/ martes 9 de junio de 2020

El cristal con que se mira | Las palabras importan

En los últimos días, se han suscitado diversos incidentes que hombres públicos han tristemente protagonizado, exponiendo con sus dichos y actos la cultura patriarcal que, en sus creencias irracionales y atavismos pareciera "les otorga licencia para apuntalar discursos o expresiones que restan fuerza, autoridad y dignidad a las ideas expresadas por las mujeres políticas", como nos comparte en su columna mi querida amiga Mariana Benítez, distinguida oaxaqueña que conoce los intríngulis del poder como pocas personas, habiendo sido secretaria técnica de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, diputada federal y subprocuradora de la República, entre muchas otras altas responsabilidades.

El subsecretario López Gatell contestó a un cuestionamiento de la senadora Alejandra Reynoso con un cuasi tratado de por qué la legisladora no comprendía sus dichos, señalando que en la corteza prefrontal del cerebro se procesa, entre otras funciones, la atención, como sugiriendo que la senadora no tenía la suficiente capacidad de atención, amén de su preparación académica, lo que se denomina "mansplaining" o, "explicación de macho" en el que la condescendencia y el tufo de superioridad frente a lo que una mujer plantea, no solo es una intrascendente grosería, sino violencia verbal. Hablando de atención, tal vez el subsecretario no se haya percatado que, en términos de ejercicio democrático, él estaba compareciendo ante un poder como funcionario administrativo y la senadora, que como marca la constitución no puede ser reconvenida por sus dichos, como representante del soberano, es decir, del pueblo que la eligió. Al final, hubo de disculparse aunque señaló no entender por qué debía hacerlo, salvo porque se le había pedido por parte de legisladoras hacerlo.


Días después, el diputado local de Durango José Antonio Ochoa Rodríguez, tuvo la genial idea de hacer sinónimo a un cartón de huevos con la valentía y el honramiento de la palabra. Intentó según su explicación, entregar éstos como protesta ante un desencuentro con otras fracciones parlamentarias por la falta de cumplimiento a acuerdos políticos y entregó el cartón lleno de huevos a la diputada local Sandra Lilia Amaya. En video esa misma tarde, salió a ofrecer disculpas.


Al otro día, el diputado local poblano Héctor Alonso Granados, en sesión electrónica y pública, estalló contra las diputadas mandándolas a callar y diciendo "cállate, cállate (a la diputada Nora Merino) y, ante la reconvención de la presidencia, reviró: "a mi no me van a interrumpir estas niñitas"; el año pasado, este mismo hombre había llamado "focas aplaudidoras" a sus pares femeninas en el Congreso local.


Algunos amigos con quienes he platicado de esto, no comprenden porqué estas conductas son violencia; ellos no son malas personas, no intentan ser misóginos, inclusive se manifiestan a favor de las mujeres "porque tengo hijas, porque las respeto", etc., y justamente por eso es importante señalar que es la cultura con sus enseñanzas que equiparan lo fuerte, valiente, arrojado y poderoso al género masculino y, la subordinación, ignorancia, debilidad y acompañamiento del poder a lo femenino, lo que explica que ni siquiera se den cuenta que no están viendo ni viviendo, en trato igualitario con sus pares (o inclusive superiores jerárquicas) mujeres. No entienden que no entienden, pues.


La Ley de Violencia Política contra las Mujeres en Razón de Género por ello es necesaria. Tienen que aprender a dirigirse con respeto y trato de igualdad hacia las mujeres. Las palabras importan y si no, darán fe de ello a quienes sentencien ya no solo por groseros sino por romper la ley.


En los últimos días, se han suscitado diversos incidentes que hombres públicos han tristemente protagonizado, exponiendo con sus dichos y actos la cultura patriarcal que, en sus creencias irracionales y atavismos pareciera "les otorga licencia para apuntalar discursos o expresiones que restan fuerza, autoridad y dignidad a las ideas expresadas por las mujeres políticas", como nos comparte en su columna mi querida amiga Mariana Benítez, distinguida oaxaqueña que conoce los intríngulis del poder como pocas personas, habiendo sido secretaria técnica de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, diputada federal y subprocuradora de la República, entre muchas otras altas responsabilidades.

El subsecretario López Gatell contestó a un cuestionamiento de la senadora Alejandra Reynoso con un cuasi tratado de por qué la legisladora no comprendía sus dichos, señalando que en la corteza prefrontal del cerebro se procesa, entre otras funciones, la atención, como sugiriendo que la senadora no tenía la suficiente capacidad de atención, amén de su preparación académica, lo que se denomina "mansplaining" o, "explicación de macho" en el que la condescendencia y el tufo de superioridad frente a lo que una mujer plantea, no solo es una intrascendente grosería, sino violencia verbal. Hablando de atención, tal vez el subsecretario no se haya percatado que, en términos de ejercicio democrático, él estaba compareciendo ante un poder como funcionario administrativo y la senadora, que como marca la constitución no puede ser reconvenida por sus dichos, como representante del soberano, es decir, del pueblo que la eligió. Al final, hubo de disculparse aunque señaló no entender por qué debía hacerlo, salvo porque se le había pedido por parte de legisladoras hacerlo.


Días después, el diputado local de Durango José Antonio Ochoa Rodríguez, tuvo la genial idea de hacer sinónimo a un cartón de huevos con la valentía y el honramiento de la palabra. Intentó según su explicación, entregar éstos como protesta ante un desencuentro con otras fracciones parlamentarias por la falta de cumplimiento a acuerdos políticos y entregó el cartón lleno de huevos a la diputada local Sandra Lilia Amaya. En video esa misma tarde, salió a ofrecer disculpas.


Al otro día, el diputado local poblano Héctor Alonso Granados, en sesión electrónica y pública, estalló contra las diputadas mandándolas a callar y diciendo "cállate, cállate (a la diputada Nora Merino) y, ante la reconvención de la presidencia, reviró: "a mi no me van a interrumpir estas niñitas"; el año pasado, este mismo hombre había llamado "focas aplaudidoras" a sus pares femeninas en el Congreso local.


Algunos amigos con quienes he platicado de esto, no comprenden porqué estas conductas son violencia; ellos no son malas personas, no intentan ser misóginos, inclusive se manifiestan a favor de las mujeres "porque tengo hijas, porque las respeto", etc., y justamente por eso es importante señalar que es la cultura con sus enseñanzas que equiparan lo fuerte, valiente, arrojado y poderoso al género masculino y, la subordinación, ignorancia, debilidad y acompañamiento del poder a lo femenino, lo que explica que ni siquiera se den cuenta que no están viendo ni viviendo, en trato igualitario con sus pares (o inclusive superiores jerárquicas) mujeres. No entienden que no entienden, pues.


La Ley de Violencia Política contra las Mujeres en Razón de Género por ello es necesaria. Tienen que aprender a dirigirse con respeto y trato de igualdad hacia las mujeres. Las palabras importan y si no, darán fe de ello a quienes sentencien ya no solo por groseros sino por romper la ley.


martes 11 de agosto de 2020

Alexandria

martes 28 de julio de 2020

Detengan esta masacre

martes 14 de julio de 2020

Hombres… muy hombres

martes 30 de junio de 2020

Al tiempo

martes 23 de junio de 2020

¿Yo, sexista?

martes 16 de junio de 2020

Alma florecida

martes 02 de junio de 2020

Armonizada

Cargar Más