/ viernes 5 de enero de 2024

La nueva era sindical en Tlaxcala

El conflicto con el Sindicato "7 de Mayo", que se antojaba con una solución interminable, finalmente vio la luz del día, lo que dejó un buen sabor de boca a unos pero otros se quedaron con el amargor de la derrota. Nos cuentan que la decisión de crear un nuevo sindicato no tiene más que una motivación personal y revanchista, pues lo que no pudieron ganar de manera legal, ahora quieren lograrlo por otra vía, también legal e institucional, pero la pregunta es si esta disidencia es genuina o hay alguna mano que mece la cuna. Nada como el tiempo para poner las cosas en su lugar.


De eso no queda duda. Casi 20 meses después de que inició este conflicto, esta semana se pudo ver con claridad de qué lado está la razón. En algunas áreas de gobierno en distintas dependencias donde se encuentran los trabajadores sindicalizados, nos comentan, se pudieron ver caras alegres -y no fueron pocas- porque finalmente aseguran que podrán recuperar prestaciones y tendrán estabilidad gremial con la planilla Café.


De hecho, algunos recordaron que desde que la gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros era presidenta municipal de Tlaxcala, estaban ya con ella porque respetó sus derechos y el sindicato se coronó algunos logros en esos tiempos, ahora están seguros de que la historia se repetirá. Prueba de ello es el trabajo que la mandataria ha hecho por los jubilados y pensionados en la entidad.


Y hablando de tener la razón, todavía hay quienes acusan al gobierno lorenista de meter las manos en el conflicto. Qué parte de que un tribunal colegiado de circuito, de competencia federal, resolvió el caso no quedó clara. Incluso, no faltó quién dijo que la toma de nota a favor de Karina Erazo fue sorpresiva por parte del Tribunal de Conciliación y Arbitraje, y cómo pueden llamarlo “sor-pre-si-vo“ ya que no es un conflicto nuevo y el tribunal federal dio tres días al tribunal estatal para acatar la instrucción, o sea, tal vez la sorpresa fue que la planilla Verde no entendió que la justicia no estaba de su lado.


El mensaje del gobierno fue alentador, institucional como debe de ser, pues desde que se les notificó la toma de nota difundieron el mensaje de respetar los derechos de los trabajadores y, más aún, este jueves el secretario de Gobierno, Luis Antonio Ramírez Hernández, dio muestras de que los trabajadores siempre estarán por encima de pugnas sindicales.


En una reunión que se calificó de fructífera, el funcionario dejó en claro el compromiso del Gobierno del Estado de Tlaxcala de hacer valer los derechos laborales de trabajadores y reconocer al sindicato como pilar esencial en defensa de sus intereses, con lo que reconoció a la nueva dirigencia encabezada por Erazo, a quien ofreció un diálogo abierto para favorecer a los sindicalizados.

El conflicto con el Sindicato "7 de Mayo", que se antojaba con una solución interminable, finalmente vio la luz del día, lo que dejó un buen sabor de boca a unos pero otros se quedaron con el amargor de la derrota. Nos cuentan que la decisión de crear un nuevo sindicato no tiene más que una motivación personal y revanchista, pues lo que no pudieron ganar de manera legal, ahora quieren lograrlo por otra vía, también legal e institucional, pero la pregunta es si esta disidencia es genuina o hay alguna mano que mece la cuna. Nada como el tiempo para poner las cosas en su lugar.


De eso no queda duda. Casi 20 meses después de que inició este conflicto, esta semana se pudo ver con claridad de qué lado está la razón. En algunas áreas de gobierno en distintas dependencias donde se encuentran los trabajadores sindicalizados, nos comentan, se pudieron ver caras alegres -y no fueron pocas- porque finalmente aseguran que podrán recuperar prestaciones y tendrán estabilidad gremial con la planilla Café.


De hecho, algunos recordaron que desde que la gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros era presidenta municipal de Tlaxcala, estaban ya con ella porque respetó sus derechos y el sindicato se coronó algunos logros en esos tiempos, ahora están seguros de que la historia se repetirá. Prueba de ello es el trabajo que la mandataria ha hecho por los jubilados y pensionados en la entidad.


Y hablando de tener la razón, todavía hay quienes acusan al gobierno lorenista de meter las manos en el conflicto. Qué parte de que un tribunal colegiado de circuito, de competencia federal, resolvió el caso no quedó clara. Incluso, no faltó quién dijo que la toma de nota a favor de Karina Erazo fue sorpresiva por parte del Tribunal de Conciliación y Arbitraje, y cómo pueden llamarlo “sor-pre-si-vo“ ya que no es un conflicto nuevo y el tribunal federal dio tres días al tribunal estatal para acatar la instrucción, o sea, tal vez la sorpresa fue que la planilla Verde no entendió que la justicia no estaba de su lado.


El mensaje del gobierno fue alentador, institucional como debe de ser, pues desde que se les notificó la toma de nota difundieron el mensaje de respetar los derechos de los trabajadores y, más aún, este jueves el secretario de Gobierno, Luis Antonio Ramírez Hernández, dio muestras de que los trabajadores siempre estarán por encima de pugnas sindicales.


En una reunión que se calificó de fructífera, el funcionario dejó en claro el compromiso del Gobierno del Estado de Tlaxcala de hacer valer los derechos laborales de trabajadores y reconocer al sindicato como pilar esencial en defensa de sus intereses, con lo que reconoció a la nueva dirigencia encabezada por Erazo, a quien ofreció un diálogo abierto para favorecer a los sindicalizados.