/ miércoles 27 de marzo de 2024

Ofertan en establecimientos de Apizaco libros pirata a precio de originales

La venta de libros clonados es un delito castigado por la Ley de Propiedad Industrial

La piratería editorial dejó de ser un problema visible únicamente en las calles y hoy son cientos los tomos ilegales que se ofertan en librerías establecidas de Tlaxcala, incluso a precio de originales.

Lee más:➡️Día del Libro | Dan otra oportunidad a los libros maltratados

De acuerdo con el Consejo Directivo del Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor (CeMPro), cuatro de cada 10 libros que se leen en nuestro país son considerados pirata, pese a que su venta es un delito castigado por la Ley de Propiedad Industrial con sanciones que van de cinco a 30 mil pesos.

La impresión y calidad del papel diferencian a un libro pirata de uno original / Mónica Vargas / El Sol de Tlaxcala

➡️Síguenos en nuestro canal de WhatsApp y recibe las noticias más relevantes de Tlaxcala, México y el Mundo

Si bien este fenómeno solía tener su auge a través de mercados sobre ruedas y puestos ambulantes, ya es común ver cómo los lectores de la entidad adquieren títulos dentro de establecimientos con licencia de funcionamiento vigente, sin imaginar que cada una de sus páginas fueron clonadas de manera ilegal, lo que contribuye de manera indirecta a uno de los delitos ‘light’ en México.

IMPLICACIONES

Se puede identificar una copia por la mala calidad de impresión / Mónica Vargas / El Sol de Tlaxcala

Entérate: ➡️Conoce las bibliotecas más bellas del mundo

La piratería editorial promueve que los escritores dejen de escribir, pues muchas veces no ven reflejado su trabajo en los ingresos que percibe por las regalías de la editorial. En cambio, otorgar el valor que merecen los libros propicia que los escritores puedan dedicarse por completo a su profesión.

Ser autor es un trabajo que implica talento, tiempo, creatividad y un esfuerzo de 24 horas, siete días a la semana, señala el CeMPro. Además, sostiene que el autor no es el único que resulta perjudicado con la clonación.

En Apizaco venden al mismo precio copias de libros y originales / Mónica Vargas / El Sol de Tlaxcala


Entérate:➡️Es el negocio de los libros “amor al arte”, coinciden libreros de Tlaxcala

“También están las editoriales que son ciertamente empresas, pero también son familias que dependen de esta industria, pues detrás de cada libro hay editores, correctores de estilo, formadores, diseñadores; por otro lado, están los libreros que forman parte fundamental de la cadena de cada título y que no ven un resultado de esta producción creativa”, expone el organismo.

COPIAS A PRECIO DE ORIGINALES

Lee más:➡️Pese a polémica, libros de texto sí se emplearon en Tlaxcala

En un recorrido por las únicas cuatro librerías registradas en la cabecera municipal de Apizaco, este Diario constató que los propietarios asumen como originales títulos que evidentemente no lo son. De manera que los precios son iguales o similares con respecto a los ofertados por las editoriales.

Lo anterior no solo representa una actividad ilícita ante la Ley de Propiedad Industrial, sino una deslealtad al resto de empresarios y una imposición de la ilegalidad a los lectores que buscan títulos originales y no reconocen sus contrarios.

Sigue leyendo:➡️En el marco del Día Internacional del Libro, comparten perspectiva sobre el papel del libro

La copia ilegal de “El coronel no tiene quien le escriba” (1961) de Gabriel García Márquez, por ejemplo, tiene un costo de 130 pesos en una librería de Apizaco, que representa la misma inversión al comprarlo directamente en la web de su editorial, de acuerdo con lo cotejado a través de su ISBN.

Un segundo ejemplo que permite entender la gravedad de este delito corresponde a la publicación más reciente del mes “En agosto nos vemos” (2024), también de García Márquez. Actualmente, son tres las librerías de la ciudad rielera las que ofertan su clon por 250 pesos, aun cuando su tiraje fue anunciado el pasado seis de marzo con una sola edición a 348 pesos a nivel nacional.

Te recomendamos:➡️¿Tienes libros arrumbados en casa? Dales una segunda oportunidad

El enriquecimiento ilícito en estos establecimientos aqueja a los consumidores más allá del giro económico, pues reciben un producto de menor calidad ante un costo considerablemente elevado, mismo que se posiciona como una de las tres razones por las que los mexicanos abandonan el hábito de la lectura a temprana edad, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

CÓMO IDENTIFICAR LA PIRATERÍA EDITORIAL

No dejes de leer:➡️Libros de segunda mano, una alternativa accesible para lectores

Si bien la Ley Federal de Derecho de Autor se ha reformado para fortalecer las normas para garantizar la debida protección de las obras y los derechos de los escritores, es importante que los consumidores reconozcan los títulos originales y paguen lo justo por el material obtenido.

Aunque las tecnologías digitales han facilitado la impresión de libros, también someten la producción de copias a un proceso de menor calidad.


Te puede interesar:➡️Nuevos libros de texto de la SEP omiten al INE

Los clones parecen idénticos al libro original, pero el primer indicador de su simulación es la impresión y su envoltura. Las letras en la portada y contraportada se ven borrosas, dobles o tienen errores de ortografía. Además, en lugar de plástico protector transparente, portan cubrepolvo de colores o mal etiquetado. Por dentro, al libro clon le faltan páginas, capítulos enteros, las fotografías no tienen calidad o no están a color.

Al verificar la autenticidad de una publicación, el CeMPro garantiza que se respetan los derechos de los autores y las vías legales para adquirir obras de arte, lo que fortalece a la industria y al país.

Más información:➡️Libros de texto de la SEP ya se distribuyen en el país pese a pleito judicial

EL APUNTE

De acuerdo con el CeMPro, cuatro de cada 10 libros que se leen en nuestro país son considerados pirata, pese a que su venta es un delito castigado por la Ley de Propiedad Industrial con sanciones que van de cinco a 30 mil pesos.


La piratería editorial dejó de ser un problema visible únicamente en las calles y hoy son cientos los tomos ilegales que se ofertan en librerías establecidas de Tlaxcala, incluso a precio de originales.

Lee más:➡️Día del Libro | Dan otra oportunidad a los libros maltratados

De acuerdo con el Consejo Directivo del Centro Mexicano de Protección y Fomento de los Derechos de Autor (CeMPro), cuatro de cada 10 libros que se leen en nuestro país son considerados pirata, pese a que su venta es un delito castigado por la Ley de Propiedad Industrial con sanciones que van de cinco a 30 mil pesos.

La impresión y calidad del papel diferencian a un libro pirata de uno original / Mónica Vargas / El Sol de Tlaxcala

➡️Síguenos en nuestro canal de WhatsApp y recibe las noticias más relevantes de Tlaxcala, México y el Mundo

Si bien este fenómeno solía tener su auge a través de mercados sobre ruedas y puestos ambulantes, ya es común ver cómo los lectores de la entidad adquieren títulos dentro de establecimientos con licencia de funcionamiento vigente, sin imaginar que cada una de sus páginas fueron clonadas de manera ilegal, lo que contribuye de manera indirecta a uno de los delitos ‘light’ en México.

IMPLICACIONES

Se puede identificar una copia por la mala calidad de impresión / Mónica Vargas / El Sol de Tlaxcala

Entérate: ➡️Conoce las bibliotecas más bellas del mundo

La piratería editorial promueve que los escritores dejen de escribir, pues muchas veces no ven reflejado su trabajo en los ingresos que percibe por las regalías de la editorial. En cambio, otorgar el valor que merecen los libros propicia que los escritores puedan dedicarse por completo a su profesión.

Ser autor es un trabajo que implica talento, tiempo, creatividad y un esfuerzo de 24 horas, siete días a la semana, señala el CeMPro. Además, sostiene que el autor no es el único que resulta perjudicado con la clonación.

En Apizaco venden al mismo precio copias de libros y originales / Mónica Vargas / El Sol de Tlaxcala


Entérate:➡️Es el negocio de los libros “amor al arte”, coinciden libreros de Tlaxcala

“También están las editoriales que son ciertamente empresas, pero también son familias que dependen de esta industria, pues detrás de cada libro hay editores, correctores de estilo, formadores, diseñadores; por otro lado, están los libreros que forman parte fundamental de la cadena de cada título y que no ven un resultado de esta producción creativa”, expone el organismo.

COPIAS A PRECIO DE ORIGINALES

Lee más:➡️Pese a polémica, libros de texto sí se emplearon en Tlaxcala

En un recorrido por las únicas cuatro librerías registradas en la cabecera municipal de Apizaco, este Diario constató que los propietarios asumen como originales títulos que evidentemente no lo son. De manera que los precios son iguales o similares con respecto a los ofertados por las editoriales.

Lo anterior no solo representa una actividad ilícita ante la Ley de Propiedad Industrial, sino una deslealtad al resto de empresarios y una imposición de la ilegalidad a los lectores que buscan títulos originales y no reconocen sus contrarios.

Sigue leyendo:➡️En el marco del Día Internacional del Libro, comparten perspectiva sobre el papel del libro

La copia ilegal de “El coronel no tiene quien le escriba” (1961) de Gabriel García Márquez, por ejemplo, tiene un costo de 130 pesos en una librería de Apizaco, que representa la misma inversión al comprarlo directamente en la web de su editorial, de acuerdo con lo cotejado a través de su ISBN.

Un segundo ejemplo que permite entender la gravedad de este delito corresponde a la publicación más reciente del mes “En agosto nos vemos” (2024), también de García Márquez. Actualmente, son tres las librerías de la ciudad rielera las que ofertan su clon por 250 pesos, aun cuando su tiraje fue anunciado el pasado seis de marzo con una sola edición a 348 pesos a nivel nacional.

Te recomendamos:➡️¿Tienes libros arrumbados en casa? Dales una segunda oportunidad

El enriquecimiento ilícito en estos establecimientos aqueja a los consumidores más allá del giro económico, pues reciben un producto de menor calidad ante un costo considerablemente elevado, mismo que se posiciona como una de las tres razones por las que los mexicanos abandonan el hábito de la lectura a temprana edad, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

CÓMO IDENTIFICAR LA PIRATERÍA EDITORIAL

No dejes de leer:➡️Libros de segunda mano, una alternativa accesible para lectores

Si bien la Ley Federal de Derecho de Autor se ha reformado para fortalecer las normas para garantizar la debida protección de las obras y los derechos de los escritores, es importante que los consumidores reconozcan los títulos originales y paguen lo justo por el material obtenido.

Aunque las tecnologías digitales han facilitado la impresión de libros, también someten la producción de copias a un proceso de menor calidad.


Te puede interesar:➡️Nuevos libros de texto de la SEP omiten al INE

Los clones parecen idénticos al libro original, pero el primer indicador de su simulación es la impresión y su envoltura. Las letras en la portada y contraportada se ven borrosas, dobles o tienen errores de ortografía. Además, en lugar de plástico protector transparente, portan cubrepolvo de colores o mal etiquetado. Por dentro, al libro clon le faltan páginas, capítulos enteros, las fotografías no tienen calidad o no están a color.

Al verificar la autenticidad de una publicación, el CeMPro garantiza que se respetan los derechos de los autores y las vías legales para adquirir obras de arte, lo que fortalece a la industria y al país.

Más información:➡️Libros de texto de la SEP ya se distribuyen en el país pese a pleito judicial

EL APUNTE

De acuerdo con el CeMPro, cuatro de cada 10 libros que se leen en nuestro país son considerados pirata, pese a que su venta es un delito castigado por la Ley de Propiedad Industrial con sanciones que van de cinco a 30 mil pesos.


Local

[Video] Frustran en Tlaxcala el paso de la Caravana Migrante; están retenidos en Tlaxco

A través de videos, las personas en situación de tránsito han solicitado apoyo para que las dejen continuar con su camino y evitar ser víctimas de golpes

Policiaca

Levantamiento de cadáver provoca discrepancias entre Tlaxcala y Puebla

Se trata de un masculino fallecido por un disparo de arma de fuego en la comunidad de San José El Conde, municipio de San Pablo del Monte

Policiaca

Detiene el Instituto Nacional de Migración a 450 migrantes en Soltepec

“No queremos que nos deporten, tenemos sed y hambre”, expresa haitiano

Local

Precaución: alertan sobre posibles tornados en Tlaxcala

Autoridades federales solicitaron a las personas protegerse de objetos sueltos que puedan ser lanzados por el viento como proyectiles

Local

¡Aún te da tiempo llegar! Vive Apizaco la VIII Convención Numismática

La exposición, compra y venta de monedas va a culminar este domingo 26

Doble Vía

En Tlaxcala es temporada de durazno, pero ¿se come la piel aterciopelada?

Es un mito que los niños sufran de empacho al comer la cáscara de la fruta, al contrario, favorece la digestión y brinda nutrientes, sólo se deben tener medidas de higiene