/ miércoles 8 de marzo de 2023

Piden juzgar a Keren con visión de género

La originaria de Veracruz, acusada de secuestro, fue detenida y separada de su hija recién nacida

Hace siete años Keren N., una joven originaria de Veracruz, fue recluida en el anexo femenil del Centro de Reinserción Social (Cereso), en el municipio de Apizaco, acusada de presuntamente participar en el secuestro de una persona originaria de Huamantla.

 

 

Esos años son los mismos que ha permanecido alejada de su única hija, quien apenas tenía un mes de nacida cuando, en 2015, fue detenida en Xalapa, Veracruz, y ahora con apenas 26 años de edad sigue en la espera que la justicia de Tlaxcala le otorgue una sentencia que sea emitida con perspectiva de género.

Continúa leyendo:➡️ Decretan Alerta de Género en Tlaxcala

El año pasado su caso fue atraído por el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), de la Ciudad de México, desde donde un grupo de abogados ha documentado presuntas irregularidades durante su proceso judicial, como una supuesta detención arbitraria y aparentemente haber sido torturada para aceptar que participó en ese delito.

 

 

En 2021, Keren N. fue sentenciada a 50 años de prisión acusada de ser la cuidadora de la persona secuestrada; sin embargo, tras la promoción de un amparo directo la justicia federal le solicitó a la de Tlaxcala dejarla sin efecto y emitir una nueva, pero tomando en cuenta algunos otros elementos, ya que la defensa de la joven señala que no fue juzgada con perspectiva de género y que no fueron analizadas las presuntas violaciones a sus derechos humanos desde el momento de su detención.

Desde entonces, con el argumento de que uno de los implicados y padre de la hija de Keren N. ya salió de prisión y no ha sido posible localizarlo para que dé su declaración de los hechos, el juez que lleva el caso no ha emitido una nueva sentencia y el proceso sigue abierto, paralizado.

No te pierdas:➡️ Suman esfuerzos contra violencia de género, crearán agenda en apoyo a las mujeres

Hace unos días, la situación de la mujer fue analizada en el conversatorio “La tortura y la violencia de género en el sistema de justicia”, y ahí Edith Méndez Ahuactzin, directora del Colectivo Mujer y Utopía A.C., habló sobre la constante exigencia a las autoridades para garantizar el respeto de los derechos en todos los casos.

La activista opinó que las autoridades incurren en la simulación al momento de cumplir con los marcos normativos internacionales, incluso si elementos de seguridad pública actúan fuera de la norma no son sancionados o capacitados para corregir esas prácticas.

 

 

Y a eso sumó la existencia de un machismo instaurado en el sistema de justicia que, a su decir, da pie a la estigmatización por razón de género y a la criminalización de las mujeres, pues recordó que Keren fue exhibida a medios de comunicación como una secuestradora.

Te puede interesar:➡️ [Actualización] Nace en Tlaxcala policía contra violencia de género

LA HISTORIA DE KEREN N.

El Sol de Tlaxcala platicó vía telefónica con Neftalí Pérez, abogado del Centro de Derechos Humanos, quien recientemente hizo suyo el caso de Keren y quien relató cómo fue que la joven llegó al Cereso femenil de Apizaco.

Explicó que el 11 de diciembre de 2015, todavía convaleciente por el nacimiento de su hija que había nacido un mes antes, Keren N. se encontró en la casa de quien entonces era su pareja sentimental para recibir la manutención, y fue ahí donde inició su calvario.

Más información:➡️ Prospera alerta de violencia de género en Tlaxcala

Detalló que minutos después de llegar al domicilio, arribaron personas armadas a bordo de vehículos no identificados, quienes sin decirle nada la detuvieron junto con su hija recién nacida. Mencionó que las autoridades acusaron a Keren N. de haber sido la cuidadora de la persona que presuntamente fue secuestrada por el papá de su hija y otro hombre, precisamente en ese domicilio.

A decir de los defensores legales, desde el primer momento, presuntamente fue víctima de diversas violaciones a sus derechos humanos ya que durante casi 11 horas fue golpeada, asfixiada y amenazada con que le harían daño a su bebé aparentemente con el fin de inculparse. Después supieron que esos actos fueron cometidos por policías federales y elementos de la policía ministerial de Tlaxcala.

En tanto, desde ese momento, fue separada de su hija y tuvieron que pasar 14 días para tener información de la bebé, pues había sido entregada al Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia de Tlaxcala para ponerla en adopción.

Lee también:➡️ Emiten en Tlaxcala Alerta por Violencia de Género

LA CONDENA DE KEREN N.

 

 

Unos años después de haber sido detenida, la justicia de Tlaxcala la condenó a 50 años de prisión, pero al considerar que fue discriminada en razón de género ya que su pena fue más elevada en comparación a la que recibió su expareja, quien por ser menor de edad al momento de su arresto tan solo cinco años después fue puesto en libertad.

Fue así que, en 2021, fue promovido un amparo que, entre otras cosas, solicitó al Judicial de Tlaxcala emitir una nueva sentencia, pero por no conocer el paradero del papá de su hija para que dé su declaración Keren N. permanece privada de su libertad, y hasta hace un año, antes del apoyo que le brinda el Centro Prodh, no tenía acceso a una defensa digna para su caso.

Entérate:➡️ Avanza combate a violencia de género en Tlaxcala

La hija de Keren N. creció lejos de ella, y actualmente es criada por su familia en Veracruz. Del padre de la niña que ahora tiene siete años de edad no se sabe nada.


 

 

Hace siete años Keren N., una joven originaria de Veracruz, fue recluida en el anexo femenil del Centro de Reinserción Social (Cereso), en el municipio de Apizaco, acusada de presuntamente participar en el secuestro de una persona originaria de Huamantla.

 

 

Esos años son los mismos que ha permanecido alejada de su única hija, quien apenas tenía un mes de nacida cuando, en 2015, fue detenida en Xalapa, Veracruz, y ahora con apenas 26 años de edad sigue en la espera que la justicia de Tlaxcala le otorgue una sentencia que sea emitida con perspectiva de género.

Continúa leyendo:➡️ Decretan Alerta de Género en Tlaxcala

El año pasado su caso fue atraído por el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), de la Ciudad de México, desde donde un grupo de abogados ha documentado presuntas irregularidades durante su proceso judicial, como una supuesta detención arbitraria y aparentemente haber sido torturada para aceptar que participó en ese delito.

 

 

En 2021, Keren N. fue sentenciada a 50 años de prisión acusada de ser la cuidadora de la persona secuestrada; sin embargo, tras la promoción de un amparo directo la justicia federal le solicitó a la de Tlaxcala dejarla sin efecto y emitir una nueva, pero tomando en cuenta algunos otros elementos, ya que la defensa de la joven señala que no fue juzgada con perspectiva de género y que no fueron analizadas las presuntas violaciones a sus derechos humanos desde el momento de su detención.

Desde entonces, con el argumento de que uno de los implicados y padre de la hija de Keren N. ya salió de prisión y no ha sido posible localizarlo para que dé su declaración de los hechos, el juez que lleva el caso no ha emitido una nueva sentencia y el proceso sigue abierto, paralizado.

No te pierdas:➡️ Suman esfuerzos contra violencia de género, crearán agenda en apoyo a las mujeres

Hace unos días, la situación de la mujer fue analizada en el conversatorio “La tortura y la violencia de género en el sistema de justicia”, y ahí Edith Méndez Ahuactzin, directora del Colectivo Mujer y Utopía A.C., habló sobre la constante exigencia a las autoridades para garantizar el respeto de los derechos en todos los casos.

La activista opinó que las autoridades incurren en la simulación al momento de cumplir con los marcos normativos internacionales, incluso si elementos de seguridad pública actúan fuera de la norma no son sancionados o capacitados para corregir esas prácticas.

 

 

Y a eso sumó la existencia de un machismo instaurado en el sistema de justicia que, a su decir, da pie a la estigmatización por razón de género y a la criminalización de las mujeres, pues recordó que Keren fue exhibida a medios de comunicación como una secuestradora.

Te puede interesar:➡️ [Actualización] Nace en Tlaxcala policía contra violencia de género

LA HISTORIA DE KEREN N.

El Sol de Tlaxcala platicó vía telefónica con Neftalí Pérez, abogado del Centro de Derechos Humanos, quien recientemente hizo suyo el caso de Keren y quien relató cómo fue que la joven llegó al Cereso femenil de Apizaco.

Explicó que el 11 de diciembre de 2015, todavía convaleciente por el nacimiento de su hija que había nacido un mes antes, Keren N. se encontró en la casa de quien entonces era su pareja sentimental para recibir la manutención, y fue ahí donde inició su calvario.

Más información:➡️ Prospera alerta de violencia de género en Tlaxcala

Detalló que minutos después de llegar al domicilio, arribaron personas armadas a bordo de vehículos no identificados, quienes sin decirle nada la detuvieron junto con su hija recién nacida. Mencionó que las autoridades acusaron a Keren N. de haber sido la cuidadora de la persona que presuntamente fue secuestrada por el papá de su hija y otro hombre, precisamente en ese domicilio.

A decir de los defensores legales, desde el primer momento, presuntamente fue víctima de diversas violaciones a sus derechos humanos ya que durante casi 11 horas fue golpeada, asfixiada y amenazada con que le harían daño a su bebé aparentemente con el fin de inculparse. Después supieron que esos actos fueron cometidos por policías federales y elementos de la policía ministerial de Tlaxcala.

En tanto, desde ese momento, fue separada de su hija y tuvieron que pasar 14 días para tener información de la bebé, pues había sido entregada al Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia de Tlaxcala para ponerla en adopción.

Lee también:➡️ Emiten en Tlaxcala Alerta por Violencia de Género

LA CONDENA DE KEREN N.

 

 

Unos años después de haber sido detenida, la justicia de Tlaxcala la condenó a 50 años de prisión, pero al considerar que fue discriminada en razón de género ya que su pena fue más elevada en comparación a la que recibió su expareja, quien por ser menor de edad al momento de su arresto tan solo cinco años después fue puesto en libertad.

Fue así que, en 2021, fue promovido un amparo que, entre otras cosas, solicitó al Judicial de Tlaxcala emitir una nueva sentencia, pero por no conocer el paradero del papá de su hija para que dé su declaración Keren N. permanece privada de su libertad, y hasta hace un año, antes del apoyo que le brinda el Centro Prodh, no tenía acceso a una defensa digna para su caso.

Entérate:➡️ Avanza combate a violencia de género en Tlaxcala

La hija de Keren N. creció lejos de ella, y actualmente es criada por su familia en Veracruz. Del padre de la niña que ahora tiene siete años de edad no se sabe nada.


 

 

Local

Pensamiento liberal, legado de Sánchez Piedras: Segob

El presidente municipal de Apizaco, Pablo Badillo Sánchez, resaltó que el exgobernador dejó una huella indeleble en Tlaxcala

Municipios

Ventarrones rompen cubiertas de invernaderos en municipios del norte

Productores piden apoyo para su rehabilitación a la Secretaría de Impulso Agropecuario

Local

Tiene el Congreso local más de 200 ordenamientos pendientes, revela José Gilberto Temoltzin

La Comisión de Puntos Constitucionales es la que más asuntos pendientes presenta

Cultura

Casa Butoh inicia una nueva etapa de talleres con amplia oferta de disciplinas

Además de danza, el espacio también contará con artes plásticas y disciplinas como yoga y un club de lectura

Local

¡Ven a correr en familia! Convoca Sesa a la carrera por el Día del Padre; el primer lugar se llevará una pantalla

Este domingo es la competencia en el zócalo capitalino; premiarán a los primeros cinco lugares