/ lunes 12 de julio de 2021

Obsoleto, el relleno sanitario de Huamantla

Varias familias viven de la basura en ese lugar que opera en Benito Juárez

Ernesto N. y María N. integran una pareja que, al no conseguir un empleo en Huamantla, se dedica a la recolección de basura en el relleno sanitario de Benito Juárez (población de la comuna) que cumple 40 años de vida.

Para mantener a sus dos hijos que dejan encargados con sus padres, dedican más de mediodía en buscar residuos sólidos que tengan valor en el mercado.

No nos queda de otra, no fuimos a la escuela y el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no nos tiene incluidos en los programas,expresó Ernesto N, mientras llenaba un costal de cartón.

Lee también: Rellenos sanitarios operan sin incidencias

En este lugar, el riesgo a la salud es inminente pues el entorno ambiental está contaminado. Su área de trabajo, es el hábitat de enjambres de moscas, zancudos, cucarachas y ratas, perros y gatos. Contrario a la seguridad de otros empleos, aquí no hay protección.

Todo esto, mientras las autoridades salientes y entrantes, no tienen un proyecto definido para darle solución a este problema.

Los trabajadores no usan guantes ni caretas, los costales de basura, literalmente, sirven como mesas donde ingieren sus alimentos que llevan preparados y, donde una gaseosa, es infaltable.

La maquinaria que se encarga de cubrir con capas de tierra los residuos para su descomposición, está descompuesta, existen dos receptores de lixiviados o jugos que produce la basura que con el calor se evapora.

No te pierdas: Clausura Profepa descarga de aguas residuales en corredor de Huamantla

Huamantla desecha entre 90 y 100 toneladas diarias al lugar que literalmente ha colapsado. Los lixiviados que escurren al mezclarse con el agua pluvial, generan fétidos olores que penetran las mascarillas protectoras de los visitantes.

Aquí se encuentra de todo, desde residuos orgánicos e inorgánicos, hasta desechos biológicos de hospitales como jeringas, cubrebocas, toallas sanitarias y condones usados.

La gente no tiene conciencia en separar lo que ya no le sirve, mientras que los recolectores municipales, no revisan las bolsas de plástico que reciben de las amas de casa. Y aunque algunas familias separan los desechos en casa, al llegar al tiradero todo se mezcla.

Pero esto, a los 80 trabajadores que integran niños, mujeres y adultos de Benito Juárez, parece no incomodarlos, de hecho, desde hace muchos años, ya se acostumbraron a vivir con y de la basura.

Continúa leyendo:

Ernesto N. y María N. integran una pareja que, al no conseguir un empleo en Huamantla, se dedica a la recolección de basura en el relleno sanitario de Benito Juárez (población de la comuna) que cumple 40 años de vida.

Para mantener a sus dos hijos que dejan encargados con sus padres, dedican más de mediodía en buscar residuos sólidos que tengan valor en el mercado.

No nos queda de otra, no fuimos a la escuela y el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no nos tiene incluidos en los programas,expresó Ernesto N, mientras llenaba un costal de cartón.

Lee también: Rellenos sanitarios operan sin incidencias

En este lugar, el riesgo a la salud es inminente pues el entorno ambiental está contaminado. Su área de trabajo, es el hábitat de enjambres de moscas, zancudos, cucarachas y ratas, perros y gatos. Contrario a la seguridad de otros empleos, aquí no hay protección.

Todo esto, mientras las autoridades salientes y entrantes, no tienen un proyecto definido para darle solución a este problema.

Los trabajadores no usan guantes ni caretas, los costales de basura, literalmente, sirven como mesas donde ingieren sus alimentos que llevan preparados y, donde una gaseosa, es infaltable.

La maquinaria que se encarga de cubrir con capas de tierra los residuos para su descomposición, está descompuesta, existen dos receptores de lixiviados o jugos que produce la basura que con el calor se evapora.

No te pierdas: Clausura Profepa descarga de aguas residuales en corredor de Huamantla

Huamantla desecha entre 90 y 100 toneladas diarias al lugar que literalmente ha colapsado. Los lixiviados que escurren al mezclarse con el agua pluvial, generan fétidos olores que penetran las mascarillas protectoras de los visitantes.

Aquí se encuentra de todo, desde residuos orgánicos e inorgánicos, hasta desechos biológicos de hospitales como jeringas, cubrebocas, toallas sanitarias y condones usados.

La gente no tiene conciencia en separar lo que ya no le sirve, mientras que los recolectores municipales, no revisan las bolsas de plástico que reciben de las amas de casa. Y aunque algunas familias separan los desechos en casa, al llegar al tiradero todo se mezcla.

Pero esto, a los 80 trabajadores que integran niños, mujeres y adultos de Benito Juárez, parece no incomodarlos, de hecho, desde hace muchos años, ya se acostumbraron a vivir con y de la basura.

Continúa leyendo:

Policiaca

Capturan en flagrancia a dos sujetos por robo a casa-habitación, en Xiloxoxtla

Se salvaron de ser linchados por ciudadanos del barrio Quiahuixtla

Local

Acuerdan Estado y Federación impulsar política ambiental conjunta

Sumarán esfuerzos para detener el impacto climático en el estado y atenderán temas prioritarios para proteger el medio ambiente y la salud de la población

Local

Ingreso a un hospital que atiende Covid-19

Después de 5 días de solicitar permiso de ingreso se obtuvo una respuesta positiva

Local

Día del Médico | Miedo no, respeto al coronavirus: médico

Exhortan a la población a tomar en serio la enfermedad y no esperar a que un familiar se contagie o muera

Local

Un paciente Covid-19 le cuesta al gobierno $30 mil al día

Solo un 20 % de los pacientes que es intubado libra el mal en San Pablo del Monte, Huamantla y Nativitas.

Local

Día del Médico | Viven con el riesgo de contagio

La enfermedad podría ir con destino a casa

Local

Día del Médico | Médicos, héroes en lucha contra Covid

Difícil para ellos ver decesos de personas que no pudieron despedirse de sus familiares

Local

En la UATx, actualizan a alumnos de Derecho

Llevaron a cabo una conferencia a los estudiantes de sexto semestre