/ miércoles 22 de noviembre de 2023

¿A cuántos de ellos conoces? Músicos tlaxcaltecas que dejaron huella

Con diversos géneros musicales, exponentes locales heredaron su legado en la historia sonora de Tlaxcala

Tlaxcala ha sido semillero de grandes músicos. La riqueza de géneros y ritmos como el bolero, la cumbia, el rock, la música de orquesta, el mariachi, entre otros, lo han posicionado a nivel nacional.

Lee más:➡️¿Lo sabías? Óscar Chávez mencionó a Apizaco en dos de sus canciones

De hecho, es común que en cada familia tlaxcalteca exista un integrante que cante, componga o ejecute algún instrumento.

➡️Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

A propósito del Día Mundial del Músico, recordamos a cinco de ellos, quienes dejaron su huella en la historia del arte local.

*Estanislao Mejía Castro

Estanislao Mejía Castro | Fotografía del libro “Historia de Tlaxcala” SEP, 1990


Oriundo de Hueyotlipan, Estanislao Mejía mostró gusto por la música desde muy temprana edad. A los seis años inició sus estudios artísticos y a los trece ingresó como cornetín en la banda del pueblo. Aún muy joven, llegó a tocar en la Banda del Estado de Puebla y en la Banda de Astillaría de la Ciudad de México.

Infórmate: ➡️Entre golpes y reventa de boletos cerró el Palenque de Tlaxcala

Se inscribió luego en el Conservatorio Nacional de Música, donde se recibió como ejecutante de cornetín para después seguir la carrera de compositor, la más completa de las carreras musicales.

Inició su carrera de maestro en el Conservatorio, donde dio clases de solfeo durante 20 años. En su madurez hubo una huelga estudiantil que puso en peligro la existencia de la escuela, entonces Mejía Castro intervino para que se fundara la Facultad de Música en la Universidad de México, la cual lo tuvo como director durante cuatro años.

Su esmero y pasión por la música lo llevó a convertirse en director del Conservatorio Nacional de Música. Organizó la Orquesta Sinfónica Nacional y dio a conocer la música mexicana en diversos medios impresos.

Más detalles: ➡️Memoria de papel | El Brujo de Tzompantepec alcanzó fama internacional

Un momento muy importante en la carrera del distinguido músico fue cuando se ejecutó en Bellas Artes su marcha solemne “Xicohténcatl”, en el marco del homenaje a Felipe Santiago Xicohténcatl.

Estanislao falleció en 1967 en la Ciudad de México, donde consolidó un amplio repertorio musical que llena de orgullo no solo a su municipio natal, sino a todo Tlaxcala.

*Roberto Pérez Vázquez

Roberto Pérez Vázquez, director de los Violines Mágicos de Villafontana | Cortesía: Facebook VMVF

Los violines mágicos de Villafontana fueron, durante 17 años, el plato principal para los comensales del restaurante Villafontana, ubicado en Paseo de la Reforma.

El músico Roberto Pérez Vázquez fue el fundador y director de este proyecto musical integrado por más de 10 violines y un piano.

Nació en Apizaco en los años veinte y sus primeras lecciones de música las recibió de su abuelo y su madre.

Sigue leyendo:➡️Mujeres en la revolución, mujeres revolucionarias

Desde muy joven, Roberto se destacó como un extraordinario alumno y un estudioso apasionado de la pianística de concierto bajo la influencia de los más grandes autores y compositores de la música sinfónica.

A los 15 años migró a la Ciudad de México, donde acompañado de los violines saltó a la fama gracias a las exitosas grabaciones de estudio que recorrieron el mundo desde los años 50 hasta la fecha, a pesar de que falleció en 2021.

*Ascensión Cruz Pérez Cervantes

Oriundo de San Damián Texoloc, Ascensión Cruz Pérez Cervantes es el autor del Cielo Tlaxcalteca, pasodoble que identifica la fiesta taurina en la entidad.

Entérate: ➡️Talento, belleza y elegancia en la Feria de Escaramuzas

Si bien mostró desde niño su habilidad para la música, Ascensión inició propiamente su carrera en el año de 1934, en la ciudad de Puebla, donde ingresó a la Banda Militar del 27 Batallón de Infantería.

Entre sus composiciones más destacadas están el vals “Murmullo del Zahuapan”; los danzones “Las Glorias de Texoloc” y “Mister Chon”; los pasos dobles “Cielo Tlaxcalteca”, “El Cielo de México”, “Lirios y “Rosas”, “Mujer Sevillana” y “Afición Taurina”.

*Elvira Luz Reyes

Oriunda de Huamantla, Elvira se consagró como una de las voces más imponentes del siglo XX en Tlaxcala.

En 1927 participó en el primer Congreso Nacional de Música que convocó el diario El Universal. Obtuvo el primer lugar del concurso de canto y su primera medalla de oro.

Te recomendamos:➡️Antonio Hidalgo Sandoval, un guerrero apizaquense

A partir de ese momento cantó en escenarios de renombre nacional como el Teatro Iris de la Ciudad de México y en el Teatro Degollado de Guadalajara.

Una de las anécdotas con las que más se le recuerda es cuando en 1928 el general Álvaro Obregón fue elegido nuevamente para ocupar la presidencia de la República. Para celebrar esta elección, sus amigos le ofrecieron una fiesta en el restaurante La Bombilla.

Durante su espectáculo se escucharon seis disparos que se creían eran ruidos para adornar la canción, pero no fue así. Eran los sonidos de la pistola de un hombre que le había quitado la vida a Álvaro Obregón.

Este suceso siempre lo recordó Elvirita, como la llamaban de cariño, porque la canción que estaba cantando coincidió con el asesinato y porque fue testigo sin querer de ese crimen que conmovió a México.

Ese fue una de sus últimas presentaciones, sin embargo, en la memoria quedó para la eternidad.

Tlaxcala ha sido semillero de grandes músicos. La riqueza de géneros y ritmos como el bolero, la cumbia, el rock, la música de orquesta, el mariachi, entre otros, lo han posicionado a nivel nacional.

Lee más:➡️¿Lo sabías? Óscar Chávez mencionó a Apizaco en dos de sus canciones

De hecho, es común que en cada familia tlaxcalteca exista un integrante que cante, componga o ejecute algún instrumento.

➡️Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

A propósito del Día Mundial del Músico, recordamos a cinco de ellos, quienes dejaron su huella en la historia del arte local.

*Estanislao Mejía Castro

Estanislao Mejía Castro | Fotografía del libro “Historia de Tlaxcala” SEP, 1990


Oriundo de Hueyotlipan, Estanislao Mejía mostró gusto por la música desde muy temprana edad. A los seis años inició sus estudios artísticos y a los trece ingresó como cornetín en la banda del pueblo. Aún muy joven, llegó a tocar en la Banda del Estado de Puebla y en la Banda de Astillaría de la Ciudad de México.

Infórmate: ➡️Entre golpes y reventa de boletos cerró el Palenque de Tlaxcala

Se inscribió luego en el Conservatorio Nacional de Música, donde se recibió como ejecutante de cornetín para después seguir la carrera de compositor, la más completa de las carreras musicales.

Inició su carrera de maestro en el Conservatorio, donde dio clases de solfeo durante 20 años. En su madurez hubo una huelga estudiantil que puso en peligro la existencia de la escuela, entonces Mejía Castro intervino para que se fundara la Facultad de Música en la Universidad de México, la cual lo tuvo como director durante cuatro años.

Su esmero y pasión por la música lo llevó a convertirse en director del Conservatorio Nacional de Música. Organizó la Orquesta Sinfónica Nacional y dio a conocer la música mexicana en diversos medios impresos.

Más detalles: ➡️Memoria de papel | El Brujo de Tzompantepec alcanzó fama internacional

Un momento muy importante en la carrera del distinguido músico fue cuando se ejecutó en Bellas Artes su marcha solemne “Xicohténcatl”, en el marco del homenaje a Felipe Santiago Xicohténcatl.

Estanislao falleció en 1967 en la Ciudad de México, donde consolidó un amplio repertorio musical que llena de orgullo no solo a su municipio natal, sino a todo Tlaxcala.

*Roberto Pérez Vázquez

Roberto Pérez Vázquez, director de los Violines Mágicos de Villafontana | Cortesía: Facebook VMVF

Los violines mágicos de Villafontana fueron, durante 17 años, el plato principal para los comensales del restaurante Villafontana, ubicado en Paseo de la Reforma.

El músico Roberto Pérez Vázquez fue el fundador y director de este proyecto musical integrado por más de 10 violines y un piano.

Nació en Apizaco en los años veinte y sus primeras lecciones de música las recibió de su abuelo y su madre.

Sigue leyendo:➡️Mujeres en la revolución, mujeres revolucionarias

Desde muy joven, Roberto se destacó como un extraordinario alumno y un estudioso apasionado de la pianística de concierto bajo la influencia de los más grandes autores y compositores de la música sinfónica.

A los 15 años migró a la Ciudad de México, donde acompañado de los violines saltó a la fama gracias a las exitosas grabaciones de estudio que recorrieron el mundo desde los años 50 hasta la fecha, a pesar de que falleció en 2021.

*Ascensión Cruz Pérez Cervantes

Oriundo de San Damián Texoloc, Ascensión Cruz Pérez Cervantes es el autor del Cielo Tlaxcalteca, pasodoble que identifica la fiesta taurina en la entidad.

Entérate: ➡️Talento, belleza y elegancia en la Feria de Escaramuzas

Si bien mostró desde niño su habilidad para la música, Ascensión inició propiamente su carrera en el año de 1934, en la ciudad de Puebla, donde ingresó a la Banda Militar del 27 Batallón de Infantería.

Entre sus composiciones más destacadas están el vals “Murmullo del Zahuapan”; los danzones “Las Glorias de Texoloc” y “Mister Chon”; los pasos dobles “Cielo Tlaxcalteca”, “El Cielo de México”, “Lirios y “Rosas”, “Mujer Sevillana” y “Afición Taurina”.

*Elvira Luz Reyes

Oriunda de Huamantla, Elvira se consagró como una de las voces más imponentes del siglo XX en Tlaxcala.

En 1927 participó en el primer Congreso Nacional de Música que convocó el diario El Universal. Obtuvo el primer lugar del concurso de canto y su primera medalla de oro.

Te recomendamos:➡️Antonio Hidalgo Sandoval, un guerrero apizaquense

A partir de ese momento cantó en escenarios de renombre nacional como el Teatro Iris de la Ciudad de México y en el Teatro Degollado de Guadalajara.

Una de las anécdotas con las que más se le recuerda es cuando en 1928 el general Álvaro Obregón fue elegido nuevamente para ocupar la presidencia de la República. Para celebrar esta elección, sus amigos le ofrecieron una fiesta en el restaurante La Bombilla.

Durante su espectáculo se escucharon seis disparos que se creían eran ruidos para adornar la canción, pero no fue así. Eran los sonidos de la pistola de un hombre que le había quitado la vida a Álvaro Obregón.

Este suceso siempre lo recordó Elvirita, como la llamaban de cariño, porque la canción que estaba cantando coincidió con el asesinato y porque fue testigo sin querer de ese crimen que conmovió a México.

Ese fue una de sus últimas presentaciones, sin embargo, en la memoria quedó para la eternidad.

Municipios

Tendrá comedor el EMSAD de Ignacio Zaragoza

Los alumnos expresaron la necesidad de un comedor escolar en su institución

Local

Frenarán por veda electoral los programas sociales, adelanta delegado del Bienestar

En los siguientes meses la Delegación del Bienestar solo brindará información a la ciudadanía que lo requiera, aseguró Carlos Luna

Círculos

¿Sabías que la actriz Verónica Jaspeado representó a Tlaxcala en Miss Universo?

"Lo que la vida me robó", "Mis XV", "40 y 20" y "Mujeres asesinas" forman parte de la trayectoria de la poblana

Local

[Actualización] Programa Sembrando Vida dignifica al campo tlaxcalteca, revelan en Foro de Resultados

La estrategia tiene cinco años en la entidad, beneficia a más de cuatro mil sembradores de 24 municipios y reforestaron 11 mil hectáreas