniones, oficinas u ociosas filas burocráticas. Su bajo costo, sabor único, beneficios a la salud y peculiar modo para comerlas, mantienen a estas semillas tan vigentes como cualquier otro bocadillo crujiente, ¿sabes desde cuándo se consumen en nuestro país?

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

*Son la botana mexicana más antigua

Según Arqueología mexicana, la mayoría de las calabazas que se consumen en el mundo tienen su origen en especies que fueron domesticadas en México. De hecho, se trata de la primera planta cultivada en Mesoamérica y la fecha más antigua que se conoce es de hace unos 10 mil años.


Infórmate:➡️¿Fan del chileatole? Huamantla prepara un festín de ese manjar

Sin embargo, de acuerdo con la bióloga Nora Villamil, aquellos sensatos comensales mesoamericanos comenzaron a cultivar calabazas para comer sus semillas, pues la pulpa de este vegetal es amargo e indigesto.

Los mesoamericanos, gracias a sus aptitudes agrícolas, sólo hubieron de sufrir mil años de diarreas pacientes, metódicas y comparadas hasta lograr seleccionar y engolosinarse con calabazas escasas de cucurbitacina (un compuesto que laxa e induce el vómito) en su pulpa, explicó en la Revista de la UNAM.

Te recomendamos:➡️Nuez, fruto prolífico en Tlaxcala con múltiples beneficios para la salud

En ese sentido, las pepitas son el inicio de un recorrido histórico de la domesticación de la calabaza; éstas conforman botanas, espesan dietas, reuniones o moles.

Más saludables que otras botanas

Las pepitas de calabaza, como las de girasol y otras semillas, son una buena fuente de proteínas, grasas insaturadas, vitaminas, minerales y compuestos bioactivos, que en conjunto brindan diversos beneficios a la salud, de acuerdo con El poder del consumidor.

Sigue leyendo:➡️Crean aplicación 100 % tlaxcalteca para gestionar expedientes odontológicos

Dentro de sus propiedades se encuentran:

Ser fuente antioxidante. Al contener tocoferoles, las pepitas permiten contrarrestar la oxidación, protegen la integridad de nuestras células y con ello previenen enfermedades como el cáncer, los padecimientos cardiovasculares y la diabetes.

Son anticancerígenos por la capacidad de algunos de sus compuestos para modificar los genes, entre otras funciones relacionadas con los mecanismos de apoptosis o muerte de las células cancerígenas.

Antiparasitante. Las parasitosis son enfermedades infecciosas producidas por diminutos seres vivos que pueden encontrarse en el aparato digestivo humano. Las semillas de la calabaza contienen cucurbitina, un antiparasitante natural.

Más información:➡️Conoce cuántos hongos silvestres crecen en Tlaxcala, dónde crecen y cuántos son peligrosos

Nutritivas. Las pepitas son ricas en magnesio y ácidos grasos comúnmente conocidos como omega 3, además de tener fibra, que benefician la salud cardiovascular y disminuyen la presión alta.

*Botanas a bajo costo

Si bien las pepitas se pueden encontrar en cualquier supermercado, ya sea saladas o con sabores adicionales que las marcas de botanas les agregan, es más barato prepararlas en casa o compararlas en los mercados y plazas públicas, donde los productores las venden a precios muy accesibles.

Infórmate:➡️Nace una jirafa sin manchas; Zoológico de EU alberga a este animal único en el mundo

Se pueden encontrar desde 15 pesos los 100 gramos, en presentación con cáscara. Una porción de 25 gramos es suficiente para un snack o complemento de ensalada.

*Cómo consumirlas

Se puede comer la semilla con todo y la cáscara para aprovechar todos sus beneficios, sin embargo, esta última contiene elementos fibrosos que provocan indigestión a algunas personas. Lo ideal es consumir porciones moderadas.

También, es mejor evitar la sal añadida, ya que aumenta la cantidad de sodio y no permite disfrutar del sabor natural de la pepita.

De una calabaza criolla nada se desperdicia. Sus sabrosas flores se degustan en quesadillas, la generosa pulpa se prepara en dulce y las semillas que resguarda en su interior son la botana mexicana por tradición.

No dejes de leer:➡️¿Qué es y cuándo se observará la luna azul este 2023? Te contamos los detalles

Las populares ‘pepitas’ se tuestan con agua salada para luego devorarse a puños en teatros, bares, reuniones, oficinas u ociosas filas burocráticas. Su bajo costo, sabor único, beneficios a la salud y peculiar modo para comerlas, mantienen a estas semillas tan vigentes como cualquier otro bocadillo crujiente, ¿sabes desde cuándo se consumen en nuestro país?

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

*Son la botana mexicana más antigua

Según Arqueología mexicana, la mayoría de las calabazas que se consumen en el mundo tienen su origen en especies que fueron domesticadas en México. De hecho, se trata de la primera planta cultivada en Mesoamérica y la fecha más antigua que se conoce es de hace unos 10 mil años.


Infórmate:➡️¿Fan del chileatole? Huamantla prepara un festín de ese manjar

Sin embargo, de acuerdo con la bióloga Nora Villamil, aquellos sensatos comensales mesoamericanos comenzaron a cultivar calabazas para comer sus semillas, pues la pulpa de este vegetal es amargo e indigesto.

Los mesoamericanos, gracias a sus aptitudes agrícolas, sólo hubieron de sufrir mil años de diarreas pacientes, metódicas y comparadas hasta lograr seleccionar y engolosinarse con calabazas escasas de cucurbitacina (un compuesto que laxa e induce el vómito) en su pulpa, explicó en la Revista de la UNAM.

Te recomendamos:➡️Nuez, fruto prolífico en Tlaxcala con múltiples beneficios para la salud

En ese sentido, las pepitas son el inicio de un recorrido histórico de la domesticación de la calabaza; éstas conforman botanas, espesan dietas, reuniones o moles.

Más saludables que otras botanas

Las pepitas de calabaza, como las de girasol y otras semillas, son una buena fuente de proteínas, grasas insaturadas, vitaminas, minerales y compuestos bioactivos, que en conjunto brindan diversos beneficios a la salud, de acuerdo con El poder del consumidor.

Sigue leyendo:➡️Crean aplicación 100 % tlaxcalteca para gestionar expedientes odontológicos

Dentro de sus propiedades se encuentran:

Ser fuente antioxidante. Al contener tocoferoles, las pepitas permiten contrarrestar la oxidación, protegen la integridad de nuestras células y con ello previenen enfermedades como el cáncer, los padecimientos cardiovasculares y la diabetes.

Son anticancerígenos por la capacidad de algunos de sus compuestos para modificar los genes, entre otras funciones relacionadas con los mecanismos de apoptosis o muerte de las células cancerígenas.

Antiparasitante. Las parasitosis son enfermedades infecciosas producidas por diminutos seres vivos que pueden encontrarse en el aparato digestivo humano. Las semillas de la calabaza contienen cucurbitina, un antiparasitante natural.

Más información:➡️Conoce cuántos hongos silvestres crecen en Tlaxcala, dónde crecen y cuántos son peligrosos

Nutritivas. Las pepitas son ricas en magnesio y ácidos grasos comúnmente conocidos como omega 3, además de tener fibra, que benefician la salud cardiovascular y disminuyen la presión alta.

*Botanas a bajo costo

Si bien las pepitas se pueden encontrar en cualquier supermercado, ya sea saladas o con sabores adicionales que las marcas de botanas les agregan, es más barato prepararlas en casa o compararlas en los mercados y plazas públicas, donde los productores las venden a precios muy accesibles.

Infórmate:➡️Nace una jirafa sin manchas; Zoológico de EU alberga a este animal único en el mundo

Se pueden encontrar desde 15 pesos los 100 gramos, en presentación con cáscara. Una porción de 25 gramos es suficiente para un snack o complemento de ensalada.

*Cómo consumirlas

Se puede comer la semilla con todo y la cáscara para aprovechar todos sus beneficios, sin embargo, esta última contiene elementos fibrosos que provocan indigestión a algunas personas. Lo ideal es consumir porciones moderadas.

También, es mejor evitar la sal añadida, ya que aumenta la cantidad de sodio y no permite disfrutar del sabor natural de la pepita.

Local

Tropieza inicio de la temporada de luciérnagas por sequía; no hay suficiente presencia de estos insectos

La secretaria de Turismo expuso que hay centros de avistamiento que sí tienen luciérnagas por su nivel de humedad y abrieron sus puertas el 14 de junio

Local

Reprueban Morena, PRI y Panal reparto de regidurías por parte del ITE; coinciden en que hay disparidad

Estudian la presentación de impugnaciones por la asignación de las representaciones populares

Local

Convoca Congreso local al Premio “Miguel N. Lira 2024” al mérito periodístico

En reconocimiento a quien por su labor en el ejercicio del periodismo sea merecedor a la presea

Local

Capacita SEDIF a 800 jefas de familia que tienen en marcha proyectos productivos

Mariana Espinoza de los Monteros, presidenta honorífica del SEDIF, afirmó que les brindan herramientas que impulsen el empoderamiento

Local

Alumno tlaxcalteca clasifica a Olimpiada de Matemáticas en Singapur, pero requiere apoyo para acudir a la competencia

Noaj Lugo ganó medalla de bronce que le dio el lugar para competir en el país asiático, cursa el tercer año de secundaria en la Técnica 36 de La Joya, en el municipio de Tlaxcala