/ lunes 2 de diciembre de 2019

Tecnología y coordinación contra la inseguridad

En una acción sin precedente inmediato en la historia de la entidad, el gobernador Marco Mena puso en operación 200 patrullas para fortalecer la seguridad.

Sin precedente, no solo porque lo atestiguaron Alfonso Durazo y el general Luis Crescencio Sandoval, secretarios federales de Seguridad y de la Defensa Nacional, respectivamente, sino porque las unidades están equipadas con tecnología de vanguardia para combatir el delito.

Los vehículos que ahora fortalecen las capacidades de la Policía Estatal, la Policía de Montaña y el Cuerpo de Bomberos, cuentan con radio móvil tetrapol, Sistema de Posicionamiento Global (GPS) y cámaras internas y externas, y aquellas destinadas al área de atención al robo de vehículos y de transporte también poseen cámara lectora de placas para identificar automotores con reporte de robo.

De acuerdo con el gobierno federal, Tlaxcala es uno de los estados con menores índices de inseguridad, lo cual, de cara a la situación nacional, es un aspecto a valorar.

La evidencia estadística muestra que, en octubre, la entidad se ubicó como el segundo estado más seguro del país, al reportar 366 delitos denunciados y una tasa de 26.8 ilícitos por cada 100 mil habitantes. De hecho, en el comparativo anual, el estado registró la segunda mayor disminución en incidencia delictiva con un 31.5 por ciento.

La entidad, por su posición geografía, es una zona de paso obligado para la Ciudad de México, Puebla, el Estado de México y Veracruz, situación que, junto con el crecimiento económico que la entidad ha registrado en los últimos años, ha derivado en condiciones atractivas para la delincuencia. Los casos de cadáveres arrojados en las áreas limítrofes de la entidad con Puebla, el huachicoleo, o los asaltos en carreteras, son claro ejemplo de ello.

  • Resulta importante considerar el trabajo del Gobierno del Estado para mejora las condiciones laborales y salariales de policías, bomberos y custodios, además de avanzar en la certificación y capacitación de los elementos policiales.

Por esa razón, resulta importante considerar el trabajo del Gobierno del Estado para mejora las condiciones laborales y salariales de policías, bomberos y custodios, además de avanzar en la certificación y capacitación de los elementos policiales, para dotarlos de elementos suficientes para resguardar la tranquilidad de las familias tlaxcaltecas.

A ello hay que sumar el respaldo del Gabinete de Seguridad del Gobierno Federal, que fortalece el trabajo coordinado con las fuerzas armadas para mantener a Tlaxcala como una de las entidades más seguras del país.

Indudablemente, la cooperación entre poderes y órdenes de gobierno es fundamental para hacer frente al delito. Y como lo dijo el Gobernador Marco Mena: “La seguridad debe seguir siendo categóricamente un tema de neutralidad política, donde no exista espacio para incursionar en él a través de la retórica o intereses políticos”.

Ciertamente, esta debería ser la postura de todos los gobernadores del país: trabajar por el legítimo interés de salvaguardar la vida y el patrimonio de la población, como función principal del Estado.

En Tlaxcala, el gobierno ejerce su autoridad, y con estrategia y equipamiento, enfrenta un fenómeno complejo como la inseguridad, que no es exclusivo de una sola entidad, sino un desafío de alcance nacional, que requiere de voluntad de los tres órdenes de gobierno para hacerle frente, y tal y como lo demuestra el Ejecutivo estatal.

Esperemos que los municipios sean receptivos a esta línea de trabajo, al igual que los diputados locales, que, a pesar de demandar resultados en la materia, fueron ellos los que este año redujeron el presupuesto en materia de seguridad.

En una acción sin precedente inmediato en la historia de la entidad, el gobernador Marco Mena puso en operación 200 patrullas para fortalecer la seguridad.

Sin precedente, no solo porque lo atestiguaron Alfonso Durazo y el general Luis Crescencio Sandoval, secretarios federales de Seguridad y de la Defensa Nacional, respectivamente, sino porque las unidades están equipadas con tecnología de vanguardia para combatir el delito.

Los vehículos que ahora fortalecen las capacidades de la Policía Estatal, la Policía de Montaña y el Cuerpo de Bomberos, cuentan con radio móvil tetrapol, Sistema de Posicionamiento Global (GPS) y cámaras internas y externas, y aquellas destinadas al área de atención al robo de vehículos y de transporte también poseen cámara lectora de placas para identificar automotores con reporte de robo.

De acuerdo con el gobierno federal, Tlaxcala es uno de los estados con menores índices de inseguridad, lo cual, de cara a la situación nacional, es un aspecto a valorar.

La evidencia estadística muestra que, en octubre, la entidad se ubicó como el segundo estado más seguro del país, al reportar 366 delitos denunciados y una tasa de 26.8 ilícitos por cada 100 mil habitantes. De hecho, en el comparativo anual, el estado registró la segunda mayor disminución en incidencia delictiva con un 31.5 por ciento.

La entidad, por su posición geografía, es una zona de paso obligado para la Ciudad de México, Puebla, el Estado de México y Veracruz, situación que, junto con el crecimiento económico que la entidad ha registrado en los últimos años, ha derivado en condiciones atractivas para la delincuencia. Los casos de cadáveres arrojados en las áreas limítrofes de la entidad con Puebla, el huachicoleo, o los asaltos en carreteras, son claro ejemplo de ello.

  • Resulta importante considerar el trabajo del Gobierno del Estado para mejora las condiciones laborales y salariales de policías, bomberos y custodios, además de avanzar en la certificación y capacitación de los elementos policiales.

Por esa razón, resulta importante considerar el trabajo del Gobierno del Estado para mejora las condiciones laborales y salariales de policías, bomberos y custodios, además de avanzar en la certificación y capacitación de los elementos policiales, para dotarlos de elementos suficientes para resguardar la tranquilidad de las familias tlaxcaltecas.

A ello hay que sumar el respaldo del Gabinete de Seguridad del Gobierno Federal, que fortalece el trabajo coordinado con las fuerzas armadas para mantener a Tlaxcala como una de las entidades más seguras del país.

Indudablemente, la cooperación entre poderes y órdenes de gobierno es fundamental para hacer frente al delito. Y como lo dijo el Gobernador Marco Mena: “La seguridad debe seguir siendo categóricamente un tema de neutralidad política, donde no exista espacio para incursionar en él a través de la retórica o intereses políticos”.

Ciertamente, esta debería ser la postura de todos los gobernadores del país: trabajar por el legítimo interés de salvaguardar la vida y el patrimonio de la población, como función principal del Estado.

En Tlaxcala, el gobierno ejerce su autoridad, y con estrategia y equipamiento, enfrenta un fenómeno complejo como la inseguridad, que no es exclusivo de una sola entidad, sino un desafío de alcance nacional, que requiere de voluntad de los tres órdenes de gobierno para hacerle frente, y tal y como lo demuestra el Ejecutivo estatal.

Esperemos que los municipios sean receptivos a esta línea de trabajo, al igual que los diputados locales, que, a pesar de demandar resultados en la materia, fueron ellos los que este año redujeron el presupuesto en materia de seguridad.

lunes 09 de diciembre de 2019

Tres años de Marco Mena

lunes 25 de noviembre de 2019

La atención a la salud de la mujer

lunes 11 de noviembre de 2019

El impacto de la promoción en el exterior

lunes 04 de noviembre de 2019

El crecimiento de la economía estatal

lunes 28 de octubre de 2019

Arranca "Tlaxcala Feria 2019"

lunes 21 de octubre de 2019

Un crecimiento verificado y aprobado

lunes 07 de octubre de 2019

Tlaxcala, referencia en igualdad social

lunes 30 de septiembre de 2019

La atención del rezago social en Tlaxcala

Cargar Más