/ viernes 14 de abril de 2023

Las siembras se retrasan cada año, comenta campesino de Tlaltelulco

La población ha depredado la vegetación y prefiere construir viviendas

El temporal no es el mismo de hace 20 años, cada vez las lluvias se retrasan más, lo cual retarda el ciclo agrícola, admitió Artemio Zamora Meléndez, un campesino de Tlaltelulco, quien dejó el oficio de mecánico por dedicarse a labrar sus parcelas.

Entrevistado mientras abonaba sus tierras con agua de lluvia, mezclada con abono de ganado vacuno, dijo que ha observado un cambio radical en el clima, pues cuando tenía 10 años su abuelo sembraba del 10 al 15 de marzo y ahora los labriegos prefieren depositar la semilla a finales de abril y principios de mayo, pues esperan las lluvias.

Lee también: ➡️ Siembran brócoli en temporada invernal

Parte del cambio climático, dijo, se debe a que la población ha depredado la vegetación y prefiere construir viviendas, lo cual causa un desequilibrio ecológico marcado y redunda en fenómenos atípicos.

Lo que también hace falta es retomar la plantación de magueyes, pues son muy buenos para la captación de contaminación y generan bastante oxígeno, pero ya no hay como antes había, por esto del crecimiento poblacional, mencionó.

Otras prácticas que anteriormente los campesinos hacían, son la construcción de zanjas en las cabeceras de terrenos para guardar la humedad y prevenir el escurrimiento de agua pluvial.

Entérate: ➡️ El cambio climático amenaza la producción de cempasúchil

En su caso, puntualizó que aprovecha el agua de la lluvia, apartándola en toneles y después la ocupa para mezclarla con estiércol que dispersa entre sus terrenos, pues ha observado buenos resultados.

Comentó que la mezcla tiene nutrientes naturales que requieren las plantaciones de maíz y cada año recoge mazorcas de importante tamaño, cuyo maíz lo procesa en nixcómil y su esposa lo convierte en tortillas.

Recordó que prefirió dejar a un lado la mecánica para dedicarse de lleno a labrar sus tierras, pues siente menos presión, en comparación con los clientes que piden reparaciones inmediatas de sus automóviles.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

A pesar de ello, admitió que el campo es muy poco redituable, pues le invierte más de lo que se le gana, “pero es una práctica muy bonita, que si se le agarra con amor la tierra provee de alimento todo el año”.

Cuando Artemio Zamora tenía 10 años su abuelo sembraba del 10 al 15 de marzo, ahora los labriegos prefieren depositar la semilla a finales de abril y principios de mayo.


El temporal no es el mismo de hace 20 años, cada vez las lluvias se retrasan más, lo cual retarda el ciclo agrícola, admitió Artemio Zamora Meléndez, un campesino de Tlaltelulco, quien dejó el oficio de mecánico por dedicarse a labrar sus parcelas.

Entrevistado mientras abonaba sus tierras con agua de lluvia, mezclada con abono de ganado vacuno, dijo que ha observado un cambio radical en el clima, pues cuando tenía 10 años su abuelo sembraba del 10 al 15 de marzo y ahora los labriegos prefieren depositar la semilla a finales de abril y principios de mayo, pues esperan las lluvias.

Lee también: ➡️ Siembran brócoli en temporada invernal

Parte del cambio climático, dijo, se debe a que la población ha depredado la vegetación y prefiere construir viviendas, lo cual causa un desequilibrio ecológico marcado y redunda en fenómenos atípicos.

Lo que también hace falta es retomar la plantación de magueyes, pues son muy buenos para la captación de contaminación y generan bastante oxígeno, pero ya no hay como antes había, por esto del crecimiento poblacional, mencionó.

Otras prácticas que anteriormente los campesinos hacían, son la construcción de zanjas en las cabeceras de terrenos para guardar la humedad y prevenir el escurrimiento de agua pluvial.

Entérate: ➡️ El cambio climático amenaza la producción de cempasúchil

En su caso, puntualizó que aprovecha el agua de la lluvia, apartándola en toneles y después la ocupa para mezclarla con estiércol que dispersa entre sus terrenos, pues ha observado buenos resultados.

Comentó que la mezcla tiene nutrientes naturales que requieren las plantaciones de maíz y cada año recoge mazorcas de importante tamaño, cuyo maíz lo procesa en nixcómil y su esposa lo convierte en tortillas.

Recordó que prefirió dejar a un lado la mecánica para dedicarse de lleno a labrar sus tierras, pues siente menos presión, en comparación con los clientes que piden reparaciones inmediatas de sus automóviles.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

A pesar de ello, admitió que el campo es muy poco redituable, pues le invierte más de lo que se le gana, “pero es una práctica muy bonita, que si se le agarra con amor la tierra provee de alimento todo el año”.

Cuando Artemio Zamora tenía 10 años su abuelo sembraba del 10 al 15 de marzo, ahora los labriegos prefieren depositar la semilla a finales de abril y principios de mayo.


Local

Estancada, reducción del uso de plásticos en Tlaxcala

En Tlaxcala es común que en los mercados y tianguis, así como en tendejones, se entreguen mercancías en bolsas plásticas

Local

¿Sabías que el estrés puede originar síndrome de intestino irritable? Conoce los síntomas y cómo prevenirlo

Es un síndrome y se caracteriza por dolor tipo cólico, estreñimiento, sensación de distención abdominal y flatulencias

Policiaca

Honrarán con justicia a jefe policiaco caído, dicen autoridades de Tlaxcala tras deceso de Antonio Hernández Portillo

Después de 12 días de luchar por su vida en el hospital, el director de Investigación de la SCC, pereció

Deportes

Culmina nacional de tiro con arco con ronda olímpica

Casi ocho horas de competencia en la última jornada

Local

Mantiene Tlaxcala atención a personas con discapacidad, afirma titular de Bienestar tras extinción del ITPCD

La Dirección de Bienestar Integral, ubicada en Apizaco, tiene los programas y apoyos para este sector de la población

Cultura

Exhibe Emerson Balderas obra mural en el Museo de Arte de Tlaxcala

La obra de gran formato requirió medio año de trabajo e invita a la reflexión sobre los ciclos de la vida