/ martes 19 de mayo de 2020

Nuestro espíritu

La sociedad mexicana es de contrastes; a veces nos desbordamos en apoyo entre nosotros y a veces volteamos la vista sin poner un grano de arena para ayudar a evitar el dolor evitable. Sin embargo, especialmente en eventos graves como terremotos y huracanes, nuestra solidaridad ha sido ejemplo mundial. Noches y días quitando escombros para buscar un hálito de vida, horas dedicadas a cocinar para quienes se quedaron sin casa y para quienes trabajan denodadamente por salvar vidas, millones de pesos en donaciones anónimas de todo tipo: ropa, comida, enseres y medicamentos para tender una mano con la mejor intención a quien sufre y necesita.

Pues bien, esta pandemia en términos de tragedia supera ya a cualquiera que hayamos vivido. Tomando únicamente cifras oficiales, en el terremoto de 1985 fallecieron 3192 personas y en el de 2017, 369. Pues bien, en esta crisis de salud, hasta el domingo 17 de mayo de 2020, se han contagiado de Covid-19 49,219 personas, de las cuales 5,177 perdieron la batalla y muchos de ellos ni siquiera pudieron despedirse o ser despedidos por sus seres amados. A estas víctimas directas, se suman, entre otros sufrimientos, las 155 mujeres que por hora están pidiendo auxilio al 911 por sufrir violencia, el incremento de pornografía infantil en 73%, la proyección de incremento de embarazos no deseados y violaciones y el luto de miles de familias, de niñas y niños huérfanos que no entienden la tragedia pero saben que duele…que duele mucho. Por si no fuese suficiente dolor, se suma la tragedia económica: según Banco de México la tasa de desempleo puede sobrepasar el -10%, lo que significa que más de un millón cien mil personas pierdan su empleo, su fuente de sustento, la comida y techo suyos y de sus padres y madres adultos mayores, hijas e hijos.

Tal vez el hecho de que las pérdidas se están viviendo día a día, en diferentes grados y sin el estruendo de edificios caídos, nos haya tenido estupefactos, incrédulos, congelados. Afortunadamente, ya se notan las iniciativas de solidaridad por parte de la sociedad civil; sí, siempre es la sociedad la que mueve al país. Los gobiernos difícilmente son impulsores de evolución. Este México es nuestro, lo ha sido y lo seguirá siendo con, sin o a pesar de quienes gobiernan en municipios, estados y federación, tal y como siempre ha sido. Hoy no hay piedras que levantar, pero sí corazones que acunar y sostener; mujeres, hombres, niñas y niños a quienes urge ayuda para reconstruirse.

Que cada quien busque causas y cauces. Hay millones de personas que necesitan una mano amiga y por mucho que hayamos perdido, siempre hay también una oportunidad de dar. Niñas, niños y mujeres que necesitan medicamentos, trabajadoras domésticas sin ingreso, infantes en orfandad, personal sanitario que sin protección adecuada literalmente están dando la vida por todas y todos nosotros; una palabra de consuelo para los deudos…las necesidades están por doquier.

Llora México hoy pero también canta, también construye esperanza, también busca salida, también se abraza a sí mismo, porque fracasarán quienes nos quieren ver divididos, polarizados, odiándonos entre hermanas y hermanos. Solo está vencido quien ha dejado de luchar y en México…en México no nos ha derrotado nada; de esto también saldremos avante. Ese es nuestro espíritu.

En esta crisis de salud, hasta el 17 de mayo, se han contagiado de Covid-19 49,219 personas, de las cuales 5,177 perdieron la batalla y muchos de ellos ni siquiera pudieron despedirse o ser despedidos por sus seres amados.

La sociedad mexicana es de contrastes; a veces nos desbordamos en apoyo entre nosotros y a veces volteamos la vista sin poner un grano de arena para ayudar a evitar el dolor evitable. Sin embargo, especialmente en eventos graves como terremotos y huracanes, nuestra solidaridad ha sido ejemplo mundial. Noches y días quitando escombros para buscar un hálito de vida, horas dedicadas a cocinar para quienes se quedaron sin casa y para quienes trabajan denodadamente por salvar vidas, millones de pesos en donaciones anónimas de todo tipo: ropa, comida, enseres y medicamentos para tender una mano con la mejor intención a quien sufre y necesita.

Pues bien, esta pandemia en términos de tragedia supera ya a cualquiera que hayamos vivido. Tomando únicamente cifras oficiales, en el terremoto de 1985 fallecieron 3192 personas y en el de 2017, 369. Pues bien, en esta crisis de salud, hasta el domingo 17 de mayo de 2020, se han contagiado de Covid-19 49,219 personas, de las cuales 5,177 perdieron la batalla y muchos de ellos ni siquiera pudieron despedirse o ser despedidos por sus seres amados. A estas víctimas directas, se suman, entre otros sufrimientos, las 155 mujeres que por hora están pidiendo auxilio al 911 por sufrir violencia, el incremento de pornografía infantil en 73%, la proyección de incremento de embarazos no deseados y violaciones y el luto de miles de familias, de niñas y niños huérfanos que no entienden la tragedia pero saben que duele…que duele mucho. Por si no fuese suficiente dolor, se suma la tragedia económica: según Banco de México la tasa de desempleo puede sobrepasar el -10%, lo que significa que más de un millón cien mil personas pierdan su empleo, su fuente de sustento, la comida y techo suyos y de sus padres y madres adultos mayores, hijas e hijos.

Tal vez el hecho de que las pérdidas se están viviendo día a día, en diferentes grados y sin el estruendo de edificios caídos, nos haya tenido estupefactos, incrédulos, congelados. Afortunadamente, ya se notan las iniciativas de solidaridad por parte de la sociedad civil; sí, siempre es la sociedad la que mueve al país. Los gobiernos difícilmente son impulsores de evolución. Este México es nuestro, lo ha sido y lo seguirá siendo con, sin o a pesar de quienes gobiernan en municipios, estados y federación, tal y como siempre ha sido. Hoy no hay piedras que levantar, pero sí corazones que acunar y sostener; mujeres, hombres, niñas y niños a quienes urge ayuda para reconstruirse.

Que cada quien busque causas y cauces. Hay millones de personas que necesitan una mano amiga y por mucho que hayamos perdido, siempre hay también una oportunidad de dar. Niñas, niños y mujeres que necesitan medicamentos, trabajadoras domésticas sin ingreso, infantes en orfandad, personal sanitario que sin protección adecuada literalmente están dando la vida por todas y todos nosotros; una palabra de consuelo para los deudos…las necesidades están por doquier.

Llora México hoy pero también canta, también construye esperanza, también busca salida, también se abraza a sí mismo, porque fracasarán quienes nos quieren ver divididos, polarizados, odiándonos entre hermanas y hermanos. Solo está vencido quien ha dejado de luchar y en México…en México no nos ha derrotado nada; de esto también saldremos avante. Ese es nuestro espíritu.

En esta crisis de salud, hasta el 17 de mayo, se han contagiado de Covid-19 49,219 personas, de las cuales 5,177 perdieron la batalla y muchos de ellos ni siquiera pudieron despedirse o ser despedidos por sus seres amados.

martes 11 de agosto de 2020

Alexandria

martes 28 de julio de 2020

Detengan esta masacre

martes 14 de julio de 2020

Hombres… muy hombres

martes 30 de junio de 2020

Al tiempo

martes 23 de junio de 2020

¿Yo, sexista?

martes 16 de junio de 2020

Alma florecida

martes 02 de junio de 2020

Armonizada

Cargar Más