/ martes 9 de enero de 2024

¿La recuerdas? La "nopalmera" de Apizaco fue un extraordinario caso de adaptación biológica en la ciudad

En 2015 el nopal que creció sobre una palmera fue derribada por los fuertes vientos

Apizaco se caracteriza, entre otras cosas, por las colosales palmeras canarias que adornan los camellones de sus calles y avenidas principales, las cuales fueron sembradas desde los años cuarenta en la ciudad.

A principios del nuevo milenio, una de esas palmeras protagonizó un extraordinario caso de adaptación biológica en medio de la urbe, pues durante más de una década albergó en su copa a un nopal tunero, hecho que llamó la atención de vecinos y visitantes, quienes cariñosamente la bautizaron como la "nopalmera".

➡️Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

LA HISTORIA DE LA NOPALMERA

Desde finales de los noventa, una de las palmeras ubicadas en la avenida Hidalgo, entre el bulevar Emilio Sánchez Piedras y la calle 5 de mayo, comenzó a secarse de manera natural, perdió sus hojas y solo su tronco quedó en pie. Sin embargo, esto no fue impedimento para cobrar vida nuevamente, pues en 2001 comenzó a crecer en su copa un pequeño nopal tunero.

No te pierdas: ➡️ ¡Pon a trabajar tu dinero este 2024! Profeco recomienda herramientas financieras para hacerlo

En vista de que las aves son las principales dispersoras de semillas en una ciudad, se piensa que el extraordinario caso de adaptación fue provocado por alguna especie voladora, la cual llevó semillas de tuna hasta lo alto del árbol y, con la llegada de las lluvias y los rayos del sol, germinó con éxito entre la vegetación seca.

Desafortunadamente, una ventisca nocturna del verano de 2015 desprendió el tronco de sus raíces y la palmera cayó derribada. Al día siguiente, las autoridades retiraron los restos y aquel joven símbolo de identidad pasó a convertirse solo en un recuerdo.

Pese a que la ‘nopalmera’ ya no se encuentra en pie, muchas personas la recuerdan de diversas formas. Durante 2016 fue prolífica una banda de rock con el nombre de “La Nopalmera”, actualmente continúa el proyecto solista del músico de blues “José Nopalmera” y una pulquería con el mismo nombre ofrece refrescantes bebidas en la ciudad rielera.

Lee más: ➡️ [Video] Es Reina una enfermera y educadora de bebés

LA CIENCIA DETRÁS

La evolución de los nopales tuneros en ambientes citadinos, de acuerdo Biodiversidad Mexicana, ha conducido a que las plantas desarrollen características morfológicas, fisiológicas y bioquímicas que le permiten adaptarse a condiciones adversas, por ejemplo, la reducción de sus hojas, lo cual contribuye a evitar la pérdida de agua.

Lo que ocurrió en Apizaco fue un caso de nopales epífitos, es decir, aquellos que crecen sobre otro vegetal u objeto usándolo solamente como soporte, pero que no lo parasita nutricionalmente.

Continúa leyendo: ➡️ Proyecto Colmena: así fue el despegue de la misión de la UNAM a la Luna [Video]

En San Andrés Ahuashuatepec, localidad de Tzompantepec, se suscitó un caso similar:

sobre una casa de adobe creció un frondoso nopal tunero, además de otras plantas y flores epífitas. Esto es posible gracias a los nutrientes de la masa de barro, así como la evidente capacidad de adaptación del género Optuntia, al que corresponden las cactáceas.

Apizaco se caracteriza, entre otras cosas, por las colosales palmeras canarias que adornan los camellones de sus calles y avenidas principales, las cuales fueron sembradas desde los años cuarenta en la ciudad.

A principios del nuevo milenio, una de esas palmeras protagonizó un extraordinario caso de adaptación biológica en medio de la urbe, pues durante más de una década albergó en su copa a un nopal tunero, hecho que llamó la atención de vecinos y visitantes, quienes cariñosamente la bautizaron como la "nopalmera".

➡️Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

LA HISTORIA DE LA NOPALMERA

Desde finales de los noventa, una de las palmeras ubicadas en la avenida Hidalgo, entre el bulevar Emilio Sánchez Piedras y la calle 5 de mayo, comenzó a secarse de manera natural, perdió sus hojas y solo su tronco quedó en pie. Sin embargo, esto no fue impedimento para cobrar vida nuevamente, pues en 2001 comenzó a crecer en su copa un pequeño nopal tunero.

No te pierdas: ➡️ ¡Pon a trabajar tu dinero este 2024! Profeco recomienda herramientas financieras para hacerlo

En vista de que las aves son las principales dispersoras de semillas en una ciudad, se piensa que el extraordinario caso de adaptación fue provocado por alguna especie voladora, la cual llevó semillas de tuna hasta lo alto del árbol y, con la llegada de las lluvias y los rayos del sol, germinó con éxito entre la vegetación seca.

Desafortunadamente, una ventisca nocturna del verano de 2015 desprendió el tronco de sus raíces y la palmera cayó derribada. Al día siguiente, las autoridades retiraron los restos y aquel joven símbolo de identidad pasó a convertirse solo en un recuerdo.

Pese a que la ‘nopalmera’ ya no se encuentra en pie, muchas personas la recuerdan de diversas formas. Durante 2016 fue prolífica una banda de rock con el nombre de “La Nopalmera”, actualmente continúa el proyecto solista del músico de blues “José Nopalmera” y una pulquería con el mismo nombre ofrece refrescantes bebidas en la ciudad rielera.

Lee más: ➡️ [Video] Es Reina una enfermera y educadora de bebés

LA CIENCIA DETRÁS

La evolución de los nopales tuneros en ambientes citadinos, de acuerdo Biodiversidad Mexicana, ha conducido a que las plantas desarrollen características morfológicas, fisiológicas y bioquímicas que le permiten adaptarse a condiciones adversas, por ejemplo, la reducción de sus hojas, lo cual contribuye a evitar la pérdida de agua.

Lo que ocurrió en Apizaco fue un caso de nopales epífitos, es decir, aquellos que crecen sobre otro vegetal u objeto usándolo solamente como soporte, pero que no lo parasita nutricionalmente.

Continúa leyendo: ➡️ Proyecto Colmena: así fue el despegue de la misión de la UNAM a la Luna [Video]

En San Andrés Ahuashuatepec, localidad de Tzompantepec, se suscitó un caso similar:

sobre una casa de adobe creció un frondoso nopal tunero, además de otras plantas y flores epífitas. Esto es posible gracias a los nutrientes de la masa de barro, así como la evidente capacidad de adaptación del género Optuntia, al que corresponden las cactáceas.

Municipios

Da primeros resultados el C2 de Contla de Juan Cuamatzi en su primera etapa; operan 22 cámaras de videovigilancia

Trabajan 22 cámaras de videovigilancia en las 12 comunidades; el objetivo es instalar 64 aparatos con tecnología de punta

Local

Deberá ITE aperturar paquetes de la elección de presidencia municipal de Huamantla

El TET dio 72 horas posteriores a la notificación para realizar dicho acto

Cultura

Inician trabajos para conformación del Museo del Carnaval de Tlaxcala

Fueron elegidos los miembros que decidirán el rumbo del proyecto, desde su ubicación hasta su museografía

Deportes

Tienen Coyotes de Tlaxcala nueva piel; se presentaron en “la cueva”

El equipo mostró sus uniformes que portará para encarar el torneo Apertura 2024