/ jueves 1 de agosto de 2019

¿Por qué se tiene la impresión de que ahora hay más temblores que antes?

Experto de la UNAM asegura que los constantes sismos en la Ciudad de México no son peligro y tampoco son nuevos

¿Cuál es la causa de este tipo de movimientos? ¿Por qué se tiene la impresión de que en CdMx ahora hay más temblores locales que antes? se cuestiona en el portal Gaceta UNAM.

A lo anterior, Luis Quintanar Robles, investigador del Departamento de Sismología del Instituto de Geofísica indica que el motivo principal de los constantes sismos de baja magnitud son las fallas geológicas activas en el subsuelo del Valle de México.

Los temblores ocurren sobre las ya preexistentes, y para que haya uno en un determinado punto debe haber abajo una falla activa.

Es decir, el Valle de México está atravesado por una serie de fallas (ya cartografiadas por el Instituto de Geología, que cuando son activadas por acumulación de esfuerzos, dan lugar a la sismicidad local.

Los sismos locales son de baja magnitud debido a que la longitud de las fallas que los originan no es tan grande como la de las localizadas en las costas del Pacífico.

Por otro lado, añadió el especialista, cuando uno de gran magnitud ocurre fuera del Valle de México, especialmente en las costas del Pacífico, el subsuelo de la capital resiente la llegada de sus ondas (por lo general, muy energéticas), lo que puede ocasionar que las pequeñas fallas preexistentes se activen y desencadenen los temblores de baja magnitud que se sienten después.

Como ha habido fallas del subsuelo del Valle de México desde hace miles de años, los sismos de baja magnitud en la capital no han dejado de presentarse a lo largo de su historia. Aunado a la población, se tiene la impresión de que ahora hay más que antes.

Lo anterior ocurre por la sobrepoblación; hace 20 o 40 años si un temblor de baja magnitud golpeaba una zona poco habitada pasaba inadvertido; pero, en la actualidad el Valle de México está densamente poblado, así que cualquiera que ocurra aquí, por leve que sea, se sentirá por una parte de la población proporcionalmente mayor.

Además, antes sólo se contaba con una estación sismológica (la de Ciudad Universitaria); ahora el Servicio Sismológico Nacional tiene 30 estaciones de banda ancha en el Valle de México, las cuales permiten detectar casi cualquier movimiento y reportarlo.

  • *Con información de Gaceta UNAM

También puedes leer:

¿Cuál es la causa de este tipo de movimientos? ¿Por qué se tiene la impresión de que en CdMx ahora hay más temblores locales que antes? se cuestiona en el portal Gaceta UNAM.

A lo anterior, Luis Quintanar Robles, investigador del Departamento de Sismología del Instituto de Geofísica indica que el motivo principal de los constantes sismos de baja magnitud son las fallas geológicas activas en el subsuelo del Valle de México.

Los temblores ocurren sobre las ya preexistentes, y para que haya uno en un determinado punto debe haber abajo una falla activa.

Es decir, el Valle de México está atravesado por una serie de fallas (ya cartografiadas por el Instituto de Geología, que cuando son activadas por acumulación de esfuerzos, dan lugar a la sismicidad local.

Los sismos locales son de baja magnitud debido a que la longitud de las fallas que los originan no es tan grande como la de las localizadas en las costas del Pacífico.

Por otro lado, añadió el especialista, cuando uno de gran magnitud ocurre fuera del Valle de México, especialmente en las costas del Pacífico, el subsuelo de la capital resiente la llegada de sus ondas (por lo general, muy energéticas), lo que puede ocasionar que las pequeñas fallas preexistentes se activen y desencadenen los temblores de baja magnitud que se sienten después.

Como ha habido fallas del subsuelo del Valle de México desde hace miles de años, los sismos de baja magnitud en la capital no han dejado de presentarse a lo largo de su historia. Aunado a la población, se tiene la impresión de que ahora hay más que antes.

Lo anterior ocurre por la sobrepoblación; hace 20 o 40 años si un temblor de baja magnitud golpeaba una zona poco habitada pasaba inadvertido; pero, en la actualidad el Valle de México está densamente poblado, así que cualquiera que ocurra aquí, por leve que sea, se sentirá por una parte de la población proporcionalmente mayor.

Además, antes sólo se contaba con una estación sismológica (la de Ciudad Universitaria); ahora el Servicio Sismológico Nacional tiene 30 estaciones de banda ancha en el Valle de México, las cuales permiten detectar casi cualquier movimiento y reportarlo.

  • *Con información de Gaceta UNAM

También puedes leer:

Policiaca

Frustran en persecución asalto a comerciantes, en Apetatitlán

Los delincuentes golpearon a los propietarios y por algunos minutos los privaron de la libertad

Local

Reportan cinco casos más de Covid-19 en Tlaxcala; suman 14

Cuatro se encuentran en aislamiento y uno hospitalizado, informó este domingo el gobernador

Policiaca

Retienen a presunto ladrón y amagan con lincharlo, en Chiautempan

Pobladores de San Pedro Xochiteotla lo acusan de robarse una bicicleta; el sujeto ya fue golpeado como escarmiento

Policiaca

Frustran en persecución asalto a comerciantes, en Apetatitlán

Los delincuentes golpearon a los propietarios y por algunos minutos los privaron de la libertad

Local

Marco Mena convoca a empresarios y organizaciones

Con la finalidad de defender el empleo formal en Tlaxcala ante Covid-19

México

Equipo de protección contra el Covid-19 llegará a México este lunes

El cargamento que llegará de China constará de guantes, caretas, googles y batas, anunció Hugo López-Gatell

Local

Continúa limpieza de calles y avenidas en la capital

Cuadrillas de trabajadores continúan retirando lodo y basura, además de los apoyos brindados a familias

Cultura

El poeta y escritor mexicano, Homero Aridjis, cumple 80 años

Las obras más reconocidas del activista ambiental son Los perros del fin del mundo y Los invisibles del Fondo de Cultura Económica

Doble Vía

Coronavirus “ataca” en Zoológico del Bronx y tigresa “Nadia” da positivo

Se cree que contrajo el virus de un cuidador que no presentaba síntomas