/ lunes 7 de diciembre de 2020

Gobierno responsable y de resultados

En su mensaje con motivo de su Cuarto Informe de Gobierno, el gobernador Marco Mena dejó claro que, con seriedad, responsabilidad y resultados, Tlaxcala pudo enfrentar la emergencia sanitaria por Covid-19, así como los efectos de la crisis económica.

Como él mismo lo expresó, será en el futuro cuando se pueda evaluar con más precisión el impacto de las medidas que instrumentó su gobierno para hacer frente a una contingencia de alcances inesperados que puso a prueba la capacidad de respuesta de los gobiernos en el mundo.

El ciudadano se debe preguntar qué habría pasado si el Gobierno estatal no hubiese tomado la iniciativa de actuar con oportunidad para controlar la propagación de una enfermedad para la que aún no se tiene cura. Y no es para menos: la apuesta gubernamental de prevenir los casos positivos de Covid-19 y de romper las cadenas de contagio con estrategias concretas, como las Jornadas de Sanitización en los 60 municipios; las brigadas “Cuídate”, “Cuídate en tu empresa”, “Municipales”, “Jurisdiccionales de Salud” y “Tlaxcala Se Cuida”, que han tenido más de 500 mil contactos con población vulnerable, y la ampliación de “Ruta por tu salud” para dar atención a influenza y Covid-19, con más de 48 mil servicios de salud en lo que va del año, impidieron que las cifras letales de la pandemia se dispararan en el estado.

Al adelantar las medidas de la Fase 2 y 3 del Semáforo Epidemiológico, la entidad se mantuvo sin casos positivos por más tiempo, y fue el primer estado en pasar a fase amarilla en el centro del país, la cual, en los hechos, es una de las principales zonas de riesgo del país.

Esa determinación de lograr un balance entre el cuidado a la salud y el cuidado a la economía fue lo que le permitió a Tlaxcala ser ejemplo nacional en la manera en que se atendió la emergencia sanitaria, a la que se destinó un presupuesto adicional de 700 millones de pesos.

Ahora, de cara al 2021, resulta importante la determinación del gobernador Marco Mena de reactivar la economía y la generación de empleos, demostrando que es posible crecer con seriedad, responsabilidad y resultados.

Este año, el Inegi informó que, en 2019, Tlaxcala fue primer lugar nacional en crecimiento económico, y segundo lugar nacional en crecimiento industrial con tasas anuales de 6.5% y 15.7%, respectivamente.

Las estadísticas del IMSS muestran que el estado registró cifras históricas de empleo formal hasta marzo de 2020, y que, en agosto, septiembre y octubre, nuevamente hubo números positivos, logrando con ello que uno de cada 10 empleos formales que existen en Tlaxcala se hayan creado en los últimos tres años, periodo en el que se alcanzó la captación de inversiones de más de 20 países por mil 600 millones de dólares.

El gobierno de Mena ha dado certidumbre a la iniciativa privada, razón por la cual, a pesar de la pandemia, se inauguró la planta de BM de México, se ampliaron las firmas Map Group y Cebadas y Maltas de Grupo Modelo, y se construye la planta de la empresa francesa Lohr. También, han decidido operar en el estado dos de las empresas líderes de energía solar en el mundo: Enel Green Power, y Engie.

Realmente, el trabajo de promoción ha prestigiado al gobierno de Marco Mena, quien, de cara al último tramo de su gestión está decidido a seguir construyendo a favor de los tlaxcaltecas, con nuevas obras como el Distribuidor Carretero Xicoténcatl, la modernización del tramo que va desde el Zoológico hasta Chiautempan, la rehabilitación de la Vía Corta Chiautempan-Puebla, y Centro Internacional de Entrenamiento de Altura en el centro vacacional “La Malinche”, proyectos que ofrecen la oportunidad de elevar la competitividad estatal.

Sí, la clave de la buena gestión pública implica seriedad, responsabilidad y resultados, y Tlaxcala, de la mano de Marco Mena, es evidencia de ello.

En su mensaje con motivo de su Cuarto Informe de Gobierno, el gobernador Marco Mena dejó claro que, con seriedad, responsabilidad y resultados, Tlaxcala pudo enfrentar la emergencia sanitaria por Covid-19, así como los efectos de la crisis económica.

Como él mismo lo expresó, será en el futuro cuando se pueda evaluar con más precisión el impacto de las medidas que instrumentó su gobierno para hacer frente a una contingencia de alcances inesperados que puso a prueba la capacidad de respuesta de los gobiernos en el mundo.

El ciudadano se debe preguntar qué habría pasado si el Gobierno estatal no hubiese tomado la iniciativa de actuar con oportunidad para controlar la propagación de una enfermedad para la que aún no se tiene cura. Y no es para menos: la apuesta gubernamental de prevenir los casos positivos de Covid-19 y de romper las cadenas de contagio con estrategias concretas, como las Jornadas de Sanitización en los 60 municipios; las brigadas “Cuídate”, “Cuídate en tu empresa”, “Municipales”, “Jurisdiccionales de Salud” y “Tlaxcala Se Cuida”, que han tenido más de 500 mil contactos con población vulnerable, y la ampliación de “Ruta por tu salud” para dar atención a influenza y Covid-19, con más de 48 mil servicios de salud en lo que va del año, impidieron que las cifras letales de la pandemia se dispararan en el estado.

Al adelantar las medidas de la Fase 2 y 3 del Semáforo Epidemiológico, la entidad se mantuvo sin casos positivos por más tiempo, y fue el primer estado en pasar a fase amarilla en el centro del país, la cual, en los hechos, es una de las principales zonas de riesgo del país.

Esa determinación de lograr un balance entre el cuidado a la salud y el cuidado a la economía fue lo que le permitió a Tlaxcala ser ejemplo nacional en la manera en que se atendió la emergencia sanitaria, a la que se destinó un presupuesto adicional de 700 millones de pesos.

Ahora, de cara al 2021, resulta importante la determinación del gobernador Marco Mena de reactivar la economía y la generación de empleos, demostrando que es posible crecer con seriedad, responsabilidad y resultados.

Este año, el Inegi informó que, en 2019, Tlaxcala fue primer lugar nacional en crecimiento económico, y segundo lugar nacional en crecimiento industrial con tasas anuales de 6.5% y 15.7%, respectivamente.

Las estadísticas del IMSS muestran que el estado registró cifras históricas de empleo formal hasta marzo de 2020, y que, en agosto, septiembre y octubre, nuevamente hubo números positivos, logrando con ello que uno de cada 10 empleos formales que existen en Tlaxcala se hayan creado en los últimos tres años, periodo en el que se alcanzó la captación de inversiones de más de 20 países por mil 600 millones de dólares.

El gobierno de Mena ha dado certidumbre a la iniciativa privada, razón por la cual, a pesar de la pandemia, se inauguró la planta de BM de México, se ampliaron las firmas Map Group y Cebadas y Maltas de Grupo Modelo, y se construye la planta de la empresa francesa Lohr. También, han decidido operar en el estado dos de las empresas líderes de energía solar en el mundo: Enel Green Power, y Engie.

Realmente, el trabajo de promoción ha prestigiado al gobierno de Marco Mena, quien, de cara al último tramo de su gestión está decidido a seguir construyendo a favor de los tlaxcaltecas, con nuevas obras como el Distribuidor Carretero Xicoténcatl, la modernización del tramo que va desde el Zoológico hasta Chiautempan, la rehabilitación de la Vía Corta Chiautempan-Puebla, y Centro Internacional de Entrenamiento de Altura en el centro vacacional “La Malinche”, proyectos que ofrecen la oportunidad de elevar la competitividad estatal.

Sí, la clave de la buena gestión pública implica seriedad, responsabilidad y resultados, y Tlaxcala, de la mano de Marco Mena, es evidencia de ello.