/ martes 16 de enero de 2024

Niña migrante se esfuerza por encontrar a su papá

En sus ojos brilla la luz de la esperanza por encontrar una vida mejor

Cuando tenía dos años, mi papá se fue a los Estados Unidos y como ya no me llama (por teléfono) le pedí a mamá que fuéramos a buscarlo, expresa Marien N., una niña hondureña de nueve años de edad, de tez morena y cabello rizado.

Frente a la casa del migrante “La Sagrada Familia” de Apizaco, Marien y Mateo -su medio hermano- corren sobre las vías del tren. Ambos soñaban con tener un trenecito de juguete, expresa Eliza, la madre de ellos.

➡️Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Hay una veintena de hondureños a la espera del paso de la “Bestia de Acero", para continuar su recorrido en su soñado viaje hacia los Estados Unidos de América (EE. UU.). Tomás Baños | El Sol de Tlaxcala

Ahora que lo ven frente a frente no pierden detalle en admirar el movimiento de las potentes máquinas de Ferrosur que arriban a la estación de Apizaco.

Unas locomotoras salen del extenso patio, otras ingresan provenientes del puerto de Veracruz, Puebla y Ciudad de México.

En el mismo sitio hay una veintena de hondureños a la espera del paso de la “Bestia de Acero", para continuar su recorrido en su soñado viaje hacia los Estados Unidos de América (EE. UU.).

Entérate: ➡️ Cumple albergue La Sagrada Familia de Apizaco 12 años de ayuda social

Se llama Josué y lo extraño mucho, él está en San Antonio Texas, tenemos que encontrarlo, ahora está enojado porque sabe que andamos viajando por México, explica Marién.

A mi papi me lo mataron allá en Valle de Honduras, ya no tengo miedo, pues mi mami y mi hermanita me lo cuidan”, expresa Mateo N. quien, a sus cinco años, ha vivido violencia, enfermedad y hambre.

Llevamos muchos días de viaje a veces nos quedamos en un hotel, otras en la terminal de autobuses y en los albergues, recuerda Marien.

Lee también: ➡️ A su paso rumbo a Estados Unidos, mujeres migrantes sufren abuso sexual

Ella no sabe que un 16 % del millón de hondureños migrantes y en tránsito que han abandonado su país y trabajan en EE. UU. lo hacen para reunirse con sus familiares.


Pero sí entiende que salió de su país ante la inseguridad en que vivía su progenitora.

Ahora, en sus ojos brilla la luz de la esperanza por encontrar una vida mejor en el país donde circulan los billetes verdes, es decir, los dólares.

➡️Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

-Eliza, dígame, ¿cuál fue el motivo por el cual abandonó con sus hijos San Pedro Sula?

-Ante el interrogatorio, la madre respondió: “los mara salvatrucha amenazaron con matarme, no me quedó de otra que huir de noche con ellos”.

Cuando tenía dos años, mi papá se fue a los Estados Unidos y como ya no me llama (por teléfono) le pedí a mamá que fuéramos a buscarlo, expresa Marien N., una niña hondureña de nueve años de edad, de tez morena y cabello rizado.

Frente a la casa del migrante “La Sagrada Familia” de Apizaco, Marien y Mateo -su medio hermano- corren sobre las vías del tren. Ambos soñaban con tener un trenecito de juguete, expresa Eliza, la madre de ellos.

➡️Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Hay una veintena de hondureños a la espera del paso de la “Bestia de Acero", para continuar su recorrido en su soñado viaje hacia los Estados Unidos de América (EE. UU.). Tomás Baños | El Sol de Tlaxcala

Ahora que lo ven frente a frente no pierden detalle en admirar el movimiento de las potentes máquinas de Ferrosur que arriban a la estación de Apizaco.

Unas locomotoras salen del extenso patio, otras ingresan provenientes del puerto de Veracruz, Puebla y Ciudad de México.

En el mismo sitio hay una veintena de hondureños a la espera del paso de la “Bestia de Acero", para continuar su recorrido en su soñado viaje hacia los Estados Unidos de América (EE. UU.).

Entérate: ➡️ Cumple albergue La Sagrada Familia de Apizaco 12 años de ayuda social

Se llama Josué y lo extraño mucho, él está en San Antonio Texas, tenemos que encontrarlo, ahora está enojado porque sabe que andamos viajando por México, explica Marién.

A mi papi me lo mataron allá en Valle de Honduras, ya no tengo miedo, pues mi mami y mi hermanita me lo cuidan”, expresa Mateo N. quien, a sus cinco años, ha vivido violencia, enfermedad y hambre.

Llevamos muchos días de viaje a veces nos quedamos en un hotel, otras en la terminal de autobuses y en los albergues, recuerda Marien.

Lee también: ➡️ A su paso rumbo a Estados Unidos, mujeres migrantes sufren abuso sexual

Ella no sabe que un 16 % del millón de hondureños migrantes y en tránsito que han abandonado su país y trabajan en EE. UU. lo hacen para reunirse con sus familiares.


Pero sí entiende que salió de su país ante la inseguridad en que vivía su progenitora.

Ahora, en sus ojos brilla la luz de la esperanza por encontrar una vida mejor en el país donde circulan los billetes verdes, es decir, los dólares.

➡️Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

-Eliza, dígame, ¿cuál fue el motivo por el cual abandonó con sus hijos San Pedro Sula?

-Ante el interrogatorio, la madre respondió: “los mara salvatrucha amenazaron con matarme, no me quedó de otra que huir de noche con ellos”.

Deportes

Se coronan dos tlaxcaltecas como campeones nacionales de muay thai en el torneo “Una prueba de Fuego”

Los tlaxcaltecas Ricardo Sánchez Torres y Carlos Daniel García Loaiza se impusieron en el torneo celebrado en la capital del estado

Local

Sin complicaciones finaliza la entrega de pensiones a 117 mil 531 adultos mayores de Tlaxcala

El recurso de seis mil pesos del bimestre julio-agosto fue entregado por transferencia electrónica

Local

Con taller intensivo, cierran docentes tlaxcaltecas las actividades del ciclo escolar 2023-2024

Más de 23 mil profesores de nivel básico cumplieron con las tres sesiones del Taller de Formación Continua previo al receso escolar

Municipios

Embellecen el centro de Chiautempan con árboles; la meta es de mil ejemplares plantados al cerrar la administración

Mil ejemplares serán plantados por el gobierno municipal a lo largo de las calles Antonio Díaz Varela, Ignacio Picazo e Iturbide