/ domingo 6 de agosto de 2023

[Video] Rosi, milagro de vida y ejemplo de triunfo; sobrevivió a una descarga eléctrica

Aún recuerda el martes negro -hace casi nueve años- cuando cayó de una altura de siete metros y al intentar sostenerse de los cables de alta tensión terminó electrocutada

Como si se tratara de una película en cámara lenta, Rosa María Iñiguez Papalotzi recuerda segundo a segundo el accidente ocurrido el martes 23 de septiembre de 2014, cuando a sus escasos 11 años de edad se encontraba jugando en una casa en obra negra ubicada a un costado de su hogar y cayó de una altura de siete metros.

Lee más:➡️Melany representará a Tlaxcala como Miss Petite

En su desesperación por salvarse, se sujetó de los cables de alta tensión de los que recibió una fuerte descarga eléctrica que casi acaba con su vida.



➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes

Los recuerdos de ese día todavía le provocan llanto y dolor, pues asegura que difícilmente podrá olvidar esos instantes que marcaron su vida y su cuerpo aunque, a diferencia de hace nueve años, agradece a Dios por la fortuna que tuvo de sobrevivir a ese accidente y de que sus padres respetaran su decisión de vivir, aunque tuvieran que amputarle ambos brazos y otras partes de su cuerpo.

A casi 9 años de lo ocurrido, ahora agradece por todas las experiencias que ha logrado tener, pues si bien a nadie le desea pasar por un accidente de este tipo, admitió que si no hubiera transitado por esto hoy en día no sería la Rosi carismática y empoderada que sirve de ejemplo de superación para muchas niñas, niños y adolescentes que han tenido la desgracia de pasar por una situación similar.

Te recomendamos:➡️Llenan la mesa de amor y sazón: pueblos originarios conservan rituales y costumbres en bodas


Rosi, un milagro de vida

Así es como Rosi resume lo ocurrido el 23 de septiembre de 2014, pues a pesar de las advertencias de su madre de que no saliera de su casa y tomara las precauciones necesarias para no meterse en lugares peligrosos, la curiosidad propia de una niña de 11 años la llevó, por enésima ocasión, a adentrarse a la casa de dos pisos en obra negra que construían a un lado de la suya.

Subir hasta la azotea de la segunda planta era lo máximo a lo que aspiraba en ese momento, pero nunca imaginó que eso se convertiría en una desgracia, sobre todo, cuando habiendo logrado su cometido, como si se tratara de toda una exploradora, se le ocurrió asomarse a la orilla de la azotea para ver la calle desde esa altura, sin saber que el vértigo que experimentaría le iba a provocar una caída de siete metros de altura.


No dejes de leer: ➡️Cuacuila aún conserva tradiciones ancestrales para pedir la mano de una novia

Pese a ello, fue en esas milésimas de segundos donde se aferró a la vida y su instinto de sobrevivencia la llevó a intentar sujetarse de los cables de alta tensión que se encontraban frente a la obra en construcción, sin saber que al hacerlo recibiría una fuerte descarga eléctrica que la lanzaría hacia la pared.

De hecho, fue dicha reacción la que hizo que la niña lograra atorarse de su short en una varilla y evitar la caída libre que también podría haber acabado con su vida; sin embargo, el daño ya estaba hecho, pues la menor yacía colgada del pedazo de hierro envuelta en llamas.


Más información:➡️¡Justo en el "cora"! Agotan boletos para concierto de Carlos Rivera

Su tío Pedro, el ángel de la guarda

Narró que, al recibir la descarga eléctrica, recuerda muy bien cómo sintió que parte de ésta le salió por la nuca, los brazos y por el pie derecho y, después de eso, solo escuchó que varios vecinos corrieron desesperados a hablarle a su familia.

Todavía me acuerdo de mi tío Pedro, que con sábanas mojadas me envolvió para apagar las llamas de mi cuerpo, pues nadie se quería acercar porque no querían quemarse, fue el único que no dudó en bajarme y cargarme en sus brazos, después de eso me desmayé y reaccioné ya en la ambulancia cuando me estaban reanimando y, una vez más, volví a perder la conciencia, relató.

Infórmate: ➡️Yessyca es Miss Continental Tlaxcala

Informó que estuvo dos días en el Hospital Infantil y que el pronóstico médico era tan negativo que, cuando iban a trasladarla a un hospital en la Ciudad de México, su familia ya la esperaba afuera del nosocomio para despedirse de ella, porque sabían que podía morir en cualquier momento.


“Quiero vivir, aunque me corten los brazos”

Manifestó que el momento más difícil fue a los dos meses de estar hospitalizada en el área de cuidados intensivos en el hospital de la Ciudad de México, pues cuando reaccionó le informaron que estaba en una situación difícil pues tenía su mano derecha calcinada hasta el antebrazo y la mano izquierda hasta el codo.

No dejes de leer:➡️ Celebran pasarela de moda en Cereso Femeni

El parte médico le destrozó su corazón, pues le comentaron que no tenía opción, o le amputaban ambos brazos si es que quería vivir porque la descomposición de su tejido, carne y huesos había sido muy agresiva, o moría.

Aseguró que, pese a su corta edad, fue la decisión más dura de su vida, aunque ésta recaería en manos de sus padres, quienes afortunadamente le plantearon claramente las cosas. “¿Qué quieres?, vivir sin tus manos o morir completa”.


Te puede interesar:➡️Colección de verano Nayeli Meléndez cautiva con “Cápsula”

Por cruda que fuera la realidad y teniendo a sus padres desconsolados y su madre desbordada en llanto, Rosi no dudó en pedirles que la dejaran vivir y ellos respetaron su decisión.

Relató que inicialmente intentaron amputar nada más la mano derecha, pero la muerte del tejido corporal era muy avanzado y tuvieron que quitarle abajo del codo, después le amputaron la mano izquierda y fue en ese momento cuando entró en shock, pues aunado al impacto de quedarse sin manos, comenzó con un sangrado excesivo que le hizo recordar la escena del accidente; pero cuando salió de la cirugía de la amputación, aún seguía sangrando y perdió la conciencia, al grado de estar inconsciente e intubada durante dos días consecutivos.

Más información:➡️Luz Rincón quiere conocer Tlaxcala

También perdió dos dedos y la mitad de otro del pie derecho

Comentó que después de todo el procedimiento de amputación se encontraba devastada, pero aún faltaba más, pues debido a que la descarga alcanzó su pie derecho, también tuvieron que amputarle dos dedos y la mitad de otro, aunque esto ocurrió mientras se encontraba inconsciente, por lo que en ese momento no se enteró.

Fue hasta semanas después, cuando le pidieron ponerse de pie para comenzar a caminar, que tuvo complicaciones y le informaron que tenían que efectuar algunos injertos en su pie, por unos segundos pensó lo peor y que también le habían amputado una pierna, pero los doctores les informaron lo que había sucedido y solo tenían que efectuar los cuidados necesarios de las heridas.

Lee más: ➡️Unen talentos diseñadores y agencias de modelaje

Estudió la secundaria y prepa en línea por temor a señalamientos

Aceptó que ya en su casa y con el proceso de rehabilitación y adaptación a las nuevas condiciones de su vida, tanto la secundaria como la preparatoria las cursó en línea, pues a pesar del apoyo de sus padres ella estaba segura de que no iba a soportar las miradas de sus compañeros, las burlas, las críticas o señalamientos, por lo que decidió encerrarse en una burbuja para que nadie la viera en esa situación. Fue una etapa fea, me sentía muy mal y no quería que mis compañeros estuvieran todo el tiempo viéndome, me sentía inútil, sentía que no podía hacer las cosas, todo se me caía.


Sigue leyendo:➡️Celebran docentes emotivo reencuentro

El impulso de su madre le ayudó a salir adelante

Insistió que no podía hacer nada, sentía que todo mundo la veía mal y llegó al grado de decirle a su mamá que mejor no le hubieran cortado sus brazos, pues no veía un futuro para ella, ya que nadie la iba a querer así, que nunca se iba a casar, que no podría tener hijos, ni iba a disfrutar de bailar, pero fue su madre quien la convenció de ser paciente y que en el futuro las cosas se iban a presentar solas.

Y como si se tratara de una profeta, desde hace cuatro años logró entablar una relación con un joven que incluso le ayudó a salir de la burbuja en la que se encontraba, pues le tiene mucho cariño y no le importan sus prótesis.

Más información:➡️Se inspira en Barbie

Los obstáculos se los pone uno, todos tenemos el mismo potencial

Ahora, Rosi Iñiguez dice que se encuentra más empoderada que nunca y está a punto de iniciar sus estudios de forma presencial en ingeniería de Tecnología en Sistemas y Comunicación, pues está segura de la persona que es y lo puede lograr sin tabús.

Y cómo no habría de estar feliz, si en unas semanas entregará el título de Reina de la Nuez 2022 en su natal Teolocholco, el cual obtuvo en agosto del año pasado y cuya participación en el certamen marcó su vida, pues fue donde se convenció de que los únicos obstáculos a los que se enfrenta la gente se los pone uno mismo, tal y como lo ha demostrado con su reinado, pues sus capacidades no la han limitado para hacer un buen papel y llevar a todos lados el nombre de su municipio con sus buenas acciones y con un mensaje de inclusión.

Entérate:➡️En el Centro Escolar Chiautempan celebran su graduación

Comentó que a través de las redes sociales comenzó a dar mensajes de motivación dirigidos a personas con discapacidad y, para su sorpresa, la respuesta que obtuvo fue excelente, al grado de que gente de otros estados optó por viajar a Tlaxcala para conocerla personalmente y escuchar de viva voz algunos de esos mensajes.

Ahora se ha convertido en un modelo a seguir por personas con discapacidad, pues ser reina de la Feria de Teolocholco le ha dejado bastantes enseñanzas, sobre todo en el tema de autoestima y la seguridad, pues aprendió a superar los miedos y pánicos que siente una persona en cualquier tipo de escenario o situación de la vida real,

Te puede interesar:➡️¿Tú lo viste? Yulay estuvo en Tlaxcala y regaló electrodomésticos

me enseñó el poder que tengo realmente en mí, yo no creía en mí, pero ahora gracias a ese título, tuve la oportunidad de formar parte de un concurso de atletismo para representar a mi municipio y a Tlaxcala en Cancún, Quintana Roo, y enfrentarme a otro reto más.

Reiteró que su mayor miedo siempre fue ser objeto de burlas, pero encontró en la lectura una válvula de escape a su encierro, pues fue en una de esas lecturas donde encontró un párrafo que le dejó en claro que, “para ser valiente, no se nace siendo valiente, sino hay que pasar por experiencias para ir desarrollando la valentía”.

No dejes de leer:➡️Glamur en Galerías Tlaxcala

Por ello, cuando la invitaron a participar en el certamen de belleza de Teolocholco tuvo un choque de emociones, ya que por una parte se sintió sorprendida porque nunca le pasó por la mente algo así, pero por la otra, recordaba a cada minuto que estaba llena de cicatrices, de marcas y recuerdos que la hacían sentirse mal, pero al final aceptó y ahora es una persona totalmente distinta.

Ahora dijo estar segura de que, aunque al inicio sentía que la gente la criticaba o se burlaban de ella por las prótesis de sus manos, ha comprendido que solo se trataba de sus miedos e inseguridades, porque entendió que con prótesis o sin ellas, con muletas, estés sano o no, siempre habrá miradas, en la mayoría de las ocasiones solo por curiosidad.

Te recomendamos:➡️Conquista paladares con alta repostería

Cuando me nombraron con ganadora del certamen, fue algo inexplicable

Relató que cuando inició el certamen de belleza estaba asustada y nerviosa, porque después de todas las etapas comenzó la fase final y ya habían pasado las cuatro primeras finalistas; incluso, al nombrar a la señorita inclusión y no haber sido electa, pensó que hasta ahí había llegado.

Dio por hecho que había quedado fuera, pero para su sorpresa, minutos más tarde nombraron a las dos finalistas y su nombre apareció ahí, por lo que no podía creerlo y no sabía si reír o llorar de la emoción, hasta que finalmente escuchó su nombre como la ganadora del certamen y ese momento fue el que cambió todo para ella, pues se convirtió en la mujer que ahora es, alguien sin obstáculos, dispuesta a triunfar y apoyar a quienes sienten que no pueden salir adelante por tener discapacidad.


No dejes de leer:➡️Ana Cristal, creadora digital de Tlaxcala

Y es que antes tenía que contratar a alguien que le ayudara a maquillarse y definir su propio estilo, ahora lo hace sola y se ha convertido en la mujer independiente que siempre soñó.


DATO:

En unas semanas, Mari entregará el título de Reina de la Nuez en su natal Teolocholco, el cual obtuvo en agosto del año pasado y cuya participación en el certamen marcó su vida.


Como si se tratara de una película en cámara lenta, Rosa María Iñiguez Papalotzi recuerda segundo a segundo el accidente ocurrido el martes 23 de septiembre de 2014, cuando a sus escasos 11 años de edad se encontraba jugando en una casa en obra negra ubicada a un costado de su hogar y cayó de una altura de siete metros.

Lee más:➡️Melany representará a Tlaxcala como Miss Petite

En su desesperación por salvarse, se sujetó de los cables de alta tensión de los que recibió una fuerte descarga eléctrica que casi acaba con su vida.



➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes

Los recuerdos de ese día todavía le provocan llanto y dolor, pues asegura que difícilmente podrá olvidar esos instantes que marcaron su vida y su cuerpo aunque, a diferencia de hace nueve años, agradece a Dios por la fortuna que tuvo de sobrevivir a ese accidente y de que sus padres respetaran su decisión de vivir, aunque tuvieran que amputarle ambos brazos y otras partes de su cuerpo.

A casi 9 años de lo ocurrido, ahora agradece por todas las experiencias que ha logrado tener, pues si bien a nadie le desea pasar por un accidente de este tipo, admitió que si no hubiera transitado por esto hoy en día no sería la Rosi carismática y empoderada que sirve de ejemplo de superación para muchas niñas, niños y adolescentes que han tenido la desgracia de pasar por una situación similar.

Te recomendamos:➡️Llenan la mesa de amor y sazón: pueblos originarios conservan rituales y costumbres en bodas


Rosi, un milagro de vida

Así es como Rosi resume lo ocurrido el 23 de septiembre de 2014, pues a pesar de las advertencias de su madre de que no saliera de su casa y tomara las precauciones necesarias para no meterse en lugares peligrosos, la curiosidad propia de una niña de 11 años la llevó, por enésima ocasión, a adentrarse a la casa de dos pisos en obra negra que construían a un lado de la suya.

Subir hasta la azotea de la segunda planta era lo máximo a lo que aspiraba en ese momento, pero nunca imaginó que eso se convertiría en una desgracia, sobre todo, cuando habiendo logrado su cometido, como si se tratara de toda una exploradora, se le ocurrió asomarse a la orilla de la azotea para ver la calle desde esa altura, sin saber que el vértigo que experimentaría le iba a provocar una caída de siete metros de altura.


No dejes de leer: ➡️Cuacuila aún conserva tradiciones ancestrales para pedir la mano de una novia

Pese a ello, fue en esas milésimas de segundos donde se aferró a la vida y su instinto de sobrevivencia la llevó a intentar sujetarse de los cables de alta tensión que se encontraban frente a la obra en construcción, sin saber que al hacerlo recibiría una fuerte descarga eléctrica que la lanzaría hacia la pared.

De hecho, fue dicha reacción la que hizo que la niña lograra atorarse de su short en una varilla y evitar la caída libre que también podría haber acabado con su vida; sin embargo, el daño ya estaba hecho, pues la menor yacía colgada del pedazo de hierro envuelta en llamas.


Más información:➡️¡Justo en el "cora"! Agotan boletos para concierto de Carlos Rivera

Su tío Pedro, el ángel de la guarda

Narró que, al recibir la descarga eléctrica, recuerda muy bien cómo sintió que parte de ésta le salió por la nuca, los brazos y por el pie derecho y, después de eso, solo escuchó que varios vecinos corrieron desesperados a hablarle a su familia.

Todavía me acuerdo de mi tío Pedro, que con sábanas mojadas me envolvió para apagar las llamas de mi cuerpo, pues nadie se quería acercar porque no querían quemarse, fue el único que no dudó en bajarme y cargarme en sus brazos, después de eso me desmayé y reaccioné ya en la ambulancia cuando me estaban reanimando y, una vez más, volví a perder la conciencia, relató.

Infórmate: ➡️Yessyca es Miss Continental Tlaxcala

Informó que estuvo dos días en el Hospital Infantil y que el pronóstico médico era tan negativo que, cuando iban a trasladarla a un hospital en la Ciudad de México, su familia ya la esperaba afuera del nosocomio para despedirse de ella, porque sabían que podía morir en cualquier momento.


“Quiero vivir, aunque me corten los brazos”

Manifestó que el momento más difícil fue a los dos meses de estar hospitalizada en el área de cuidados intensivos en el hospital de la Ciudad de México, pues cuando reaccionó le informaron que estaba en una situación difícil pues tenía su mano derecha calcinada hasta el antebrazo y la mano izquierda hasta el codo.

No dejes de leer:➡️ Celebran pasarela de moda en Cereso Femeni

El parte médico le destrozó su corazón, pues le comentaron que no tenía opción, o le amputaban ambos brazos si es que quería vivir porque la descomposición de su tejido, carne y huesos había sido muy agresiva, o moría.

Aseguró que, pese a su corta edad, fue la decisión más dura de su vida, aunque ésta recaería en manos de sus padres, quienes afortunadamente le plantearon claramente las cosas. “¿Qué quieres?, vivir sin tus manos o morir completa”.


Te puede interesar:➡️Colección de verano Nayeli Meléndez cautiva con “Cápsula”

Por cruda que fuera la realidad y teniendo a sus padres desconsolados y su madre desbordada en llanto, Rosi no dudó en pedirles que la dejaran vivir y ellos respetaron su decisión.

Relató que inicialmente intentaron amputar nada más la mano derecha, pero la muerte del tejido corporal era muy avanzado y tuvieron que quitarle abajo del codo, después le amputaron la mano izquierda y fue en ese momento cuando entró en shock, pues aunado al impacto de quedarse sin manos, comenzó con un sangrado excesivo que le hizo recordar la escena del accidente; pero cuando salió de la cirugía de la amputación, aún seguía sangrando y perdió la conciencia, al grado de estar inconsciente e intubada durante dos días consecutivos.

Más información:➡️Luz Rincón quiere conocer Tlaxcala

También perdió dos dedos y la mitad de otro del pie derecho

Comentó que después de todo el procedimiento de amputación se encontraba devastada, pero aún faltaba más, pues debido a que la descarga alcanzó su pie derecho, también tuvieron que amputarle dos dedos y la mitad de otro, aunque esto ocurrió mientras se encontraba inconsciente, por lo que en ese momento no se enteró.

Fue hasta semanas después, cuando le pidieron ponerse de pie para comenzar a caminar, que tuvo complicaciones y le informaron que tenían que efectuar algunos injertos en su pie, por unos segundos pensó lo peor y que también le habían amputado una pierna, pero los doctores les informaron lo que había sucedido y solo tenían que efectuar los cuidados necesarios de las heridas.

Lee más: ➡️Unen talentos diseñadores y agencias de modelaje

Estudió la secundaria y prepa en línea por temor a señalamientos

Aceptó que ya en su casa y con el proceso de rehabilitación y adaptación a las nuevas condiciones de su vida, tanto la secundaria como la preparatoria las cursó en línea, pues a pesar del apoyo de sus padres ella estaba segura de que no iba a soportar las miradas de sus compañeros, las burlas, las críticas o señalamientos, por lo que decidió encerrarse en una burbuja para que nadie la viera en esa situación. Fue una etapa fea, me sentía muy mal y no quería que mis compañeros estuvieran todo el tiempo viéndome, me sentía inútil, sentía que no podía hacer las cosas, todo se me caía.


Sigue leyendo:➡️Celebran docentes emotivo reencuentro

El impulso de su madre le ayudó a salir adelante

Insistió que no podía hacer nada, sentía que todo mundo la veía mal y llegó al grado de decirle a su mamá que mejor no le hubieran cortado sus brazos, pues no veía un futuro para ella, ya que nadie la iba a querer así, que nunca se iba a casar, que no podría tener hijos, ni iba a disfrutar de bailar, pero fue su madre quien la convenció de ser paciente y que en el futuro las cosas se iban a presentar solas.

Y como si se tratara de una profeta, desde hace cuatro años logró entablar una relación con un joven que incluso le ayudó a salir de la burbuja en la que se encontraba, pues le tiene mucho cariño y no le importan sus prótesis.

Más información:➡️Se inspira en Barbie

Los obstáculos se los pone uno, todos tenemos el mismo potencial

Ahora, Rosi Iñiguez dice que se encuentra más empoderada que nunca y está a punto de iniciar sus estudios de forma presencial en ingeniería de Tecnología en Sistemas y Comunicación, pues está segura de la persona que es y lo puede lograr sin tabús.

Y cómo no habría de estar feliz, si en unas semanas entregará el título de Reina de la Nuez 2022 en su natal Teolocholco, el cual obtuvo en agosto del año pasado y cuya participación en el certamen marcó su vida, pues fue donde se convenció de que los únicos obstáculos a los que se enfrenta la gente se los pone uno mismo, tal y como lo ha demostrado con su reinado, pues sus capacidades no la han limitado para hacer un buen papel y llevar a todos lados el nombre de su municipio con sus buenas acciones y con un mensaje de inclusión.

Entérate:➡️En el Centro Escolar Chiautempan celebran su graduación

Comentó que a través de las redes sociales comenzó a dar mensajes de motivación dirigidos a personas con discapacidad y, para su sorpresa, la respuesta que obtuvo fue excelente, al grado de que gente de otros estados optó por viajar a Tlaxcala para conocerla personalmente y escuchar de viva voz algunos de esos mensajes.

Ahora se ha convertido en un modelo a seguir por personas con discapacidad, pues ser reina de la Feria de Teolocholco le ha dejado bastantes enseñanzas, sobre todo en el tema de autoestima y la seguridad, pues aprendió a superar los miedos y pánicos que siente una persona en cualquier tipo de escenario o situación de la vida real,

Te puede interesar:➡️¿Tú lo viste? Yulay estuvo en Tlaxcala y regaló electrodomésticos

me enseñó el poder que tengo realmente en mí, yo no creía en mí, pero ahora gracias a ese título, tuve la oportunidad de formar parte de un concurso de atletismo para representar a mi municipio y a Tlaxcala en Cancún, Quintana Roo, y enfrentarme a otro reto más.

Reiteró que su mayor miedo siempre fue ser objeto de burlas, pero encontró en la lectura una válvula de escape a su encierro, pues fue en una de esas lecturas donde encontró un párrafo que le dejó en claro que, “para ser valiente, no se nace siendo valiente, sino hay que pasar por experiencias para ir desarrollando la valentía”.

No dejes de leer:➡️Glamur en Galerías Tlaxcala

Por ello, cuando la invitaron a participar en el certamen de belleza de Teolocholco tuvo un choque de emociones, ya que por una parte se sintió sorprendida porque nunca le pasó por la mente algo así, pero por la otra, recordaba a cada minuto que estaba llena de cicatrices, de marcas y recuerdos que la hacían sentirse mal, pero al final aceptó y ahora es una persona totalmente distinta.

Ahora dijo estar segura de que, aunque al inicio sentía que la gente la criticaba o se burlaban de ella por las prótesis de sus manos, ha comprendido que solo se trataba de sus miedos e inseguridades, porque entendió que con prótesis o sin ellas, con muletas, estés sano o no, siempre habrá miradas, en la mayoría de las ocasiones solo por curiosidad.

Te recomendamos:➡️Conquista paladares con alta repostería

Cuando me nombraron con ganadora del certamen, fue algo inexplicable

Relató que cuando inició el certamen de belleza estaba asustada y nerviosa, porque después de todas las etapas comenzó la fase final y ya habían pasado las cuatro primeras finalistas; incluso, al nombrar a la señorita inclusión y no haber sido electa, pensó que hasta ahí había llegado.

Dio por hecho que había quedado fuera, pero para su sorpresa, minutos más tarde nombraron a las dos finalistas y su nombre apareció ahí, por lo que no podía creerlo y no sabía si reír o llorar de la emoción, hasta que finalmente escuchó su nombre como la ganadora del certamen y ese momento fue el que cambió todo para ella, pues se convirtió en la mujer que ahora es, alguien sin obstáculos, dispuesta a triunfar y apoyar a quienes sienten que no pueden salir adelante por tener discapacidad.


No dejes de leer:➡️Ana Cristal, creadora digital de Tlaxcala

Y es que antes tenía que contratar a alguien que le ayudara a maquillarse y definir su propio estilo, ahora lo hace sola y se ha convertido en la mujer independiente que siempre soñó.


DATO:

En unas semanas, Mari entregará el título de Reina de la Nuez en su natal Teolocholco, el cual obtuvo en agosto del año pasado y cuya participación en el certamen marcó su vida.


Local

¿No te quedaste en la universidad que elegiste? Expo Becas de Universidades llega a Tlaxcala

Infórmate cómo puedes obtener una beca; el evento comenzará a partir de las 10:00 horas

Local

Coordinación y trabajo mantienen a Tlaxcala a la baja en incidencia delictiva: Lorena Cuéllar

Al encabezar el Primer Informe Semestral 2024, la gobernadora refrendó su compromiso para mantener al estado como el más seguro del país

Local

Gustan tlaxcaltecas de viajar en verano, afirman agencias

Cada familia compra los paquetes de viaje conforme a su presupuesto, incluidos al extranjero

Local

Llevan candidatos de Metepec su elección a Sala Regional del TEPJF

Aseguran que cumplieron con los requisitos que les señalan sus estatutos

Local

Llevará UATx talleres a Estados Unidos y Canadá

Académicos de la Facultad de Ciencias para el Desarrollo Humanos fortalecen las experiencias interculturales e intergeneracionales en países hispanohablantes

Local

Llaman a católicos a ser compasivos

Para conseguir la paz interior, lograr la salvación del hombre y la reconciliación con el prójimo